Género

de Sur a Sur, nº 115: 28 de mayo, por la salud y autonomía de las mujeres

La salud de las mujeres no está en la mesa política con la prioridad que debería puesto que es una cuestión que afecta a más de la mitad de la población mundial. Sólo parece importarles cuando se trata de cuestionar, reducir, cercenar y controlar el cuerpo y la sexualidad de las mujeres, o lo que es lo mismo, sus derechos sexuales y reproductivos.

En España, sin ir más lejos, en estas últimas legislaturas hemos tenido que soportar el intento de este “gobierno fundamentalista” de aplastar la Ley de derechos sexuales y reproductivos vigente y reducirla a la que teníamos hace más de 30 años. Y nos ha obligado a salir a la calle para volver a reivindicar nuestro derecho a decidir hacer con nuestro cuerpo lo que nos plazca.

Compartimos esta semana un artículo sobre el Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres de María Salvador López, del Grupo de Género de la Coordinadora de ONGD-España. El artículo dice así:

La historia del Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres surge en el V Encuentro Internacional de Mujer y Salud realizado en 1987, hace 30 años en San José de Costa Rica, donde el grupo de organizaciones participantes, muchas de ellas feministas, y a partir de intercambiar realidades y datos sobre mortalidad materna, embarazo en adolescentes, acceso a métodos anticonceptivos, se visibiliza la necesidad urgente de organizarse a nivel regional para incidir en los gobiernos para que el derecho a las salud integral para las mujeres sea priorizado y se evidencien las deficiencias de acceso, así como las barreras sociales, culturales y normativas. Fue ese día que surge la Red de Salud de las Mujeres Latinoamericanas y del Caribe, que, de manera posterior, a nivel internacional promueve y logra el reconocimiento del Día 28 de Mayo como el Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres.

Hace 30 años, el llamado a la acción de las mujeres fue por los altos índices de mortalidad materna, donde la Organización Mundial de la Salud había calculado que al menos quinientas mil mujeres morían al año por causas relacionadas con el embarazo y el parto. Actualmente todavía en muchos países los índices de mortalidad materna son altísimos, como es el caso de la gran mayoría de países africanos; Chad, Mauritania, Senegal, Mozambique, etc. A nivel mundial, después de 30 años, las cifras han disminuido, hoy mueren alrededor de 300.000 mujeres, un 99% lo hacen en países en desarrollo y son las jóvenes y adolescentes las que corren mayor riesgo de muerte a causa de un embarazo. Entre 1990 y 2015 la mortalidad materna se ha reducido en un 44%, pero las cifras siguen siendo inaceptablemente altas y reproducen el sistema desigual. Los países con mayores índices de pobreza, con estados frágiles y con leyes restrictivas, son los que contemplan las tasas más altas de mortalidad de las mujeres por causas evitables. Estas situaciones se dan principalmente debido a la ausencia de políticas integrales en salud sexual y reproductiva que dificultan el acceso a métodos anticonceptivos, la educación sexual integral y la autonomía de las mujeres. (para seguir leyendo el artículo pincha en este enlace)

Además de este artículo puedes encontrar:

  • ASPA, 30 años 30 poemas de mujeres del mundo (Rupi Kaur)
  • Cooperación Solidaria Internacional
  • Talleres sobre la Amazonía en el IES Fray Luis de Granada
  • Dame una mano por la Paz en Colombia
  • Marcha de Mujeres por la Paz, la Interculturalidad y el Mestizaje

Taller de formacion en Teatro Social, una herramienta educativa a traves del enfoque de género

 

Os invitamos a participar en este taller de Teatro Social como herranienta educativa y con enfoque de género que dinamizarán el Colectivo de Mujeres de Matagalpa (Nicaragua) y el Área de Educación Global de ASPA.

Será el 25 de marzo en el Centro Social Rey Heredia (frente a la Torre de la Calahorra de Córdoba).

¡¡¡¡¡ES GRATUITO!!!!

