de Sur a Sur, nº 116: Cooperación internacional o el camino a la irrelevancia

Esta semana compartimos el artículo “Cooperación internacional o el camino a la irrelevancia” escrito por nuestro presidente Luís Pernía Ibáñez . El artículo dice así

“El secretario de Estado de Cooperación, Fernando García Casas, ha reconocido el martes, 6 de junio, que España está lejos de destinar el 0,7 por ciento de la Renta Nacional Bruta a Ayuda Oficial al Desarrollo y ha expresado el compromiso del Gobierno para avanzar hacia este objetivo a lo largo de la legislatura.

Con estas palabras lo ha expresado hoy en una comparecencia ante la Comisión de Presupuestos del Senado para informar sobre las cuentas de la Secretaría de Estado de Cooperación para 2017, que ascienden a 505 millones de euros, un 37 por ciento de lo asignado al Ministerio de Asuntos Exteriores.

 “Estamos en unos presupuestos bajos”, ha reconocido el secretario de Estado, quien ha asegurado que va a “intentar pelear a fondo” un aumento de las dotaciones presupuestarias para la cooperación internacional el próximo año.

La verdad es que España es el país de la OCDE (Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico) que más recorta su ayuda al desarrollo desde el inicio de la crisis, en 2008. La política de cooperación se encuentra en mínimos históricos, a la cola de los Estados miembros de la Unión Europea, en un 0,12 por ciento de la Renta Nacional Bruta, a pesar de la recuperación económica. Sin embargo otros países europeos mucho más afectados por la crisis, como Grecia o Portugal, no rebajaron sus niveles de solidaridad internacional

ASPA, como otras ONGDs alertan de que en los niveles actuales la cooperación español están cercanos a la irrelevancia, en un momento de grandes crisis humanitarias y piden una refundación. Y es que con una nueva caída de casi el 11% en 2015, con respecto al año anterior, España suma ya seis años consecutivos de descenso. Si en 2009 nuestro país ocupaba el puesto número 11 entre los países donantes del Comité de Ayuda al Desarrollo (CAD) de la OCDE, en 2015 nos situamos en el puesto 26 de un total de 28, sólo ligeramente por encima de Eslovaquia y Polonia.

España destinó a la ayuda al desarrollo en 2015 tan sólo 1.261 millones de euros (apenas un 0,12% de la Renta Nacional Bruta), una tercer parte de lo que era en 2008 (4.762 euros o un 0,46% de la RNB), situándola en niveles similares a los de los años 90. Desde el inicio de la crisis esta política pública acumula una caída del 73,5%.

Si bien el Gobierno ha achacado estos descensos a los efectos de la crisis económica, las ONGD recuerdan que el compromiso del ejecutivo era hacerla crecer en cuanto la economía de nuestro país comenzara a mejorar. Tras dos años consecutivos de crecimiento económico, el Gobierno español incumple sus promesas y un año más los recursos vuelven a caer. Como resultado, la ayuda española apenas alcanza a pagar las contribuciones obligatorias a la UE y de los organismos multilaterales (como Naciones Unidas o el Banco Mundial), mientras la entidad creada para cumplir con el objetivo de esta políticas (la Agencia Española de Cooperación Internacional al Desarrollo-AECID-) gestiona poco más del 20% del total.

Creemos que ninguna política pública puede resistir una reducción de más del 73% de sus recursos y mantener una mínima estabilidad, relevancia y proyección” . (para seguir leyendo el artículo pincha en este enlace)

Además de este artículo puedes encontrar:

Deja un comentario