Derechos Humanos

de Sur a Sur nº 121: La complicidad del silencio

En estos días vemos con preocupación la explosión de odio y el elogio del nazismo en la ciudad de Charlottesville (EEUU). La violencia en esta ciudad no es sino la consecuencia del caldo de cultivo que el presidente Donald J. Trump se ha encargado de alimentar.

Las antorchas han vuelto a marchar en agosto de 2017 en EE.UU., pero éste no es solo un problema americano. Echemos una ojeada a nuestro alrededor. A Francia. A Holanda. A Inglaterra o al silencioso bloque oriental de la UE. A Rusia. A España. Solo era cuestión de tiempo. Nadie puede decir que no estábamos avisados, simplemente preferimos hacer caso omiso de las señales.

En ASPA hacemos nuestras las reflexiones de Rosa María Artal publicadas el quince de agosto en ELDIARIO.ES.

“Agosto se nos tiñó de nazi. Se desparramó el depósito que a duras penas lo contenía. Y se plasmó el sábado 12 de agosto en la ciudad universitaria de Charlottesville, en el Estado de Virginia que albergó la capital de los Confederados en la Guerra de Secesión norteamericana. Una nutrida representación, masculina, blanca, violenta, irracional, fascista, armada hasta con fusiles de asalto, sembró de odio y sangre las calles para hacer alarde de la superioridad que creen ostentar. Una mujer –Heather Heyer, 32 años– asesinada, una veintena de heridos, múltiples apaleados, una sociedad con una profunda brecha en el corazón. Las impactantes imágenes grabadas por HBO dejan poco lugar a la imaginación para saber la dimensión de lo qué está ocurriendo.

“Una injusticia en cualquier parte es una amenaza a la justicia en todas partes”, decía Martin Luther King, el líder de los derechos civiles que caería abatido por esta misma intolerancia en 1968. El despertar del nazismo latente en un país es una amenaza para todo el mundo libre, podríamos parafrasear. No es insignificante lugar los Estados Unidos de América, lo que le añade gravedad. Y no cabe tregua. El sábado en Charlottesville emergió cuanto se venía gestando, lo que llevó a Donald Trump al poder. El presidente que tardaría 48 horas en condenar la violencia de los partidarios de la supremacía blanca, obligado por una intensa condena a su reacción inicial. Cuando, hablando de “distintas fuentes”, enarboló la bandera de la falsa equidistancia siempre, siempre, culpable. Este martes recuperó la versión de “las dos partes”, culpables ambas y con buena gente ambas en su interior, y dijo que la prensa había tratado injustamente a los manifestantes neonazis a los que justificó. Trump no abandona a los suyos. Las felicitaciones más efusivas -dentro de un clima de desolación- han sido las de un par de líderes del KuKluxKlan agradeciendo a Trump “la condena a los matones de izquierda que nos atacaron”. . (para seguir leyendo pincha en este enlace)

Además de este artículo puedes encontrar:

  • ASPA 30 años 30 poemas de mujeres del mundo: ”A pesar de todo me levanto” de Maya Angelou.
  • Nuestra rotunda condena de los atentados terroristas en Barcelona y Cambrils: Frente al terror y el miedo, solo cabe la solidaridad, la cultura de paz y la convivencia

Comunicado contra nuevos CIEs en Andalucía

Las entidades Asoc. Pro-Derechos Humanos, Granada Acoge, Accionenred, ASPA  y otras ONGs, nos posicionamos en contra de la construcción de nuevos CIEs  y os invitamos a que os suméis a este comunicado de protesta que será presentado en rueda de prensa y entregado en subdelegación del gobierno la próxima semana.

COMUNICADO CONTRA NUEVOS CIES EN ANDALUCÍA

Expresamos nuestro absoluto rechazo al anuncio de proyecto de construcción de un Centro de Internamiento de Extranjero (CIE) en la provincia de Granada realizado por el delegado de gobierno en Andalucía Antonio Sanz el pasado 10 de Julio de 2017.

