Archivo de la categoría: Petroleras

de Sur a Sur, nº 104: Serrat tendrá que reescribir “Mediterráneo”

A unos días de fin de año, 2016 será el más mortífero en el Mediterráneo, según Naciones Unidas. Las cifras demuestran que durante este año se ha triplicado el número de personas que ha fallecido cruzando este mar, frente a los datos de 2015.

Al menos 4.200 inmigrantes han muerto o han sido declaradas desaparecidas, este año, en su intento de cruzar el Mediterráneo, frente a los 3.175 que perdieron la vida en el mismo periodo del año anterior.  El alto número de muertes contrasta con una fuerte caída del número de personas que ha cruzado este año el Mediterráneo: 327.800 en lo que llevamos de 2016, frente a 1.015.078 en 2015, según cifras recabadas por la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

Estas cifras muestran que durante 2016 un tercio más de personas han muerto cruzando el Mediterráneo que durante 2015, o lo que es lo mismo, por cada 269 personas que llegaron a Europa el año pasado una murió, mientras que este año esa cifra ha sido de una de cada 88. De hecho, si se toman los fallecimientos ocurridos exclusivamente por la ruta occidental, situada entre Libia e Italia, la tasa de decesos ha sido de una de cada 47 llegadas.

Precisamente, esta ruta es una de las principales causas del aumento de las muertes, dado que es mucho más larga y peligrosa que la oriental, situada entre Turquía y Grecia, que fue la más utilizada en los cruces de 2015. Durante 2016, más de la mitad de los cruces se han hecho por la ruta occidental. Además, otra de las causas es que los barcos usados para realizar las travesías son cada vez más precarios y al mismo tiempo los traficantes de personas los llenan hasta el límite. Otro cambio de tácticas que hemos detectado en los últimos tiempos es que los traficantes envían varias embarcaciones repletas de inmigrantes al mismo tiempo, con lo que las tareas de rescate se complican mucho más al haber literalmente miles de personas a rescatar al mismo tiempo.

Menos llegadas, pero más muertos. Con una constatación  que añadir: el año pasado el mercado de la seguridad fronteriza movió 15.000 millones de euros en Europa. Un aumento en medios militares, que si sigue así, en 2022 será casi el doble, 29.000 millones.

¿Menos llegadas, más seguridad fronteriza, más muertos? Una combinación de elementos que coincide y valida una de las tesis defendida por la jurista francesa Claire Rodier (La Rochelle, 1956): “todas las muertes en las fronteras son la consecuencia directa de las políticas de cierre y externalización”. Cofundadora de la red euro-africana Migreurop, que reúne a unas cuarenta organizaciones del sur y el norte del Mediterráneo, Rodier publicó, en España, en 2014, El negocio de la xenofobia, un libro en el que denuncia el aumento exponencial desde los años 2000 de los sistemas de vigilancia y control de fronteras en la UE, su ineficacia y los intereses económicos y empresariales que subyacen tras ellos. … Para leer el artículo completo pincha en este enlace

Seguir leyendo de Sur a Sur, nº 104: Serrat tendrá que reescribir “Mediterráneo”

La petroleras chinas en Ecuador

Numerosas empresas chinas están causando estragos en el corazón de la Amazonía ecuatoriana. Andes Petroleum (bloque Tarapoa/62), Petroriental (bloques 14, 17 y 36.26% de las acciones del Oleoducto para Crudos Pesados-OCP).  Ambas empresas están formadas por un consorcio de empresas públicas CNPC y Sinopec, sin embargo, cuentan con capitales privados e incluso tienen relación con bancos americanos.  Además se encuentran en el país varias empresas prestadoras de servicios petroleros, entre éstas: BGP Ecuador, Shandong Kerui Petroleum Equipement, Hilong Oil Service and Engeneering Ecuador, CPTDC Ecuador, CNLC Ecuador Corp. Shengli Oil Field Highland Petroleum, Changqing Petroleum Exploration Bureau (CPEB).

mapaLa presencia en nuestro país de petroleras chinas inició en el año 2003, cuando la empresa CNPC (Corporación Nacional de Petróleo de China) entró a operar en el bloque 11, en la provincia de Sucumbios. Según la población de la zona la empresa ingresó, sin los respectivos permisos obligatorios y previos para realizar este tipo de actividades. De hecho, la licencia ambiental para estos trabajos la obtuvo a través de procedimientos que fueron seriamente cuestionados. CNPC realizó exploración sísmica en sitios del bloque que coinciden con áreas protegidas y afectó a más de 30.000 Ha. Algunas comunidades indígenas se quejaron de que fueron presionadas a realizar negociaciones que no les beneficiaba. CNPC operó el bloque hasta el año 2010.

