La construcción de un referente para Palestina en Andalucía

En agosto del año 2014, mientras las bombas caían con rutinaria criminalidad sobre Gaza, decenas de personas llenaban las calles y plazas de nuestro país por una, dos, tres, cuatro y cuantas veces hicieran falta para señalar la impunidad de Israel y denunciar la inacción de nuestros gobiernos.

La operación Margen Protector lanzada sobre la población civil de Gaza por parte de Israel llenó de sandalias, toallas, sombrillas y pies llenos de arena las plazas y calles de Andalucía. Turistas y compatriotas se acercaron a las concentraciones y manifestaciones en señal de respeto y para lanzar un mensaje claro a los palestinos y palestinas abandonados por los gobiernos: No estáis solos.

Pero no podíamos permitirnos volver a tumbarnos en la arena o esperar a que el próximo verano la sangre palestina salpicara el noticiario como si se tratase de un mal recuerdo. Teníamos que hacer algo más allá de indignarnos y mostrar respeto a las víctimas y señalar a Israel y sus socios su complicidad en los televisados crímenes. Debíamos de actuar.

Pasando de la indignación a la acción, y a través de una convocatoria de la Plataforma “Córdoba con Palestina” acudimos desde todos los rincones de Andalucía para constituir una red territorial con el ánimo de coordinarnos en acciones que fueran más allá de la sensibilización de la ciudadanía o reunirnos en una especie de terapia colectiva para descargar nuestra rabia por las dolorosas imágenes que teníamos clavadas en la retina. De ese precioso encuentro en el colegio Rey Heredia salimos decididos y decididas a implicarnos por cambiar las cosas.

La Coordinadora Andalucía con Palestina, que aglutina a más de una decena de colectivos y organizaciones sociales por toda la región, es el fruto de esa catarsis colectiva bien encauzada y con resultados visibles. Desde entonces, y con la financiación de un proyecto de Educación para el Desarrollo por parte de la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AACID) de la Junta de Andalucía; la Asociación Al-Quds y la Asociación Andaluza por la Solidaridad y la Paz (ASPA), han ido mimando los mimbres de esta red territorial a través de varios encuentros y actividades de sensibilización.

Tras dos años de intenso trabajo previo, nace en el 69 aniversario de la Nakba palestina, también en la ciudad de Córdoba, la Coordinadora Andalucía con Palestina. Desde entonces, nos comprometimos a hacer todo lo posible por resistir la ocupación junto a nuestros hermanos y hermanas palestinas. Una lucha justa sobre la que nos advertían a la hora de ejercerla: Para lograr la justicia hay que que comprometerse con las estrategias de emancipación que desde Palestina nos solicitan.

Estas estrategias pedían compromisos concretos pero también responsabilidad con los crímenes y la limpieza étnica que desde hace más de 70 años sufre la población palestina en su propia tierra. Y para ello pedían a la sociedad civil del mundo que activara los mecanismos que los gobiernos evitaban para hacer cumplir la ley, lograr justicia para las víctimas y señalar la naturaleza colonial y racista del régimen de Israel.

Tras el lanzamiento de la iniciativa, más de una decena de actividades de sensibilización y formación han recorrido todas las provincias de Andalucía, empoderando a los activistas y defensores y defensoras de los derechos humanos con herramientas de información y denuncia para apoyar la solidaridad con Palestina.

Esta estrategia de dar a conocer a través de la formación en derechos humanos es novedosa en el ámbito de trabajo sobre Palestina y viene a aportar un nuevo enfoque a la hora de abordar la solidaridad desde el compromiso y la acción directa como ciudadanía y consumidores.

Respetando la llamada de la campaña palestina del Boicot, Desinversiones y Sanciones (BDS) y entendiéndola como una estrategia eficaz y basada en los derechos humanos y la libertad de expresión, se comenzaron a realizar acciones de denuncia de aquello sobre lo que nos hace responsables de las complicidades de nuestras instituciones, nuestros artistas, nuestros gestos, nuestros medios de comunicación y nuestras empresas.

Los colectivos que integran la Coordinadora Andalucía con Palestina entienden que la solidaridad deben de ir acompañada de una acción concreta local que transparente las complicidades que a través de la colaboración institucional, la empresarial y la cultural blanquean la imagen de Israel en el mundo y le aportan la mejor gasolina para la ocupación: la impunidad.

Somos conscientes de que no será la pérdida económica que el boicot arañe a Israel (3.200 millones de dólares según estimaciones en 2015), lo que dará al traste con su política colonial de discriminación racial y limpieza étnica, sino el cambio en la narrativa que haga percibirlo con un Estado tirano y racista: un Estado paria de apartheid.

Andalucía puede jugar un papel fundamental a la hora de marca un camino diferenciado de solidaridad con el pueblo de Palestina. Sus símbolos, como el olivo o el mediterráneo, sus costumbres, su amor por la tierra y su cultivo, su pasado árabe, su arquitectura e incluso muchas de sus palabras realizan esa conexión cultural e identitaria que nos asemeja y nos facilita la empatía. Esa tierra de acogida que hoy es Andalucía, que presume de tolerancia y de solidaridad, ayer fue Palestina, a la que peregrinos de todo el mundo acudían a ese gran hogar de todas las culturas y fes. De nosotros depende que esa conexión sea un símbolo de fraternidad entre los pueblos o una bandera del pasado a la que hemos contribuido para su desaparición.

La Coordinadora Andalucía con Palestina ya anda sola. Sus sostenibilidad, una vez retirado el apoyo económico del impulso inicial se deben al medio centenar de activistas que creyeron en ella como una herramienta necesaria para ayudar a la emancipación y la construcción de un futuro digno para la población palestina sobre la base de los derechos humanos. La creación de una plataforma de referencia en el sur de Europa nos imprime una gran responsabilidad: trabajar de forma decidida por señalar las complicidades con la ocupación de Palestina que desde nuestra tierra se realizan y reivindicar la existencia de un pueblo que, como el andaluz, ama la libertad, la igualdad y la justicia.

Javier Díaz (Asociación Al-Quds de Solidaridad con los Pueblos del Mundo Árabe)

Deja un comentario