Las organizaciones abajo firmantes nos oponemos al anuncio del delegado del gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, de construir Centros de Internamiento de Extranjeros en Granada y Almería. Consideramos que las medidas a tomar ante la llegada de personas migrantes no deben ser represivas, sino solidarias y de acogida.

Los Centros de Internamiento de Extranjeros son espacios que, aunque no tienen carácter penitenciario, funcionan como auténticas cárceles cuyo objetivo es facilitar la expulsión de personas extranjeras en situación administrativa irregular. Dicho objetivo no se cumple ya que, según datos del propio Ministerio del Interior, el 71% de los internos no son expulsados, por lo que estos centros incumplen su finalidad. De hecho, si lo que se persigue es la localización de una persona, podría realizarse de forma respetuosa con los derechos humanos (pisos de localización, retirada del pasaporte, presentaciones periódicas, etc.).

Esta situación de privatización de la libertad de personas que no han cometido delito alguno por una falta administrativa vulnera la legislación nacional, internacional y los derechos humanos. Ha sido denunciada en multitud de ocasiones por el movimiento asociativo, entidades europeas, comisiones del Parlamento Europeo e instituciones españolas, así como por el Defensor del Pueblo y sus equivalentes autonómicos y por la propia Fiscalía General del Estado.

Las organizaciones firmantes nos mostramos en contra de la propia existencia de estos Centros de Internamientos de Extranjeros por ser un instrumento represivo de las políticas migratorias, innecesarias, inútiles y criminalizadas, que priva de libertad a aquellas personas que no han podido obtener o renovar su permiso de residencia.

Es por ello que, mientras seguimos trabajando para que los CIEs actualmente en funcionamiento se cierren, nos negamos a la construcción de nuevos centros de este tipo en el resto del estado. Anunciamos que nos opondremos con todas nuestras fuerzas a la construcción de dichos centros en Andalucía oriental y que exigiremos a todos los actores políticos que se posicionen ante este anuncio. También continuaremos el trabajo con la sociedad civil informando de las intenciones de las administraciones responsables.

Se admiten apoyos vía internet aquí: https://goo.gl/forms/68LKSN7ksVnnZjsy2

Duro castigo marroquí a la resistencia saharaui

Salé. (Equipe Media)- El Tribunal marroquí sin pruebas contra los presos saharauis y bajo la mirada de distintos observadores internacionales, dictaminó en la madrugada de hoy miércoles 19 de julio de 2017 sentencias extremas contra 20 de los 24 activistas saharauis de derechos humanos y periodistas del grupo de Gdiem Izik.

Hoy es un día negro para la justicia universal, tras varias sesiones del juicio llevado adelante contra los presos políticos saharauis el cual dio inicio el 26 de diciembre de 2016 y considerado uno de los juicios más largos de la historia; aplazado demasiadas veces sin justificación alguna, quedando en la ante última sesión aplazada el retiro de los presos saharauis y su defensa debido a la cantidad de  irregularidades  sumándole la falta de garantías procesales para llevar un juicio justo y transparente; y tras permanecer siente años en prisión los presos de Gdiem Izik han sabido esta madrugada las sentencias dictaminada por el Tribunal de Apelación en Salé, Reino de Marruecos.

 ¿Pero cuál es su verdadero delito?

El único delito que han cometido los presos políticos saharauis, es la lucha pacífica por la defensa de los derechos humanos y la independencia del Sáhara Occidental. Estos activistas y periodistas defensores de los derechos humanos, en el año 2010 participaron en el campamento de Gdiem Izik organizado a las afueras de El Aaiún ocupado- unos 16 km de la capital- donde se concentraron más de 20.000 saharauis para denunciar las faltas de los derechos sociales, políticos y económicos a los cuales son sometidos desde el año 1975 cuando el Reino de Marruecos ocupo ilegalmente el territorio saharaui. El campamento de la Dignidad fue desmantelado brutalmente por la Gendarmería y el Ejército de ocupación marroquí, en la madrugada del 8 y 9 de noviembre de 2010. En ese mismo momento no solo se impuso un bloqueo informativo para que nadie se enterara de lo que realmente sucedía, sino que se militarizo todo el territorio ocupado, y comenzó la persecución hacia los activistas y defensores de los derechos humanos en el Sáhara Occidental. Lo que termino primero con condenas elevadas impuestas por un Tribunal Militar, y luego de 7 años presos, y gracias a la presión de algunas organizaciones internacionales en el año 2016 se comenzó el juicio en el Tribunal de Apelaciones en Salé.

