de Sur a Sur, nº 91: ¿Qué hacer en Siria?

Desde ASPA hemos vivido con particular emoción la celebración el día 20 de junio del Día del Refugiado y en nuestra perplejidad ante la falta de soluciones y la cronificación del problema de los refugiados traemos a colación este artículo de Pere Ortega del Centre Delàs d’ Estudis per la Pau, publicado el 21 de junio en el Diario Público. Un artículo para leer detenidamente y encontrar algo de luz en la sinrazón de esta guerra.

Siria pronto hará seis años que sufre una guerra civil devastadora. Un país situado en una región, Oriente Medio, lleno de conflictos, donde todos los países de la zona se sitúan a favor o en contra de alguna de las partes y donde las potencias mundiales juegan sus intereses particulares por cuestiones de geopolítica, ya sea regional o mundial, geopolítica que tratándose de Oriente Medio está relacionada con la cuestión de los hidrocarburos. Unos, a favor de los rebeldes, facilitando apoyo político, ayuda económica, apoyo militar y armas como Arabia Saudí, Qatar, Emiratos Árabes Jordania, Turquía, la comunidad suní de Irak, Israel, Reino Unido, Francia y EEUU. Por el lado contrario, a favor del gobierno de Al Asad, Irán, la milicia libanesa de Hezbollah y Rusia. Y neutral, pero muy preocupado con el desenlace final, Líbano, país que se puede ver contaminado y caer en la espiral de la guerra de Siria.

A lo largo de estos años de guerra civil en Siria se han producido más de 300.000 muertos; un millón de heridos; 7,5 millones de desplazados internos; 4 millones de refugiados al exterior; miles de encarcelados y desaparecidos; 12 millones de personas adultas entre los que se encuentran 5,5 millones de niños que necesitan ayuda humanitaria; 4,8 millones en zonas de difícil acceso donde escasea el agua y los alimentos. Además, la escolarización se ha reducido un 50%; la esperanza de vida ha disminuido en 13 años; la economía se ha reducido en un 40%. Es estadística, pero detrás de cada cifra hay personas que sufren en una tragedia que tendría que golpear nuestras conciencias.

Para leer el artículo completo pincha en este enlace

Además de este artículo puedes encontrar información de:

Deja un comentario