Archivo de la categoría: Derechos Humanos

Duro castigo marroquí a la resistencia saharaui

Salé. (Equipe Media)- El Tribunal marroquí sin pruebas contra los presos saharauis y bajo la mirada de distintos observadores internacionales, dictaminó en la madrugada de hoy miércoles 19 de julio de 2017 sentencias extremas contra 20 de los 24 activistas saharauis de derechos humanos y periodistas del grupo de Gdiem Izik.

Hoy es un día negro para la justicia universal, tras varias sesiones del juicio llevado adelante contra los presos políticos saharauis el cual dio inicio el 26 de diciembre de 2016 y considerado uno de los juicios más largos de la historia; aplazado demasiadas veces sin justificación alguna, quedando en la ante última sesión aplazada el retiro de los presos saharauis y su defensa debido a la cantidad de  irregularidades  sumándole la falta de garantías procesales para llevar un juicio justo y transparente; y tras permanecer siente años en prisión los presos de Gdiem Izik han sabido esta madrugada las sentencias dictaminada por el Tribunal de Apelación en Salé, Reino de Marruecos.

 ¿Pero cuál es su verdadero delito?

El único delito que han cometido los presos políticos saharauis, es la lucha pacífica por la defensa de los derechos humanos y la independencia del Sáhara Occidental. Estos activistas y periodistas defensores de los derechos humanos, en el año 2010 participaron en el campamento de Gdiem Izik organizado a las afueras de El Aaiún ocupado- unos 16 km de la capital- donde se concentraron más de 20.000 saharauis para denunciar las faltas de los derechos sociales, políticos y económicos a los cuales son sometidos desde el año 1975 cuando el Reino de Marruecos ocupo ilegalmente el territorio saharaui. El campamento de la Dignidad fue desmantelado brutalmente por la Gendarmería y el Ejército de ocupación marroquí, en la madrugada del 8 y 9 de noviembre de 2010. En ese mismo momento no solo se impuso un bloqueo informativo para que nadie se enterara de lo que realmente sucedía, sino que se militarizo todo el territorio ocupado, y comenzó la persecución hacia los activistas y defensores de los derechos humanos en el Sáhara Occidental. Lo que termino primero con condenas elevadas impuestas por un Tribunal Militar, y luego de 7 años presos, y gracias a la presión de algunas organizaciones internacionales en el año 2016 se comenzó el juicio en el Tribunal de Apelaciones en Salé.

Pero aquellas advertencias sobre la violación sistemática a los derechos humanos que sufrieron todos estos años los presos saharauis, fueron reavivadas, cuando dio comienzo en el 2017 la continuación de este juicio farsa. Comprobándose a través de los observadores internacionales que participaron en el juicio que todas las acusaciones basadas en supuestas “confesiones y declaraciones” se han obtenido bajo terribles torturas y otros tratos crueles e inhumanos por parte de las fuerzas policiales marroquíes, durante los interrogatorios. Ni siquiera los presos saben los contenidos de los sumarios. Esas violaciones contra los presos saharauis, fueron denunciadas por organizaciones internacionales como: Human Rights Watch (HRW), Amnistía Internacional (AI), Centro Robert F. Kennedy (RFK) y Acción de los Cristianos para la Abolición de la Tortura (ACAT) entre otras. Seguir leyendo Duro castigo marroquí a la resistencia saharaui

de Sur a Sur, nº 118: de criminalizar a los inmigrantes a criminalizar a las ONG. La indignidad de un Ministro del Interior

Traemos a este boletín la entrevista que ha hecho Olivia Carballar, para La Marea, al fotoperiodista Gervasio Sánchez, que ha pasado dos semanas a bordo del barco de Proactiva Open Arms. En la misma reflexiona sobre las declaraciones del ministro Juan Ignacio Zoilo contra las ONG que rescatan personas en el Mediterráneo.

El fotoperiodista Gervasio Sánchez, testigo de varias guerras alrededor del mundo, ha visto hace solo unos días, en mitad de la espesura del Mar Mediterráneo, las consecuencias de otras guerras que se siguen librando día a día. “He visto miles y miles de personas desesperadas a las que les han arrancado todo lo que tenían. Algunos suben al barco con ropas mojadas que se tienen que quitar y cambiarlas por otras prestadas. Hasta los bebés de países en guerra vienen al mundo con más pertenencias. He visto la frustración en los voluntarios cuando no se ha podido encontrar el bote de goma en medio del mar que indicaba el radar del barco. Saben que la alternativa al rescate es la muerte. He visto guardacostas libios (financiados por la Unión Europea) recoger los motores de las pateras para revenderlos en Libia. He visto la indecencia personificada en forma de organismo europeo que mira a otra parte sin ser consciente de que su pasividad podría ser un crimen de lesa humanidad”. Todas esas cosas ha visto Gervasio Sánchez durante dos semanas a bordo del barco de la ONG Proactiva Open Arms. En este tiempo, en el que fueron rescatadas miles de personas, solo ha visto, sin embargo, dos guardacostas italianas y un helicóptero.

