Archivo de la categoría: Petroleras

La justicia falló en contra de los demandantes por contaminación en la Amazonía ecuatoriana

A los pobladores de Pacayacu, en Sucumbíos, solo les queda la esperanza que la justicia internacional falle a su favor en una demanda por contaminación ambiental contra Petroamazonas. El juicio lo perdieron en su propio país, pero subsisten sus testimonios sobre el absurdo de sobrevivir a la pobreza y a la contaminación. Pacayacu es una de la zonas en las que esta trabajando nuestro socio Clínica Ambiental.

La huella de Petroamazonas presente en la Amazonía norte (Vídeo)

Compartimos este vídeo de Acción Ecológica, nuestra asociación-hermana en Ecuador, sobre los efectos de la contaminación que provoca la explotación petrolera en la zona de Sucumbios. ASPA lleva desde 2008 apoyando el trabajo de la Clínica Ambiental de reparación del tejido social y ambiental en sociecosistemas afectados por entividades extractivas.

S7300299La historia de la contaminación que provoca la explotación petrolera no es nueva para el Ecuador, ni lo es tampoco para los campesinos que, invitados por el IERAC, llegaron en la década del 70 a colonizar la Amazonía del país con la promesa de encontrar un mejor futuro para sus familias.

Estas personas más temprano que tarde vieron que la actividad petrolera poco a poco empezó a tomar sus tierras y territorios, con el beneplácito de un estado permisivo que hizo de la vista gorda cuando debía juzgar los abusos y el descuido de las empresas que operaban en las zonas donde los campesinos tenían sus cultivos.

El caso de la Asociación de Campesinos Nuevo Amanecer es el ejemplo más claro de la inoperancia del estado en relación con la actividad petrolera y sus efectos.

En la década de los 70, la estatal petrolera CEPE inició la explotación petrolera en los campos Cuyabeno y Sansahuari, ubicados al noreste de la provincia de Sucumbíos, en el cantón Putumayo, la explotación de estos campos fue posteriormente asumida por Petroecuador y en la actualidad está en manos de la estatal Petroamazonas.

Estos pozos, explotados únicamente por empresas petroleras estatales han generado daños ambientales, sociales y afectaciones a la salud de los pobladores irremediables e innegables en la actualidad. En el año 1996, Acción Ecológica realizó un informe de monitoreo para saber la situación ambiental en esta zona del Ecuador, concluyendo que en ese entonces la forma de operación no garantizaba un medio ambiente sano y que era un atentado a la salud de las poblaciones cercanas. Hoy, quince años después, la situación es exactamente la misma. Piscinas con desechos petroleros enterradas que siguen contaminando las fuentes de agua subterráneas de las que dependen los campesinos de la zona, proyectos productivos que no pueden desarrollarse por la contaminación petrolera y el ganado que muere por beber agua contaminada en las fuentes de agua cercanas a estos pozos.

Ante la evidencia que hoy es innegable, Petroamazonas ofreció a los moradores de la zona proyectos de compensación, que incluían letrinas, pozos de agua, tanques elevados; sin embargo esta oferta no fue cumplida y hasta la fecha apenas se han construido las letrinas y no para todas las familias, ya que se excluía de este convenio a aquellas que presentaron querellas judiciales contra la petrolera en las que exigían una remediación total de la zona.

En este video, ustedes podrán escuchar el testimonio de los campesinos que llegaron a la amazonía con la promesa de un nuevo futuro y que al contrario se encontraron con la explotación petrolera que no les ha traído sino contaminación, enfermedades, exclusión y pobreza.

