Ceuta

De Sur a Sur, nº 107: A los tres años de la tragedia del Tarajal

Porque las expulsiones se han seguido produciendo tras la tragedia del Tarajal, símbolo de la política migratoria y de fronteras del Gobierno, con un lamentable menosprecio hacia la vida humana, y porque las víctimas y las familias de los fallecidos siguen esperando una reparación, las ONG nos volvimos reunir el 4 de febrero en la playa del Tarajal de Ceuta para informar, denunciar y manifestar nuestra indignación.

Efectivamente, después de la tragedia de la playa del Tarajal, en la que murieron ahogados quince subsaharianos, las ONG denunciamos que todavía no se ha hecho justicia, a pesar que se haya reabierto el caso en un juzgado de Ceuta.

Todas las personas que acudimos al Tarajal recordamos aquella mañana del 6 de febrero de 2014, tras haber intentado previamente burlar a pie el perímetro fronterizo de Ceuta, las aguas se tragaban a casi un tercio de los inmigrantes que trataron de alcanzar a nado la costa española vadeando el espigón, mientras los agentes de la Guardia Civil les disparaban pelotas de goma y botes de humo.

Los 23 supervivientes que llegaron a la frontera fueron entregados inmediatamente a los agentes marroquíes de manera irregular a través de la valla, sin tener en cuenta si se trataban de potenciales asilados, lo que popularmente se conoce como devoluciones en caliente. La práctica, ya por entonces, fue criticada por organizaciones como la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), que considera que la mitad de los recluidos en los Centros de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) son susceptibles de ser refugiados políticos, mientras que una quincena de juristas españoles elaboraron un documento en el que acusaron al Gobierno de actuar de forma ilegal.

Conviene recordar también que Soledad Becerril, la Defensora del Pueblo, que calificó de imprudente el lanzamiento de material antidisturbios, también enmendó la plana al ministro de Interior. Jorge Fernández Díaz llegó a inventarse el concepto de frontera elástica o retráctil, es decir, que el territorio español no comenzaba tras la primera valla, sino tras la segunda; y, en el caso de la playa del Tarajal, la línea de los guardias civiles que esperaban a los subsaharianos en la orilla. Soledad Becerril había estipulado que el corredor entre ambas verjas sí es España, pero las fuerzas de seguridad españolas y marroquíes han hecho caso omiso a sus advertencias, reforzadas por diversos organismos europeos.

Para seguir leyendo el artículo pincha en este enlace

Además de dicho artículo en el boletín puedes encontrar:

·         ASPA, 30 años 30 poemas: con motivo de “celebrarse” el 14 de febrero el día de San Valentín compartimos esta semana el poema TÚ ME QUIERES BLANCA de Alfonsina Storni.

·         La enfermedad del Chagas

·         El Observatorio de la Frontera Sur

de Sur a Sur, nº 103: Hambrientos, mojados y ateridos de frío

“Hambrientos, mojados y ateridos de frío” Así nos describía Santiago Agrelo, arzobispo de Tánger, su impresión de aquellos hombres y mujeres, escondidos en los montes  de Berliones o Belyounech, cuando acaba de regresar de entregarles mantas aquel lunes lluvioso, 5 de diciembre. Día en que llegamos a Tánger Silvio, Carmen, Amparo, Rosa y yo, con el encargo del Observatorio Frontera Sur (OFS) de ver in situ la situación de las personas migrantes en el norte de Marruecos y afianzar contactos con las organizaciones que trabajan la acogida.

dab3ef6c-4c5e-4246-91b0-bef386a29d3c“Es inhumano “insistía. Con cierto temblor de la experiencia vivida, enfatizaba “tenían que venir los ministros del Interior de Marruecos y de España para que vieran cómo están estas personas y seguramente su actitud cambiaría”. “Hay, Santiago, a quien se lo ocurre entregarles mantas un día tan lluviosos sin haberlas envuelto en un plástico”.