La actividad se encuadra dentro del proyecto “Formación de jóvenes en Educación Global con pensamiento crítico y en igualdad de género detectando formas de acoso y violencia a las mujeres 1ª fase” cofinanciado por la Delegación de Cooperación del Ayuntamiento de Córdoba y ASPA.

Sólo tienes que rellenar el siguiente formulario:

Si te has inscrito y  te surge un imprevisto y no puedes participar, comunicanoslo con una semana de margen, seguro que otra persona interesada lo agradecera.

30 años 30 poemas: “No importa que las guerras tengan nombre” Renée Ferrer

El patriarcado es el sistema de opresión más antiguo y extendido del mundo. Además de las distintas discriminaciones y violencias (por clase, situación económica, etnia, creencias políticas y/o religiosas, situación de migración, etc.), sobre las mujeres recaen unas formas de discriminación, explotación y violencia específicas, por el hecho de ser mujeres. Por ello, ninguna transformación social auténtica puede prescindir de la perspectiva de género ni dejar de incluir en sus objetivos la erradicación del patriarcado. Una de las muchas caras de la discriminación de género es la invisibilización de las mujeres en los distintos campos del conocimiento y la acción humana. Desde ASPA, en este 30 aniversario, queremos dar espacio en nuestros boletines, a algunas de las muchísimas mujeres creadoras, en este caso, a mujeres escritoras, poetas, que alzan su voz contra las injusticias y los atentados a los derechos de todos los pueblos, denuncian las violencias ejercidas sobre las mujeres, reivindican los derechos de las mujeres como derechos humanos, y contribuyen, en fin, a la creación de un mundo más justo y más libre para todas las personas. Tras la nicaragüense Claribel Alegría, traemos en este boletín la voz de la escritora paraguaya Renée Ferrer, quien tan bien supo establecer el paralelismo entre la violencia machista patriarcal y la brutal violencia ejercida durante la dictadura de Stroessner, en su novela Los Nudos del Silencio. Su poema No importa que las guerras tengan nombre es un alegato contra las guerras que, en una y otra época, en uno y otro lugar, destruyen a los pueblos inocentes y favorecen a los poderosos que mueven los hilos en la sombra.

No importa que las guerras tengan nombre. Renée Ferrer

No importa que las guerras tengan nombre,
siempre serán un llanto
y un silencio,
un trágico desvelo
en los acantilados de la muerte.

Las aves agoreras beberán en los huesos
traspasados de viento
un sabor de abandono,
y partirá, aún doliente,
su vuelo fugitivo
hacia el tajo insaciable de la ausencia.

Se volverán los páramos albergue
de un pulso coagulado,
un alboroto en sombras,
y tendrán los crepúsculos
la calcárea tristeza del astro taciturno.

No importa que las guerras tengan nombre,
y un lugar en el tiempo.
El soldado que esparce sus pedazos
en la antesala del silencio
es siempre el mismo

 

30 años 30 poemas: “Credo personal”, Claribel Alegría

Con el poema “Credo Personal” de Claribel Alegría iniciamos una colección de 30 poemas de mujeres del mundo. Queremos, además de celebrar que en el 2017 cumplimos 30 años, revertir mínimamente la invisibilización de las mujeres creadoras (artistas, escritoras, científicas, etc.) Somos conscientes de que las mujeres a lo largo de los siglos no hemos podido acceder, y aún no podemos hacerlo en muchos lugares del mundo, a la educación y a los espacios de creación del conocimiento. Pese a ello, muchísimas mujeres, de todas las épocas, han contribuido a la historia del saber humano, sin que aún se reconozca ni divulgue su obra.

