Minientradas

El naufragio de Europa, nuestro naufragio

Cuando el 20 de junio celebramos el día del refugiado, bajo el impacto del reciente acuerdo UE-Turquía, cuyo objetivo, sin tapujos, ha sido ‘que no lleguen’, viene a la memoria el regusto amargo del viejo poema: primero vinieron a buscar a los comunistas y no dije nada porque yo no era comunista. Luego vinieron por los judíos y no dije nada porque yo no era judío. Luego vinieron por los sindicalistas y no dije nada porque yo no era sindicalista. Luego vinieron por los católicos y no dije nada porque yo era protestante. Luego vinieron por mí pero, para entonces, ya no quedaba nadie que dijera nada.

Sin títuloNadie que dijera nada. Es como si a los numerosos naufragios de personas en el Mediterráneo se añadiría el naufragio de los valores éticos y los compromisos internacionales trabajados durante años. El punto final de un largo proceso de desencuentro de las políticas europeas con la realidad migratoria. Como el que ocurrió en los años 90 cuando España impetró ayuda y cooperación a la UE cuando nuestras costas recibían pateras y cayucos cargados de personas que huían del hambre y la desolación en África, pero también de la privación de sus derechos fundamentales o de las múltiples guerras que asolaban y asolan el continente. La UE dijo que era una cuestión de índole nacional y nos concedieron algunas migajas presupuestarias y cierta colaboración simbólica de la agencia Frontex.

Nadie que dijera nada, como cuando hace unos años, con el hundimiento, inducido, en gran parte, por intereses geoestratégicos, del estado en Libia y la inestabilidad en Egipto y Túnez, lanchas y barcos llenos de seres humanos que huían de la guerra y la miseria intentaban llegar a las costas de Malta y principalmente Italia, muriendo muchas veces en el intento. Ya se nos ha olvidado en nuestra sociedad líquida (Bauman) la masacre de Lampedusa. La UE, con especial énfasis alguno de sus miembros, dijeron que era una cuestión básicamente nacional.

Es como si volviéramos a 1938, cuando representantes de 32 Estados occidentales se reunieron en un bonito hotel de la ciudad de Evian, al sur de Francia, para discutir sobre el problema de los refugiados judíos víctimas de las políticas discriminatorias del régimen nazi. Evian es ahora famosa por sus aguas, pero en aquel momento, los portavoces se encontraron para deliberar si aceptar un mayor o menor número de refugiados judíos, que escapaban de persecuciones en Alemania y Austria. Después de varios días de negociación, la mayoría de países, incluido Gran Bretaña, decidieron no hacer nada. El acuerdo UE-Turquía ha sido como un eco del fracaso de Evian.

En toda Europa, los líderes se han saltado la convención de los refugiados de 1951, un documento histórico, en parte inspirado por los fallos de Evian, para justificar la devolución de refugiados sirios a Turquía, país donde la mayoría no puede trabajar legalmente, a pesar de los cambios legislativos recientes. Un país que también deporta refugiados de vuelta a Siria, y donde permanentemente se les empuja hacia la frontera. Seguir leyendo El naufragio de Europa, nuestro naufragio

Zapatos Rojos en Córdoba

zapatosrojosEl próximo viernes 16 de Octubre, a las seis de la tarde,  la plaza de las Tendillas se llenará de zapatos rojos.

Varias organizaciones de Córdoba (ONG Mujeres en Zona de Conflicto, Amnistía Internacional, ASPA, Plataforma cordobesa contra la violencia de género y la Asociación Marianne) replicarán la instalación creada por la artista mexicana Elina Chauvet que pretende visibilizar y reflexionar sobre la violencia hacia las mujeres, sobre la impunidad de los crímenes de género y sobre el derecho a justicia.

Más de mil pares de zapatos de mujer y de niña que representan el vacío dejado por las hijas, hermanas, madres y esposas, y todos pintados de rojo como símbolo de la sangre que se derramó por femicidios inundarán la plaza de las Tendillas, el viernes 16 de octubre desde las 18 horas.

La iniciativa “Zapatos Rojos”, que ya ha sido realizada en España tras viajar por distintas ciudades de México, Italia, Argentina, Chile, Ecuador, Reino Unido y ahora llega a Córdoba, no se limita a la intervención en la calle sino que incluye un proceso de sensibilización mediantes los “talleres de pintado” gracias a los cuales se va creando una red de solidaridad en la ciudad donde se realiza.

Según Elina Chauvet, su impulsora primera, estas instalaciones “se prolongarán en los países interesados en el proyecto, pues mientras la violencia hacia las mujeres no sea un tema urgente en los espacios legislativos, ‘Zapatos Rojos’ continuará indefinidamente, ya que hemos conseguido que nuestro proyecto sea un símbolo de reflexión ante la violencia”.

