¿Qué entendemos por Educación Global?

La Aldea Global en que se ha convertido el mundo en que vivimos, exige una educación en valores que no puede retroceder frente al advenimiento de los avances tecnológicos y la globalización económica dominante. El concepto de educación global, y sus implicaciones pedagógicas, es una respuesta desde ámbitos trasversales a la realidad en que estamos las personas inmersas.

A partir del siguiente principio: la persona es lo que importa y el planeta es nuestra casa, la educación global no admite ninguna práctica que utilice o enajene a las personas o degrade el medio para convertirlos en fines de intereses ajenos a la dignidad humana o la armonía planetaria. Las otras y los otros, son todas y todos los demás, individual o colectivamente considerados, vivan en la casa de enfrente, o en la antípoda.

La educación global se define desde un enfoque sistémico y holístico en un ciclo integrador de conocimiento, análisis, crítica y propuestas de alternativas y acciones encaminadas a difundir o restablecer el diálogo, la cooperación, la solidaridad, la paz, los Derechos Humanos, la interculturalidad, la coeducación y la defensa del medio ambiente.

Nuestra concepción de Educación Global es integradora de valores asociados a la cooperación y el apoyo mutuo, la tolerancia y el diálogo intercultural, la armonía y la paz con el medio. Las otras realidades de las personas, las comunidades y los pueblos a escala global, planean como referentes que no podemos olvidar en nuestra realidad inmediata.

La Educación Global es un enfoque integrador de:

  • La Educación Medioambiental para lograr la preservación del entorno
  • La Educación para el Desarrollo para erradicar la pobreza
  • La Educación para la Paz para acabar con la cultura de la violencia
  • La Educación en Derechos Humanos para lograr, por ej. educación para todas y todos
  • La Coeducación para acabar con la discriminación de la mujer
  • La Educación Intercultural para lograr, por ej., la libre circulación de todos y todas.