#BienvenidosRefugiados

Denunciamos que Interior de uso de CIE a la prisión de Archidona

Nos hemos adherido al siguiente comunicado y además como ASPA hemos firmado la queja al Defensor del Pueblo.

Ayer, lunes 21 de noviembre, fueron recluidos en el Centro Penitenciario de Archidona (aún sin inaugurar) 464 personas argelinas y marroquíes llegadas los días anteriores en patera a las costas levantinas. El centro no cuenta con agua corriente potable y es una cárcel que depende directamente de Instituciones Penitenciarias.

Policía entrando en la cárcel de Arquidona con las personas inmigrantes.

Las organizaciones firmantes recuerdan que la ley impide que los Centros de Internamiento de Extranjeros tengan “carácter penitenciario”. No podemos entender cómo el Tribunal Superior de Justicia de Murcia ha dado el visto bueno para esta operación.

En lugar de dispositivos de acogida, el Ministerio de Interior se ha apresurado maniobrar de forma que se facilite la expulsión de estas personas (España tiene acuerdos de expulsión con Argelia y Marruecos).

Además, dada la improvisación de la que han hecho gala en la gestión de esta situación, nos preocupa seriamente que derechos básicos de toda persona que se encuentre en estas circunstancias (no superar las 72 h de detención antes de pasar a disposición judicial, asistencia letrada y traducción adecuadas o acceso al procedimiento de asilo) hayan podido ser vulnerados antes del traslado a Archidona.

Nuestra posición es clara: consideramos que los Centros de Internamiento de extranjeros son una aberración jurídica, unas cárceles opacas en las que se encierra a personas que no han cometido delito alguno. En este caso, se trata de supervivientes de un viaje traumático en el que han arriesgado su vida y en que, recordemos, al menos 6000 personas han fallecido en los últimos 25 años.

Exigimos al Ministerio de Interior que no utilice cárceles como Centros de Internamiento de Extranjeros y que, en su lugar, habilite dispositivos de acogida para los supervivientes de este traumático viaje.

de Sur a Sur, nº 113, Los centros de internamiento para extranjeros (CIE): un agujero de los derechos humanos

La noticia que facilitó el ministro Zoido de la construcción de dos nuevos CIE en Málaga y Algeciras, a raíz de una petición de la diputada de Podemos María Isabel Mora, creó un profundo malestar en las organizaciones prosociales, particularmente en Málaga y Algeciras. La voluntad de algunos grupos políticos y las gestiones de la Plataforma de Solidaridad con los inmigrantes de Málaga, de la que formamos parte, consiguieron recientemente el NO unánime de los diversos grupos políticos que componen la Diputación y el Ayuntamiento a la construcción de un nuevo CIE en la provincia. Para recordar y seguir rechazando estos centros que en realidad son cárceles encubiertas traemos a colación este artículo de Andrés Peña, del Informe de APDHA Derechos Humanos en la Frontera Sur 2017. Andrés de la Peña Fernández es delegado de la APDHA en el Campo de Gibraltar.

Este año los Centros de Internamiento para Extranjeros (CIE) han sido noticia por distintos motivos. Unas veces por los actos de protesta realizados por inmigrantes retenidos en los CIE, otras por el posicionamiento de distintos ayuntamientos pidiendo su cierre y, últimamente, por los autos de jueces de control de los CIE. En la actualidad hay en el Estado español ocho CIE: Algeciras-Tarifa, Barcelona, Las Palma, Madrid, Murcia, Tenerife y Valencia. Los CIE son establecimientos públicos de carácter no penitenciario donde se retiene de manera cautelar y preventiva a extranjeros sometidos a expediente de expulsión del territorio nacional. Los Centros de Internamiento de Extranjeros son un instrumento extendido por toda la Unión Europea adoptado en desarrollo de la política migratoria común suscrita en el acuerdo de Schengen de 1985. Como consecuencia de este acuerdo, se dicta la primera Ley de Extranjería, la Ley Orgánica 7/1985 de 1 de julio sobre Derechos y Libertades de los Extranjeros en España. En su artículo 26.2 se establecía la “posibilidad de acordar judicialmente, con carácter preventivo o cautelar, el ingreso en centros que no tengan carácter penitenciario de extranjeros incursos en determinadas causas de expulsión mientras se sustancia el expediente” (para seguir leyendo el artículo pincha en este enlace)