Pero aquellas advertencias sobre la violación sistemática a los derechos humanos que sufrieron todos estos años los presos saharauis, fueron reavivadas, cuando dio comienzo en el 2017 la continuación de este juicio farsa. Comprobándose a través de los observadores internacionales que participaron en el juicio que todas las acusaciones basadas en supuestas “confesiones y declaraciones” se han obtenido bajo terribles torturas y otros tratos crueles e inhumanos por parte de las fuerzas policiales marroquíes, durante los interrogatorios. Ni siquiera los presos saben los contenidos de los sumarios. Esas violaciones contra los presos saharauis, fueron denunciadas por organizaciones internacionales como: Human Rights Watch (HRW), Amnistía Internacional (AI), Centro Robert F. Kennedy (RFK) y Acción de los Cristianos para la Abolición de la Tortura (ACAT) entre otras. Continuar leyendo

de Sur a Sur, nº 118: de criminalizar a los inmigrantes a criminalizar a las ONG. La indignidad de un Ministro del Interior

Traemos a este boletín la entrevista que ha hecho Olivia Carballar, para La Marea, al fotoperiodista Gervasio Sánchez, que ha pasado dos semanas a bordo del barco de Proactiva Open Arms. En la misma reflexiona sobre las declaraciones del ministro Juan Ignacio Zoilo contra las ONG que rescatan personas en el Mediterráneo.

El fotoperiodista Gervasio Sánchez, testigo de varias guerras alrededor del mundo, ha visto hace solo unos días, en mitad de la espesura del Mar Mediterráneo, las consecuencias de otras guerras que se siguen librando día a día. “He visto miles y miles de personas desesperadas a las que les han arrancado todo lo que tenían. Algunos suben al barco con ropas mojadas que se tienen que quitar y cambiarlas por otras prestadas. Hasta los bebés de países en guerra vienen al mundo con más pertenencias. He visto la frustración en los voluntarios cuando no se ha podido encontrar el bote de goma en medio del mar que indicaba el radar del barco. Saben que la alternativa al rescate es la muerte. He visto guardacostas libios (financiados por la Unión Europea) recoger los motores de las pateras para revenderlos en Libia. He visto la indecencia personificada en forma de organismo europeo que mira a otra parte sin ser consciente de que su pasividad podría ser un crimen de lesa humanidad”. Todas esas cosas ha visto Gervasio Sánchez durante dos semanas a bordo del barco de la ONG Proactiva Open Arms. En este tiempo, en el que fueron rescatadas miles de personas, solo ha visto, sin embargo, dos guardacostas italianas y un helicóptero.

¿Cómo explicaría al ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, todo esto que ha visto tras las declaraciones que ha realizado contra las ONG?

Le explicaría que sin el trabajo de media docena de ONG, incluida Proactiva Open Arms, el Mediterráneo sería aún más rojo con la sangre de un mayor número de muertos. Sus declaraciones son lamentables y demuestran una falta de empatía con personas que huyen de tragedias bélicas o económicas y arriesgan sus vidas por las rutas más peligrosas controladas por traficantes de seres humanos. Y ya que la Unión Europea es incapaz de cumplir con sus obligaciones como institución, por mucho premio Princesa de Asturias de la Concordia que reciba, que al menos no insulte a los trabajadores humanitarios que intentan evitar más muertes … “ (para seguir leyendo el artículo pincha en este enlace)

Además de este artículo puedes encontrar:

  • ASPA 30 años, 30 poemas de mujeres del mundo: ”Hogar” de Warsan Shire
  • Presentación del libro-comic “Gestrudis, la recovera” de nuestro compañero Luis Pernía Ibáñez, el día 26 de julio, miércoles a las 19,30 horas en Málaga.

