Fortalecimiento de la participación social y de la estructura productiva en el municipio de Sicaya. 3ª Fase

Denominación

Fortalecimiento de la participación social y de la estructura productiva en el municipio de Sicaya, 3ª fase (Bolivia)

Sector

Fortalecimiento de la sociedad civil

Localización

Municipio de Sicaya. Departamento de Cochabamba. Bolivia

Socio Local

Instituto de Investigación Cultural para Educación (INDICEP)

Duración

18 meses

Presupuesto

326.279,96 euros

Financiadores:

AACID 300.000 euros

Alcaldía de Sicaya 26.279,96 euros

Breve descripción de la intervención

Este proyecto da continuidad a intervenciones previas dado que persisten las causas de deficiente producción agrícola debido a la desertificación de suelos en tierras altas y escasez de agua para riego en tierras bajas, poniendo en riesgo la seguridad alimentaria de los titulares de derechos de 20 comunidades indígenas Quechas en Sicaya,como efecto del cambio climático y de limitado ejercicio de derechos individuales y colectivos de la población en general, pero de las mujeres en particular, limitando un desarrollo humano más equitativo y sustentable.

Se pretende el incremento y mejora de la producción agrícola, a través de un mejor uso del agua con riego por tubería, con aprovechamiento del agua en un 98%, mejoramiento, revalorización e incremento de la producción agrícola y acciones de capacitación a la población sobre la base de un enfoque basado en derechos humanos, para mejorar la situación de la población, sobre todo de las mujeres teniendo como prioridad el cuidado de la vida

Población destinataria

La población llega a 3.740 habitantes (1.776 mujeres y 1.964 hombres) Pertenece a la etnia quechua, su idioma oficial es el quechua pero también hablan castellano. Está organizada en sindicatos agrarios.

La población menor a 15 años alcanza a un 35.2%. La población económicamente activa, 15 a 45 años, representa el 68.13% de la población y el 81,49% de la población activa

La principal actividad económica es la agricultura la que se practica de manera complementaria entre mujeres y varones, incluyendo además a hijas e hijos en tareas específicas como el cuidado de animales menores y de las parcelas. Los varones se encargan del laboreo de la tierra, las mujeres de todas las actividades propias de la economía del cuidado, el sembrado de las semillas, deshierbe, cosecha y otros. Los hijos e hijas menores ayudan en el cuidado y pastoreo del ganado.

La población de este Municipio se considera en situación de vulnerabilidad, puesto que al tener como principal fuente de ingresos la agricultura, no tiene ingresos mínimos asegurados para cubrir sus necesidades básicas, el nivel de educación de la población mayor de 20 años, no excede una formación básica, no existe fuerza de trabajo calificada para otras actividades que no estén relacionadas con la actividad agrícola. La situación de las mujeres es de mayor vulnerabilidad, puesto que viven en situación de subordinación a los varones y aun son excluidas de la toma de decisiones en aspectos que tienen que ver con las esferas privadas y colectivas, elemento que no permite un cambio de su situación, condición y posición. Este tema tiene que ver con las inequidades del desarrollo puesto que como bien se sabe, las miradas deben complementarse para lograr un desarrollo humano sustentable.

Sobre la base de estas consideraciones, es que se define la presente propuesta para continuar trabajando con la población de las 20 comunidades que forman parte del Municipio, estableciendo la siguiente población directa:

  • 20 mujeres lideresas (una por comunidad) que serán capacitadas en formulación de proyectos, gestión municipal y control social
  • 220 familias con riego eficiente para 15 Has en cuatro comunidades: Anocaya, Chullpanii, Falsuri y 20 de enero.
  • 20 dinamizadoras/es locales capacitadas/os en producción ecológica, conservación de la biodiversidad y cuidado de la vida desde una perspectiva de género que replicarán los conocimientos adquiridos. Personas que serán seleccionadas por sus comunidades
  • 8 autoridades y técnicos/as municipales se capacitarán en gestión y planificación municipal
  • 60 hombres y mujeres que participarán de los talleres de implementación del Plan de Desarrollo Municipal

La selección de la población destinataria ha sido realizada en base a los siguientes criterios:

  1. situación de pobreza, determinada por su economía de autoconsumo, de subsistencia que no genera alimentos suficientes para garantizar una canasta básica nutricionalmente adecuada.
  2. situación de exclusión mujeres y niños/as y también hombres, colectivos indígenas quechuas, titulares de derechos, que no han establecido canales efectivos de diálogo con el Gobierno Municipal para garantizar el ejercicio pleno de sus derechos
  3. mujeres indígenas con trabajo recargado y desvalorizado excluidas de espacios de toma de decisiones en el ámbito público.
  4. mujeres discriminadas por la mentalidad patriarcal y machista subsistente

Pese a esta crítica situación, se evidencian potencialidades a nivel de producción, Sicaya tiene el clima favorable, cuenta con agua para riego, es propensa a la recuperación de nuevas áreas alrededor de los ríos para cultivos agrícolas.

La población está organizada y hace control social a la Gestión Municipal, sin embargo se debe cualificar su participación, logrando una implementación más participativa e incluyente en el proceso de implementación del PDTI.

La población destinataria, intervendrá en todas la fases de ejecución del proyecto, al inicio se conformará un Comité de Proyecto con participación de as/os destinatarias/os, técnicos de la Municipalidad y contraparte local, este Comité hará el ajuste de la planificación para la ejecución propiamente, posteriormente se programaran acciones de seguimiento a las actividades desarrolladas con periodicidad de tres meses. Las organizaciones serán las responsables de la selección y convocatoria de participantes en las actividades.

El entubado del sistema de riego, contará con el aporte de mujeres y hombres que se organizarán en grupos de trabajo

Dinamizadoras/es sociales replicarán contenidos de capacitación en sus comunidades

Las mujeres conformarán una mesa de trabajo en género para hacer seguimiento a la implementación de sus proyectos

Objetivo general

Contribuir a disminución del hambre y la pobreza,consolidando procesos encaminados hacia un desarrollo humano sostenible en comunidades indígenas quechuas

Objetivos específicos

Fortalecer la participación social y la estructura económico productiva en 20 comunidades indígenas quechuas del Municipio de Sicaya

 

Blog del proyecto/Artículos del proyecto