¿Cómo explicaría al ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, todo esto que ha visto tras las declaraciones que ha realizado contra las ONG?

Le explicaría que sin el trabajo de media docena de ONG, incluida Proactiva Open Arms, el Mediterráneo sería aún más rojo con la sangre de un mayor número de muertos. Sus declaraciones son lamentables y demuestran una falta de empatía con personas que huyen de tragedias bélicas o económicas y arriesgan sus vidas por las rutas más peligrosas controladas por traficantes de seres humanos. Y ya que la Unión Europea es incapaz de cumplir con sus obligaciones como institución, por mucho premio Princesa de Asturias de la Concordia que reciba, que al menos no insulte a los trabajadores humanitarios que intentan evitar más muertes … “ (para seguir leyendo el artículo pincha en este enlace)

Además de este artículo puedes encontrar:

  • ASPA 30 años, 30 poemas de mujeres del mundo: ”Hogar” de Warsan Shire
  • Presentación del libro-comic “Gestrudis, la recovera” de nuestro compañero Luis Pernía Ibáñez, el día 26 de julio, miércoles a las 19,30 horas en Málaga.

Horror en Kigali (Ruanda): niños de la calle quemados vivos en las alcantarillas

El 28 de abril de 2017, los servicios de higiene y de seguridad de la ciudad de Kigali “sanearon” una de las alcantarillas de la capital rociando gasolina antes de encender y lanzar una cerilla al lugar donde se guarecían niños de la calle. La noticia se ha difundido rápidamente con fotos inconcebibles de lo ocurrido.

Algunos ciudadanos ruandeses residentes en Bélgica, conmocionados y enfurecidos, han tomado la iniciativa para intentar que trasladen al único superviviente de esta barbarie, que sufre graves quemaduras, al país europeo para recibir los cuidados apropiados. Sin embargo, el régimen del Frente Patriótico Ruandés (FPR), que acababa de cometer deliberadamente este crimen despreciable, ha denegado el traslado por medio de su representante en Bélgica, el embajador Olivier Nduhungirehe.

Diferentes versiones de los hechos

Según los testimonios de los niños de la calle que consiguieron sobrevivir y de los habitantes del vecindario donde se encuentra dicha alcantarilla, en el barrio de Muhima, los agentes de seguridad conocidos como DASSO (que es en realidad una milicia del partido que ostenta el poder) quisieron llevarse a una niña, también “de la calle”, para violarla. Pero sus compañeros de infortunio, otros niños de la calle, intentaron impedirlo gritando y persiguiendo a los secuestradores-violadores. Estos últimos, contrariados, intentaron detenerlos, pero los niños se metieron en su escondite, que no era otro que una alcantarilla. Los milicianos del FPR, también llamados DASSO, se marcharon para regresar sobre las tres de la madrugada cargados con bidones de gasolina y cajas de cerillas. Primero, vertieron la gasolina en ambas salidas de la alcantarilla y, a continuación, la prendieron fuego. Nadie sería consciente de las secuelas de este sacrificio humano, si no fuera porque un niño, cuya foto está dando la vuelta al mundo, da testimonio con sus quemaduras del horror de esta “operación” de los agentes de seguridad del régimen ruandés.

El poder de Kigali, como de costumbre, trata de negar o restar importancia a su tremenda responsabilidad en este terrible drama. El portavoz de la policía tuvo la desfachatez de declarar que esta operación la habían llevado a cabo meros vigilantes nocturnos del barrio durante su ronda habitual. ¡Como si patrullaran siempre cargados con bidones de gasolina! Seguir leyendo Horror en Kigali (Ruanda): niños de la calle quemados vivos en las alcantarillas

de Sur a Sur, nº 109: Berta Cáceres – Guardiana de los Ríos

Berta Cáceres fue asesinada hace ahora un año a manos de unos sicarios que querían frenar su lucha por el medio ambiente y los derechos humanos. El aniversario de su muerte coincide con la conmemoración de dos fechas que han marcado su lucha: el 3 de marzo (Día Mundial de la Naturaleza) y el 8 de marzo (Día Internacional de la Mujer).