Se le veía muy afectado “Del bosque salían mojados, muy mojados, algunos con simples sandalias”. Y añadía “Yo me pregunto cómo pueden vivir ahí, empapados por la lluvia y ateridos de frío”.

Cuando nosotros le interrumpíamos reiteraba “Hay que verlos para impresionarnos y entonces cambiaría nuestra actitud”.

Sus palabras traducían un profundo sentimiento de indignación.

Le escuchábamos con suma atención  y sobretodo le pedíamos consejo para nuestro trabajo en el Observatorio de la Frontera Sur, dándonos tres propuestas, tres objetivos muy claros: informar, denunciar y escandalizar.

En cierto momento se levantó y nos entregó, como recuerdo y testimonio, su libro “Emigrantes: el color de la esperanza”, pero que en un principio quiso llamarse “Emigrantes, el color de las lágrimas” o “Emigrantes, el color de la noche”.

Para leer los artículos del boletín pincha en este enlace

Además de dicho artículo en el boletín puedes encontrar información:

  • De los talleres del proyecto “Formación de jóvenes en Educación Global con pensamiento crítico y en igualdad de género, detectando formas de acoso y violencia a las mujeres en Granada 1ª fase
  • Del taller de formación gratuita “Cómo defender los Derechos Humanos en Palestina”.
  • De la Exposición Puentes horizontales de solidaridad. Del Ecuador al mundo.
  • De la concesión del Premio Carlos Cano 2016 a la Plataforma Pobreza Cero de Granada
  • De la Exposición “Migrantes, composiciones y poemas”

de Sur a Sur, nº 99: un día cualquiera en la frontera sur

“La travesía fronteriza desde el puesto marroquí al español es un cúmulo de violaciones al término igualdad”, escribe Cristina Fuentes. Esta investigadora social relata su paso diario por la frontera de El Tarajal, la que separa Ceuta de Marruecos, pero también la que separa África de Europa, la frontera sur.

201512311851115440Suena el despertador son las seis de la mañana, tardo dos minutos eternos en saber dónde estoy, qué hago aquí, y por qué me estoy levantando de noche. Ducha rápida, cuido mi vestimenta porque, pese a que sea finales de julio, no usaré pantalón corto, tampoco camiseta de tirantes ni escotada. Algo de maquillaje que me tape las ojeras y raya de lápiz negro en los ojos. Salgo corriendo.

Tengo que atravesar la medina de Tetuán, compro un café y bajo a la parada de taxis. Espero que se llenen las plazas del taxi que compartiré con otras seis personas hasta la frontera, y nos ponemos en marcha. Durante el trayecto recuerdo la sensación de asfixia que me generaba ir cuatro personas con más edad que tú en la parte de atrás de un coche. Ahora todo eso ha desaparecido. La repetición de los acontecimientos más insólitos los convierte en normalidad. Quince dírham –un euro y medio-, y cuarenta minutos de trayecto después llego a la frontera de El Tarajal. La cotidianidad, en este caso, no ha conseguido quitarme la sensación de presión del cuerpo cada vez que llego a esta frontera. El calor apremiante, la multitud de personas que quieren ofrecerte cualquier cosa por un par de dírham y las colas para entrar a la parte española hacen que el aire pese y el ruido fronterizo retumbe dentro de ti. Te repites: Tranquila, eres investigadora, es lo que tienes que hacer, observa y quédate con los detalles.