Las incoherencias de la ONU en la nueva estrategia contra la pobreza: armas, fraude fiscal y desigualdad

El viernes, en medio de grandes celebraciones, los países de la ONU respaldaron un acuerdo para luchar contra la pobreza y la desigualdad hasta 2030. Dos meses antes, muchos de ellos, entre los que se encontraban los países ricos, bloquearon un mecanismo para evitar el fraude y la evasión fiscal. Son medidas que reman en direcciones contrarias, como también lo son “promover sociedades pacíficas” y vender armas a actores involucrados en guerras. Los países han tumbado o rebajado algunas de las propuestas más innovadoras de la nueva agenda de desarrollo para los próximos 15 años y algunas de sus políticas nacionales son incoherentes con los compromisos que acuerdan a nivel internacional.Sin título

“No pueden lanzar estos Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y paralelamente negar una ruta segura y legal a las personas refugiadas, una vida con dignidad”, afirmó Salil Shetty, secretario general de Amnistía Internacional, en la Cumbre de la ONU para la adopción de la Agenda de Desarrollo Post-2015. Ante los mandatarios internacionales, el portavoz de la organización señaló sus dudas sobre la coherencia de los países que se comprometieron instantes después a acabar con la pobreza extrema y reducir la desigualdad en el mundo antes de 2030.

Comparten inquietudes en la Plataforma 2015 y más y la Coordinadora Española para ONGD. “La agenda no es algo de lo que estás en contra o a favor, es un ejemplo de las negociaciones y el mejor producto que se podía tener. Pero la agenda hay que apropiársela, interpretarla y ver qué ejemplos pueden defender los derechos de la mayoría”, sostiene Pablo José Martínez Osés, de la Plataforma 2015 y más.

Los 17 objetivos no son imposibles, dicen, pero detectar los puntos débiles, señalarlos, e insistir en la necesidad de “una transparencia y coherencia de políticas” se convierte a partir de ahora en sus prioridades. La nueva meta, “los indicadores que se aprobarán en marzo a nivel mundial” para medir si se cumple o no con la hoja de ruta marcada, dice Marco Gordillo, vocal de Incidencia Política de la Coordinadora ONGD. En aquello que se mida, los países harán mayores esfuerzos.

Estas son algunas de las medidas en las que las organizaciones de la sociedad civil encuentran más contradicciones por parte de los países firmantes de la Agenda 2030. Seguir leyendo Las incoherencias de la ONU en la nueva estrategia contra la pobreza: armas, fraude fiscal y desigualdad

Documental “Hijas de la Tierra”

Compartimos nuestra alegría porque nuestro trabajo “Hijas de la Tierra” ha sido seleccionado para proyectarse en la XIII Muestra de Cine Mujer en Escena y optar al premio Biznaga de Plata Mujer en Escena que se entregará en el Festival de Málaga Cine Español.

La edición de este documental está enmarcado dentro de las actividades del proyecto con título “Una mirada andaluza a los pueblos del Sur” el cual pertenece a la convocatoria de proyectos de cooperación internacional al desarrollo del Ayuntamiento de Málaga de 2012 y ha sido realizado por La Mirada Invertida.

El documental nos muestra la experiencia vital de tres mujeres, Beatriz Ifrán Perciballe (uruguaya), Jeanne D’Arc (palestina) y AgathaMichael (nigeriana) que han acabado viviendo en Málaga.

 

ASPA participa en un taller EducArt sobre el uso de la pintura mural en los procesos educativos.

id-150921cala-800x500_cEl pasado 19 de septiembre se presentó en el Centro de Asociaciones Pedro Márquez de Alburquerque (Badojoz) el mural enmarcado en el proyecto EducArt que está llevando a cabo el colectivo Cala junto a participantes de varios puntos de Europa, entre ellos una compañera de ASPA.

Se trata de un proyecto financiado por el programa Erasmus+ de la UE que congrega en Alburquerque a 25 educadoras de 8 países para aprender el método de pintura mural en procesos educativos. En los últimos días se ha estado pintando un mural de 60 metros cuadrados en una de las paredes exteriores del Centro de Asociaciones que ya puede visitar todo el mundo y que sin duda, aporta atractivo extra a las instalaciones, además de un significado simbólico. Uno de los objetivos es que los participantes de este proyecto puedan aplicar las metodologías aprendidas en sus pueblos y comunidades una vez que finalice el programa, en enero.

Murales con fines educativos

El proyecto pretende conseguir una serie de objetivos más específicos encaminados a fines educativos.

  • Desarrollar un programa de formación que permita la adquisición de competencias (conocimientos, habilidades y actitudes) a sus participantes en el ámbito de la educación no formal, arte y juventud.
  • Aprender una nueva metodología educativa, innovadora, creativa y más atractiva para los jóvenes les enriquezca a ellos y a las organizaciones en general.
  • Fortalecer los vínculos entre las organizaciones participantes y desarrollar estrategias de trabajo en red.

i-150921cala 20150921112755