Horror en Kigali (Ruanda): niños de la calle quemados vivos en las alcantarillas

El 28 de abril de 2017, los servicios de higiene y de seguridad de la ciudad de Kigali “sanearon” una de las alcantarillas de la capital rociando gasolina antes de encender y lanzar una cerilla al lugar donde se guarecían niños de la calle. La noticia se ha difundido rápidamente con fotos inconcebibles de lo ocurrido.

Algunos ciudadanos ruandeses residentes en Bélgica, conmocionados y enfurecidos, han tomado la iniciativa para intentar que trasladen al único superviviente de esta barbarie, que sufre graves quemaduras, al país europeo para recibir los cuidados apropiados. Sin embargo, el régimen del Frente Patriótico Ruandés (FPR), que acababa de cometer deliberadamente este crimen despreciable, ha denegado el traslado por medio de su representante en Bélgica, el embajador Olivier Nduhungirehe.

Diferentes versiones de los hechos

Según los testimonios de los niños de la calle que consiguieron sobrevivir y de los habitantes del vecindario donde se encuentra dicha alcantarilla, en el barrio de Muhima, los agentes de seguridad conocidos como DASSO (que es en realidad una milicia del partido que ostenta el poder) quisieron llevarse a una niña, también “de la calle”, para violarla. Pero sus compañeros de infortunio, otros niños de la calle, intentaron impedirlo gritando y persiguiendo a los secuestradores-violadores. Estos últimos, contrariados, intentaron detenerlos, pero los niños se metieron en su escondite, que no era otro que una alcantarilla. Los milicianos del FPR, también llamados DASSO, se marcharon para regresar sobre las tres de la madrugada cargados con bidones de gasolina y cajas de cerillas. Primero, vertieron la gasolina en ambas salidas de la alcantarilla y, a continuación, la prendieron fuego. Nadie sería consciente de las secuelas de este sacrificio humano, si no fuera porque un niño, cuya foto está dando la vuelta al mundo, da testimonio con sus quemaduras del horror de esta “operación” de los agentes de seguridad del régimen ruandés.

El poder de Kigali, como de costumbre, trata de negar o restar importancia a su tremenda responsabilidad en este terrible drama. El portavoz de la policía tuvo la desfachatez de declarar que esta operación la habían llevado a cabo meros vigilantes nocturnos del barrio durante su ronda habitual. ¡Como si patrullaran siempre cargados con bidones de gasolina! Continuar leyendo

de Sur a Sur, nº 109: Berta Cáceres – Guardiana de los Ríos

Berta Cáceres fue asesinada hace ahora un año a manos de unos sicarios que querían frenar su lucha por el medio ambiente y los derechos humanos. El aniversario de su muerte coincide con la conmemoración de dos fechas que han marcado su lucha: el 3 de marzo (Día Mundial de la Naturaleza) y el 8 de marzo (Día Internacional de la Mujer).

Además de haber sido una férrea defensora de los derechos del movimiento campesino e indígena hondureño, Berta Cáceres ha sido una destacada e inspiradora luchadora en defensa de la justicia social y ambiental, en particular en la resistencia frente a los megaproyectos mineros e hidroeléctricos. Además de identificar con toda claridad a los tratados de libre comercio como parte de un mismo engranaje, que asegura la impunidad de las empresas transnacionales, Berta luchó por la salud, por la tierra y contra el patriarcado y la violencia

Nació el 4 de marzo de 1973 en Honduras. De padre desconocido, su madre, doña Berta, fue partera, enfermera y, en la peor época de la represión de los 80, se dedicó atender la salud de refugiadas salvadoreñas. La actitud frente a la vida de su madre, alcaldesa de la Esperanza (el corazón de la comunidad Lenca) marcó profundamente a Berta. Tras pasar su infancia y adolescencia ayudando a su madre en la lucha social, participó activamente en organizaciones estudiantiles. Se graduó como maestra y fundó, a los 20 años, el Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH) para luchar contra la privatización de los ríos.

