Ecuador

de Sur a Sur nº 127: Verdad para la vida

En el Ecuador desde la aprobación de la Constitución de Montecristi en 2008 el marco de derechos individuales, colectivos y de la naturaleza alcanzó unas cotas inimaginables. Desde entonces, han pasado 10 años en los que su puesta en marcha ha tenido fuertes altibajos, con muchos de los derechos vinculados a la naturaleza bajo grave violación.

Este proceso se propone generar una revisión de las políticas del Estado ecuatoriano en materia de derechos de la naturaleza, así como los derechos colectivos e individuales vinculados, con el fin de generar “Verdad, Justicia y Reparación” para los casos de violaciones de derechos, para impedir que caigan en el olvido, la impunidad y para que los daños producidos sean reparados hacia las comunidades y restaurados hacia la naturaleza.

Este proceso se está llevando a cabo en 4 rutas temáticas: la Ruta de la Anaconda para los casos vinculados a la explotación petrolera, la Ruta del Jaguar para la explotación minera, la Ruta del Colibrí para la expansión urbana y la Ruta del Ceibo para los cultivos de agroexportación y sus impactos. Estas Rutas tienen su momento más álgido en las Audiencias, donde personalidades de los derechos así como distintas personas con experticias temáticas mostrarán los resultados de las peores vulneraciones, así como de los caminos que deberán darse para lograr justicia y reparación.

La metodología durante 2017 para recoger la verdad sobre las violaciones de derechos, así como las demandas de justicia y reparación se ha llevado a cabo mediante audiencias temáticas y territoriales.

Durante 2018 se realizarán las Audiencias de propuesta para la justicia y la reparación, así como la entrega del informe final. (para seguir leyendo pincha en este enlace)

Además de este artículo puedes encontrar:

  • En la colección ASPA 30 años 30 poemas de mujeres del mundo con motivo de la conmemoración el 25 de noviembre del Día contra la Violencia de Género traemos a esta sección el poema “Decir, esta noche tengo miedo” de la escritora, poeta y traductora argentina Ana María Becciu.
  • Os invitamos a encontrarnos en un almuerzo de solidaridad y amistad el próximo domingo 3 de diciembre a las 14:00 horas en el Restaurante La Plata Casa Matilde en Benajarafe (Málaga). En esta ocasión los beneficios se destinarán al proyecto Educación para niñas, niños y jóvenes en las Comunidades quechuas del Río Tapacarí (BOLIVIA).
  • Entre el 20 de noviembre y el 17 de diciembre estaremos en el IES La Soledad de Villafranca de Córdoba impartiendo talleres del programa “Mi viaje duro dos años: construyendo espacios de encuentro intercultural entre personas inmigrantes y jóvenes andaluces”. Serán talleres sobre mujeres y migración de 4 horas cada uno y llegaremos a todos los grupos de ESO y FPB
  • En el marco de la Marcha contra el Cambio Climático, organizada por la Mesa por el Clima Granada tendrá lugar el 22 de noviembre el Cine-Foro Universitario “Cambio climático y cooperación internacional” organizado por ASPA y alumnado del Máster de Cooperación de la Universidad de Granada. Será de 18 a 21:30 horas en el Auditorio La Pepa de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología

Acción Ecológica opina Sobre la consulta y el derecho a la participación

La posibilidad de que mediante la consulta popular la población se pronuncie sobre dos temas ambientales, el Yasuní-ITT y la minería metálica, puede entenderse como el reconocimiento de que los problemas que afectan a la naturaleza deben ser tratados mediante el ejercicio de la democracia y no desde la postura de unos cuantos funcionarios con pretensiones de decidir sobre ella.

Muchas comunidades y pueblos afectados por actividades mineras y petroleras están resistiendo pues conocen de los problemas que conllevan estos proyectos: la contaminación del agua, los suelos, el aire, y temen por la destrucción de sus fuentes de vida. Pero sus acciones de protesta han sido respondidas con estigmatización, represión, judicialización,  con intervenciones en el tejido social mediante estrategias de división y cooptación, o mediante la invasión y ocupación de sus territorios. Una señal de buena fe en este ámbito sería culminar el proceso de amnistías e indultos a las personas criminalizadas por sus actos de protesta en defensa de los derechos.

