Archivo de la categoría: África

Libia, ¿un país seguro?

La UE mantiene un silencio preocupante sobre la compraventa de personas en Libia, el penúltimo peldaño del camino que miles de migrantes pretenden culminar en Europa

Un reportaje en televisión de la CNN destapó a finales del año pasado una realidad ante la que la UE mantiene un silencio preocupante: la compraventa de personas en Libia, el penúltimo peldaño del camino que miles de personas migrantes inician en África subsahariana y pretenden culminar en Europa.

No era más que una consecuencia más de la decisión de la UE de considerar a Libia como país seguro y, por tanto, disponer que este país africano sea frontera para frenar la llegada de inmigrantes. Seguir leyendo Libia, ¿un país seguro?

Helena Maleno o la criminalización de la ayuda humanitaria

La persona que “más vidas ha salvado en el Estrecho” se enfrenta, en el peor de los escenarios, a una cadena perpetua. Ya no solo se criminaliza a las personas inmigrantes, ahora se ha dado el paso  al criminalizar a las personas que llevan a cabo ayuda humanitaria. Desde ASPA manifestamos nuestra preocupación, pues consideramos que es un brote más de xenofobia institucional.

Maleno declaraba el miércoles, día 10 de enero, ante un juzgado marroquí, investigada por favorecer el tráfico de personas por sus alertas a Salvamento Marítimo. La justicia española ya archivó este caso, pero la Policía lo llevó a la justicia marroquí. Si se abre un juicio penal contra ella, la ley contempla penas desde 6 meses a 3 años de cárcel hasta la cadena perpetua. Por eso traemos a colación este artículo de Jairo Vargas, publicado en el Diario Público el 9 de enero de 2018:

Esta vez es la definitiva. La periodista, activista y experta en migraciones y trata de personas Helena Maleno tendrá que comparecer este miércoles ante el juez de Tribunal de Apelación de Tánger. “Esta es la cita definitiva. Antes habíamos pedimos aplazamientos para estudiar el expediente de la investigación y preparar la defensa”, explica Maleno a Público.

Fuentes cercanas a su defensa insisten en que, por el momento, Maleno, la activista por los derechos de las personas migrantes más destacada en la frontera sur española, no está acusada de nada, sino que aún está siendo investigada por un supuesto delito de favorecer la inmigración irregular. Seguir leyendo Helena Maleno o la criminalización de la ayuda humanitaria

de Sur a Sur, nº 129: Crónicas carcelarias

En el Boletín De Sur a Sur se incluyen experiencias que promuevan valores éticos. Esto es lo que pretenden estas CRÓNICAS CARCELARIAS que quieren poner en valor la hospitalidad ante la ilegalidad de ubicar a jóvenes migrantes magrebíes en la cárcel Málaga II, en Archidona. La primera entrega se titula “no sabían dónde estaban”.

Todo empezó el 17 de noviembre cuando un grupo de 500 jóvenes inmigrantes argelinxs, que habían llegado en patera a las costas murcianas son internados en la cárcel Málaga II, en Archidona.

La noticia cayó como una bomba en las organizaciones proinmigrantes de la Plataforma de Solidaridad con lxs Inmigrantes  de Málaga, a la que pertenece ASPA ¿Cómo es posible que estxs jóvenes, que no han cometido ningún delito y solamente una infracción administrativa, terminen en una cárcel?  ¿Cómo es posible que se prive de libertad a estas personas en un espacio no habilitado legalmente?

Porque el centro penitenciario de Málaga II es una prisión tal y como establece la Orden Ministerial que la creó, publicada en el BOE el 18 de marzo de 2017.

En nuestra dilatada trayectoria de la Plataforma recordamos cómo hace tres décadas se autorizó la apertura de los CIES a condición de que los migrantes no fueran a centros penitenciarios ¿Cómo ahora, saltándose la legalidad vigente, se abre una cárcel para ubicar a este grupo de migrantes? ¿Qué pudo informar el Ministerio de Interior a los jueces de Murcia para permitir el traslado a Archidona, sabiendo que el Tribunal Constitucional ha limitado al Ministerio de Interior habilitar centros de internamiento de carácter provisional? ¿Por qué la decisión adoptada por los juzgados no ha contado con una orden ministerial? … (para seguir leyendo pincha en este enlace)

Además de este artículo puedes encontrar:

  • En la colección ASPA 30 años 30 poemas de mujeres del mundo traemos el inicio de “Sin raíces” de la poetisa palestina Salma Jadra al-Yayyusi
  • El manifiesto que hemos firmado junto al resto de colectivos pertenecientes a la RESCOP contra la decisión de Trump de reconocer a Jerusalén como capital del Estado sionista y trasladar a la misma la embajada de los Estados Unidos.
  • La concesión del Premio Carlos Cano 2017 a la Red Granadina de Refugio y Acogida (RedGra) por su labor solidaria con inmigrantes y refugiados.
  • La concentración “Día mundial de las personas migrantes” el 16 de diciembre a las 12 horas en la Fuente de las Batallas. Organizado por la Red Granadina por el Refugio y la Acogida.
  • Los talleres en Granada y Córdoba del programa “Mi viaje duro dos años: construyendo espacios de encuentro intercultural entre personas inmigrantes y jóvenes andaluces”.
  • La iniciativa “Granada no está en venta. Una movilización social por le Derecho a la ciudad”.

Nos adherimos al Manifiesto #DefendiendoAMaleno

Nos unimos a la defensa de Helena Maleno Garzón y denunciamos un nuevo intento del Gobierno de M. Rajoy de criminalizar a las personas y entidades que ayudan a lxs más necesitadxs.