Casada con el dirigente indígena Salvador Zúñiga, del que se separó amistosamente tras 20 años de matrimonio, fue madre de cuatro hijos: Olivia, Berta, Laura y Salvador. Tres de ellos se encontraban en Argentina cuando recibieron la noticia de la muerte de su madre. Allí vivían desde que Berta y su familia comenzasen a recibir amenazas de muerte … (para seguir leyendo el artículo pincha en este enlace)

 

Además de dicho artículo en el boletín puedes encontrar:

de Sur a Sur, nº 108: #DefensemDDHH Campaña por la libertad de expresión y contra la criminalización de la solidaridad con Palestina

Desde ASPA estamos apoyando y difundimos esta campaña de solidaridad con un grupo de activistas de la Campaña Boicot, Desinversiones y Sanciones (BDS) contra la colonización, el apartheid y la ocupación israleí acusadas de cometer delito por oponerse a la actuación en el festival Rototom de un artista israelí conocido por sus posturas a favor del apartheid del pueblo palestino. Conocemos esta causa, somos solidarixs con ella y rogamos a nuestrxs amigxs que participen en ella suscribiendo el documento de adhesión que figura en el enlace más abajo indicado.

“Nosotras, defensoras de los Derechos Humanos y de la lucha no violenta del pueblo palestino por sus derechos establecidos por la ONU, hemos sido acusadas de delitos en relación con los acontecimientos que tuvieron lugar en agosto de 2015 durante el festival de reggae Rototom Sunsplash de Benicàssim. Consideramos que esto es una violación flagrante de la libertad de expresión y un intento de criminalizar y reprimir nuestro derecho democrático a la defensa de los Derechos Humanos tanto en nuestros territorios como internacionalmente.

Hemos sido acusadas por Abel Isaac de Bedoya de cometer actos de amenazas, coacciones e incitación al odio a raíz de nuestra campaña pacífica para convencer al Festival Rototom Sunsplash de cancelar la invitación de un artista con un historial de defensa de crímenes de guerra y de violaciones graves de los Derechos Humanos, de incitación al odio racial, de negación de la existencia del pueblo palestino, y con documentadas conexiones con grupos extremistas y fundamentalistas violentos. La identidad del artista nunca ha tenido ningún tipo de relevancia en nuestra campaña. Consideramos que cualquier persona -independientemente de su identidad- que defiende y/o colabora con este tipo de crímenes extremistas, racistas y violentos no es coherente con un festival, como el Rototom Sunsplash, que tiene una larga trayectoria de compromiso con la paz y los Derechos Humanos. …” Para seguir leyendo el artículo pincha en este enlace

Además de dicho artículo en el boletín puedes encontrar:

  • ASPA, 30 años 30 poemas: “Nosotros enseñamos vida, señor” de Rafeef Ziadah, periodista, poeta y activista palestina.
  • Os presentamos las guías didácticas de “Jóvenes Andaluces, Nuevas Tecnologías y Educación Global.
  • De la conferencia y taller “Periodismo y Derechos Humanos: Informar desde Gaza
  • De la feria de la Solidaridad del Instituto de Secundaria Galileo Galilei de Córdoba

Comunicado de la comunidad iberoamericana frente a las medidas de Donald Trump

Este es un comunicado dirigido a la sociedad global, al pueblo europeo y en particular, un llamado a la comunidad Iberoamericana con especial énfasis a España. Latinoamérica a lo largo de la historia, no solamente ha recibido a inmigrantes, quienes huyendo de los horrores de las guerras, de la persecución política o incluso de las catástrofes ambientales, encontraron no sólo asilo político, sino y quizás más importante, las manos de un crisol de pueblos que a pesar de su particular desarrollo político, han sabido ser sensibles ante los diferentes dramas que han atravesado. En México han encontrado refugio españoles, judíos-polacos, alemanes, italianos, chinos, haitianos, argentinos, chilenos, guatemaltecos, salvadoreños y nicaragüenses, inmigrantes de distintas partes de África, así como actualmente refugiados provenientes de Siria.