Es así que en los espacios de la sociedad donde se defienden los territorios y la naturaleza también han surgido iniciativas propias de participación, a través de consultas comunitarias o populares. Sin embargo, no siempre la voz de los pueblos es escuchada ni respetada. Los contundentes resultados de estas consultas a favor de los derechos y de cuidar las bases materiales para la supervivencia, en varias ocasiones han sido desvergonzadamente desconocidos, rechazados y hasta respondidos con campañas de plagio y desinformación por parte del Estado. Continuar leyendo

Voluntariado Internacional en la Clínica Ambiental (II): Lorena

Somos Paula Rivera Berga y Lorena Martínez Cernadas; ambas tuvimos la oportunidad de conocer y participar en ASPA durante la realización de nuestras prácticas del Máster en Granada. Actualmente, estamos en Ecuador realizando nuestras prácticas de cooperación en terreno con la Clínica Ambiental, asociación hermanada con ASPA, gracias a una beca del CICODE. Esta organización trabaja en la Reparación Integral de ciertas comunidades ante los graves problemas por los que atraviesa la Amazonía Ecuatoriana.

Lorena Martínez Cernadas

He llegado a Quito el 30 de agosto. Llevo en la ciudad un poco más de una semana, pero ya me siento como en casa. La capital es amable conmigo pero aún estoy adaptándome a los horarios y al clima. Me cuesta acostumbrarme a que a las 18:30 p.m. sea noche cerrada y que durante el día pueda haber cinco climas diferentes. La comida está riquísima y las vistas impresionantes. La gente en la ciudad, por lo que me han dicho, es más cerrada, pero las personas que estoy conociendo son bien “chévere”.

El 31 de agosto he conocido el lugar donde se ubica la Clínica Ambiental en Quito. Una casa acogedora en la cual comparte espacio con diversas organizaciónes: Yasunid@s, Acción Ecológica, Geografía Crítica, el Instituto de Estudios Ecologistas, la Oficina de Derechos de la Naturaleza, Ecologistas Populares y la agencia Terantai de información. Este espacio de por sí sugiere enriquecimiento.

El trabajo que estoy realizando actualmente consiste en seleccionar, ordenar y redactar la información que se publicará en la nueva edición del Manual de Niños y Niñas Ecológicas. Para ello estoy realizando una revisión de entrevistas que se efectuaron a personas que viven en el Oriente (Amazonía) y que relatan desde su experiencia su relación con la selva, la construcción de bosques comestibles y sus conocimientos sobre plantas medicinales. Para completar esta información ha sido clave la consulta de libros de plantas y memorias de actividades que se realizaron por parte de la Clínica Ambiental, relacionadas con las plantas medicinales.

Esta tarea me resulta muy interesante, puesto que estoy aprendiendo mucho sobre la filosofía de vida de las comunidades amazónicas y de la importancia que le otorgan a la naturaleza, un ser con el que comparten el espacio en una relación de gran respeto y solidaridad. Este ejercicio también me permite conocer más sobre los proyectos de la Clínica Ambiental y por lo tanto realizar un trabajo de investigación previo a las visitas a las comunidades.

El quince de septiembre emprenderemos un viaje a Lago Agrio, lugar en el que durante los dos siguientes días se realizará la Asamblea de la Clínica. Esta será una juntanza especial, puesto que cumplen diez años desde su fundación como organización. Allí conoceremos el lado humano de la Clínica y seguiremos profundizando en el conocimiento de esta organización.

Una vez terminada la Asamblea, pasaré un día en “Y de la mitad del mundo” en la casa de Belia Vaca, y otro en “el Mirador” en la casa de Carlos Aldaz, ambos promotores de la Clínica Ambiental que viven en comunidades de la Amazonía. Estas estancias me permitirán realizar trabajo de campo y observación participante de la implantación del proyecto de permacultura y sus resultados. Estoy deseando conocer el Oriente y ver in situ el trabajo de reparación de la Clínica Ambiental.

