Comunicado de la RedGra por el Día Mundial de las Personas Migrantes

Una vez más nos concentramos en una plaza de Granada para recordar que miles de personas que huyen de la guerra y de la persecución política llevan años esperando en condiciones deplorables una respuesta humanitaria por parte de los gobiernos de la Unión Europea.

Lejos de ofrecer vías seguras para acceder al continente, de forma que las personas refugiadas no tengan que optar por poner en grave riesgo sus vidas para entrar de forma clandestina, Europa decide blindar aún más sus fronteras y externalizar la contención de los flujos migratorios, obligando a los países que reciben ayuda para el desarrollo a dedicar recursos y esfuerzos para impedir que los migrantes puedan continuar su camino hacia el norte.

Mientras el Mar Mediterráneo se ha convertido en la mayor fosa común del planeta -ya que un 68% de las personas migrantes desaparecidas a nivel mundial en 2017 desaparecieron en nuestro mar-, los gobiernos de la Unión Europea se han negado a implicarse de forma eficaz en el salvamento marítimo, dejando prácticamente en manos de organizaciones sociales y voluntarios el rescate de las personas refugiadas que se han visto obligadas a embarcarse en alta mar para huir de sus países de origen o residencia.

Europa también permanece impasible ante la situación de aquellas personas y familias que viven en campamentos improvisados en los países de entrada al continente, esperando ser acogidos en condiciones más dignas por otros estados. Se ha evidenciado una absoluta falta de voluntad política para garantizar una atención social adecuada a las personas refugiadas, incumpliéndose no sólo los tratados internacionales suscritos por los países de la Unión Europea, sino también los compromisos que ellos mismos han se han trazado a nivel interno.

Como consecuencia de esta vergonzosa dejación por parte de los gobiernos europeos, crece la indefensión y la vulnerabilidad de las personas refugiadas y se incrementan también las violaciones a los Derechos Humanos hacia los migrantes en general. Ante la ausencia de vigilancia por parte de la comunidad internacional, en algunos países de tránsito se están vulnerando con total impunidad los derechos de las personas extranjeras, hasta el punto de que en Libia se ha instaurado nuevamente el comercio de esclavos, sin que se hayan emprendido acciones contundentes para combatir esta práctica deplorable.

También observamos con preocupación que, aquí en España, las distintas administraciones competentes no están dedicando recursos suficientes para gestionar de forma adecuada el incremento de llegadas de personas por vía marítima. Además de mostrar muy poca transparencia en esta gestión, se pone de excusa la situación de emergencia para tomar medidas ilegales, como es el caso del internamiento de personas indocumentadas en la cárcel de Archidona, vulnerándose derechos y criminalizando a las personas migrantes. Asimismo, condenamos los intentos por criminalizar también a las entidades y personas que luchan por los Derechos Humanos en la Frontera Sur, ya sea prestando ayuda humanitaria o denunciando los atropellos hacia las personas migrantes.

Ante la difícil situación que están atravesando miles de personas como consecuencia de las políticas migratorias europeas, apelamos a la solidaridad de la ciudadanía granadina. El descenso de las temperaturas en esta época del año dificulta aún más la subsistencia de los refugiados que esperan, a las puertas de Europa, una respuesta por parte de nuestros gobiernos. Son miles de personas que estarán lejos de sus seres queridos en estas fiestas; personas que no saben cuándo podrán volver a casa o que lo han perdido todo, incluso un lugar al que regresar.

Deja un comentario