Además de haber sido una férrea defensora de los derechos del movimiento campesino e indígena hondureño, Berta Cáceres ha sido una destacada e inspiradora luchadora en defensa de la justicia social y ambiental, en particular en la resistencia frente a los megaproyectos mineros e hidroeléctricos. Además de identificar con toda claridad a los tratados de libre comercio como parte de un mismo engranaje, que asegura la impunidad de las empresas transnacionales, Berta luchó por la salud, por la tierra y contra el patriarcado y la violencia

Nació el 4 de marzo de 1973 en Honduras. De padre desconocido, su madre, doña Berta, fue partera, enfermera y, en la peor época de la represión de los 80, se dedicó atender la salud de refugiadas salvadoreñas. La actitud frente a la vida de su madre, alcaldesa de la Esperanza (el corazón de la comunidad Lenca) marcó profundamente a Berta. Tras pasar su infancia y adolescencia ayudando a su madre en la lucha social, participó activamente en organizaciones estudiantiles. Se graduó como maestra y fundó, a los 20 años, el Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH) para luchar contra la privatización de los ríos.

Casada con el dirigente indígena Salvador Zúñiga, del que se separó amistosamente tras 20 años de matrimonio, fue madre de cuatro hijos: Olivia, Berta, Laura y Salvador. Tres de ellos se encontraban en Argentina cuando recibieron la noticia de la muerte de su madre. Allí vivían desde que Berta y su familia comenzasen a recibir amenazas de muerte … (para seguir leyendo el artículo pincha en este enlace)

 

Además de dicho artículo en el boletín puedes encontrar:

de Sur a Sur, nº 108: #DefensemDDHH Campaña por la libertad de expresión y contra la criminalización de la solidaridad con Palestina

Desde ASPA estamos apoyando y difundimos esta campaña de solidaridad con un grupo de activistas de la Campaña Boicot, Desinversiones y Sanciones (BDS) contra la colonización, el apartheid y la ocupación israleí acusadas de cometer delito por oponerse a la actuación en el festival Rototom de un artista israelí conocido por sus posturas a favor del apartheid del pueblo palestino. Conocemos esta causa, somos solidarixs con ella y rogamos a nuestrxs amigxs que participen en ella suscribiendo el documento de adhesión que figura en el enlace más abajo indicado.

“Nosotras, defensoras de los Derechos Humanos y de la lucha no violenta del pueblo palestino por sus derechos establecidos por la ONU, hemos sido acusadas de delitos en relación con los acontecimientos que tuvieron lugar en agosto de 2015 durante el festival de reggae Rototom Sunsplash de Benicàssim. Consideramos que esto es una violación flagrante de la libertad de expresión y un intento de criminalizar y reprimir nuestro derecho democrático a la defensa de los Derechos Humanos tanto en nuestros territorios como internacionalmente.

Hemos sido acusadas por Abel Isaac de Bedoya de cometer actos de amenazas, coacciones e incitación al odio a raíz de nuestra campaña pacífica para convencer al Festival Rototom Sunsplash de cancelar la invitación de un artista con un historial de defensa de crímenes de guerra y de violaciones graves de los Derechos Humanos, de incitación al odio racial, de negación de la existencia del pueblo palestino, y con documentadas conexiones con grupos extremistas y fundamentalistas violentos. La identidad del artista nunca ha tenido ningún tipo de relevancia en nuestra campaña. Consideramos que cualquier persona -independientemente de su identidad- que defiende y/o colabora con este tipo de crímenes extremistas, racistas y violentos no es coherente con un festival, como el Rototom Sunsplash, que tiene una larga trayectoria de compromiso con la paz y los Derechos Humanos. …” Para seguir leyendo el artículo pincha en este enlace

Además de dicho artículo en el boletín puedes encontrar:

  • ASPA, 30 años 30 poemas: “Nosotros enseñamos vida, señor” de Rafeef Ziadah, periodista, poeta y activista palestina.
  • Os presentamos las guías didácticas de “Jóvenes Andaluces, Nuevas Tecnologías y Educación Global.
  • De la conferencia y taller “Periodismo y Derechos Humanos: Informar desde Gaza
  • De la feria de la Solidaridad del Instituto de Secundaria Galileo Galilei de Córdoba