Al finalizar esta primera toma de contacto, regresaremos a Lago Agrio un par de días para conocer la Federación de Mujeres de Sucumbíos. Esto forma parte del plan de trabajo que consensuamos con ASPA para realizar un diagnóstico de diferentes asociaciones, con las cuales la ONGD andaluza pueda trabajar tejiendo una red de Sur a Sur global.

Las prácticas de Lorena en Ecuador serán del 30 de agosto al 31 de diciembre de 2017 y se enmarcan dentro del Programa de ayuda para prácticas extracurriculares en terreno de estudiantes Máster de Cooperación Internacional, Gestión Pública y de las ONGD de la Universidad de Granada

Voluntariado Internacional en la Clínica Ambiental (I): Paula

Somos Paula Rivera Berga y Lorena Martínez Cernadas; ambas tuvimos la oportunidad de conocer y participar en ASPA durante la realización de nuestras prácticas del Máster en Granada. Actualmente, estamos en Ecuador realizando nuestras prácticas de cooperación en terreno con la Clínica Ambiental, asociación hermanada con ASPA, gracias a una beca del CICODE. Esta organización trabaja en la Reparación Integral de ciertas comunidades ante los graves problemas por los que atraviesa la Amazonía Ecuatoriana.

Paula Rivera Berga

Una mañana de junio, estando en la sede de ASPA en Granada, salieron las listas definitivas de beneficiarias de la beca para hacer las prácticas en terreno. Temblorosas, recibimos la noticia de que formábamos parte de la lista de afortunadas y, por lo tanto, ahora sí que sí, íbamos a viajar a Ecuador para participar en la Clínica Ambiental. Juanma y Luna compartieron nuestra alegría y recuerdo especialmente a María, que estaba emocionadísima de pensar que íbamos a vivir la misma experiencia que ella, la experiencia que nos motivó a elegir Ecuador y la Clínica como destino de prácticas. Inevitablemente mi imaginación voló y comenzó a dibujar ciertas expectativas que, aunque trataba de borrar de mi mente, ahí estaban.

Ya llevo casi dos meses en Ecuador y debo decir que esas expectativas que traía se quedaron cortas. A los 5 días de llegar a Quito, viajé a la Amazonía. La aparición de la inmensidad de la Amazonía ante la ventanilla del autobús en el que viajaba me hizo aterrizar y darme cuenta de dónde estaba. Fue un momento muy especial, tenía los sentimientos a flor de piel. Adolfo más tarde nos ha contado que según la cosmovisión indígena, hay que pedir permiso al entrar a la selva. Lo cierto es que yo no lo hice explícitamente pero la inmensidad amazónica sí me hizo sentir y moverme con un profundo respeto y admiración.

En estas semanas, estoy realizando los informes para evaluar la aplicación de la permacultura en las fincas de las personas de la Clínica que se capacitaron hace 3 años. La experiencia me ha permitido poder conocer las problemáticas que afectan a las comunidades amazónicas; la contaminación de los territorios, la desarticulación del tejido social y la pérdida de confianza de las comunidades. A su vez, he podido conocer las dinámicas de reparación que se están llevando a cabo, convivir con la fuerza que tienen las personas para remediar la situación y buscar sistemas alternativos y empaparme de los conocimientos y aprendizajes que se han generado.

También hemos tenido la oportunidad de conocer las Rutas de la Verdad que está llevando a cabo Acción Ecológica para denunciar diversas formas de explotación y dominación que se dan en el país. Vamos a participar en la próxima Audiencia, planeada para denunciar la explotación, el maltrato tanto animal como comunitario y la exclusión que lleva a cabo la industria cárnica.

Tener la oportunidad de impregnarme de las iniciativas, saberes y motivaciones que rodean a la Clínica y sus miembros me ha “puesto pilas” más si cabe para colaborar con la Clínica y ASPA y para seguir trabajando en ésta línea en un futuro, esté dónde esté.

Las prácticas de Paula en Ecuador serán del 24 de julio al 29 de diciembre de 2017 y se enmarcan dentro del Programa de ayuda para prácticas extracurriculares en terreno de estudiantes Máster de Cooperación  Internacional, Gestión Pública y de las ONGD de la Universidad de Granada

 

Carta de agradecimiento de Acción Ecológica.