Hoy es un día especialmente concurrido, es martes y los martes suelen ser duros. Tengo a 300 mujeres delante de mí en la fila para entrar al perímetro fronterizo marroquí, intento utilizar mi pasaporte mágico para saltarme la espera y pasar al puesto de aduana. Nunca hago esto, pero tengo una entrevista en una hora en el centro de Ceuta. La artimaña no surte efecto alguno y retrocedo en la fila. Estas mujeres trabajan en Ceuta y, por la hora que es, en su mayoría son empleadas domésticas. Seguro que entran a las nueve de la mañana a trabajar y son ya las ocho y seguimos esperando. Porque las porteadoras llegan antes. Una chica se me acerca y me pregunta algo pero no puedo tener una conversación fluida con ella, le digo una palabra en dariya, otra en español y otra en francés, pero nada, no fluye la comunicación… ¿Cuándo estudiaré dariya? ¡Uff!, primero tengo que terminar la investigación. …

Para leer el artículo completo pincha en este enlace

Además de dicho artículo en el boletín puedes encontrar información:

  • de los talleres que vamos a impartir en el Curso ”Educación para el desarrollo y enfoque de género” organizado por el CICODE (Centro de iniciativas de Cooperación al Desarrollo) de la Universidad de Granada
  • de la Red de Trueke de Córdoba
  • de la Campaña Pobreza Cero Granada

Boletín de Sur a Sur, nº 75: Así son las cuatro rutas de la inmigración a Europa

Compartimos el número 75 de nuestro Boletín DE SUR A SUR. Mientras la Comisión Europea prevé la llegada de hasta tres millones de refugiados hasta 2017, desglosados en un millón de personas en 2015, 1,5 millones en 2016 y medio millón en 2017, queremos ofrecer una lectura de las cuatro rutas más importantes de la inmigración a Europa del artículo “Así son las cuatro rutas de la inmigración a Europa” de Nacho Carretero publicado el veinticuatro de octubre de 2015 y presentado de forma dialogal.

desurasur74 1El artículo empieza así: “¿Qué diferencia hay entre refugiado y migrante? 

Migrante es la persona que abandona su país de manera voluntaria por motivos económicos. Si decide regresar, seguirá gozando de la protección de su gobierno.

Refugiado es aquél que abandona su país por la amenaza de persecución y no puede regresar y gozar de seguridad mientras exista tal amenaza.

¿Por qué utilizan estas cuatro rutas?

Son las rutas establecidas por las mafias de tráfico de personas. A falta de una regularización y control de los estados, son estos grupos los que fijan los recorridos, pasos fronterizos, medios y sobornos en aduanas. Son, por momentos, como agencias de viajes que establecen las rutas, ponen los medios y cobran tarifas variables por todo ello.

¿Cómo se deciden los recorridos?

Las rutas son cambiantes y dependen de múltiples factores, como puntos fronterizos más o menos vulnerables, acuerdos que alcancen los países de origen con Europa o cambios en la legalidad. Por ejemplo, el año pasado, los refugiados sirios usaban una ruta que les llevaba desde Turquía hasta Argelia, porque este país no les exigía visado. Después cruzaban ilegalmente a Marruecos y de ahí entraban a Melilla. Hoy apenas usan esta ruta y casi todos optan por la de Turquía-Grecia.

Otro ejemplo: la ruta que lleva en cayuco a Canarias apenas ha sido usada este año debido a los acuerdos alcanzados entre la Unión Europea y Mauritania, el país desde donde parten las embarcaciones …”

Además de dicho artículo podemos encontrar información de:

  • Almuerzo solidario por la “Educación para niñas/os y jóvenes en prevención de la enfermedad de Chagas. Río Tapacarí. Cochabamba (Bolivia)”, el 22 de Noviembre a las 14:00 en el Colegio Oficial de Médicos de Málaga
  • Proyección del documental “Hijas de la Tierra” en el cine Albéniz de Málaga dentro de la XIII Muestra de cine Mujer en Escena.
  • Los distintos talleres que estamos impartiendo en Fernán Nuñez (Córdoba), en Coria del Río (Sevilla), en la Facultad de Ciencias de la Educación de Córdoba, y en Palma del Río (Córdoba)
  • Exposición de “ÁFRICA, tan cerca y sin embargo tan lejos”, y Aula abierta en la Facultad de Filosofía y Letras de Córdoba.
  • Campaña “Córdoba se mueve por el clima”
  • 40º EUCOCO (Conferencia Internacional de Apoyo y Solidaridad con el Pueblo Saharaui) en Madrid y Jornadas por el Sahara, en Córdoba, con la finalidad de recoger fondos para los campamentos saharauis.
  • Marcha contra la Base de Morón.