Original publicado por la Agencia Ecologista de Noticias Tegantai

Boletín de Sur a Sur, nº 70: Europa cerrada

No vale decir que es una inmigración ilegal, irregular, económica, para deslegitimar sus derechos de asilo. No vale acusar a las “mafias” del tráfico de seres humanos. No vale culpar a sus países de origen por la pobreza y el hambre de que huyen. El Frontex y Acnur, dos organismos internacionales que están ahí, sobre el terreno, lo han dicho muy claro: la inmensa mayoría de los más de doscientos cincuenta mil inmigrantes llegados a las costas europeas, tienen derecho de CN_9QfYXAAEEv6oasilo porque huyen de conflictos como el de Siria, Afganistán, Irak o Eritrea. Grecia, el país quebrado de la UE, ha recibido en sus costas a más de la mitad de estos ciudadanos sin patria. Precisamente poniendo el énfasis en este país, conviene poner sobre el papel que la aceleración de los desembarcos en Grecia aumentó en un 750% entre el 1 de enero al 31 de julio con respecto al año pasado. Solamente en julio llegaron 50.000, sobre todo de Afganistán, Irak y Siria. Los habitantes de las pequeñas islas griegas de Lesbos, Quios, Kos, Samos o Leros, no tienen capacidad para acoger a tantas personas, les falta comida, techo, y unas mínimas condiciones higiénicas para acoger a tantas personas. Ciertamente llevan clamando a sus socios de la UE una solución compartida ante ese drama humanitario. Pero Europa se hace la sorda, mira a otro lado.

Y, para vergüenza y oprobio, entre los más insolidarios, el que más excusas ha puesto para no admitir ni siquiera un cupo mínimo, es el Gobierno español. Alega que aquí ya no se cabe, que el paro nos desborda, y hacen declaraciones tan sonrojantes como la del ministro Fernández, responsable de Interior, que pidió a los europeos indignados que facilitaran sus domicilios para enviarles inmigrantes a sus casas. Y eso sabiendo de primera mano que España es el país que más recortes ha hecho en ayuda al subdesarrollo de toda la OCDE.

La europea es una sociedad envejecida, sin el suficiente relevo generacional. La emigración no ha hecho más que aportar riqueza, fuerza de trabajo, precisamente en aquellos cometidos que ya no realicen los nacionales. El cuidado de los niños y los ancianos está en manos de jóvenes venidos de otros países que con sus aportaciones a las arcas de la Seguridad Social contribuyen, también, al pago de las pensiones. Y, además, son fundamentales en el rejuvenecimiento de los países … (PARA LEER EL BOLETIN COMPLETO PINCHA EN ESTE ENLACE)

Además del artículo “Europa Cerrada” hemos incluido dentro del apartado “Actividades de ASPA”:

  •  ASPA con las personas refugiadas
  •  Proyecto de cooperación internacional: “Mujeres, campesinos e indígenas productivas/es agroecológicos, comercializando en la Amazonía norte ecuatoriana”

Boletín de Sur a Sur, nº 69: Cinco casos de top manta que no nos indignan tanto

La muerte de un senegalés huyendo de la policía en Salou abre muchos debates que podríamos resumir en dos posturas: la derecha pedirá orden; la izquierda institucional, una investigación del caso. El senegalés será el pretexto para ambas campañas, deshumanizado. Y las protestas de sus compatriotas ante la policía, un mero asunto de orden público. No falta nunca, por supuesto, el comentario legalista enfrentando al último y al penúltimo, el comentario del sentido común. ¿Podemos tolerar el top manta? Se preguntarán. El centro del drama es la venta ambulante de gafas de sol sin pagar impuestos. La llegada de multinacionales que arruinarán al pequeño comerciante con horarios imposibles y precios más bajos es un símbolo de riqueza y prosperidad; pero cuidado con los senegaleses que harán temblar el comercio local con sus mantas, sus películas falsas y sus bolsos Gucci.

safe_imageDiscutiendo sobre legalidad y legitimidad, perdemos de vista estos casos que se viven en silencio, raramente comentados en la opinión publicada. ¿Qué hay que hacer con el top manta de los blancos? Ahí van cinco casos que podrían ser prácticamente extrapolables a la totalidad del continente africano:

Senegal y sus peces: la pesca en este país africano tiene una gran importancia: en 2005 representaba un 2% del PIB, daba trabajo a 60.000 personas y beneficiaba indirectamente a 600.000 vinculadas con el sector. A finales del año pasado, la Unión Europea firmó con Senegal un acuerdo de pesca: 38 buques europeos (25 españoles) podrán trabajar en la zona durante cinco años a cambio de unos 14 millones de euros. Tal y como explicaba Rosa Martínez en la Marea, algunos de estos buques han sido multados por pescar ilegalmente en la zona. Pese a haber sido condenados por esas actividades, esto no ha impedido que sigan recibiendo subvenciones millonarias de las instituciones europeas. La pesca ilegal de barcos europeos en Senegal tiene muchos años de historia: algunos de los pescadores, al tener que ir cada vez más lejos para encontrar pescado, se fueron acercando con el paso de los años a Canarias. Ante esta situación, aprovecharon su embarcación para pasar a compatriotas a España para ganar dinero. Cuando se habla de “mafias” se les incluye sin hablar nunca de quien les arruinó.

Níger y su energía: la antigua metrópolis tiene en Níger su mayor fuente de luz. El 87% de la energía francesa proviene de sus centrales nucleares, y el 40% del uranio que importan procede de este país africano. El segundo productor de uranio se encuentra en los últimos puestos de todos los índices de desarrollo. El monopolio de la explotación siempre estuvo en manos de Areva, una sociedad estatal francesa. En 2010 el presidente del país, Mamadou Tandja, entabló conversaciones con sociedades chinas que podrían permitir un reparto más justo para el Estado nigerino. Al poco tiempo, un coronel encabezó con éxito un golpe de estado. Una de sus primeras acciones fue romper las negociaciones con China. Mahmadou Issoufou, que trabajaba para Areva, ganó las elecciones del año siguiente, y ahí sigue.

Para seguir leyendo el boletín pincha en este enlace

Dialoguemos sobre la sociedad que queremos

Compartimos esta carta abierta del movimiento ecologista a la sociedad ecuatoriana que nos ha llegado de nuestra asociación hermana “Acción Ecológica”. Leyendo la carta llegamos a la conclusión de que no hay mucha diferencia entre ambos países y que bien podriamos hacer un llamamiento similar aquí.

P1310713El gobierno del Ecuador ha hecho un llamado a un diálogo nacional, un llamado que ha caído en el vacío, porque después de tantos años de autoritarismo, criminalización a la protesta social, irrespeto a los derechos individuales, colectivos y de la naturaleza, las organizaciones sociales hemos perdido la confianza en hablar, y no ser escuchadas.

Sin embargo, las organizaciones defensoras del ambiente y la naturaleza consideramos que, es indispensable establecer un diálogo entre organizaciones de la sociedad civil para que de éste surjan las demandas que deben ser asumidas por el Estado.

Un diálogo nacional debe contener temas como los modelos productivos que atentan contra la naturaleza y el ambiente y los procedimientos que se imponen en la sociedad que afectan la vida democrática e impiden la defensa de los derechos y las libertades.

Tanto el modelo agrícola como el extractivo que se están imponiendo afectan profundamente las soberanías, y condicionan el futuro del país. La agenda extractiva, que aun cuando se dice no prioritaria, en la práctica está siendo impulsada como pocas veces en a historia de nuestro país.

Una agenda hacia el Estado no puede desconocer que hay un mandato minero que nunca fue aplicado, que la manera de transitar a una economía postpetrolera, es frenando la frontera petrolera, más aún cuando hay zonas como el Yasuní en donde el costo no es solo la destrucción de la zona mas biodiversa del país y del mundo, y el exterminio de los pueblos en aislamiento voluntario.

Necesitamos reflexionar sobre lo que queremos como sociedad; sobre cómo dejar de depender de una economía rentista basada en la extracción de petróleo y minerales que provoca acumulación, despojo, destrucción de la naturaleza y violencia. Seguir leyendo Dialoguemos sobre la sociedad que queremos