Manifiesto #DefendiendoAMaleno

El pasado miércoles la defensora de derechos humanos Helena Maleno Garzón recibió una visita de la Policía, que la citaba ante la justicia marroquí este martes 5 de diciembre. Sin tener acceso a toda la información judicial para conocer en detalle las acusaciones que se vierten sobre ella, la documentación legal proporcionada concluye que la Defensora de Derechos Humanos es acusada por España de crimen internacional de tráfico de seres humanos e inmigración clandestina. El Estado español ha realizado investigaciones sobre su labor, por lo que podría haber pedido colaboración a Marruecos al ser Helena residente en este país. La base para la acusación de la Defensora son las llamadas de petición de auxilio que habría realizado a Salvamento Marítimo acerca de embarcaciones de personas migrantes que se encuentran a la deriva y/o desaparecidas. Un proceso judicial claramente destinado a criminalizar el trabajo que desarrolla Helena Maleno desde hace años como defensora de derechos humanos. Cabe remarcar que Helena Maleno es una periodista y defensora de derechos humanos española especialista en Migraciones y Trata de seres humanos. Desarrolla desde 2001 en Frontera Sur una labor de apoyo permanente en derecho a la salud, educación, identidad y a la vida de las personas migrantes.

En su larga actividad se ha dedicado a :

– Investigar la situación de los Derechos Humanos de las personas migrantes en la frontera Sur: vulneraciones por parte de las autoridades, ayuda en caso de agresiones y violencia, denegación de acceso al asilo, protección de menores y víctimas de trata, ayuda humanitaria, etc.

– Documentar casos de violencia contra las personas migrantes en las ciudades españolas de Ceuta y Melilla, visibilizando prácticas ilegales como las ‘devoluciones en caliente’ y denunciando políticas como la ‘externalización de fronteras’.

– Protección del derecho a la Vida: alertando a los servicios de Salvamento y rescate de los países correspondientes toda vez que personas migrantes han realizado llamadas de auxilio desde el mar. Seguir leyendo Nos adherimos al Manifiesto #DefendiendoAMaleno

30 años 30 poemas: “Hogar”, Warsan Shire

Warsan Shire nació en 1988 en Kenia. De padres somalíes, a la de edad de un año emigró a Gran Bretaña donde sigue viviendo. En 2013 ganó el African Poetry Prize y en 2014 fue además elegida como primera poeta joven laureada de Londres.

Su poesía está escrita desde la vulnerabilidad, desde un desnudo total. Narra la experiencia de aquel que no tiene raíces, del inmigrante, de la barbarie, de qué significa ser mujer, del dolor y la nostalgia. Son poemas sencillos que despacio, despacio, se te meten hasta el tuétano.

Puedes leer un artículo en el The New Yorker sobre su vida y obra aquí.

HOGAR

Nadie abandona su hogar a menos que su hogar sea la boca de un tiburón.

Sólo corres hacia la frontera cuando ves que toda la ciudad también lo hace.

Tus vecinos corriendo más deprisa que tú. Con aliento de sangre en sus gargantas.

El niño con el que fuiste a la escuela, que te besó hasta el vértigo detrás de la fábrica, sostiene un arma más grande que su cuerpo.

Sólo abandonas tu hogar cuando tu hogar no te permite quedarte.

Nadie deja su hogar a menos que su hogar le persiga.

Fuego bajo los pies, sangre hirviendo en el vientre.

Jamás pensaste en hacer algo así, hasta que sentiste el hierro ardiente amenazar tu cuello.

Pero incluso entonces cargaste con el himno bajo tu aliento,

rompiste tu pasaporte en los lavabos del aeropuerto,

sollozando mientras cada pedazo de papel te hacía ver que jamás volverías.

Tienes que entender que nadie sube a sus hijos a una patera

a menos que el agua sea más segura que la tierra.

Nadie abrasa las palmas de sus manos bajo los trenes, bajo los vagones.

Nadie pasa días y noches enteras en el estómago de un camión

alimentándose de hojas de periódico,

a menos que los kilómetros recorridos signifiquen algo más que un simple viaje.

Nadie se arrastra bajo las vallas, nadie quiere recibir los golpes ni dar lástima.

Nadie escoge los campos de refugiados o el dolor de que revisten tu cuerpo desnudo.

Nadie elige la prisión, pero la prisión es más segura que una ciudad en llamas.

Y un carcelero en la noche es preferible a un camión cargado de hombres.

Nadie podría soportarlo, nadie tendría agallas, nadie tendría la piel suficientemente dura.

Los “váyanse a casa, negros”, “refugiados”, “sucios inmigrantes”,

“buscadores de asilo”, “quieren robarnos lo que es nuestro”, “negros pedigüeños”,

“huelen raro”, “salvajes”, “destrozaron su país y ahora quieren destrozar el nuestro”…

¿Cómo puedes soportar las palabras, las miradas sucias?

Quizás puedas, porque esos golpes son más suaves que el dolor de un miembro arrancado.

Quizás puedas porque estas palabras son más delicadas que catorce hombres entre tus piernas.

Quizás porque los insultos son más fáciles de tragar que el escombro,

que los huesos, que tu cuerpo de niña despedazado.

Quiero irme a casa, pero mi casa es la boca de un tiburón. Mi casa es un barril de pólvora.

Y nadie dejaría su casa a menos que su casa te dijera que aprietes el paso,

que dejes atrás tus ropas, que te arrastres por el desierto, que navegues por los océanos.

“Naufraga, sálvate, pasa hambre, suplica, olvida tu orgullo, tu vida es más importante”.

Nadie deja su hogar hasta que su hogar se convierta

en una voz susurrando en tu oído diciendo: “Vete, corre lejos de mí ahora.

No sé en qué me he convertido, pero sé que cualquier lugar es más seguro que éste”