Compartimos la declaración pública de agradecimiento de Acción Ecológica ante los millares de cartas, abrazos y mensajes recibidos desde todos los rincones del mundo ante el intento de cierre por parte del Gobierno de Rafael Correa.

Quito, 13 de enero del 2017

Queridos amigos y amigas

Queremos hacer una declaración publica de agradecimiento a las millares de cartas, abrazos y mensajes recibidos desde todos los rincones del mundo. Hemos logrado un resultado para muchos inesperado: el gobierno del Ecuador ha resuelto desistir de su intento de cierre de Acción Ecológica.

Hemos sabido (entre ustedes y nosotros) defender nuestro derecho a la solidaridad, a la participación y a la denuncia contra las agresiones a la naturaleza. Aunque resulte extraño tener que celebrar esto, lo hacemos, porque el riesgo de perder estos derechos se veía cercano y era aterrador.

Nuestra defensa de la naturaleza puede resultar antipática a los grupos de poder, a las empresas tranasnacionales, quizás especialmente a las chinas, pues estas empresas están extendidas en todo el territorio nacional con sus proyectos extractivos y de construcción de mega infraestructuras. Pero reconocemos que nuestra organización es también profundamente querida y respetada por comunidades y personas con quienes hemos trabajado. Puestos en la balanza, antipatía y afecto, éste pesó más.

Vivimos en un país marcado por los conflictos ambientales, conflictos por la explotación de petróleo en áreas como el Yasuní, o de minería en la Cordillera del Cóndor, o de proyectos de agrocombustibles sobre nuestros bosques secos. Un asalto a territorios en donde la naturaleza vive bajo el cuidado de sus custodios que nos convocan a la participación, a la solidaridad y a la denuncia, allí seguiremos, con nuestro aporte intelectual y político, con nuestra presencia en la calle y en la construcción de espacios de trabajo compartido para enfrentar las diferentes causas y formas de agresiones a la naturaleza.

Conforme a nuestra visión y misión, nos comprometemos a seguir trabajando para que la inteligencia respete a la Tierra y para que la Tierra respetada sustente a la humanidad.

Gracias a todos y todas, por estar ahí, por animar nuestra voz y por tocar con nosotros los tambores de la paz que queremos, con justicia y dignidad.

ACCION ECOLOGICA

Juntos somos la fiebre inextinguible, la pequeña luz que cabecea y por la llanura de la noche cruza.

de Sur a Sur, nº 104: Serrat tendrá que reescribir “Mediterráneo”

A unos días de fin de año, 2016 será el más mortífero en el Mediterráneo, según Naciones Unidas. Las cifras demuestran que durante este año se ha triplicado el número de personas que ha fallecido cruzando este mar, frente a los datos de 2015.

Al menos 4.200 inmigrantes han muerto o han sido declaradas desaparecidas, este año, en su intento de cruzar el Mediterráneo, frente a los 3.175 que perdieron la vida en el mismo periodo del año anterior.  El alto número de muertes contrasta con una fuerte caída del número de personas que ha cruzado este año el Mediterráneo: 327.800 en lo que llevamos de 2016, frente a 1.015.078 en 2015, según cifras recabadas por la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

Estas cifras muestran que durante 2016 un tercio más de personas han muerto cruzando el Mediterráneo que durante 2015, o lo que es lo mismo, por cada 269 personas que llegaron a Europa el año pasado una murió, mientras que este año esa cifra ha sido de una de cada 88. De hecho, si se toman los fallecimientos ocurridos exclusivamente por la ruta occidental, situada entre Libia e Italia, la tasa de decesos ha sido de una de cada 47 llegadas.

Precisamente, esta ruta es una de las principales causas del aumento de las muertes, dado que es mucho más larga y peligrosa que la oriental, situada entre Turquía y Grecia, que fue la más utilizada en los cruces de 2015. Durante 2016, más de la mitad de los cruces se han hecho por la ruta occidental. Además, otra de las causas es que los barcos usados para realizar las travesías son cada vez más precarios y al mismo tiempo los traficantes de personas los llenan hasta el límite. Otro cambio de tácticas que hemos detectado en los últimos tiempos es que los traficantes envían varias embarcaciones repletas de inmigrantes al mismo tiempo, con lo que las tareas de rescate se complican mucho más al haber literalmente miles de personas a rescatar al mismo tiempo.

