Desayuno entre costuras

Desde nuestra llegada al barrio, las personas de ASPA nos preguntamos cómo incidir en él. Nos dábamos cuenta que Cooperación Solidaria no está sólo allende los mares, sino aquí, bien cerca, pared con pared, eso que los entendidos vienen llamando Cuarto Mundo.

El aire que respiran nuestra sede y las sedes de otras provincias es el de este Cuarto Mundo. Por eso, siendo nuestra vocación la cooperación, que no es otra cosa que la ternura entre los pueblos y entre las personas, nuestra proyección no puede ser otra que trabajar en el barrio, porque transformar el barrio es también transformar la ciudad.

Trabajar en el barrio, es lento y a veces nos parece difícil, porque no hemos venido a vender respuestas, sino sobre todo a hacernos y hacer preguntas. Y la pregunta machacona sigue siendo ¿Cómo incidir en este barrio para que sea más habitable, más digno, más social,  el lugar donde las personas se encuentren y se sientan solidarias unas de otras?

El taller de costura abrió sus puertas hace algo más de un año, todos los lunes por la mañana en la sede de ASPA, con el objetivo de enseñar a personas del  barrio conocimientos básicos de costura, aprendizaje con máquina de coser, arreglo de prendas de vestir e iniciativas creativas (bolsos, cojines, mapas, artesanías, etc)

De entrada contamos con el apoyo de varias profesoras voluntarias, Amparo y Rosa y al principio también participaba Pilar, amiga de Jesusa. Rosa, Carmen, Luis, Lulú apoyamos con la organización o asistiendo al taller.  Con parte del dinero que sobraba del premio “Málaga como te quiero” pudimos comprar lo imprescindible para poner en marcha el taller …. una máquina de coser, tijeras, hilos etc.  Nos regalaron muchas telas y una máquina. Se hizo difusión del taller por el barrio  pegando carteles y repartiendo flyers y en abril abrimos.

Al principio el taller empezó con mucho brío y alegría. Pilar trajo materiales de África y se empezó a hacer cosas de patchwork y arreglos.  Por el taller pasaron refugiadas de diferentes nacionalidades enviados por La Cruz Roja y CEAR  Con las refugiadas estábamos contentas pero su paso por Cruz Roja y CEAR es limitado y al marcharse a vivir en pisos ya dejaban de venir.  A veces  venían 8, acompañadas de sus hijos porque no estaban escolarizados todavía o solo 2.….pero del barrio nadie. Y ésto nos empezaba a preocupar.

Fue por entonces a mediados de Diciembre cuando la Directora del Colegio Miguel de Cervantes nos convocó a una reunión a todas las organizaciones que colaboran con el colegio para aunar fuerzas. Me propuso trasladar el taller al colegio para facilitar la asistencia de las madres y darle un toque más de ocio sirviendo un pequeño desayuno. El taller se pasa a llamar “Desayuno entre costuras.” Montamos un stand publicitario del taller a la entrada del colegio y hemos conseguido que se apunten 5 madres, 4 marroquíes y una de raza gitana.

La sala del taller es un antiguo laboratorio que compartimos con el AMPA y que estamos poco a poco adecuando.  Tiene mucho espacio y luz aunque la poca potencia de la electricidad puede ser un problema a largo plazo. Ya hemos dado 2 clases y estamos ilusionadas. En la segunda clase coincidimos con las madres y padre del AMPA que tenían reunión a la misma hora. Esto nos permitió tomar contacto con el grupo y que Luis explicara brevemente el trabajo de ASPA. La dificultad está en mantener y ampliar el grupo de alumnas. Esta podría ser la semilla de lo que en un futuro podría convertirse en un grupo de reflexión, participación social, creación de una cooperativa…..por soñar que no quede!!!

Deja un comentario