Archivo de la etiqueta: De Sur a Sur

de Sur a Sur, nº 130: La mercantilización de la democracia

Para acabar el año traemos un artículo de Juan Hernández Zubizarreta y Pedro Ramiro, investigadores del Observatorio de Multinacionales en América Latina (OMAL) – Paz con Dignidad, sobre la mercantilización de la democracia.

Con la crisis económica y financiera se ha ido consolidando esa tendencia por la que los gobiernos deben acatar ‘normas inviolables’ que sustraen las reglas del mercado al control de la democracia representativa

La profunda crisis normativa en la que nos encontramos se ha convertido en un campo más de experimentación donde transformar el Derecho en una armadura jurídica de dominación, pasando a formar parte –de manera expresa y con funcionamiento autónomo– del conjunto de mecanismos de opresión de las mayorías sociales. La mercantilización de la democracia es una de sus expresiones más preocupantes.

Con la crisis económica y financiera que se inició en 2008 se ha ido consolidando esa tendencia por la que los gobiernos deben acatar “normas inviolables” que sustraen las reglas del mercado al control de la democracia representativa. Se trata de aprobar y constitucionalizar una serie de límites no negociables por la soberanía popular. Y así parece que la democracia se convierte en un procedimiento de designación de gobernantes, cuyas decisiones quedan constreñidas por una armadura jurídica infranqueable al margen de la alternancia electoral. Son normas que permiten al mercado actuar sin límites y garantizar la acumulación de riqueza por parte de las grandes corporaciones transnacionales. No podemos olvidar que, al fin y al cabo, las constituciones son “mecanismos estabilizadores” que formalizan jurídicamente las relaciones de fuerza en el combate socio-político.

Desde esta perspectiva, las normas privadas pasan a situarse en la cúspide de la pirámide normativa. Y se convierten en una “constitución económica” que se impone –en la mayoría de las ocasiones sin ninguna oposición de los gobiernos– a los poderes ejecutivo y legislativo, sometiendo la soberanía popular al sistema económico capitalista. Por su parte, el poder judicial queda vinculado a la mera interpretación de esa sacrosanta constitución económica. Como afirman Laval y Dardot, se sustituye el gobierno de las personas por el gobierno de las leyes privadas. … (para seguir leyendo pincha en este enlace)

Además de este artículo puedes encontrar:

  • En la colección ASPA 30 años 30 poemas de mujeres del mundo traemos el inicio de “El hombre más pobre del mundo es una mujer” de la poetisa peruana Rocío Silva Santisteban.
  • La presentación del Calendario ASPA 2018

ASPA, 30 años de Sur a Sur

ASPA cumple 30 años acompañando la cooperación internacional y la sensibilización social. 30 intentando hacer efectiva la solidaridad, eso que Gioconda Belli llama “la ternura de los pueblos” y en el que las socias y lo socios han jugado un papel impagable y decisivo con su apoyo.

ASPA es la primera ONG andaluza, que nace en 1987, intentando articular una voz en la construcción de la política española de cooperación, desde una Andalucía que buscaba salir de su secular abandono y reivindicaba sus señas de identidad. Sus primeros años, finales de la década de los ochenta, que cerraba con la caída del muro de Berlín el ciclo de la guerra fría, estuvieron marcados por la creación de instrumentos de financiación y respuestas urgentes  a demandas solidarias en el Sáhara Occidental,  Palestina, países centroamericanos y Cuba.

La adolescencia de la asociación, en los 90, está imbricada en la necesidad de unirse a otras entidades a través de plataformas, foros y redes, destacando la Plataforma del 0,7%, que significó una gran movilización en Andalucía y en España, y la Plataforma de solidaridad con los inmigrantes de Málaga, que empezaba a buscar alianzas para dar repuesta al incipiente fenómeno de la inmigración. Seguir leyendo ASPA, 30 años de Sur a Sur

de Sur a Sur, nº 100: La condena de por vida de la desnutrición infantil

En el nº 100 del Boletín de Sur a Sur  compartimos el artículo de Alejandra Agudo “La condena de por vida de la desnutrición infantil” publicado por El País. Alejandra nos explica que una alimentación inadecuada e insuficiente durante los primeros mil días frena el normal desarrollo cognitivo y físico de los niños que sufrirán las consecuencias durante el resto de sus vidas.

100Serán notablemente más bajitos y las mujeres, al dar a luz, tendrán más probabilidades de sufrir problemas graves durante el parto, incluso la muerte del bebé, debido a su menor tamaño corporal. Su sistema inmune debilitado no podrá defenderles de muchas enfermedades. Y su menor capacidad cognitiva les dificultará entender las lecciones en el colegio, lo que hará que lo abandonen prematuramente o tarden más años de lo normal en completar un ciclo. De adultos, les pasará lo mismo en su trabajo, si es que consiguen uno; debido a sus mermadas competencias, cobrarán menos. Este es el futuro que le espera a los 159 millones de niños que actualmente sufren desnutrición crónica en el mundo. Invisible y silenciosamente, la falta de nutrientes suficientes durante sus primeros mil días -desde la concepción hasta los dos años- hipotecará el resto de sus vidas que ya nunca serán lo que podrían haber sido.

La alimentación desde el embarazo es crucial. Tanto, que una dieta pobre durante la gestación, debida normalmente a la situación de malnutrición de la madre, ya condiciona el nacimiento con bajo peso y posterior propensión a padecer desnutrición crónica. No obstante, en ese momento todavía hay margen para “remontar” los retrasos del crecimiento intrauterino que hayan podido producirse, explica Blanca Carazo, responsable de programas y emergencias de Unicef España. Siempre y cuando el bebé empiece la lactancia materna con normalidad, exclusiva durante los primeros seis meses, sea vacunado y tenga acceso a agua potable, así como a un sistema de salud en el que le puedan tratar si cae enfermo, añade la experta.