Hoy más que nunca, la comunidad internacional debe observar con preocupación y con alarma el radical giro que ha dado la política de Estados Unidos. La criminalización por cuestión étnica, racial, adscripción religiosa o por preferencias sexuales no sólo es un doloroso revés en materia de derechos humanos, sino un motivo de preocupación ante el peligro y riesgo que corren las democracias europeas en imitar las políticas del presidente Donald Trump. La despótica actitud que ha mantenido el gobierno de los Estados Unidos hacia el pueblo mexicano, nos obliga a hace un llamamiento a la comunidad internacional, a la comunidad Iberoamericana y en concreto al pueblo español a hacerle frente desde la unidad.

LA COMUNIDAD MEXICANA EN GRANADA HACE UN LLAMAMIENTO

  • Primero, para señalar que todo muro o valla que se erige o se intenta erigir como en el caso de la frontera entre México y Estados Unidos para separar a la gente por nacionalidad, color de piel, adscripción religiosa, cultural o preferencia de género, es una humillación no del pueblo o persona  afectada,  sino  a  la humanidad en general.
  • Segundo, señalamos categóricamente que ningún ser humano es ilegal. Ningún Estado que se ostente de ser democrático, tiene el derecho a criminalizar la vida y mucho menos, por poseer una nacionalidad distinta a la del país de residencia.
  • Tercero, reconocer la diversidad étnica, racial, religiosa, o por  preferencias sexuales como piedra fundante de la sociedad, es reconocer una sola humanidad compuesta de muchas humanidades. Quien atenta contra el derecho legítimo a la diversidad, atenta contra la humanidad misma.

La comunidad mexicana en Granada, convoca a la sociedad civil y a las organizaciones españolas y en particular a las granadinas, a sumarse a este llamamiento firmando el siguiente documento. Continuar leyendo

De Sur a Sur, nº 107: A los tres años de la tragedia del Tarajal

Porque las expulsiones se han seguido produciendo tras la tragedia del Tarajal, símbolo de la política migratoria y de fronteras del Gobierno, con un lamentable menosprecio hacia la vida humana, y porque las víctimas y las familias de los fallecidos siguen esperando una reparación, las ONG nos volvimos reunir el 4 de febrero en la playa del Tarajal de Ceuta para informar, denunciar y manifestar nuestra indignación.

Efectivamente, después de la tragedia de la playa del Tarajal, en la que murieron ahogados quince subsaharianos, las ONG denunciamos que todavía no se ha hecho justicia, a pesar que se haya reabierto el caso en un juzgado de Ceuta.

Todas las personas que acudimos al Tarajal recordamos aquella mañana del 6 de febrero de 2014, tras haber intentado previamente burlar a pie el perímetro fronterizo de Ceuta, las aguas se tragaban a casi un tercio de los inmigrantes que trataron de alcanzar a nado la costa española vadeando el espigón, mientras los agentes de la Guardia Civil les disparaban pelotas de goma y botes de humo.

Los 23 supervivientes que llegaron a la frontera fueron entregados inmediatamente a los agentes marroquíes de manera irregular a través de la valla, sin tener en cuenta si se trataban de potenciales asilados, lo que popularmente se conoce como devoluciones en caliente. La práctica, ya por entonces, fue criticada por organizaciones como la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), que considera que la mitad de los recluidos en los Centros de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) son susceptibles de ser refugiados políticos, mientras que una quincena de juristas españoles elaboraron un documento en el que acusaron al Gobierno de actuar de forma ilegal.

Conviene recordar también que Soledad Becerril, la Defensora del Pueblo, que calificó de imprudente el lanzamiento de material antidisturbios, también enmendó la plana al ministro de Interior. Jorge Fernández Díaz llegó a inventarse el concepto de frontera elástica o retráctil, es decir, que el territorio español no comenzaba tras la primera valla, sino tras la segunda; y, en el caso de la playa del Tarajal, la línea de los guardias civiles que esperaban a los subsaharianos en la orilla. Soledad Becerril había estipulado que el corredor entre ambas verjas sí es España, pero las fuerzas de seguridad españolas y marroquíes han hecho caso omiso a sus advertencias, reforzadas por diversos organismos europeos.

