Construcción de 4 sistemas de riego para garantizar la soberanía alimentaria en comunidades indígenas de la serranía de Tapacari (Bolivia)

Sector

Recursos hídricos para uso agrícola

Localización

Ribera del río Tapacarí. Provincia de Quillacollo. Departamento de de Cochabamba (Bolivia)

Socio Local:

Asociación por la Dignidad e Igualdad de Oportunidades (ADIO)

Duración

16 meses

Presupuesto

334.262,60 €

Financiadores:

  • Agencia Andaluza de Cooperación Internacional al Desarrollo (AACID) 299.999,98 €
  • Ayuntamiento de Málaga 24.262,62 €
  • Alcaldía de Tapacarí 10.000 €

Breve descripción de la intervención

Durante el proceso de analisis realizado con las comunidades beneficiarias, se ha definido como el problema mayor las múltiples restricciones del entorno para la generación de mayores ingresos, prioriza los siguientes aspectos: Poca disponibilidad del recurso agua, bajos niveles de producción y productividad de las actividades agropecuarias, no existe una instancia regional que dinamice de manera concertada y planificada procesos de transformación y comercialización directa y organizada, situación que no permite incorporar el adecuado valor agregado a la producción, finalmente no existe la posibilidad de emprender nuevas actividades agrícolas y/o extra agrícolas para diversificar la economía de las familias campesinas y garantizar la seguridad alimentaria de las mismas. El fracaso de cosechas cada vez es más generalizado por el corto periodo de lluvias, lluvias torrenciales, lluvias esporádicas sequías largas, imposibilidad de trasladar por gravedad agua del río, por lo accidentado del terreno montañoso que generalmente imposibilita que la producción de maíz, trigo, papa, avena, llegue a su término. Las familias por la difícil situación en la que viven, emigran generalmente los varones, generando otra problemática, ya que recaen sobre las mujeres responsabilidades y tareas adicionales a las que ya desempeñan en el ámbito doméstico; afectando también a las niñas que abandonan la escuela para apoyar a la familia. En esta primera intervención trabajaremos con 232 mujeres y 214 hombres. La población de la zona pertenece a los pueblos originarios andinos, cuya cosmovisión y realidad de vida está marcada por su relación con la tierra. Las mujeres no son reconocidas ni validadas en sus ¿sindicatos agrarios¿, ni para el aporte de mano de obra ni capacitaciones-educación, ni propiedad de terrenos, ni derecho al agua, todo lo ostenta el hombre. El proyecto potenciará la participación, reconocimiento y derecho propietario de la mujer en equidad con el hombre, estableciendo para ello acuerdos y compromisos con las comunidades como requisitos indispensables antes de iniciarse la intervención en cada zona. El objetivo general del proyecto es mejorar las condiciones de vida de las familias campesinas del municipio de Tapacari, de forma que favoreciendo su producción agrícola, logren su soberanía alimentaria y al mismo tiempo generen excedentes suficientes para mejorar su economía familiar El proyecto pretende mejorar la producción agrícola asegurando el agua para riego a las comunidades. Para ello se aprovechará el agua de pequeñas vertientes que existen en la zona y se construirá un reservorio para el agua de lluvia, depósitos revestidos con geomembrana para reunir agua y redes de distribución para regar las parcelas, adoptando tecnologías apropiadas para un uso eficiente del agua. La estrategia de autogestión sin exclusión y equidad fortalecerá la unidad y cohesión de las comunidades y la calidad de vida (sumaq kawsay) de las familias.

Población destinataria

La población destinataria es de 99 familias de las 4 comunidades involucradas en el área de acción del proyecto, con un total de 446 personas, de las que 232 mujeres y 214 varones, tal como se muestra en la siguiente tabla Pairumani tiene una población de 171 personas de las cuales 82 son hombres y 89 mujeres, son 20 familias beneficiarias. Tumuyu tiene una población de 161 personas de las cuales 83 son hombres y 78 mujeres con 34 familias. Marcosani tiene una población de 77 personas de las cuales 30 son hombres y 47 mujeres con 23 familias. Choque Churo tiene una población de 37 personas de las cuales 19 son hombres y 18 mujeres con 22 familias. La población local pertenece a la cultura andina, reconociéndose como pueblos originarios quechuas. Su economía es de subsistencia, constituyéndose el campesinado en un grupo social dependiente; el restrictivo acceso a los recursos productivos los sitúa en una posición de subordinación y dependencia. Las relaciones de asimetría tienen que ver con el control de la tierra, por la mediación de ésta en los ingresos monetarios y no monetarios, que definen la estrategia de sobrevivencia familiar del pequeño campesinado, dependiendo casi exclusivamente de la agricultura y un poco de la ganadería, lo cual les reporta una producción destinada al autoconsumo familiar, aunque se notan algunas iniciativas para la producción de excedentes o la comercialización (sobre todo la papa), por lo que la rentabilidad económica monetaria no alcanza ni a 48 dólares/año, resultando prácticamente nula. Por lo expuesto anteriormente esta situación obliga a los pobladores de las comunidades, a buscar otras alternativas de solución a sus problemas, algunas familias deciden migrar y otras permanecen en las comunidades. Por lo que a través de su organización, el dirigente, tiene el deber de buscar el bienestar de sus afiliados ¿ familias. Estos representantes tienen la facultad de dirigirse a cualquier organismo gubernamental y no gubernamental para realizar solicitudes. ADIO viene trabajando en la zona desde el año 2005 con otras comunidades aledañas a estas, lo que hace que se tenga contacto con estas comunidades solicitantes. Estas comunidades en ocasiones reiteradas, solicitan la posibilidad de atender sus necesidades, invitando a ADIO a sus reuniones de análisis de su problemática y posibles alternativas de solución, una de ellas es la falta de agua para riego, y la dificultad de aprovechar las aguas de los ríos, por las características geográficas de la zona, así mismo se analiza como optimizar las aguas de las pequeñas vertientes que hay en estas comunidades. Todos estos análisis son transmitidos al gobierno municipal para que este pueda viabilizar la solución a su problemática de construir reservorios de agua aprovechando las aguas de lluvia y captaciones de agua de las vertientes existentes, para luego almacenarla en estanques para el riego de sus parcelas. A esta solicitud el municipio se ve imposibilitado de cubrir estas necesidades por el presupuesto reducido designado por el gobierno, presupuesto que cubre a cinco cantones con sus respectivas comunidades, por este motivo no son atendidas todas las necesidades de las comunidades, por esta razón las comunidades y el municipio solicitan apoyo a instituciones no gubernamentales como ADIO- ASPA como alternativa de solución a su problemática La Alcaldía y las comunidades solicitan intervenir en catorce comunidades del municipio; atender esta solicitud, significa un costo elevado por una parte y por otra se encuentran geográficamente dispersas con distancias muy largas, estas razones imposibilita encarar o atender a todas las comunidades solicitantes por lo que se plantea, tanto al municipio como a las comunidades la posibilidad de atender sus demandas por fases y que se tendría que realizar una selección. En este sentido, se ha previsto considerar tres fases de actuación en correspondencia con los fondos disponibles; para lo que se han definido los siguientes criterios técnicos en cuanto a: cercanía geográfica, disponibilidad de fuentes de agua, grado de vulnerabilidad de la población. Se ha previsto que la Fase I abarcará las comunidades de: Choguechuro, Tumuyo, Marcosani, Pairumani, con el proyecto se pretende garantizar el acceso a agua para riego, su transporte y distribución hasta las zonas de cultivo, que tiene como objetivo central mejorar la productividad y habilitar las superficies de cultivo, lo que asegurará la alimentación y mejorará la economía familiar, buscando que su producción agrícola no se limite a la autoconsumo, sino que genere excedentes para que sean comercializados. La población participó y participará en las fases del programa. Fase de identificación: Se realizaron visitas a las comunidades y reuniones con los líderes para conocer de su quehacer, sus expectativas, sus preocupaciones y su análisis de la realidad y las alternativas para mejorar

Objetivo general

 

Objetivos específicos

 

Artículos del proyecto