Menos llegadas, pero más muertos. Con una constatación  que añadir: el año pasado el mercado de la seguridad fronteriza movió 15.000 millones de euros en Europa. Un aumento en medios militares, que si sigue así, en 2022 será casi el doble, 29.000 millones.

¿Menos llegadas, más seguridad fronteriza, más muertos? Una combinación de elementos que coincide y valida una de las tesis defendida por la jurista francesa Claire Rodier (La Rochelle, 1956): “todas las muertes en las fronteras son la consecuencia directa de las políticas de cierre y externalización”. Cofundadora de la red euro-africana Migreurop, que reúne a unas cuarenta organizaciones del sur y el norte del Mediterráneo, Rodier publicó, en España, en 2014, El negocio de la xenofobia, un libro en el que denuncia el aumento exponencial desde los años 2000 de los sistemas de vigilancia y control de fronteras en la UE, su ineficacia y los intereses económicos y empresariales que subyacen tras ellos. … Para leer el artículo completo pincha en este enlace

Continuar leyendo

Es hora de la solidaridad con los pueblos indígenas y con las personas defensoras de la vida.

El gobierno del Presidente Correa en Ecuador está determinado a imponer la megaminería en muchos lugares del territorio ecuatoriano, especialmente en la Cordillera del Cóndor donde habita el pueblo Shuar. Por la solidaridad desplegada desde la organización Acción Ecológica, el gobierno ha procedido a dictar su disolución. Como dice Alberto Acosta, “es hora de la solidaridad con los pueblos indígenas y con las personas defensoras de la vida”.

Desde ASPA queremos mostrar nuestra solidaridad y cariño, en unos momentos tan dificiles, a lxs compañerxs de Acción Ecológica, con lxs que hemos caminado durante más de 15  años. 

Pedimos a todos los colectivos/movimientos sociales/ONGDs que denuncien este nuevo intento de cierre de Acción Ecológica. Para ellos os pedimos que enviéis una carta a Rafael Correa repudiando la violencia extractivista del gobierno ecuatoriano, solidarizándonos con la lucha del pueblo shuar y con la defensa de derechos humanos realizada por Acción ecológica y exigiendo el inmediato cese de esta doble cacería. (EN ESTE ENLACE TIENES UN MODELO DE CARTA)

El único delito cometido por Acción Ecológica es la defensa de los pueblos indígenas, de la naturaleza y la denuncia, de forma pacífica, de las políticas extractivistas en el Ecuador.

.URGENTE COMUNICADO

POR EL CIERRE DE ACCIÓN ECOLÓGICA

20649305aAcción Ecológica denuncia la solicitud de procedimiento administrativo de cierre (extinción y disolución) de nuestra organización solicitada por Diego Torres Saldaña, Vice-Ministro de Seguridad Interna, al Ministro del Ambiente, por desviarnos de los fines y objetivos para los cuales fuimos constituidas.

Esta decisión administrativa, de acuerdo a la notificación del Ministerio del Interior al Ministerio del Ambiente (MDI-VSI-2016-00033), fue tomada por difundir “los graves impactos ambientales y al ecosistema que resultarían de la actividad extractivista” en la Cordillera del Cóndor y por alertar sobre la violación de derechos humanos de las comunidades que viven en esta zona. Debemos decir, que son precisamente estos objetivos por los cuales se constituyó Acción Ecológica, como lo señala el artículo 2 de nuestro estatuto: “Promover la defensa de los derechos de la naturaleza con el fin de asegurar la preservación de un medio ambiente sano y alcanzar los derechos del buen vivir, promoviendo el respeto integral”.