Para seguir leyendo el artículo pincha en este enlace

Además de dicho artículo en el boletín puedes encontrar:

·         ASPA, 30 años 30 poemas: con motivo de “celebrarse” el 14 de febrero el día de San Valentín compartimos esta semana el poema TÚ ME QUIERES BLANCA de Alfonsina Storni.

·         La enfermedad del Chagas

·         El Observatorio de la Frontera Sur

Es hora de la solidaridad con los pueblos indígenas y con las personas defensoras de la vida.

El gobierno del Presidente Correa en Ecuador está determinado a imponer la megaminería en muchos lugares del territorio ecuatoriano, especialmente en la Cordillera del Cóndor donde habita el pueblo Shuar. Por la solidaridad desplegada desde la organización Acción Ecológica, el gobierno ha procedido a dictar su disolución. Como dice Alberto Acosta, “es hora de la solidaridad con los pueblos indígenas y con las personas defensoras de la vida”.

Desde ASPA queremos mostrar nuestra solidaridad y cariño, en unos momentos tan dificiles, a lxs compañerxs de Acción Ecológica, con lxs que hemos caminado durante más de 15  años. 

Pedimos a todos los colectivos/movimientos sociales/ONGDs que denuncien este nuevo intento de cierre de Acción Ecológica. Para ellos os pedimos que enviéis una carta a Rafael Correa repudiando la violencia extractivista del gobierno ecuatoriano, solidarizándonos con la lucha del pueblo shuar y con la defensa de derechos humanos realizada por Acción ecológica y exigiendo el inmediato cese de esta doble cacería. (EN ESTE ENLACE TIENES UN MODELO DE CARTA)

El único delito cometido por Acción Ecológica es la defensa de los pueblos indígenas, de la naturaleza y la denuncia, de forma pacífica, de las políticas extractivistas en el Ecuador.

.URGENTE COMUNICADO

POR EL CIERRE DE ACCIÓN ECOLÓGICA

20649305aAcción Ecológica denuncia la solicitud de procedimiento administrativo de cierre (extinción y disolución) de nuestra organización solicitada por Diego Torres Saldaña, Vice-Ministro de Seguridad Interna, al Ministro del Ambiente, por desviarnos de los fines y objetivos para los cuales fuimos constituidas.

Esta decisión administrativa, de acuerdo a la notificación del Ministerio del Interior al Ministerio del Ambiente (MDI-VSI-2016-00033), fue tomada por difundir “los graves impactos ambientales y al ecosistema que resultarían de la actividad extractivista” en la Cordillera del Cóndor y por alertar sobre la violación de derechos humanos de las comunidades que viven en esta zona. Debemos decir, que son precisamente estos objetivos por los cuales se constituyó Acción Ecológica, como lo señala el artículo 2 de nuestro estatuto: “Promover la defensa de los derechos de la naturaleza con el fin de asegurar la preservación de un medio ambiente sano y alcanzar los derechos del buen vivir, promoviendo el respeto integral”.

A su vez, en la comunicación de respuesta del Ministerio del Ambiente (MDI-CGAJ-2016-261) se dice que no cumplimos con el ordenamiento jurídico nacional. Ratificamos que Acción Ecológica se ciñe estrictamente al ordenamiento jurídico y que nuestras acciones concretamente están en plena armonía con el Plan Nacional del Buen Vivir 2013-2017, cuyo Objetivo 7.12.b señala que es una prioridad: “Optimizar la gestión ambiental participativa y el control social para la conservación de la biodiversidad terrestre y marina, mediante procesos de integración comunitaria que consoliden una cultura de paz y sostenibilidad en los territorios bajo régimen especial, así como en la circunscripción territorial especial de la Amazonia”, entre otros.

La posición de Acción Ecológica en torno al conflicto en la Cordillera del Cóndor es y ha sido la de solicitar una comisión de paz y armonía con la naturaleza, y creemos que para alcanzar esta paz, necesitamos un baño de verdad sobre lo que está ocurriendo en esos territorios del país.

Acción Ecológica, en el año 2009 ya fue clausurada por el actual gobierno ecuatoriano, por las mismas razones que ahora argumentan, sin embargo, éstas fueron aclaradas y resultaron a nuestro favor. Continuar leyendo