#ASPA30años30poemas

30 años 30 poemas: “Nacer hombre” de Adela Zamudio

Adela Zamudio nació en Cochabamba el 11 de octubre de 1854 y falleció en la misma ciudad en 1928. Fue una mujer autodidacta y con ideas revolucionarias dentro de una Bolivia colonial y patriarcal. Desde sus escritos denotó la realidad social y política en la que vivían lxs bolivianxs; unos pocos ciudadanos y unxs muchxs invisibilizadxs. Considerada como precursora del feminismo boliviano por atreverse a cuestionar un orden social considerado como natural. Basta conocer su vida para entender que las ideas que Adela profesaba, formaban parte de su actuar diario. Adela Zamudio estuvo acompañada a lo largo de su vida por libros, escritos, familia, niñxs a lxs que enseñaba artes y demás oficios. Decidió apartarse del yugo matrimonial para emprender su propio viaje libre de ataduras.

Desde 1979, en su honor, cada 11 de octubre se celebra el Día de la Mujer Boliviana.

“Nacer Hombre” refleja la indignación de vivir bajo el sistema patriarcal. El poema refleja la situación social, cultural y política que vivía la mujer en el siglo XIX. Una sociedad que privilegiaba el actuar masculino en desmedro del femenino, sin importar que aquél acto esté errado. La política y las normas de convivencia encerradas bajo el jusnaturalismo que afianzaba las brechas de desigualdad al tomar las diferencias biológicas como condicionantes de los géneros: Continuar leyendo

de Sur a Sur, nº 122: Nuestro caminar por Bolivia

En este boletín queremos hacer un pequeño repaso al trabajo que llevamos haciendo desde hace 20 años en el Departamento de Cochabamba (Bolivia).

ASPA inició su colaboración con Bolivia en 1997 apoyando la creación y crecimiento del Centro Educativo Sumaq Kawsaypaq de Sapanani (Cochabamba). En el 2000, la Comunidad de Sapanani nos propuso la realización conjunta de un proyecto de mejoramiento agrícola que se llevó a cabo consiguiendo muy buenos resultados.

En agosto de 2002, a raíz del conocimiento de la experiencia de Sapanani, los comunarios de la zona del Rio Tapacarí invitan a personas de ASPA y ADIO (Asociación por la Dignidad e Igualdad de Oportunidades) exponiéndoles la situación de la zona. Tras diversas reuniones con los dirigentes de los sindicatos, se realizan talleres profundizando en la problemática y posibilidades de acción y se inicia el “Programa de Desarrollo Integral Ribera del Río Tapacarí (DIRTA)” en los Municipios de Sipe Sipe y Tapacarí, que viene desarrollándose desde el 2005 hasta la actualidad.

De acuerdo con la petición de la población, comenzamos con proyectos productivos para garantizar a alimentación y proporcionar ingresos básicos. El proyecto “Muros de Contención y Recuperación Tierras de Cultivo” se ejecutó en 4 fases desde el año 2005 hasta el año 2009. Se construyeron muros de piedra y cemento en la ribera del río para proteger y recuperar tierras damnificadas por el caudal del río Tapacarí en la temporada de lluvias, con un resultado de 9.345 metros lineales construidos de muro nuevo y de 3.649 metros lineales de elevación, lo que implicó la recuperación de 284 hectáreas devastadas por las crecidas de los ríos y 309.75 hectáreas protegidas, posibilitando que las familias campesinas, amplíen sus áreas de cultivo aumentando significativamente sus terrenos, consolidándolos para ser aptos para la producción agrícola, única fuente de ingreso de estas familias, obteniendo mayores beneficios económicos derivados de la comercialización de sus cosechas, al mismo tiempo que aseguran la alimentación familiar y contribuye a disminuir la emigración. . (para seguir leyendo pincha en este enlace)

Además de este artículo puedes encontrar:

  • ASPA 30 años 30 poemas de mujeres del mundo: ”Nacer hombre” de Adela Zamudio
  • El recordatorio de que el 4 de septiembre, retomamos las clases de costura para personas refugiadas y del barrio en nuestra sede de Málaga

30 años 30 poemas: “A pesar de todo me levanto” de Maya Angelou

Maya Angelou, negra, mujer y pobre, nació en 1928 en el seno de una familia desestructurada que vivía en un pueblecito de Missouri donde la segregación racial ni siquiera era cuestionada.