A su vez, en la comunicación de respuesta del Ministerio del Ambiente (MDI-CGAJ-2016-261) se dice que no cumplimos con el ordenamiento jurídico nacional. Ratificamos que Acción Ecológica se ciñe estrictamente al ordenamiento jurídico y que nuestras acciones concretamente están en plena armonía con el Plan Nacional del Buen Vivir 2013-2017, cuyo Objetivo 7.12.b señala que es una prioridad: “Optimizar la gestión ambiental participativa y el control social para la conservación de la biodiversidad terrestre y marina, mediante procesos de integración comunitaria que consoliden una cultura de paz y sostenibilidad en los territorios bajo régimen especial, así como en la circunscripción territorial especial de la Amazonia”, entre otros.

La posición de Acción Ecológica en torno al conflicto en la Cordillera del Cóndor es y ha sido la de solicitar una comisión de paz y armonía con la naturaleza, y creemos que para alcanzar esta paz, necesitamos un baño de verdad sobre lo que está ocurriendo en esos territorios del país.

Acción Ecológica, en el año 2009 ya fue clausurada por el actual gobierno ecuatoriano, por las mismas razones que ahora argumentan, sin embargo, éstas fueron aclaradas y resultaron a nuestro favor. Continuar leyendo

La petroleras chinas en Ecuador

Numerosas empresas chinas están causando estragos en el corazón de la Amazonía ecuatoriana. Andes Petroleum (bloque Tarapoa/62), Petroriental (bloques 14, 17 y 36.26% de las acciones del Oleoducto para Crudos Pesados-OCP).  Ambas empresas están formadas por un consorcio de empresas públicas CNPC y Sinopec, sin embargo, cuentan con capitales privados e incluso tienen relación con bancos americanos.  Además se encuentran en el país varias empresas prestadoras de servicios petroleros, entre éstas: BGP Ecuador, Shandong Kerui Petroleum Equipement, Hilong Oil Service and Engeneering Ecuador, CPTDC Ecuador, CNLC Ecuador Corp. Shengli Oil Field Highland Petroleum, Changqing Petroleum Exploration Bureau (CPEB).

mapaLa presencia en nuestro país de petroleras chinas inició en el año 2003, cuando la empresa CNPC (Corporación Nacional de Petróleo de China) entró a operar en el bloque 11, en la provincia de Sucumbios. Según la población de la zona la empresa ingresó, sin los respectivos permisos obligatorios y previos para realizar este tipo de actividades. De hecho, la licencia ambiental para estos trabajos la obtuvo a través de procedimientos que fueron seriamente cuestionados. CNPC realizó exploración sísmica en sitios del bloque que coinciden con áreas protegidas y afectó a más de 30.000 Ha. Algunas comunidades indígenas se quejaron de que fueron presionadas a realizar negociaciones que no les beneficiaba. CNPC operó el bloque hasta el año 2010.

En el 2012 la empresa Andes Petroleum contrató a una de las dos firmas de su consorcio, Sinopec, para realizar sísmica 3D dentro del bloque 62, que incluye territorio Siekopai. Según el testimonio de un dirigente, funcionarios de la empresa Sinopec los engañaron, pues se acercaron a ellos a pedir la autorización para ingresar al territorio a tomar unos puntos para elaborar los nuevos mapas del bloque, a lo que ellos si accedieron, sin embargo, después se enteraron que lo que habían aceptado era la realización del Estudio de Impacto Ambiental dentro del territorio Siekopai. De esta manera tramitaron la obtención de la Licencia Ambiental para la Sísmica 3D en el bloque, sin haber realizado previamente la consulta previa como lo manda la Constitución y las normas internacionales. Algunos líderes manifestaron que ninguna compañía antes, ni Petroamazonas ni la Oxy, había tratado así a los Siekopai, como lo han hecho los inversores chinos.

Es así como la empresa Sinopec ingresó a la comunidad de San Pablo de Katetsiaya en noviembre de 2012, instaló un campamento para 150 trabajadores en el Centro de Interpretación Cultural, que permaneció hasta marzo del 2013. Las mujeres de la comunidad brindaban servicios de cocina y lavandería al campamento. Antes de que se levante el campamento, algunos miembros de la comunidad de San Pablo hicieron graves denuncias en contra de los trabajadores y funcionarios de la empresa, la información hablaba de delitos sexuales: abuso, agresión, atentado al pudor y acoso. A su vez, Andes Petroleum permanentemente ha sido denunciada por no respetar los derechos laborales de sus trabajadores en el bloque 62 en Sucumbíos. Continuar leyendo

Voluntariado Joven Internacional: “Clínica ambiental, acompañamiento de comunidades en la recuperación del Buen Vivir”

El Departamento de Cooperación y Solidaridad del Ayuntamiento de Córdoba ha publicado la Convocatoria de Voluntariado Joven Internacional 2016. En esta ocasión son siete los/as jóvenes que tendrán la oportunidad de participar en distintos proyectos seleccionados entre distintas organizaciones de Córdoba.

