Archivo de la categoría: Medioambiente

No al laudo arbitral de La Haya en el caso Chevron/Texaco

Unimos nuestra voz a la denuncia de Acción Ecológica al laudo arbitral de La Haya en el caso Chevron/Texaco que ordena a Ecuador violar los Derechos Humanos.

El 30 de agosto de 2018, el Tribunal de la Corte Permanente de Arbitraje de La Haya falló en contra del Estado ecuatoriano en el caso Chevron/Texaco, perjudicando a decenas de miles de personas afectadas por las operaciones de esta empresa en la Amazonía ecuatoriana. Ante ello:

1. Rechazamos el laudo arbitral pues burla 25 años de lucha en demanda de justicia y reparación integral para miles de personas afectadas por la contaminación petrolera en el norte de la Amazonía. El Estado ecuatoriano nunca debió haber aceptado ir a un tribunal de arbitraje. Recordemos que fue aceptado en 2011, cuando ya teníamos una Constitución que prohíbe ceder soberanía a instancias de arbitraje internacional en controversias contractuales o de índole comercial, entre el Estado y personas naturales o jurídicas privadas (Art. 422). El de La Haya es un tribunal que garantiza inversiones, no puede pretender decidir sobre derechos humanos y de la naturaleza. Los tribunales de arbitraje sirven, como lo dice su nombre, para proteger inversiones, empresas, no a los pueblos. Seguir leyendo No al laudo arbitral de La Haya en el caso Chevron/Texaco

EE.UU. y los derechos humanos, ambientales y de la naturaleza

Estados Unidos ha ratificado pocos tratados internacionales sobre derechos humanos y medio ambiente. De los 18 instrumentos de Naciones Unidas relativos a los derechos humanos, sólo ha ratificado 5. Estados Unidos, junto con Somalia, no han ratificado, por ejemplo, la Convención sobre Derechos de los Niños; o, junto con Irán, Nauru, Palau, Somalia, Sudán y Tonga, tampoco han ratificado la Convención para la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW). De hecho, hace pocos días, Estados Unidos anunció que se retiraba del Consejo de Naciones Unidas sobre Derechos Humanos, luego que el Alto Comisionado de Derechos Humanos hiciera críticas a la política de Trump de separar a los niños de sus familiares al cruzar la frontera sin documentos.

Aunque Estados Unidos se presenta como el guardián de los derechos humanos tiene una terrible historia de irrespeto de los mismos, dentro y fuera de sus fronteras: 31 de sus 50 estados mantienen en vigencia la pena de muerte -1477 personas fueron sometidas a esta condena desde 1977, la última hace pocos días-; la mayoría afrodescendientes, asiáticos y latinos. Estados Unidos está entre los países más injustos del mundo. En promedio, una familia blanca tiene siete veces más riqueza que una afrodescendiente; un informe de la BBC de noviembre de 2017 señala que en Estados Unidos hay más de 13 millones de niños viviendo bajo el nivel de pobreza. Es conocido mundialmente que dos terceras partes de la población de ese país no tienen acceso a cobertura médica primaria, situación que ha empeorado en el régimen de Trump/Pence. Seguir leyendo EE.UU. y los derechos humanos, ambientales y de la naturaleza

Acción Ecológica opina Sobre la consulta y el derecho a la participación

La posibilidad de que mediante la consulta popular la población se pronuncie sobre dos temas ambientales, el Yasuní-ITT y la minería metálica, puede entenderse como el reconocimiento de que los problemas que afectan a la naturaleza deben ser tratados mediante el ejercicio de la democracia y no desde la postura de unos cuantos funcionarios con pretensiones de decidir sobre ella.

Muchas comunidades y pueblos afectados por actividades mineras y petroleras están resistiendo pues conocen de los problemas que conllevan estos proyectos: la contaminación del agua, los suelos, el aire, y temen por la destrucción de sus fuentes de vida. Pero sus acciones de protesta han sido respondidas con estigmatización, represión, judicialización,  con intervenciones en el tejido social mediante estrategias de división y cooptación, o mediante la invasión y ocupación de sus territorios. Una señal de buena fe en este ámbito sería culminar el proceso de amnistías e indultos a las personas criminalizadas por sus actos de protesta en defensa de los derechos.

Es así que en los espacios de la sociedad donde se defienden los territorios y la naturaleza también han surgido iniciativas propias de participación, a través de consultas comunitarias o populares. Sin embargo, no siempre la voz de los pueblos es escuchada ni respetada. Los contundentes resultados de estas consultas a favor de los derechos y de cuidar las bases materiales para la supervivencia, en varias ocasiones han sido desvergonzadamente desconocidos, rechazados y hasta respondidos con campañas de plagio y desinformación por parte del Estado. Seguir leyendo Acción Ecológica opina Sobre la consulta y el derecho a la participación

Carta de agradecimiento de Acción Ecológica.

Compartimos la declaración pública de agradecimiento de Acción Ecológica ante los millares de cartas, abrazos y mensajes recibidos desde todos los rincones del mundo ante el intento de cierre por parte del Gobierno de Rafael Correa.