A los siete años fue violada por el novio de su madre y poco tiempo después el agresor apareció asesinado presumiblemente a manos de la familia de Maya. Tales hechos impactaron tanto a la pequeña niña que durante más de cinco años fue incapaz de articular una sola palabra. Marcada por la difícil relación que mantuvo con su madre, llena de idas y venidas, con catorce años se convierte en la primera mujer afroamericana conductora de tranvía en San Francisco. Aunque pudiera parecer anecdótico, aún faltaban un par de décadas para que se firmara la Ley de Derechos Civiles que acabara con la segregación y ser la pionera en cualquier ámbito no hace si no destacar la fortaleza de carácter y la voluntad de Maya.

Con 16 años deja de estudiar al quedarse embarazada de su primer y único hijo y decide emanciparse y vivir por su propia cuenta. Empieza entonces una etapa en la que deambuló por los más variopintos trabajos, incluidos periodos en los que trabajó como bailarina, camarera, prostituta y proxeneta.

Su primer matrimonio, con un músico griego, la llevó a Europa en 1951. Allí probó suerte como cantante, llegando a hacer una gira, y allí conoció a James Baldwin, escritor y activista por los derechos civiles, que la incitó a que escribiera.

De regreso a los Estados Unidos mantuvo una gran amistad con Martin Luther King, con quien luchó por los derechos civiles de los afroamericanos y con Malcolm X, con el que empezó a colaborar poco antes de su asesinato en 1965. Vivió en primera persona el proceso de independencia de diferentes estados africanos, llegando a vivir en El Cairo y en Acra. Tras su experiencia en África realizó una serie de documentales para la National Educational Televisión y finalmente en 1969 publicó su primera autobiografía “I Know why the caged bird sings”, convirtiéndose en el primer best-seller de no-ficción de la historia escrito por una mujer negra.

Sus obras están marcadas por la denuncia al racismo y por su exaltación del valor, la perseverancia, la supervivencia y la propia autoestima. De sus reflexiones se han sacado decenas de frases inspiradoras que han recorrido el mundo, pero desde aquí recogemos una que tiene mucho que ver con la marca personal: “Todos olvidarán lo que dijiste, todos olvidarán lo que hiciste, pero nadie olvidará lo que les hiciste sentir.” Continuar leyendo

de Sur a Sur nº 121: La complicidad del silencio

En estos días vemos con preocupación la explosión de odio y el elogio del nazismo en la ciudad de Charlottesville (EEUU). La violencia en esta ciudad no es sino la consecuencia del caldo de cultivo que el presidente Donald J. Trump se ha encargado de alimentar.

Las antorchas han vuelto a marchar en agosto de 2017 en EE.UU., pero éste no es solo un problema americano. Echemos una ojeada a nuestro alrededor. A Francia. A Holanda. A Inglaterra o al silencioso bloque oriental de la UE. A Rusia. A España. Solo era cuestión de tiempo. Nadie puede decir que no estábamos avisados, simplemente preferimos hacer caso omiso de las señales.

En ASPA hacemos nuestras las reflexiones de Rosa María Artal publicadas el quince de agosto en ELDIARIO.ES.

“Agosto se nos tiñó de nazi. Se desparramó el depósito que a duras penas lo contenía. Y se plasmó el sábado 12 de agosto en la ciudad universitaria de Charlottesville, en el Estado de Virginia que albergó la capital de los Confederados en la Guerra de Secesión norteamericana. Una nutrida representación, masculina, blanca, violenta, irracional, fascista, armada hasta con fusiles de asalto, sembró de odio y sangre las calles para hacer alarde de la superioridad que creen ostentar. Una mujer –Heather Heyer, 32 años– asesinada, una veintena de heridos, múltiples apaleados, una sociedad con una profunda brecha en el corazón. Las impactantes imágenes grabadas por HBO dejan poco lugar a la imaginación para saber la dimensión de lo qué está ocurriendo.