(PARA LEER EL BOLETÍN COMPLETO PINCHA EN ESTE ENLACE)

Boletín de Sur a Sur, nº 72: Vallas, diez años de contratos de obra y mantenimiento

Las vallas entre Melilla y Marruecos, han costado al menos 10 millones de euros al año. Detener en1af59c0edae03ae6ab9fee0e293fca98 España y deportar a sus países de origen a migrantes y refugiados, 49 millones anuales. El proyecto de investigación Sniffer, financiado con fondos europeos para reconocer por su olor corporal a las personas escondidas en un vehículo que intentan cruzar una frontera, 3,5 millones de euros.

La lista de costes para alejar a migrantes y refugiados de las fronteras europeas acumula miles de millones de euros. A pesar de ello, los intentos de alcanzar el Viejo Continente están lejos de disminuir. Pero ¿Quiénes se llevan la mayor tajada en este negocio inhumano? Veamos a continuación este artículo de El Confidencial.

El Estado ha destinado 75 millones desde 2004 para levantar y mantener los muros que separan la frontera hispano-marroquí. 59 millones han acabado en las arcas de las tres empresas del Ibex: ACS, Indra y Ferrovial se llevan ocho de cada diez euros para las vallas de Ceuta y Melilla

El pasado 4 de septiembre, presidente del Real Madrid, llamaba consternado a Mariano Rajoy. En esa conversación, según aseguró el club blanco, se comprometió a donar un millón de euros en apoyo a los refugiados que sean acogidos en España.

Sólo en los últimos diez años, Dragados, empresa del grupo ACS que preside Florentino Pérez, ha sido junto a Indra y Ferrovial una de las mayores adjudicatarias de las vallas de Ceuta y Melilla, principal obstáculo para migrantes y refugiados que intentan llegar a España desde la ‘frontera Sur’. Las tres empresas se han llevado 59 de los 75 millones (79%) que el Estado ha adjudicado en concurso público para levantar y mantener las dos barreras entre 2004 y 2014. La cifra se desprende de la respuesta a una solicitud de acceso a la información enviada por El Confidencial al Ministerio del Interior.

Para leer el resto del boletín pincha en este enlace

20 de Junio: Día Mundial del Refugiado

El 4 de Diciembre del año 2000, la Asamblea General de las Naciones Unidas declaró el día 20 de Junio como Día Mundial del Refugiado, haciéndolo coincidir con el aniversario de la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951, que fue concebida para dar respuesta a la situación de refugiados de la Segunda Guerra Mundial. Según esta Convención, un refugiado es una persona que se encuentra fuera de su país de nacionalidad o de residencia habitual por un fundado temor de persecución a causa de su raza, religión, nacionalidad o pertenencia a un grupo social o político, y no puede o no quiere acogerse a la protección de su país, ni regresar a él.

dia-mundial-del-refugiado-20-junioEste año, la conmemoración del Día Mundial del Refugiado se torna diferente ante el nuevo rostro que están tomando los desplazamientos forzosos en el mundo y los trágicos acontecimientos ocurridos en aguas del Mediterráneo en este último periodo de tiempo. La representante de ACNUR en España, Francesca Friz-Prguda, afirmaba al presentar en mayo el Informe «Tendencias de Asilo 2014: niveles y tendencias en los países industrializados», que estamos alcanzando “el número de desplazados en el mundo más alto desde la Segunda Guerra Mundial”. Estamos asistiendo a una crisis de refugiados de importantes dimensiones.