Pero esos son lujos inalcanzables para uno de cada cuatro niños del planeta, la mayoría en Asia (57%), África subsahariana (37%) y América Latina. Y cuando alguna organización internacional se instale en su país, su región, su aldea, y les mida en el colegio y compruebe que son bastante más bajitos, quizá 10 o 15 centímetros menos de lo que deberían medir a su edad según el baremo de la Organización Mundial de la Salud, ya será tarde para ellos. Las secuelas físicas -talla más baja- y cognitivas -dificultades para el aprendizaje y comprensión- son irreversibles.

Para leer todo el boletín  pincha en este enlace

Además de dicho artículo en el boletín puedes encontrar información:

·         de la Manifestación por el Sahara el 12 de noviembre en Madrid

·         del programa Solidaridad tarea de todos y todas.

·         del proyecto “Educación global, pensamiento crítico e igualdad de género”

·         de las Jornadas de Mujeres del Mundo.

·         de los Talleres “Educación Global y equidad de género

·         del Encuentro de jóvenes: “Participamos -Transformamos

·         de la Campaña “Córdoba se mueve por el clima”

de Sur a Sur, nº 82: Xenofobia y solidaridad rivalizan en la Jungla de Calais

En una Europa a la deriva en relación a las personas refugiadas, las ONGs y organizaciones proinmigrantes venimos denunciando las medidas que están asumiendo algunos países europeos. Medidas que pasarán a la historia de la infamia por la terrible violación de derechos humanos que suponen. Dinamarca ha comenzado a confiscar el dinero en efectivo de las personas refugiadas que supere los 1.340 euros. Países como Suecia, Holanda y Finlandia han anunciado deportaciones masivas. Mientras el periódico británico The Independent denuncia que miembros, algunos de ellos uniformados, de una milicia armada de extrema derecha llevan a cabo una campaña de violencia sin precedentes contra los inmigrantes que están en  el llamado campo de la Jungla, en la localidad francesa de Calais. Y en muchas de nuestras fronteras se construyen muros y alambradas que impiden la entrada de quienes tienen pleno derecho a la circulación por vías legales y seguras, y a una adecuada acogida.

calais1Hemos escogido este botón de muestra de la situación en Calais a través del artículo “Xenofobia y solidaridad rivalizan en la Jungla de Calais” de Andrea Olea publicado recientemente en Diario Público.

Los actos racistas y las muestras de solidaridad se multiplican al mismo tiempo en Calais, la ciudad del norte de Francia convertida en última etapa para miles de refugiados que sueñan con llegar a Reino Unido. La manifestación que este fin de semana recorrió sus calles en apoyo a los emigrantes, terminó en altercados con la policía y varias detenciones, escenificando la tensión creciente que vive la localidad.

Vista desde el aire, la Jungla se asemeja a un inmenso mar de plástico azul y blanco. Situado a apenas cinco kilómetros de la ciudad francesa de Calais, frente al Canal de la Mancha, este asentamiento acoge a más de 7.000 emigrantes de una quincena de nacionalidades que esperan dar el salto definitivo a Inglaterra: afganos, sudaneses, sirios, etíopes, eritreos… un paseo entre sus calles enlodadas se convierte en un recorrido por un mapa de conflictos.

En este gigantesco poblado, formado por chabolas y precarias estructuras de madera, todo es extremo: el frío, el viento, el barro. La Jungla es como un ser vivo que respira, inspira y expira, engulle y escupe a personas de muy distintos orígenes con dos cosas en común: una odisea a sus espaldas hasta su llegada a Calais y el sueño de alcanzar Reino Unido, considerado la verdadera Tierra Prometida.

Las cifras oscilan, pero en los últimos meses el número de habitantes de la Jungla ha explotado: de 3.000 personas pasó a 10.000, y en la actualidad se estima que malviven en ella entre 7.000 y 8.000 habitantes.

PARA SEGUIR LEYENDO EL ARTÍCULO PINCHA EN ESTE ENLACE Seguir leyendo de Sur a Sur, nº 82: Xenofobia y solidaridad rivalizan en la Jungla de Calais

de Sur a Sur nº 80: El legado de la derecha en América Latina

Compartimos el número 80 de nuestro Boletín DE SUR A SUR. El periodista Emir Sader escribe en Diario Público sobre el legado que deja y ha dejado la derecha en Latinoamérica, una pequeña reflexión que da luz sobre su nefasto balance.

“La derecha no es nueva en América Latina. Ha sido la responsable de presidir nuestros 0,,18869432_304,00países la gran parte del tiempo, siendo la principal responsable de que seamos el continente más desigual del mundo. Pero cuando intenta aparecer como una solución nueva en algunos países, es bueno recordar las contribuciones que la derecha ha dado y sigue dando a América Latina.

No vamos a mencionar las dictaduras militares y otras dictaduras, a las cuales ahora parece que nadie de la derecha apoyó. Basta analizar los gobiernos recientes y los actuales para hacer un balance del desempeño de la derecha en nuestro continente.

En la actualidad, varios gobiernos insisten en mantener el modelo neoliberal, que caracteriza a la derecha. ¿Qué resultados han tenido?  … “

(PARA LEER EL ARTICULO COMPLETO PINCHA EN ESTE ENLACE)

Además de dicho artículo en el boletín podéis encontrar información: