Archivo de la etiqueta: Marta Leonor González

30 años 30 poemas: “En un escombro de la vieja Managua” de Marta Leonor González

Vamos hoy en esta sección a Nicaragua, de la mano de la poeta, narradora y periodista Marta Leonor González, fundadora y directora de la revista de literatura crítica y pensamiento 400 ELEFANTES, directora del  suplemento “La Prensa Literaria” y cofundadora de la Asociación Nicaragüense de Escritoras. Ha publicado tres obras poéticas: Huérfana embravecida (1999), El sinónimo antónimo (2002) y La casa de fuego (2008). Se la ha denominado “la poeta con más furia”, y la poeta de “la ira transformadora”, por el tono directo, crítico y desgarrado de sus poemas.  Es una luchadora por la equidad para las mujeres en todos los ámbitos y, muy especialmente, en la cultura y el arte. En un escombro de la vieja Managua, es una durísima denuncia de la violencia, la pobreza, la soledad, de las que es víctima la anónima protagonista del poema. Refiriéndose a la obra de Marta Leonor González ha dicho la también poeta nicaragüense Daisy Zamora: “En esta era apocalíptica que padecemos, con el hambre, la miseria y la desesperanza prevalecientes en tantos países y la civilización destruyendo la Tierra –nuestra única casa, nuestro hogar común, es, en mi opinión, cuando más necesitados estamos de poesía, de esas palabras que nos revelan una y otra vez las verdades más hondas del corazón humano, y que, por brotar de la propia vida y de las experiencias de todo lo vivido, nos muestran el horror y la belleza de nuestra existencia consciente en un vasto y complejo universo que habitamos sin poder entenderlo, y menos, explicarlo.”

En un escombro de la vieja Managua

Navajas con filo se deslizan sobre pezones vírgenes

el golpe sobrevive ante el pavor,

la mano empuña, amenaza

es la vara que mide un cuerpo

lo recorre a prisa,

voraz otra vez se detiene y avanza

la puñalada llega y se va

hasta cegar los ojos negros

de la limpia vidrios de desdentado rostro,

matemática fue la hora de su nacimiento

para que el padre negara su existir

y le fue concedido su reino

de habitar entre latas y cartón

erigido el lugar habitado por la nada

que frente a los autobuses

se estaciona

y un semáforo es su único acompañante