Para iniciar la colección hemos elegido una escritora nicaragüense porque ASPA nació a partir de las brigadas andaluzas de solidaridad con la Revolución Sandinista de los años ochenta. Claribel Alegría nació el 12 de mayo de 1924 en Estelí. Ha cultivado varios géneros literarios, entre los que fundamentalmente se encuentran la poesía, la narrativa y el ensayo. Sus cualidades en el arte de escribir le han valido importantes premios, como el de Poesía Casa de las Américas, y menciones, como la del Festival Internacional de la Poesía de Granada, que en su VII edición le rindió un homenaje exclusivo. Claribel siempre ha afirmado que se sentía, además de nicaragüense, salvadoreña porque desde muy pequeña se fue a vivir con sus padres a El Salvador. En este lugar le ocurrieron posiblemente las cosas que más la marcarían, como el haber presenciado, a los ocho años, una terrible masacre cometida contra mil campesinos en esa tierra; de este hecho hablaría muchos años más tarde en su poesía.

La obra de Claribel se halla impregnada de sentimientos pacíficos y un hondo compromiso con la realidad política y social de todo el mundo; afanosa defensora de la democracia, ha intentado a través de sus letras transmitir actitudes como la tolerancia y el respeto por la libertad y el bien común, denunciando todo aquello que se pusiera en contra de tales principios.

La autora en “Credo Personal” alza la voz contra la colonización, la explotación, la violencia y manifiesta su confianza en la hermandad de los pueblos contra toda forma de dominación.

Creo en mi pueblo

que por quinientos años

ha sido explotado sin descanso

creo en sus hijos

concebidos en la lucha y la miseria

padecieron bajo el poder

de los Poncio Pilatos

fueron martirizados

secuestrados

inmolados

descendieron a los infiernos

de la “Media Luna”

algunos resucitaron

entre los muertos

se incorporaron de nuevo

a la guerrilla

subieron a la montaña

y desde allí

han de venir a juzgar

a sus verdugos.

Creo en la hermandad de los pueblos

en la unión de Centro América

en las vacas azules de Chagall

en los cronopios

no sé si creo

en el perdón

de los escuadrones de la muerte

pero sí en la resurrección

de los oprimidos

en la iglesia del pueblo

en el poder del pueblo

por los siglos

de los siglos

Amén.

25 de noviembre: Día contra toda forma de violencia hacia las mujeres

En ASPA  denunciamos toda forma de violencia hacia las mujeres y por eso hoy, con motivo del Día internacional contra toda forma de violencia hacia las mujeres, publicamos este manifiesto de la Coordinadora de ONGD y junto al resto de asociaciones DENUNCIAMOS:

– Que las actuales políticas de ajuste estructural generan múltiples violencias contra las mujeres, tanto en nuestro país como fuera de nuestras fronteras. Estas violencias suponen ante todo una gravísima violación de los derechos humanos.

– Que la situación en el ejercicio de los derechos de las mujeres en el contexto global está experimentando un grave retroceso.

– Que los feminicidios han crecido alarmantemente en los últimos años, sobretodo en la región de América Latina. El 98% de los casos quedan impunes.

– Que la equidad de género ha sufrido graves recortes dentro de nuestra cooperación internacional al desarrollo. El compromiso político en esta área ha de ser coherente con una política nacional que defienda, garantice y promueva los derechos de las mujeres.

– Que no se está teniendo en cuenta al movimiento feminista en las actuales negociaciones sobre el  Pacto de Estado contra la Violencia de Género a nivel nacional.

articleAlgunos datos:

  • A nivel mundial, el 70% de las personas pobres son mujeres.
  • La violencia de género es una de las principales causas de muerte entre las mujeres de 15 a 44 años, por delante del cáncer, la malaria, los accidentes de tráfico y las guerras.
  • El 35% de las mujeres en todo el mundo ha sido víctima de actos de violencia física y/o sexual.
  • Se estima que 200 millones de niñas y mujeres han sufrido algún tipo de mutilación/ablación genital femenina en 30 países.
  • La situación que enfrentan las mujeres migrantes y refugiadas es de extrema vulnerabilidad.
  • Entre 40 y 50% de las mujeres sufren insinuaciones de carácter sexual, contacto físico no consentido, u otras formas de acoso sexual en el trabajo.
  • En el Estado Español, el 90% de los hogares con una persona adulta e hijos/as a cargo están sustentados por mujeres y son los que afrontan un mayor riesgo de pobreza. El empobrecimiento de las mujeres asalariadas es el resultado de su concentración en los salarios más bajos a lo largo de su vida laboral.
  • Los enormes recortes sufridos por las políticas de género, repercuten gravemente en el abordaje integral de las violencias de género.

Contexto y tendencias peligrosas

Los últimos años de crisis económica y social, en combinación con las políticas neoliberales, han reforzado el sistema capitalista patriarcal, basado en la acumulación del capital y el consumo ilimitado, en detrimento de la sostenibilidad. Un modelo que se ha olvidado de los seres humanos y que se basa en la expropiación de los derechos y la explotación de las mujeres de todo el mundo.

A los recortes en servicios públicos realizados en los últimos años, se une un ascenso de las fuerzas políticas restrictivas de libertades. Estados Unidos, con el ascenso del misógino Trump; Polonia, con su amenaza de prohibir el aborto; Turquía, con el debate en torno a la amnistía a los violadores que contraigan matrimonio con su víctima; y otros muchos como Argentina, Brasil, Alemania o Francia, donde el conservadurismo asciende peligrosamente. Estos casos son claros ejemplos de cómo estas fuerzas promueven políticas regresivas de libertades y derechos, en particular de las conquistas en pos de la igualdad entre hombres y mujeres.

Mientras los feminicidios –que son la expresión más brutal de violencia contra las mujeres- aumentan, las instituciones se muestran cómplices al no poner los medios para prevenir y combatir esta lacra. Es urgente incidir para que los Estados cumplan con sus obligaciones de promover acciones de prevención, medidas de protección de los derechos de las mujeres y acciones claras contra la impunidad. Continuar leyendo

de Sur a Sur, nº 99: un día cualquiera en la frontera sur

“La travesía fronteriza desde el puesto marroquí al español es un cúmulo de violaciones al término igualdad”, escribe Cristina Fuentes. Esta investigadora social relata su paso diario por la frontera de El Tarajal, la que separa Ceuta de Marruecos, pero también la que separa África de Europa, la frontera sur.

201512311851115440Suena el despertador son las seis de la mañana, tardo dos minutos eternos en saber dónde estoy, qué hago aquí, y por qué me estoy levantando de noche. Ducha rápida, cuido mi vestimenta porque, pese a que sea finales de julio, no usaré pantalón corto, tampoco camiseta de tirantes ni escotada. Algo de maquillaje que me tape las ojeras y raya de lápiz negro en los ojos. Salgo corriendo.

Tengo que atravesar la medina de Tetuán, compro un café y bajo a la parada de taxis. Espero que se llenen las plazas del taxi que compartiré con otras seis personas hasta la frontera, y nos ponemos en marcha. Durante el trayecto recuerdo la sensación de asfixia que me generaba ir cuatro personas con más edad que tú en la parte de atrás de un coche. Ahora todo eso ha desaparecido. La repetición de los acontecimientos más insólitos los convierte en normalidad. Quince dírham –un euro y medio-, y cuarenta minutos de trayecto después llego a la frontera de El Tarajal. La cotidianidad, en este caso, no ha conseguido quitarme la sensación de presión del cuerpo cada vez que llego a esta frontera. El calor apremiante, la multitud de personas que quieren ofrecerte cualquier cosa por un par de dírham y las colas para entrar a la parte española hacen que el aire pese y el ruido fronterizo retumbe dentro de ti. Te repites: Tranquila, eres investigadora, es lo que tienes que hacer, observa y quédate con los detalles.

Hoy es un día especialmente concurrido, es martes y los martes suelen ser duros. Tengo a 300 mujeres delante de mí en la fila para entrar al perímetro fronterizo marroquí, intento utilizar mi pasaporte mágico para saltarme la espera y pasar al puesto de aduana. Nunca hago esto, pero tengo una entrevista en una hora en el centro de Ceuta. La artimaña no surte efecto alguno y retrocedo en la fila. Estas mujeres trabajan en Ceuta y, por la hora que es, en su mayoría son empleadas domésticas. Seguro que entran a las nueve de la mañana a trabajar y son ya las ocho y seguimos esperando. Porque las porteadoras llegan antes. Una chica se me acerca y me pregunta algo pero no puedo tener una conversación fluida con ella, le digo una palabra en dariya, otra en español y otra en francés, pero nada, no fluye la comunicación… ¿Cuándo estudiaré dariya? ¡Uff!, primero tengo que terminar la investigación. …

Para leer el artículo completo pincha en este enlace

Además de dicho artículo en el boletín puedes encontrar información:

  • de los talleres que vamos a impartir en el Curso ”Educación para el desarrollo y enfoque de género” organizado por el CICODE (Centro de iniciativas de Cooperación al Desarrollo) de la Universidad de Granada
  • de la Red de Trueke de Córdoba
  • de la Campaña Pobreza Cero Granada

de Sur a Sur, nº 96: El futuro de África tiene nombre de mujer

En estos días ha coincidido la publicación del Informe sobre Desarrollo Humano en África 2016 con la visita a Togo de varias voluntarias de ASPA para conocer este pequeño país destinatario de nuestro sueño solidario a través del programa de becas para que un grupo de jóvenes mujeres terminen sus estudios en el Foyer de Saint François d’Assise de Niamtougou.

Sin título (2)En ASPA creemos que en el proceso de construcción africana la dignificación del rol de la mujer es un sentir generalizado, y aunque lento, es preciso seguir trabajando y dedicar mayores recursos. Decimos que el futuro de África tiene nombre de mujer porque ella es la célula básica de la familia, la sociedad y la economía, ella es quién vertebra a la familia, da consistencia a la sociedad y es el elemento catalizador de la llamada economía informal con la que sobrevive buena parte de la población africana.

Un factor a tener en cuanta en el complejo proceso de construcción de identidad de la mujer es el peso de la maternidad. Hasta el momento el valor de una mujer es directamente proporcional al número de hijos que tenga, especialmente si son varones, pese a que muchas mujeres siguen luchando por ser reconocidas por sus aportaciones en otros aspectos como la política, la economía o la vida comunitaria.

Desde ASPA creemos que apoyando los procesos educativos de las mujeres garantizamos no solo su futuro sino el del continente africano.

África no cumplirá sus aspiraciones de desarrollo si no cierra la brecha de género, causante de que más de la mitad de la población del continente —las mujeres— esté marginada social, económica y políticamente, según afirma el nuevo Informe sobre Desarrollo Humano en África 2016, titulado “Acelerando la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres en África”. En él se explicita que solo en 2014 África subsahariana perdió unos 95.000 millones de dólares, lo que equivale a un 6% de su PIB, debido a la desigualdad de género en el mundo laboral. También que las mujeres no alcanzan los mismos niveles de desarrollo humano que los hombres, lo que pone en peligro la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenibles (ODS), de Naciones Unidas, y de la Agenda África 2063, de la Unión Africana. El documento, elaborado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) fue presentado el domingo 28 de agosto en el curso de la conferencia internacional sobre el desarrollo del continente, celebrada en la capital de Kenia, Nairobi. Su tesis principal es que reduciendo la brecha de género, África no solo conseguiría un gran desarrollo económico, sino que también contribuiría de manera significativa a alcanzar los objetivos de desarrollo nacionales e internacionales. Por eso la igualdad de género beneficia tanto a hombres como a mujeres.

Para seguir leyendo el artículo pincha en este enlace

Además de este artículo puedes encontrar los enlaces a los cortos que han realizado lxs participantxs del proyecto “Jóvenes andaluces, nuevas tecnologías y educación global”:

Una mirada feminista a la Nicaragua ‘cristiana, socialista y solidaria’

Entrevista con María Teresa Blandón, una de las voces más críticas del feminismo nicaragüense.

Doña Alma se quedó sola en el comedor porque su ayudante no vino. Me mira mientras intento mover una mesa pesada, para ayudarla como puedo. «Donde hay mujeres no mueren mujeres» murmura, y sonríe. En la Nicaragua de Daniel Ortega, donde el poder de la primera dama Rosario Murillo es prácticamente absoluto, la figura de la mujer no es ausente, al contrario, ha tenido y tiene un papel relevante en la creación de esta «segunda etapa del socialismo». Sin embargo, a pesar de que haya mujeres en los cargos decisivos; el machismo, la discriminación y la violencia de género no han desaparecido. Y, contrariamente al refrán de doña Alma, mujeres sí hay, pero las mujeres siguen muriendo.

María Teresa Blandón, originaria de una zona rural en el norte de Nicaragua y ex guerrillera en la revolución sandinista, es hoy una de las voces más críticas del feminismo nicaragüense. La encontramos en las instalaciones del Programa feminista la corriente, una red feminista que desde 1994 es una referencia en Centroamérica para los estudios de la teoría feminista, investigación, formación de líderes y alianzas en defensa y promoción de los derechos de las mujeres y la igualdad de género. Blandón nos concede una larga entrevista que acá reportamos casi integralmente.

Empezamos hablando de la que se podría denominar «la nueva estética del Frente», una especie de renovación ideológica y visiva que distingue la segunda etapa del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), digamos, a partir de la derrota electoral del 2001, y que Blandón interpreta como «el resultado de un análisis detallado de la sociedad, muy oportunamente utilizado para específicas finalidades políticas».

“Los nuevos símbolos son expresión de un sincretismo largamente larvado en el Frente. Los anteriores correspondían a otra época, a otro discurso y a otro propósito, a un momento de la historia en lo que había que exacerbar el relato del guerrillero heróico, del hombre —deliberadamente digo hombre— bueno, noble, comprometido, dispuesto a dar todo por la patria. Es decir, los símbolos anteriores correspondían al relato de un guerrillero heróico que debía de ser admirado porque estaba dispuesto a morir por la patria y por los ideales de justicia.”

Blandón recuerda una época «asociada a la guerra, a la muerte, al sufrimiento, al individuo que abandonaba su familia para construir una familia revolucionaria trascendente». Una época que ya no existe, suplantada por una supuesta democracia pacificada y pacificadora, por una época de consumismo que disfraza de político lo que es meramente económico.

“Esta nueva propuesta política del Frente se fue gestando desde la derrota electoral de 1990. En tiempos de neoliberalismo, de consumo, cuando la gente quiere olvidar la guerra, los muertos, las heridas que causó la guerra, cuando quiere de alguna manera dejar en paz el duelo, este Frente, que ha perdido 3 elecciones consecutivas, la del 1990, del 1997 y del 2001, necesita construir nuevos símbolos. ¿Para quién? Para el grueso del electorado, que son jóvenes con una historia fragmentada, porque probablemente ni sus propios padres han querido hablar con sus hijos e hijas. Hay algunos que tienen una idea de purismo revolucionario, otros que heredaron un gran resentimiento por lo que significó el fin de esta revolución. Hay muchas historias y relatos, dependiendo de donde estuvieron sus padres, pero son relatos fragmentados, porque en este país no hemos logrado invertir en la recuperación de la memoria histórica. Hay muchas historias pero que no dialogan, son inconexas. Lo que tienen los jóvenes son pedacitos de historia, y este metarelato está colocado en un lugar donde ya no encaja, donde los mismos padres los han alentado a una búsqueda más individual, para satisfacer las necesidades crecientes en una sociedad de consumo.

Los discursos y los nuevos símbolos del frente apuntan a esto, a aparecer como una alternativa viable para la juventud pero sin este peso de la mística revolucionaria propia de la década de los 70 y 80 y más como una propuesta alegre, lúdica, con algo que apunta a la solidaridad pero desde tareas muy básicas que empalman con una idea religiosa. Ser cristianos, solidarios con los pobres pero sin abandonar sus propios intereses de desarrollo. Lo que antes se podía ver como individualismo, ahora tenemos que hacerlo compatible con el socialismo y los símbolo tienen que ser alegres.

El rojo y negro vienen del sandinismo maduro, eran símbolos muy sólidos pero también muy tremendos, asociados a la lucha guerrillera de América Latina, y se inscriben en una línea que se asocia al dolor, a la muerte, al sufrimiento, al peligro, a la exposición de la vida misma.

Ahora tenemos símbolos alegres, multicolores, con mensajes muy simples y apelaciones muy ambiguas, para hablar con los jóvenes sin cuestionar las creencias conservadoras de los adultos, porque uno de los temas que más afectó al Frente en los 80 es un cuestionamiento permanente a ciertas ideas conservadoras religiosas. De hecho, el primer lema que adopta el «nuevo» Frente es somos ‘cristianos, socialistas y solidarios’. Así, con ‘cristianos’ en primer lugar, y esto marca una diferencia importantísima en los nuevos símbolos y la estética del partido.”

Continuar leyendo

ASPA condena la propuesta del partido ARENA que pretende incrementar las penas relacionadas con el aborto en El Salvador

ASPA se ha unido, mediante la firma de este manifiesto y el envío de correos electrónicos a las/os diputadas/os de la Asamblea Legislativa de El Salvador, a la campaña de presión política, organizada por Organizaciones Internacionales de Sociedad Civil y Defensoras de los Derechos Humanos de condena de la propuesta del partido ARENA que pretende incrementar las penas relacionadas con el aborto en El Salvador.

Las abajo firmantes, organizaciones miembros de la sociedad civil internacional y organizaciones defensoras de los derechos humanos condenamos enérgicamente  la propuesta de reforma presentada por el grupo parlamentario ARENA al Código Penal en El Salvador. En concreto, denunciamos la lamentable propuesta de elevar las penas criminales de aborto de 30 a 50 años de cárcel; y la propuesta de aumentar las sanciones contra el personal médico, y otros que sean sospechosos de infligir lesiones a la vida prenatal, en el ejercicio de su profesión o a los que abierta o veladamente anuncien procedimientos, medicamentos, sustancias y objetos destinados a provocar abortos.

7fa8f_aborto_efeVarios estudios han demostrado que la penalización y/o la restricción al acceso al aborto seguro no reduce el número de abortos.[1] Además, en países en donde el aborto está completamente restringido, y por lo tanto es inseguro, como es el caso de El Salvador, se obliga a las mujeres a poner en riesgo su salud y muchas veces hasta su vida.[2] Una investigación de la Organización Mundial de la Salud (OMS), también ha señalado que a menos que se garantice a las mujeres el acceso a un servicio completo de salud sexual y reproductiva, incluido el acceso a anticonceptivos y al aborto legal y seguro, es probable que se incremente el índice de abortos inseguros en todo el mundo.[3] La Relatoría especializada en Violencia contra las Mujeres de las Naciones Unidas ha señalado que la prohibición total del aborto en El Salvador es una causa directa de los altos índices de mortalidad materna en el país.[4] Además, las mujeres jóvenes, pobres y solteras son las que más probabilidades tienen de recurrir a un aborto inseguro, lo que pone de manifiesto el impacto de las leyes restrictivas de aborto en la perpetuación de la desigualdad e injusticia social. Es probable que la implementación de estas leyes restrictivas y sentencias criminales pongan en mayor riesgo la salud y la vida de las mujeres, ya que los proveedores de servicios médicos no podrán brindar el tratamiento necesario a las mujeres que experimenten urgencias obstétricas o postabortos, por temor a ser acusados de facilitar el acceso al aborto.

Una de las más graves consecuencias de la restricción total del aborto en el Salvador es el injusto encarcelamiento de muchas mujeres que han sufrido complicaciones obstétricas y abortos espontáneos.  Como ha indicado recientemente el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de las Naciones Unidas (CESCR), la prohibición total del aborto en El Salvador ha dado lugar a “casos graves de sufrimiento e injusticia”, y ha permitido el procesamiento de mujeres por embarazos malogrados en cualquier circunstancia, siendo las más afectadas las mujeres de las clases socioeconómicas más bajas.[5] El CESCR también ha señalado casos concretos de mujeres como “Las 17”, que accedieron a servicios médicos como consecuencia de amenazas graves para su salud y recibieron sentencias penales extremadamente desproporcionadas por la sospecha de haber abortado, sin permitirles su derecho a un procedimiento reglamentario.[6] Un grupo de relatores especiales de las Naciones Unidas también ha instado al gobierno de El Salvador a que otorgue el indulto a todas las mujeres injustamente encarceladas por complicaciones durante sus embarazos, y a que  revoque sus leyes  restrictivas frente al aborto. [7]

Continuar leyendo

Finalizamos el proyecto “Jóvenes Andaluces, Nuevas Tecnologías y Educación Global”

El mes de junio acabamos los talleres del proyecto “Jóvenes Andaluces, Nuevas Tecnologías y Educación Global” en Córdoba, Granada y Málaga. El objetivo de esta iniciativa era sensibilizar a la juventud andaluza sobre temáticas como violencia estructural,  género, corresponsabilidad en los cuidados, modelos de desarrollo y desigualdades norte sur. El hilo conector de todas estas realidades fueron los testimonios grabados en vídeo por “La Mirada Invertida” de mujeres trabajadoras de hogar bolivianas. Sus historias de vida, llenas de lucha feminista y sindical en contra de la discriminación múltiple que sufren por ser mujeres, indígenas y dedicarse a los cuidados, han sido el motor y fuente de inspiración de todas las acciones y formaciones contempladas. El documental “Boconas”, reúne los encuentros con algunas de ellas en La Paz, con Radio Deseo de fondo.

DSC_0013Las actividades programadas en el marco de este proyecto incluyeron la realización de una serie de talleres en los que se presentaron los distintos temas desde un enfoque vivencial o socioafectivo, abordando las cuestiones a trabajar desde una perspectiva integral, en sus dimensiones emocional, intelectual y espiritual. Estos talleres estuvieron acompañados por sesiones técnicas de lenguaje audiovisual que culminaron con la grabación colectiva de un documental en cada provincia sobre alguna de las temáticas tratadas. Todo este proceso estuvo encaminado a que las personas participantes se conviertan en multiplicadoras de lo aprendido y reflexionado, y adquirieran las habilidades para crear y expresar sus propios mensajes de solidaridad y justicia social en el “idioma de las cámaras”.

El documental “Boconas”, los cortos realizados, las historias de vida de las mujeres bolivianas, las guías didácticas y todos los materiales generados están disponibles en la página web de este proyecto: http://www.aspafragmentos.org/

En Córdoba, se trabajó con dos grupos de jóvenes: la Asociación Meridiano, donde se grabó un documental sobre violencia de género; y la Facultad de Ciencias de la Educación de la UCO, en la que se grabó un documental sobre migraciones. En Granada, los talleres se hicieron en el CICODE. El alumnado participante grabó un corto de ficción sobre migraciones, que se presentó en el Festival Edita: “Viajer_s imprescindibles”. En Málaga, las sesiones se hicieron con alumnado del Ciclo Formativo de Grado Superior de Técnico en Agencias de Viajes y Gestión de Eventos del C.E.S. Santa María de los Ángeles. Se grabó colectivamente un documental sobre violencia de género titulado “El cuento que nunca debe empezar”.

Las experiencias vividas con esta iniciativa han sido muy positivas. Los procesos de sensibilización generados han dado pie a construir nuevos significados a partir de nuestras experiencias en colectivo, a repensar el mundo que nos rodea y nuestro papel en él.