Además este artículo puedes encontrar:

  • ASPA 30 años 30 poemas de mujeres del mundo: Freedon Nyamubaya
  • Nueva Junta Directiva de ASPA
  • Algunas de las cosas en las que estamos trabajando:
    • XX Jornadas sobre inmigración bajo el lema “Vulnerabilidad de los derechos en la Frontera Sur”
    • X Muestra de la Cooperación Internacional y las Migraciones
    • XXV Feria de la Solidaridad de Córdoba Solidaria
    • La caseta de ASPA cumple 29 años
    • Encuentro Las rebeldes se juntan
    • Talleres del proyecto Formación de jóvenes en Educación Global con pensamiento crítico y en igualdad de género, detectando formas de acoso y violencia a las mujeres
    • Concentración “Música para la acogida”
    • Exposición Clínica y Amazonía

de Sur a Sur, nº 91: ¿Qué hacer en Siria?

Desde ASPA hemos vivido con particular emoción la celebración el día 20 de junio del Día del Refugiado y en nuestra perplejidad ante la falta de soluciones y la cronificación del problema de los refugiados traemos a colación este artículo de Pere Ortega del Centre Delàs d’ Estudis per la Pau, publicado el 21 de junio en el Diario Público. Un artículo para leer detenidamente y encontrar algo de luz en la sinrazón de esta guerra.

Siria pronto hará seis años que sufre una guerra civil devastadora. Un país situado en una región, Oriente Medio, lleno de conflictos, donde todos los países de la zona se sitúan a favor o en contra de alguna de las partes y donde las potencias mundiales juegan sus intereses particulares por cuestiones de geopolítica, ya sea regional o mundial, geopolítica que tratándose de Oriente Medio está relacionada con la cuestión de los hidrocarburos. Unos, a favor de los rebeldes, facilitando apoyo político, ayuda económica, apoyo militar y armas como Arabia Saudí, Qatar, Emiratos Árabes Jordania, Turquía, la comunidad suní de Irak, Israel, Reino Unido, Francia y EEUU. Por el lado contrario, a favor del gobierno de Al Asad, Irán, la milicia libanesa de Hezbollah y Rusia. Y neutral, pero muy preocupado con el desenlace final, Líbano, país que se puede ver contaminado y caer en la espiral de la guerra de Siria.

A lo largo de estos años de guerra civil en Siria se han producido más de 300.000 muertos; un millón de heridos; 7,5 millones de desplazados internos; 4 millones de refugiados al exterior; miles de encarcelados y desaparecidos; 12 millones de personas adultas entre los que se encuentran 5,5 millones de niños que necesitan ayuda humanitaria; 4,8 millones en zonas de difícil acceso donde escasea el agua y los alimentos. Además, la escolarización se ha reducido un 50%; la esperanza de vida ha disminuido en 13 años; la economía se ha reducido en un 40%. Es estadística, pero detrás de cada cifra hay personas que sufren en una tragedia que tendría que golpear nuestras conciencias.

Para leer el artículo completo pincha en este enlace

Además de este artículo puedes encontrar información de:

de Sur a Sur, nº 85: Acuerdo UE-Turquía, una decisión ilegal y nada ética

Los fenómenos migratorios han sido una constante en la historia humana. Sus flujos han podido variar en dirección o en intensidad con el transcurrir de los siglos, pero siempre han sido un elemento fundamental a la hora de explicar los procesos históricos y la configuración de las sociedades del presente. Por ejemplo, si el ‘homo sapiens’ no hubiera migrado del continente africano, posiblemente los europeos seguiríamos siendo neandertales.

Pero sorprende la esquizofrenia o fractura ideológica con que se ven en la actualidad, en amplio espectro del discurso político, los fenómenos migratorios. Mientras por un lado defiende la libertad absoluta del Capital para migrar de un país a otro, por otro juzga ahora que este principio no sirve para el factor Trabajo –al contrario que durante el siglo XIX-. Además, en la práctica política, mientras se habla de cosmopolitismo y de internacionalismo, en la realidad se levantan barreras y concertinas, se suprimen visados y se multiplican los efectivos policiales en un claro ejemplo de nacionalismo económico. …

Para leer el artículo completo pincha en este enlace

Además de este artículo en el boletín puedes encontrar información de:

Europa y los refugiados

Es urgente abrir y garantizar vías seguras para que las personas que huyen de la guerra y de la hambruna puedan hacerlo en la mejor de las circunstancias, porque la inexistencia de esas vías les obliga a arriesgar sus vidas. En este sentido se inscriben las manifestaciones del pasado sábado en más de 40 ciudades en España, entre ellas Málaga, y en más de 16 países, que exigen un ‘pasaje seguro’, safe passage, para las personas que se dirigen a suelo europeo. Y es que la actitud de Europa ante la mayor crisis de refugiados/as tras la Segunda Guerra Mundial, da cuenta de la ausencia de humanidad, responsabilidad y solidaridad. Es como si los valores fundacionales europeos fueran tirados por la borda y con ellos, de manera flagrante e impune.

caritas-con-los-refugiados-en-libia1Un botón de muestra de esta actitud desafortunada de la UE y que sólo puede calificarse de vergüenza son los 10.000 menores desaparecidos; nadie sabe dónde están. Pueden estar siendo violados, prostituidos, esclavizados en manos de una nueva organización criminal paneuropea de tráfico de personas. Según Save the Children, en 2015 entraron 26.000 niños sin acompañantes. 5.000 que llegaron solos han desaparecido en Italia. 1.000, en Suecia. Que sepamos. Una realidad absolutamente inaceptable que, según Europol, puede situar a niñas y niños en manos de redes de tráfico de personas. En la misma línea está la situación extremadamente preocupante de las mujeres que llegan a Europa huyendo de los conflictos pues el riesgo de que sufran violencia sexual y de género es altísimo. Continuar leyendo

de Sur a Sur, nº 82: Xenofobia y solidaridad rivalizan en la Jungla de Calais

En una Europa a la deriva en relación a las personas refugiadas, las ONGs y organizaciones proinmigrantes venimos denunciando las medidas que están asumiendo algunos países europeos. Medidas que pasarán a la historia de la infamia por la terrible violación de derechos humanos que suponen. Dinamarca ha comenzado a confiscar el dinero en efectivo de las personas refugiadas que supere los 1.340 euros. Países como Suecia, Holanda y Finlandia han anunciado deportaciones masivas. Mientras el periódico británico The Independent denuncia que miembros, algunos de ellos uniformados, de una milicia armada de extrema derecha llevan a cabo una campaña de violencia sin precedentes contra los inmigrantes que están en  el llamado campo de la Jungla, en la localidad francesa de Calais. Y en muchas de nuestras fronteras se construyen muros y alambradas que impiden la entrada de quienes tienen pleno derecho a la circulación por vías legales y seguras, y a una adecuada acogida.

calais1Hemos escogido este botón de muestra de la situación en Calais a través del artículo “Xenofobia y solidaridad rivalizan en la Jungla de Calais” de Andrea Olea publicado recientemente en Diario Público.

Los actos racistas y las muestras de solidaridad se multiplican al mismo tiempo en Calais, la ciudad del norte de Francia convertida en última etapa para miles de refugiados que sueñan con llegar a Reino Unido. La manifestación que este fin de semana recorrió sus calles en apoyo a los emigrantes, terminó en altercados con la policía y varias detenciones, escenificando la tensión creciente que vive la localidad.

Vista desde el aire, la Jungla se asemeja a un inmenso mar de plástico azul y blanco. Situado a apenas cinco kilómetros de la ciudad francesa de Calais, frente al Canal de la Mancha, este asentamiento acoge a más de 7.000 emigrantes de una quincena de nacionalidades que esperan dar el salto definitivo a Inglaterra: afganos, sudaneses, sirios, etíopes, eritreos… un paseo entre sus calles enlodadas se convierte en un recorrido por un mapa de conflictos.

En este gigantesco poblado, formado por chabolas y precarias estructuras de madera, todo es extremo: el frío, el viento, el barro. La Jungla es como un ser vivo que respira, inspira y expira, engulle y escupe a personas de muy distintos orígenes con dos cosas en común: una odisea a sus espaldas hasta su llegada a Calais y el sueño de alcanzar Reino Unido, considerado la verdadera Tierra Prometida.

Las cifras oscilan, pero en los últimos meses el número de habitantes de la Jungla ha explotado: de 3.000 personas pasó a 10.000, y en la actualidad se estima que malviven en ella entre 7.000 y 8.000 habitantes.

PARA SEGUIR LEYENDO EL ARTÍCULO PINCHA EN ESTE ENLACE Continuar leyendo

Declaración Córdoba ciudad refugio

“A finales de 2013, más de 51 millones de personas tuvieron que abandonar sus hogares como consecuencia de las guerras, la violencia y la vulneración de derechos humanos en diferentes lugares del mundo, según datos de ACNUR.

En 2014, Siria se convirtió en el principal país emisor de personas refugiadas (3,5 millones) y con más desplazadas internas (6,5 millones) como consecuencia del conflicto bélico que comenzó en 2011. Sin embargo, este drama no debe hacer invisibles a las millones de personas desplazadas y refugiadas como consecuencia de otras guerras, así como de situaciones de violencia generalizada, torturas, etc. existentes en diferentes zonas del planeta: Kosovo, Afganistán, Eritrea, Serbia, Somalia, Sudán, R.D. Congo… A las que habría que sumar todas aquellas que huyen de la desigualdad y la miseria.

Cordobaciudadrefugio1Los países vecinos a los conflictos y las situaciones descritas son los que acogen a la mayor parte de las personas refugiadas. Según CEAR, el 86% de éstas se encuentra acogida en países considerados en vías de desarrollo y un 25% en los países más empobrecidos del mundo. Las personas refugiadas que intentan entrar en Europa son sólo una mínima parte todas ellas y la mayoría lo hacen en condiciones muy precarias, tal y como hemos podido comprobar últimamente en los medios de comunicación. Sólo en 2014 murieron ahogadas más de 3.400 personas migrantes y refugiadas al intentar llegar a territorio europeo.

Ante este drama humanitario, las autoridades europeas se enfrentan a la que ha sido calificada como la peor crisis de refugiados en Europa desde la Segunda Guerra Mundial y, en consecuencia, ante el mayor reto para encontrar soluciones urgentes. Así, resulta imprescindible adoptar medidas estables, no improvisadas, que impliquen el análisis de los problemas sociales en los países receptores, principalmente en materia de vivienda, salud, educación, empleo y seguridad, y garanticen los recursos para dar cobertura a las necesidades básicas de las personas acogidas y ofrecerles unas condiciones de vida dignas. Asimismo, es fundamental aportar respuestas en el ámbito de la política internacional, que favorezcan la paz y no alimenten los conflictos en sus zonas de origen, teniendo en cuenta para ello, que España está en el puesto número 6 a nivel mundial como uno de los principales países exportadores de armas, lo cual contribuye en buena medida a alimentar los conflictos en Oriente Medio.

En atención a lo expuesto, las entidades presentes en esta asamblea compuesta por administraciones públicas de Córdoba, así como por entidades sociales y personas a nivel particular, EXPONEMOS: Continuar leyendo

Málaga ciudad refugio

11960008_724204024378175_5773772876091922522_nEl próximo Miércoles 9 de Septiembre a las 19h (Plaza de la Marina) apoyamos la convocatoria de una concentración en Málaga en Solidaridad con los refugiados de Siria, Iraq o Libia, que huyen de la guerra, y se encuentran en una situación dramática a las puertas de Europa, debido a la insolidaridad y ausencia de humanidad de la UE y el gobierno español. La concentración ha sido convocada por la Plataforma de Solidaridad con los Inmigrantes de Málaga, de la que forma parte la Asociación Andaluza por la Solidaridad y la Paz  (ASPA), y cuenta con el apoyo de numerosas organizaciones para reclamar que Málaga se adhiera a la red de ciudades refugio y de respuesta a esta situación desde la solidaridad, como está reclamando la ciudadanía. Una vez más tenemos que denunciar la lamentable actitud de pasividad de la UE, así como del gobierno español. Una vez más, han demostrado que no son capaces de dar una respuesta rápida y desde la solidaridad a la situación de miles de personas que huyen de la guerra y de situaciones de emergencia humanitaria, en cuyas causas los gobiernos y los intereses de la UE tienen una enorme responsabilidad.

Ante esta situación, queremos manifestar nuestro más firme apoyo a la propuesta de que Málaga sea una Ciudad Refugio, un lugar solidario y hospitalario, respaldando las propuestas realizadas por entidades como Málaga Acoge (campaña #MálagaCiudadRefugio) o la Comisión Española de Ayuda al Refugiado, fomentando la solidaridad ciudadana y dotando a las organizaciones sociales de todos los medios necesarios.