30 años 30 poemas: “Tonalidades de la ira”. Rafeef Ziadah

Rafeef Ziadah (Beirut, 1979) es periodista, poeta y activista en la defensa de los Derechos Humanos, nacida en el Líbano, de ascendencia palestina (pertenece a la tercera generación de personas refugiadas de su familia). Fue elegida representante de Palestina en las Olimpiadas de 2012 en el Southbank Centre de Londres. Nunca ha podido de visitar Palestina. Estudió y cursó su doctorado en Ciencia Política en la Universidad de York, en Toronto y actualmente reside en Londres. Sin embargo, la mayoría de sus poemas reflejan la opresión que sufre el pueblo palestino. Es activista, entre otras, de la Campaña Boicot, Desinversiones y Sanciones a Israel (BDS).

Reproducimos en este artículo el poema “Tonalidades de la ira”. En palabras de Rafeef: “Escribí este poema mientras estábamos realizando una acción directa en mi universidad y había ciudadanos palestinos y soldados israelís y…un joven… soy muy quisquillosa con estas cosas, así que me dije a mí misma, seré únicamente palestina, rechazando ser colona o soldado, así que estaba sentada en el suelo y este hombre vino y me dio una patada en el estómago y me dijo… “te mereces ser violada antes de que tengas hijos terroristas”. En aquel momento no dije nada, pero entonces escribí este poema para este joven caballero”. (Pilar Iglesias, feminista y socia de ASPA)

TONALIDADES DE LA IRA

¡Permíteme que hable en mi lengua árabe
antes de que también ocupen mi lengua!
¡Permíteme que hable en mi legua materna
antes de que también colonicen su memoria!
Soy una mujer árabe de color,
y venimos de todas las tonalidades de la ira.
Todo lo que mi abuelo quería era
despertarse al alba y ver a mi abuela rezar de rodillas,
en una aldea escondida entra Yaffa y Haifa.
Mi madre nació bajo un olivo,
en una tierra que, como dicen, ya no es mía.
Pero yo atravesaré sus barreras, sus puestos de control,
sus malditos muros de apartheid, y retornaré a mi patria.
Soy una mujer árabe de color, y venimos de todas las tonalidades de la ira.
Tú has oído ayer gritar a mi hermana
al dar a luz en uno de sus puestos de control,
con soldados israelíes buscando entre sus piernas
a su próxima amenaza demográfica,
su hijita llamada Yanín
Tú has oído gritar a Amni Mona
tras los barrotes de su prisión mientras gaseaban su celda:
“Estamos volviendo a Palestina!”.
Soy una mujer árabe de color, y venimos de todas las tonalidades de la ira.
Pero tú me dices que este útero que hay en mi interior
sólo te traerá tu próximo terrorista,
usando barba y blandiendo una pistola, con turbante, y negro como la arena.
Tú me dices que mando a mis hijos a morir,
Pero son vuestros helicópteros y F-16 los que están en nuestro cielo.
¡Vamos a hablar sobre el asunto del terrorismo un segundo!
¿No fue la CIA la que mató a Allende y Lumumba
y quien primero adiestró a Osama?
No fueron mis abuelos quienes corrían como payasos,
con capas y capuchas blancas en la cabeza, linchando a los negros.
Soy una mujer árabe de color, y venimos de todas las tonalidades de la ira.
“¿Quién es esa mujer morena gritando en la manifestación?”.
¡Perdón! ¿Es que yo no debería gritar?

He olvidado ser tú siempre orientalista sueño, genio en una botella,
bailarina del vientre, joven de harén, mujer árabe de voz suave
que dice: Sí, señor, no señor.
¡Gracias por los sándwiches de manteca de cacahuete
que deja caer sobre nosotros tu dueño de los F-16!
Sí, mis libertadores están aquí para matar a mis hijos,
y llamarles “daños colaterales”.
Soy una mujer árabe de color, y venimos de todas las tonalidades de la ira.
¡Así que déjame decirte que este útero que hay en mi interior
sólo os traerá un próximo rebelde.
Tendrá una piedra en una mano y una bandera palestina en la otra.
Soy una mujer árabe de color.
¡Cuidado¡¡Cuidado con mi ira…!

Pincha en este enlace para ver a Rafeet Ziadah recitando el poema

Deja un comentario