“Una injusticia en cualquier parte es una amenaza a la justicia en todas partes”, decía Martin Luther King, el líder de los derechos civiles que caería abatido por esta misma intolerancia en 1968. El despertar del nazismo latente en un país es una amenaza para todo el mundo libre, podríamos parafrasear. No es insignificante lugar los Estados Unidos de América, lo que le añade gravedad. Y no cabe tregua. El sábado en Charlottesville emergió cuanto se venía gestando, lo que llevó a Donald Trump al poder. El presidente que tardaría 48 horas en condenar la violencia de los partidarios de la supremacía blanca, obligado por una intensa condena a su reacción inicial. Cuando, hablando de “distintas fuentes”, enarboló la bandera de la falsa equidistancia siempre, siempre, culpable. Este martes recuperó la versión de “las dos partes”, culpables ambas y con buena gente ambas en su interior, y dijo que la prensa había tratado injustamente a los manifestantes neonazis a los que justificó. Trump no abandona a los suyos. Las felicitaciones más efusivas -dentro de un clima de desolación- han sido las de un par de líderes del KuKluxKlan agradeciendo a Trump “la condena a los matones de izquierda que nos atacaron”. . (para seguir leyendo pincha en este enlace)

Además de este artículo puedes encontrar:

  • ASPA 30 años 30 poemas de mujeres del mundo: ”A pesar de todo me levanto” de Maya Angelou.
  • Nuestra rotunda condena de los atentados terroristas en Barcelona y Cambrils: Frente al terror y el miedo, solo cabe la solidaridad, la cultura de paz y la convivencia

30 años 30 poemas: “Soy India”. Patricia Karina Vergara Sánchez

Patricia Karina Vergara Sánchez, mexicana nacida en 1974, es feminista, periodista y profesora. Mujer revolucionaria, orgullosa de sí misma, de su lucha, de su orientación sexual y su raza, escribe desde hace años en sus blogs Esta boca es mía y Cuentitos pa’ llevar

A la discriminación por ser mujer, se une la discriminación en función de la clase, la etnia, la orientación sexual, la libertad para romper los moldes establecidos. El poema “Soy india” es un grito de denuncia y también de empoderamiento.

No hemos podido evitar enamorarnos de sus poemas, de las palabras duras, de los temas tratados por encima del miedo y de la presión social.

Soy india

 

Soy india.
Morena, chata de la cara,
en un país
obsesivamente racista.

Soy lesbiana,
en una nación
que compulsivamente me persigue.

Insisto,
en la libertad de decidir sobre mi cuerpo,
en territorio
de quienes realizan leyes
que buscan doblegarme.

No creo en su dios,
aun cuando habito un Estado
opresivamente católico.

Invoco a las diosas,
dentro de un patriarcado
que hace miles de años intenta ocultarlas.

Participo en la lucha laboral,
de un pueblo
ya comerciado y en las manos del patrón.

Conozco la importancia
de la labor contestataria,
cuando en mi patria
se encarcela a quien disiente.

Soy antiimperialista,
viviendo al lado de Bush.

Soy gorda,
en la cuna
de la tortura estética,
de la anorexia y de la bulimia.

He dado a luz,
en una era
que acabó con la esperanza,
ya hace tiempo.

Le apuesto a la lucha libertaria,
en el reino del televisor.

Soy pobre,
en un planeta
en donde comen migajas
tantos millones de pobres.

Soy feminista,
en una tierra hostil
a la palabra mujer.

Soy mujer.
En un tiempo
en que el feminicidio
nos ha vuelto desechables.

Por supuesto,
dicen que estoy loca,
extremadamente loca.

Que soy rara, que me he vuelto extraña.
Que no tengo lugar en el mundo.

Entonces, no me queda de otra:
Tengo que darle nombre al racismo,
que señalar el desprecio,
que elegir sobre mi vida,
que armarme antipatriarcal,
que inventar la fe para dársela a mi hija,
que rebelarme contra el patrón,
que escribir por la libertad a las presas políticas.
que denunciar al imperio,
que amar mi cuerpo,
que apagar el televisor,
que mostrar mis bolsillos,
que actuar contra la misoginia,
que buscar justicia para las mías,
que demandar castigo a los asesinos.

Es por todo ello,
que no tengo más remedio
que darles la mala noticia
a las buenas y tranquilas conciencias:

Estoy aquí.
Exigiendo a gritos,
la parte que me corresponde del mundo.
Y no voy a callarme la boca, ni a desaparecer.

de Sur a Sur, nº 120: Caravana Abriendo Fronteras: una mirada a nuestra frontera sur

Nuestro socio de Granada, Antonio Palma, participó entre el 14 y el 22 de Julio de 2017 en la Caravana Sur, una iniciativa que unió a cerca de 500 personas de todo el Estado Español para recorrer uno de los puntos negros de la Unión Europea en materia de Derechos Humanos: la frontera sur, y especialmente Melilla.

La Caravana Abriendo Fronteras es una iniciativa que surgió en 2016, integrando a un conjunto de colectivos de todo el Estado Español para luchar por el cumplimiento de los Derechos Humanos en materia de refugio e inmigración.

Su primera acción visible fue la Caravana a Grecia, en julio de 2016. Tras el cierre de la ruta de los Balcanes y el infame acuerdo UE-Turquía, pudimos acercarnos a la realidad de las personas que huyendo de la guerra, principalmente desde Siria, Irak o Afganistán, llegaban a Grecia llamando a la puertas de la Unión Europea en busca de refugio. Esta puerta sigue cerrada, como muestra el incumplimiento que el Estado Español hace de los compromisos adquiridos en cuanto a la acogida de personas refugiadas. Como resultado: más de 60 mil personas refugiadas permanecen bloqueadas en campos militarizados en Grecia, sin perspectivas de rehacer sus vidas en un lugar seguro.

Si bien la llamada crisis de los refugiados había estado copando la atención mediática durante 2015 y 2016, ésta no deja de ser una faceta más de una realidad más global y compleja: la de las personas migrantes. La diferenciación entre personas refugiadas e inmigrantes “económicos” promovida por los gobiernos y los medios de comunicación no deja de ser una forma de esconder el problema y engañar a la ciudadanía. Las personas huyen de las guerras en sus lugares de origen, pero también de la persecución política, de la pobreza, de la violencia, de los efectos del cambio climático, o también por su orientación/identidad sexual, o simplemente por ser mujeres.

Por su carácter de frontera de la UE, Grecia era y es un punto caliente en la cuestión migratoria, como también lo es el Estado Español, y especialmente toda nuestra costa mediterránea y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla. Para dar continuidad al viaje a Grecia, en otoño de 2016 comenzó un nuevo proceso de coordinación de los diferentes colectivos y personas que integran la Caravana Abriendo Fronteras para viajar hasta nuestra Frontera Sur. (para seguir leyendo pincha en este enlace)

Además de este artículo puedes encontrar:

  • 30 años 30 poemas de mujeres del mundo: ”Soy india” de Patricia Karina Vergara Sánchez

Para finalizar os queremos recordar que el pasado 26 de julio presentamos en Málaga el libro-comic “Gertrudis la recovera” con el que intentamos recuperar la historia silenciada de las recoveras en Málaga durante la posguerra.
Nos hemos desviado un poco de nuestro trabajo diario de cooperación al desarrollo, educación global y de lucha para dignificar la situación de los inmigrantes, pero creíamos que era importante también detenernos en este punto para hacer nuestra aportación a la Memoria Histórica.
El libro-comic lo podéis adquirir en nuestras sedes de Córdoba, Málaga y Granada a un precio de 15 €

30 años 30 poemas: “Destino de mujer” de Lourdespínola

Lourdes Espínola. Poetisa y ensayista paraguaya, nacida en Asunción en 1954. Ha publicado sus escritos literarios bajo un pseudónimo forjado con la fusión de su nombre y apellido (“Lourdespínola”). Por la frescura y originalidad de sus colecciones de está considerada como una de las voces más destacadas de la literatura paraguaya actual escrita por mujeres.

En la actualidad colabora de forma asidua en las principales publicaciones culturales de Paraguay, y también atiende a las solicitudes de otros periódicos y revistas de otros muchos lugares del resto del mundo, en donde ha publicado varios ensayos y difundido una parte de su producción poética.

Su temprana dedicación al cultivo de la poesía quedó patente a comienzos de los años setenta, cuando, antes incluso de haber alcanzado los veinte años de edad, Lourdes Espínola dio a la imprenta el poemario titulado Visión del Arcángel en once puertas (1973). La espléndida acogida deparada por críticos y lectores a esta opera prima de la autora de Asunción propició que, a partir de entonces, “Lourdespínola” regresara en varias ocasiones a los anaqueles de las librerías con otras colecciones de versos de tanta calidad como las tituladas Monocorde amarillo (1976), Almenas del silencio (1977), Ser mujer y otras desventuras (obra editada, en 1985, en versión bilingüe inglés-español), Tímpano y silencio (1986) y Partidas y regresos (1990). Algunos de estos poemarios han sido reconocidos con relevantes premios y distinciones dentro del panorama literario internacional.

DESTINO DE MUJER

Destino de mujer

de orificios tapados,

la boca purificada en padrenuestros

para que no diga lo que no se debe.

Agua bendita, jabón.

Una mano cubriéndole,

susurros por lo bajo:

“escribe libros”.

Demasiados manuscritos esparcidos,

Orificios imposibles de tapar.

Soy mujer

luego desobedezco.

30 años 30 poemas: “Hogar”, Warsan Shire

Warsan Shire nació en 1988 en Kenia. De padres somalíes, a la de edad de un año emigró a Gran Bretaña donde sigue viviendo. En 2013 ganó el African Poetry Prize y en 2014 fue además elegida como primera poeta joven laureada de Londres.

Su poesía está escrita desde la vulnerabilidad, desde un desnudo total. Narra la experiencia de aquel que no tiene raíces, del inmigrante, de la barbarie, de qué significa ser mujer, del dolor y la nostalgia. Son poemas sencillos que despacio, despacio, se te meten hasta el tuétano.

Puedes leer un artículo en el The New Yorker sobre su vida y obra aquí.

HOGAR

Nadie abandona su hogar a menos que su hogar sea la boca de un tiburón.

Sólo corres hacia la frontera cuando ves que toda la ciudad también lo hace.

Tus vecinos corriendo más deprisa que tú. Con aliento de sangre en sus gargantas.

El niño con el que fuiste a la escuela, que te besó hasta el vértigo detrás de la fábrica, sostiene un arma más grande que su cuerpo.

Sólo abandonas tu hogar cuando tu hogar no te permite quedarte.

Nadie deja su hogar a menos que su hogar le persiga.

Fuego bajo los pies, sangre hirviendo en el vientre.

Jamás pensaste en hacer algo así, hasta que sentiste el hierro ardiente amenazar tu cuello.

Pero incluso entonces cargaste con el himno bajo tu aliento,

rompiste tu pasaporte en los lavabos del aeropuerto,

sollozando mientras cada pedazo de papel te hacía ver que jamás volverías.

Tienes que entender que nadie sube a sus hijos a una patera

a menos que el agua sea más segura que la tierra.

Nadie abrasa las palmas de sus manos bajo los trenes, bajo los vagones.

Nadie pasa días y noches enteras en el estómago de un camión

alimentándose de hojas de periódico,

a menos que los kilómetros recorridos signifiquen algo más que un simple viaje.

Nadie se arrastra bajo las vallas, nadie quiere recibir los golpes ni dar lástima.

Nadie escoge los campos de refugiados o el dolor de que revisten tu cuerpo desnudo.

Nadie elige la prisión, pero la prisión es más segura que una ciudad en llamas.

Y un carcelero en la noche es preferible a un camión cargado de hombres.

Nadie podría soportarlo, nadie tendría agallas, nadie tendría la piel suficientemente dura.

Los “váyanse a casa, negros”, “refugiados”, “sucios inmigrantes”,

“buscadores de asilo”, “quieren robarnos lo que es nuestro”, “negros pedigüeños”,

“huelen raro”, “salvajes”, “destrozaron su país y ahora quieren destrozar el nuestro”…

¿Cómo puedes soportar las palabras, las miradas sucias?

Quizás puedas, porque esos golpes son más suaves que el dolor de un miembro arrancado.

Quizás puedas porque estas palabras son más delicadas que catorce hombres entre tus piernas.

Quizás porque los insultos son más fáciles de tragar que el escombro,

que los huesos, que tu cuerpo de niña despedazado.

Quiero irme a casa, pero mi casa es la boca de un tiburón. Mi casa es un barril de pólvora.

Y nadie dejaría su casa a menos que su casa te dijera que aprietes el paso,

que dejes atrás tus ropas, que te arrastres por el desierto, que navegues por los océanos.

“Naufraga, sálvate, pasa hambre, suplica, olvida tu orgullo, tu vida es más importante”.

Nadie deja su hogar hasta que su hogar se convierta

en una voz susurrando en tu oído diciendo: “Vete, corre lejos de mí ahora.

No sé en qué me he convertido, pero sé que cualquier lugar es más seguro que éste”

de Sur a Sur, nº 118: de criminalizar a los inmigrantes a criminalizar a las ONG. La indignidad de un Ministro del Interior

Traemos a este boletín la entrevista que ha hecho Olivia Carballar, para La Marea, al fotoperiodista Gervasio Sánchez, que ha pasado dos semanas a bordo del barco de Proactiva Open Arms. En la misma reflexiona sobre las declaraciones del ministro Juan Ignacio Zoilo contra las ONG que rescatan personas en el Mediterráneo.