En el 2012 la empresa Andes Petroleum contrató a una de las dos firmas de su consorcio, Sinopec, para realizar sísmica 3D dentro del bloque 62, que incluye territorio Siekopai. Según el testimonio de un dirigente, funcionarios de la empresa Sinopec los engañaron, pues se acercaron a ellos a pedir la autorización para ingresar al territorio a tomar unos puntos para elaborar los nuevos mapas del bloque, a lo que ellos si accedieron, sin embargo, después se enteraron que lo que habían aceptado era la realización del Estudio de Impacto Ambiental dentro del territorio Siekopai. De esta manera tramitaron la obtención de la Licencia Ambiental para la Sísmica 3D en el bloque, sin haber realizado previamente la consulta previa como lo manda la Constitución y las normas internacionales. Algunos líderes manifestaron que ninguna compañía antes, ni Petroamazonas ni la Oxy, había tratado así a los Siekopai, como lo han hecho los inversores chinos.

Es así como la empresa Sinopec ingresó a la comunidad de San Pablo de Katetsiaya en noviembre de 2012, instaló un campamento para 150 trabajadores en el Centro de Interpretación Cultural, que permaneció hasta marzo del 2013. Las mujeres de la comunidad brindaban servicios de cocina y lavandería al campamento. Antes de que se levante el campamento, algunos miembros de la comunidad de San Pablo hicieron graves denuncias en contra de los trabajadores y funcionarios de la empresa, la información hablaba de delitos sexuales: abuso, agresión, atentado al pudor y acoso. A su vez, Andes Petroleum permanentemente ha sido denunciada por no respetar los derechos laborales de sus trabajadores en el bloque 62 en Sucumbíos. Seguir leyendo La petroleras chinas en Ecuador

La justicia falló en contra de los demandantes por contaminación en la Amazonía ecuatoriana

A los pobladores de Pacayacu, en Sucumbíos, solo les queda la esperanza que la justicia internacional falle a su favor en una demanda por contaminación ambiental contra Petroamazonas. El juicio lo perdieron en su propio país, pero subsisten sus testimonios sobre el absurdo de sobrevivir a la pobreza y a la contaminación. Pacayacu es una de la zonas en las que esta trabajando nuestro socio Clínica Ambiental.

La huella de Petroamazonas presente en la Amazonía norte (Vídeo)

Compartimos este vídeo de Acción Ecológica, nuestra asociación-hermana en Ecuador, sobre los efectos de la contaminación que provoca la explotación petrolera en la zona de Sucumbios. ASPA lleva desde 2008 apoyando el trabajo de la Clínica Ambiental de reparación del tejido social y ambiental en sociecosistemas afectados por entividades extractivas.

S7300299La historia de la contaminación que provoca la explotación petrolera no es nueva para el Ecuador, ni lo es tampoco para los campesinos que, invitados por el IERAC, llegaron en la década del 70 a colonizar la Amazonía del país con la promesa de encontrar un mejor futuro para sus familias.

Estas personas más temprano que tarde vieron que la actividad petrolera poco a poco empezó a tomar sus tierras y territorios, con el beneplácito de un estado permisivo que hizo de la vista gorda cuando debía juzgar los abusos y el descuido de las empresas que operaban en las zonas donde los campesinos tenían sus cultivos.

El caso de la Asociación de Campesinos Nuevo Amanecer es el ejemplo más claro de la inoperancia del estado en relación con la actividad petrolera y sus efectos.

En la década de los 70, la estatal petrolera CEPE inició la explotación petrolera en los campos Cuyabeno y Sansahuari, ubicados al noreste de la provincia de Sucumbíos, en el cantón Putumayo, la explotación de estos campos fue posteriormente asumida por Petroecuador y en la actualidad está en manos de la estatal Petroamazonas.