 ¿Control o protección?

En 1999, los países de la Unión Europea acordaron crear un Sistema Común de Asilo Europeo basado en la aplicación de la Convención de 1951 relativa al Estatuto de los Refugiados. En la primera fase de este trabajo se desarrollaron unos criterios comunes que garantizaran un trato más uniforme a los solicitantes de asilo y refugiados de la Unión Europea, y se establecieron dos disposiciones -conocidas como las normativas Dublín II y Eurodac- en donde se decidía qué país de la UE debía responsabilizarse de cada caso de asilo.

Este trabajo continuó en 2004, pero con unos objetivos drásticamente distintos, pasándose de un sistema de protección de refugiados a unas políticas orientadas al freno y al control de la inmigración irregular. A mediados de 2005, se puso en marcha la Agencia Europea para la Gestión de las Fronteras Exteriores (conocida como FRONTEX), que recogía un amplio sistema de coordinación de los esfuerzos conjuntos de los países miembros por controlar las fronteras exteriores de la UE. Una de las prioridades de la UE en su lucha contra la inmigración irregular fue, además, la firma de los ya conocidos “acuerdos de readmisión” con los países de origen,

Hemos ido asistiendo a un progresivo viraje de las políticas europeas de migración en pro de un control de los flujos migratorios y en detrimento de la protección de los derechos de los refugiados, con el consiguiente peligro real para éstos. Existe el riesgo de la expulsión de los solicitantes de asilo a países que no cuentan con procedimientos de protección justos y eficaces. Continuar leyendo

XIX Jornadas sobre Inmigración: Ceuta y Melilla, vulneración de derechos en la Frontera Sur

Cartel-XIX-Jornadas-InmigraciónLos próximos 24 y 25 de abril se celebrarán las XIX Jornadas sobre Inmigración de la Plataforma de Solidaridad con los/las Inmigrantes. Bajo el título Ceuta y Melilla: Vulneración de Derechos en la Frontera Sur, se celebrarán en el Centro Municipal de Plaza Montaño. Es imprescindible realizar la inscripción para asistir a las mismas, ya que el número de plazas disponibles está limitado. La inscripción tiene un valor de únicamente 10 euros, e incluye la comida del sábado 25 de abril y el certificado de asistencia. Todas las personas interesadas pueden inscribirse en las jornadas en las sedes de Médicos del Mundo en Málaga (Calle de la Cruz Verde, 16), ASPA (C/Juan del Encina, nº 34) o Málaga Acoge (C/Bustamante s/n). La fecha límite de inscripción es el jueves 23 de abril.

Las jornadas darán comienzo el viernes 24 de abril a partir de las 16.00 horas con la entrega de materiales. Media hora más tarde, el concejal del Área de Derechos Sociales del Ayuntamiento de Málaga, Francisco Pomares, y el presidente de la Plataforma de Solidaridad con los y las inmigrantes de Málaga y de la ASPA, Luis Pernía, inaugurarán la cita.

La primera charla será a las 17.00 horas, se titula Inmigración y vulneración de derechos en la frontera de Ceuta y la encargada de impartirla será Paula Domínguez, de la Asociación ELÍN, que desarrolla su labor en dicha ciudad. Más tarde, a partir de las 19.00 horas, se presentará el documental The land between con la participación de su director, David Fedele.

Mientras, el sábado arrancará con la presentación, a las 10.00 horas, del informe de APDH-A Derechos humanos en la Frontera Sur por parte de Carlos Arce, coordinador del Área de Inmigración de APDH-A. A partir de las 12.30 horas se realizará una mesa redonda titulada Las fronteras de Ceuta y Melilla: marco legal y derechos humanos, en la que intervendrán Cristina Manzanedo, abogada de Pueblos Unidos, y José Luis Rodríguez Candela, abogado voluntario de Málaga Acoge y coordinador del equipo jurídico de Andalucía Acoge.

Por la tarde, a las 16.00 horas tendrá lugar una nueva mesa redonda titulada Información y desinformación en la Frontera Sur, en la que participarán Jesús Blasco, periodista de Eldiario.es y Peio Aierbe, responsable del Centro de Estudios y Documentación sobre Racismo y Xenofobia. Finalmente, a las 18.00 horas, será el turno de la coordinadora de incidencia y participación social en CEAR, Nuria Díaz, quien hablar sobre la Vulneración del derecho de asilo en la Frontera Sur.

TripticosJornadas-680x408

Gurugú, sueño y frontera

El monte Gurugú es el punto más elevado del cabo de Tres Forcas, en la costa norte de Marruecos y conforma una península, en la que se halla también la ciudad autónoma de Melilla, formando parte a su vez de la Sierra de Nador . El Gurugú domina parte la ciudad de Melilla y fue escenario, a principios del siglo XX de encarnizados combates entre tropas españolas y los rebeldes rifeños de Abd el-Krim. Actualmente es el refugio de muchos inmigrantes venidos de regiones subsaharianas, que aguardan en sus laderas una oportunidad para entrar en Melilla.

Sin títul1oEl Gurugú se trata de un volcán extinto, que tiene una altitud de unos 890 metros y desde su cumbre, en la que se hallan las ruinas de un par de fuertes españoles, ofrece unas vistas espectaculares de la ciudad española de Melilla, Nador  y la gran albufera conocida como Mar Chica. En días claros, es posible divisar Argelia, las islas Chafarinas e incluso Sierra Nevada, en la otra orilla del Mediterráneo.

Pues bien, la poderosa mole del Gurugú es todo un símbolo. De la acogida, como regazo materno, donde llegan numerosos migrantes africanos que se refugian en su bosque, esperando el salto a una vida mejor. Y de exclusión, pues sus faldas están llenas de fronteras; la más significativa y dolosa es la valla que bordea Melilla, que dotada de gran altura, malla antitrepa y concertinas, impide el paso a las personas inmigrantes. La visión de esta valla y la que está construyendo Marruecos, en su lado, conforman eso que dice Olga Rodríguez “ una ortografía para la exclusión”.

Sin títu2loCon la idea de acercarnos a este símbolo de acogida y de exclusión y con el propósito de apoyar un observatorio que permita ver mejor lo que ocurre, el viernes 13 salimos de Málaga en dirección a Melilla Silvio Testa, Pedro Blasco, Mª José Martín y yo. Después de visitar a nuestro admirado Don Ramón Buxarrais en la residencia de ancianos, en la que vive, nos dirigimos a la frontera para pasar a Nador. En taxi llegamos pronto, pues solo dista 10 kilómetros. Fuimos directamente a la Delegación de Migración de la diócesis de Tánger, donde reside el jesuita Esteban Velázquez, que es el responsable. Primeramente nos desglosó las actividades de la Delegación que en resumen son: acompañamiento en el sistema público de salud marroquí (Centro de salud, Centro de Diagnóstico y El Hospital Hassani), servicio de urgencias (24 horas), sensibilización en los lugares accesibles (enfermedades, higiene y otros) y otras actividades de asistencia social y humanitaria. Seguidamente visitamos las instalaciones, particularmente el centro de formación Baraka. Aprovechamos, obviamente, para hablar del pequeño proyecto que habíamos pensado y diseñado en Málaga. Se trataba de llevar a cabo  un observatorio de lo que ocurre en la zona para unificar y sistematizar la información de esa zona fronteriza. Es una idea compartida en la Plataforma de Solidaridad con los Inmigrantes de Málaga y otras entidades, como la Universidad Loyola de Andalucía, asociaciones diversas que trabajan al pie de la frontera, e incluso la propia Unión Europea, que lleva tiempo hablando de ello. Continuar leyendo

Boletín de Sur a Sur, nº 56: Guerra sucia contra migrantes en la frontera de Ceuta y Melilla

En la madrugada del jueves, día 6 de febrero, hace un año, 15 personas fallecieron en el paso de El Tarajal, cuando un grupo de 400 inmigrantes trató de entrar en Ceuta desde Marruecos. Cuando las recordábamos, unas trescientas personas, en aquella playa, el pasado sábado, 7 de febrero en la Marcha de la dignidad, no podíamos menos de emocionarnos y comprender efectivamente esa dignidad, la dignidad de esas personas fallecidas, pues huían del hambre, de la miseria, del abandono y de la desesperación. Trabajo y pan, un sitio donde soñar y desde donde enviar a sus familias un mínimo sustento, algunos euros que pudieran convertir la casa en la que nacieron en un lugar habitable.

Sin títuloLlegaron a los aledaños de Ceuta driblando la vigilancia de la policía marroquí y del implacable desierto. Buscaban zafarse de cuchillas y miserias, saltar la valla metálica y alcanzar una tierra que para ellos es de prosperidad y para nosotros de decadencia. Pero todo quedó en un sueño roto. En la muerte y en un número en la morgue de Ceuta.

El miércoles 11, de este mes, llegaba la noticia de que un total de 16 guardias civiles tendrán que prestar declaración en calidad de imputados ante el Juzgado de Instrucción número 6 de Ceuta por lo sucedido el 6 de febrero de 2014 junto a la playa ceutí de El Tarajal, donde 15 migrantes perdieron la vida intentando alcanzar a nado suelo español, mientras agentes del Instituto Armado disparaban pelotas de goma y botes de humo para disuadirles.

En la resolución, a la que ha tenido acceso Europa Press, la jueza cita a declarar a un total de 16 agentes, que deberán comparecer de cuatro en cuatro entre el 3 y el 11 de marzo ante el juzgado, que retoma así la instrucción de la causa después de que la Audiencia Nacional rechazase hacerse cargo de la misma por considerar que el tribunal ceutí tenía competencias para hacerlo.

Para seguir leyendo el boletín pincha en este enlace

7 Febrero: ASPA participará en la Marcha en Ceuta. Aniversario muerte 15 inmigrantes en El Tarajal

Llamamiento
Se cumple un año de la muerte de 15 inmigrantes cuando intentaban entrar a nado en Ceuta por la zona del Tarajal. Se completa un año de impunidad e injusticia. Quedan pocas dudas de que al menos una parte sustantiva de la responsabilidad de aquellas muertes radica en la acción de la Guardia Civil aquel fatídico 6 de febrero de 2014. Y menos dudas aún de los intentos del Gobierno español para ocultar y manipular lo ocurrido.20150207marcha_tarajal-1024x356

Transcurrido un año, apenas se ha investigado nada y nadie asume ninguna responsabilidad por lo ocurrido. Los hechos quedan impunes y la Justicia, de nuevo y por desgracia, es incapaz de determinar esas responsabilidades.

Nadie se acuerda ya de los nombres de las víctimas, ni del sufrimiento de sus familias. Nosotros no queremos que sea así. Por eso, el 7 de febrero en Ceuta, una marcha recordará a los fallecidos y clamará por la justicia y contra el olvido. Pero también es un recuerdo a todas las personas que han padecido la misma suerte, a las que siguen esperando la oportunidad de llegar a la ansiada Europa, a las que sufren las deportaciones en caliente, a las que son discriminadas, excluidas, criminalizadas, encarceladas, denigradas, explotadas, prostituidas, esclavizadas, extorsionadas, invisibilizadas… por el simple hecho de haber nacido en “otras tierras”.

Es por tanto, un acto en defensa de los Derechos Humanos, de la democracia y los valores que representan: justicia, igualdad, libertad, diversidad, solidaridad, pluralidad, convivencia, respeto… Continuar leyendo