El plazo de presentación estará abierto hasta el próximo 4 de abril de 2016. ¡Participa y colabora en la difusión de esta iniciativa solidaria!

Más información a través del enlace: http://cooperacion.ayuncordoba.es/index.php…

Uno de los siete cooperantes irá a los proyectos que gestiona ASPA en Ecuador. Compartimos el perfil que necesitamos. La ficha de nuestro programa es la siguiente:

S7300299Titulo del programa:

Clínica ambiental: acompañamiento de comunidades en la recuperación del Buen Vivir

Pais y Zona de Destino. Descripción de la zona:

Ecuador. Comunidades indígenas y campesinas en las provincias de Sucumbios, Orellana y Napo. Se va a actuar en comunidades afectadas por las malas prácticas de las petroleras, monocultivos y agroindustrias.

Objetivos del programa de voluntario:

  • Recuperar la salud personal, comunitaria y ambiental desde la recuperación del suelo, con una visión integral que incorpore a los seres humanos en su ecosistema.
  • Fortalecer la capacidad de autodeterminación de comunidades y organizaciones en la resistencia a proyectos y políticas destructivas en el marco del ecologismo popular y planteamiento de alternativas hacia el Sumak Kawsay (buen vivir).
  • Abordar la promoción de las soberanías alimentaria y energética de las comunidades.
  • Defender las sociedades sustentables y el patrimonio natural.
  • Fomentar el respeto a los derechos colectivos, ambientales y de la naturaleza.
  • Fomentar políticas y prácticas de reparación integral a nivel de comunidades.
  • Impulsar la investigación en temas de salud ambiental.
  • Asistir a organizaciones, comunidades, gobiernos locales y universidades en investigaciones y prácticas de salud ambiental.
  • Acercar a gobiernos locales e instituciones públicas a la realidad de las comunidades, para que estos puedan asumir responsabilidades y compromisos con las zonas desde una mirada integral de gestión (ambiente, participación, etc).

Funciones a desempeñar por el voluntario/a:

El voluntario/a acompañará en el diagnóstico y sistematización de un trabajo de investigación en salud en las comunidades afectadas por las petroleras. Recogerá los testimonios de afectaciones graves y de los familiares de aquellas personas que hayan desaparecido por enfermedades crónicas, con el fin de apoyar a la creación de comités de salud.

Perfil/es preferente/s:

Sociologo, antropólogo, trabajador social, o sanitario (medicina-enfermería-psicología) que sepa manejar el programa SPSS de computación

Duración de la estancia:

6 meses

Fecha preferente de estancia en terreno:

Desde junio del 2016.

Observaciones:

Los trabajos de investigación que se están realizando requieren de un manejo desenvuelto del programa SPSS donde se acumulará la base de datos, por lo que sería de gran ayuda su manejo desenvuelto.

Sería de gran utilidad que aquella persona que se incorpore lo haga con el criterio de profundo respeto a la cultura a la que llega, de ubicar las observaciones en su debido contexto y de un gran esfuerzo por trabajar en un equipo multidisciplinario.

 

La justicia falló en contra de los demandantes por contaminación en la Amazonía ecuatoriana

A los pobladores de Pacayacu, en Sucumbíos, solo les queda la esperanza que la justicia internacional falle a su favor en una demanda por contaminación ambiental contra Petroamazonas. El juicio lo perdieron en su propio país, pero subsisten sus testimonios sobre el absurdo de sobrevivir a la pobreza y a la contaminación. Pacayacu es una de la zonas en las que esta trabajando nuestro socio Clínica Ambiental.