Estos pozos, explotados únicamente por empresas petroleras estatales han generado daños ambientales, sociales y afectaciones a la salud de los pobladores irremediables e innegables en la actualidad. En el año 1996, Acción Ecológica realizó un informe de monitoreo para saber la situación ambiental en esta zona del Ecuador, concluyendo que en ese entonces la forma de operación no garantizaba un medio ambiente sano y que era un atentado a la salud de las poblaciones cercanas. Hoy, quince años después, la situación es exactamente la misma. Piscinas con desechos petroleros enterradas que siguen contaminando las fuentes de agua subterráneas de las que dependen los campesinos de la zona, proyectos productivos que no pueden desarrollarse por la contaminación petrolera y el ganado que muere por beber agua contaminada en las fuentes de agua cercanas a estos pozos.

Ante la evidencia que hoy es innegable, Petroamazonas ofreció a los moradores de la zona proyectos de compensación, que incluían letrinas, pozos de agua, tanques elevados; sin embargo esta oferta no fue cumplida y hasta la fecha apenas se han construido las letrinas y no para todas las familias, ya que se excluía de este convenio a aquellas que presentaron querellas judiciales contra la petrolera en las que exigían una remediación total de la zona.

En este video, ustedes podrán escuchar el testimonio de los campesinos que llegaron a la amazonía con la promesa de un nuevo futuro y que al contrario se encontraron con la explotación petrolera que no les ha traído sino contaminación, enfermedades, exclusión y pobreza.

Original publicado por la Agencia Ecologista de Noticias Tegantai

Boletín de Sur a Sur, nº 70: Europa cerrada

No vale decir que es una inmigración ilegal, irregular, económica, para deslegitimar sus derechos de asilo. No vale acusar a las “mafias” del tráfico de seres humanos. No vale culpar a sus países de origen por la pobreza y el hambre de que huyen. El Frontex y Acnur, dos organismos internacionales que están ahí, sobre el terreno, lo han dicho muy claro: la inmensa mayoría de los más de doscientos cincuenta mil inmigrantes llegados a las costas europeas, tienen derecho de CN_9QfYXAAEEv6oasilo porque huyen de conflictos como el de Siria, Afganistán, Irak o Eritrea. Grecia, el país quebrado de la UE, ha recibido en sus costas a más de la mitad de estos ciudadanos sin patria. Precisamente poniendo el énfasis en este país, conviene poner sobre el papel que la aceleración de los desembarcos en Grecia aumentó en un 750% entre el 1 de enero al 31 de julio con respecto al año pasado. Solamente en julio llegaron 50.000, sobre todo de Afganistán, Irak y Siria. Los habitantes de las pequeñas islas griegas de Lesbos, Quios, Kos, Samos o Leros, no tienen capacidad para acoger a tantas personas, les falta comida, techo, y unas mínimas condiciones higiénicas para acoger a tantas personas. Ciertamente llevan clamando a sus socios de la UE una solución compartida ante ese drama humanitario. Pero Europa se hace la sorda, mira a otro lado.

Y, para vergüenza y oprobio, entre los más insolidarios, el que más excusas ha puesto para no admitir ni siquiera un cupo mínimo, es el Gobierno español. Alega que aquí ya no se cabe, que el paro nos desborda, y hacen declaraciones tan sonrojantes como la del ministro Fernández, responsable de Interior, que pidió a los europeos indignados que facilitaran sus domicilios para enviarles inmigrantes a sus casas. Y eso sabiendo de primera mano que España es el país que más recortes ha hecho en ayuda al subdesarrollo de toda la OCDE.

La europea es una sociedad envejecida, sin el suficiente relevo generacional. La emigración no ha hecho más que aportar riqueza, fuerza de trabajo, precisamente en aquellos cometidos que ya no realicen los nacionales. El cuidado de los niños y los ancianos está en manos de jóvenes venidos de otros países que con sus aportaciones a las arcas de la Seguridad Social contribuyen, también, al pago de las pensiones. Y, además, son fundamentales en el rejuvenecimiento de los países … (PARA LEER EL BOLETIN COMPLETO PINCHA EN ESTE ENLACE)

Además del artículo “Europa Cerrada” hemos incluido dentro del apartado “Actividades de ASPA”:

  •  ASPA con las personas refugiadas
  •  Proyecto de cooperación internacional: “Mujeres, campesinos e indígenas productivas/es agroecológicos, comercializando en la Amazonía norte ecuatoriana”