Quito, 13 de enero del 2017

Queridos amigos y amigas

Queremos hacer una declaración publica de agradecimiento a las millares de cartas, abrazos y mensajes recibidos desde todos los rincones del mundo. Hemos logrado un resultado para muchos inesperado: el gobierno del Ecuador ha resuelto desistir de su intento de cierre de Acción Ecológica.

Hemos sabido (entre ustedes y nosotros) defender nuestro derecho a la solidaridad, a la participación y a la denuncia contra las agresiones a la naturaleza. Aunque resulte extraño tener que celebrar esto, lo hacemos, porque el riesgo de perder estos derechos se veía cercano y era aterrador.

Nuestra defensa de la naturaleza puede resultar antipática a los grupos de poder, a las empresas tranasnacionales, quizás especialmente a las chinas, pues estas empresas están extendidas en todo el territorio nacional con sus proyectos extractivos y de construcción de mega infraestructuras. Pero reconocemos que nuestra organización es también profundamente querida y respetada por comunidades y personas con quienes hemos trabajado. Puestos en la balanza, antipatía y afecto, éste pesó más.

Vivimos en un país marcado por los conflictos ambientales, conflictos por la explotación de petróleo en áreas como el Yasuní, o de minería en la Cordillera del Cóndor, o de proyectos de agrocombustibles sobre nuestros bosques secos. Un asalto a territorios en donde la naturaleza vive bajo el cuidado de sus custodios que nos convocan a la participación, a la solidaridad y a la denuncia, allí seguiremos, con nuestro aporte intelectual y político, con nuestra presencia en la calle y en la construcción de espacios de trabajo compartido para enfrentar las diferentes causas y formas de agresiones a la naturaleza.

Conforme a nuestra visión y misión, nos comprometemos a seguir trabajando para que la inteligencia respete a la Tierra y para que la Tierra respetada sustente a la humanidad.

Gracias a todos y todas, por estar ahí, por animar nuestra voz y por tocar con nosotros los tambores de la paz que queremos, con justicia y dignidad.

ACCION ECOLOGICA

Juntos somos la fiebre inextinguible, la pequeña luz que cabecea y por la llanura de la noche cruza.

de Sur a Sur, nº 104: Serrat tendrá que reescribir “Mediterráneo”

A unos días de fin de año, 2016 será el más mortífero en el Mediterráneo, según Naciones Unidas. Las cifras demuestran que durante este año se ha triplicado el número de personas que ha fallecido cruzando este mar, frente a los datos de 2015.

Al menos 4.200 inmigrantes han muerto o han sido declaradas desaparecidas, este año, en su intento de cruzar el Mediterráneo, frente a los 3.175 que perdieron la vida en el mismo periodo del año anterior.  El alto número de muertes contrasta con una fuerte caída del número de personas que ha cruzado este año el Mediterráneo: 327.800 en lo que llevamos de 2016, frente a 1.015.078 en 2015, según cifras recabadas por la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

Estas cifras muestran que durante 2016 un tercio más de personas han muerto cruzando el Mediterráneo que durante 2015, o lo que es lo mismo, por cada 269 personas que llegaron a Europa el año pasado una murió, mientras que este año esa cifra ha sido de una de cada 88. De hecho, si se toman los fallecimientos ocurridos exclusivamente por la ruta occidental, situada entre Libia e Italia, la tasa de decesos ha sido de una de cada 47 llegadas.

Precisamente, esta ruta es una de las principales causas del aumento de las muertes, dado que es mucho más larga y peligrosa que la oriental, situada entre Turquía y Grecia, que fue la más utilizada en los cruces de 2015. Durante 2016, más de la mitad de los cruces se han hecho por la ruta occidental. Además, otra de las causas es que los barcos usados para realizar las travesías son cada vez más precarios y al mismo tiempo los traficantes de personas los llenan hasta el límite. Otro cambio de tácticas que hemos detectado en los últimos tiempos es que los traficantes envían varias embarcaciones repletas de inmigrantes al mismo tiempo, con lo que las tareas de rescate se complican mucho más al haber literalmente miles de personas a rescatar al mismo tiempo.

Menos llegadas, pero más muertos. Con una constatación  que añadir: el año pasado el mercado de la seguridad fronteriza movió 15.000 millones de euros en Europa. Un aumento en medios militares, que si sigue así, en 2022 será casi el doble, 29.000 millones.

¿Menos llegadas, más seguridad fronteriza, más muertos? Una combinación de elementos que coincide y valida una de las tesis defendida por la jurista francesa Claire Rodier (La Rochelle, 1956): “todas las muertes en las fronteras son la consecuencia directa de las políticas de cierre y externalización”. Cofundadora de la red euro-africana Migreurop, que reúne a unas cuarenta organizaciones del sur y el norte del Mediterráneo, Rodier publicó, en España, en 2014, El negocio de la xenofobia, un libro en el que denuncia el aumento exponencial desde los años 2000 de los sistemas de vigilancia y control de fronteras en la UE, su ineficacia y los intereses económicos y empresariales que subyacen tras ellos. … Para leer el artículo completo pincha en este enlace

Seguir leyendo de Sur a Sur, nº 104: Serrat tendrá que reescribir “Mediterráneo”