El fotoperiodista Gervasio Sánchez, testigo de varias guerras alrededor del mundo, ha visto hace solo unos días, en mitad de la espesura del Mar Mediterráneo, las consecuencias de otras guerras que se siguen librando día a día. “He visto miles y miles de personas desesperadas a las que les han arrancado todo lo que tenían. Algunos suben al barco con ropas mojadas que se tienen que quitar y cambiarlas por otras prestadas. Hasta los bebés de países en guerra vienen al mundo con más pertenencias. He visto la frustración en los voluntarios cuando no se ha podido encontrar el bote de goma en medio del mar que indicaba el radar del barco. Saben que la alternativa al rescate es la muerte. He visto guardacostas libios (financiados por la Unión Europea) recoger los motores de las pateras para revenderlos en Libia. He visto la indecencia personificada en forma de organismo europeo que mira a otra parte sin ser consciente de que su pasividad podría ser un crimen de lesa humanidad”. Todas esas cosas ha visto Gervasio Sánchez durante dos semanas a bordo del barco de la ONG Proactiva Open Arms. En este tiempo, en el que fueron rescatadas miles de personas, solo ha visto, sin embargo, dos guardacostas italianas y un helicóptero.

¿Cómo explicaría al ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, todo esto que ha visto tras las declaraciones que ha realizado contra las ONG?

Le explicaría que sin el trabajo de media docena de ONG, incluida Proactiva Open Arms, el Mediterráneo sería aún más rojo con la sangre de un mayor número de muertos. Sus declaraciones son lamentables y demuestran una falta de empatía con personas que huyen de tragedias bélicas o económicas y arriesgan sus vidas por las rutas más peligrosas controladas por traficantes de seres humanos. Y ya que la Unión Europea es incapaz de cumplir con sus obligaciones como institución, por mucho premio Princesa de Asturias de la Concordia que reciba, que al menos no insulte a los trabajadores humanitarios que intentan evitar más muertes … “ (para seguir leyendo el artículo pincha en este enlace)

Además de este artículo puedes encontrar:

  • ASPA 30 años, 30 poemas de mujeres del mundo: ”Hogar” de Warsan Shire
  • Presentación del libro-comic “Gestrudis, la recovera” de nuestro compañero Luis Pernía Ibáñez, el día 26 de julio, miércoles a las 19,30 horas en Málaga.

30 años 30 poemas: “Ítaca del Sáhara”, Salka Embarek

Salka Embarek es una escritora, poetisa y activista hispano-saharaui que vive actualmente en Tenerife, las Islas Canarias. De padre saharaui y madre canaria, Embarek nació en El Aaiún, Sáhara Occidental, poco antes de la ocupación marroquí. Embarek y su familia lograron escapar de la zona ocupada. Posteriormente, Embarek cursó estudios en filología, filosofía y periodismo y es miembro activo de la Generación de la Amistad. Casi la totalidad de su obra está dedicada a la defensa del derecho a la autodeterminación de los saharauis y a la defensa de los derechos humanos de su pueblo.

La fuerza de los poemas de Salka Embarek reside en la combinación de temas e imágenes enlazados directamente a la lucha del pueblo saharaui desde la ocupación marroquí hasta la actualidad. En cada poema se entremezclan emociones correspondientes tanto al dolor físico como al sacrificio patriótico, desconocidos o ignorados por la comunidad internacional. Embarek dialoga con el lector, se identifica con el paisaje del Sáhara, reconforta y apoya a sus compatriotas y exige acción por parte de la comunidad internacional. Embarek se enfrenta directamente al invasor, lo señala como culpable y lo reta mientras reitera la legitimidad de su mensaje.

ÍTACA DEL SAHARA.

Volveré a la tierra.
a pesar de los desgarros
que el silencio ha dejado en mi pecho,
volveré a la tierra.
Sin el padre y la madre
que aquel día me tuvieron,
porque ellos ya volvieron
y me esperan.

Volveré a tierra,
y al que frene mi delirio
lo volveré locura.
La esperanza es tan terrible
tan intenso el deseo,
incontenible el anhelo,
que volveré a la tierra
por el único camino perseguible.

Y si me asaltan los ladrones,
los que roban el pan
de la boca de mis niños,
abusadores de melhfas,
forjadores de mentiras,
les mostraré mis heridas,
que aun sangrando,
no me frenan.