Clínica Ambiental

de Sur a Sur, nº 91: ¿Qué hacer en Siria?

Desde ASPA hemos vivido con particular emoción la celebración el día 20 de junio del Día del Refugiado y en nuestra perplejidad ante la falta de soluciones y la cronificación del problema de los refugiados traemos a colación este artículo de Pere Ortega del Centre Delàs d’ Estudis per la Pau, publicado el 21 de junio en el Diario Público. Un artículo para leer detenidamente y encontrar algo de luz en la sinrazón de esta guerra.

Siria pronto hará seis años que sufre una guerra civil devastadora. Un país situado en una región, Oriente Medio, lleno de conflictos, donde todos los países de la zona se sitúan a favor o en contra de alguna de las partes y donde las potencias mundiales juegan sus intereses particulares por cuestiones de geopolítica, ya sea regional o mundial, geopolítica que tratándose de Oriente Medio está relacionada con la cuestión de los hidrocarburos. Unos, a favor de los rebeldes, facilitando apoyo político, ayuda económica, apoyo militar y armas como Arabia Saudí, Qatar, Emiratos Árabes Jordania, Turquía, la comunidad suní de Irak, Israel, Reino Unido, Francia y EEUU. Por el lado contrario, a favor del gobierno de Al Asad, Irán, la milicia libanesa de Hezbollah y Rusia. Y neutral, pero muy preocupado con el desenlace final, Líbano, país que se puede ver contaminado y caer en la espiral de la guerra de Siria.

A lo largo de estos años de guerra civil en Siria se han producido más de 300.000 muertos; un millón de heridos; 7,5 millones de desplazados internos; 4 millones de refugiados al exterior; miles de encarcelados y desaparecidos; 12 millones de personas adultas entre los que se encuentran 5,5 millones de niños que necesitan ayuda humanitaria; 4,8 millones en zonas de difícil acceso donde escasea el agua y los alimentos. Además, la escolarización se ha reducido un 50%; la esperanza de vida ha disminuido en 13 años; la economía se ha reducido en un 40%. Es estadística, pero detrás de cada cifra hay personas que sufren en una tragedia que tendría que golpear nuestras conciencias.

Para leer el artículo completo pincha en este enlace

Además de este artículo puedes encontrar información de:

Voluntariado Joven Internacional: “Clínica ambiental, acompañamiento de comunidades en la recuperación del Buen Vivir”

El Departamento de Cooperación y Solidaridad del Ayuntamiento de Córdoba ha publicado la Convocatoria de Voluntariado Joven Internacional 2016. En esta ocasión son siete los/as jóvenes que tendrán la oportunidad de participar en distintos proyectos seleccionados entre distintas organizaciones de Córdoba.

El plazo de presentación estará abierto hasta el próximo 4 de abril de 2016. ¡Participa y colabora en la difusión de esta iniciativa solidaria!

Más información a través del enlace: http://cooperacion.ayuncordoba.es/index.php…

Uno de los siete cooperantes irá a los proyectos que gestiona ASPA en Ecuador. Compartimos el perfil que necesitamos. La ficha de nuestro programa es la siguiente:

S7300299Titulo del programa:

Clínica ambiental: acompañamiento de comunidades en la recuperación del Buen Vivir

Pais y Zona de Destino. Descripción de la zona:

Ecuador. Comunidades indígenas y campesinas en las provincias de Sucumbios, Orellana y Napo. Se va a actuar en comunidades afectadas por las malas prácticas de las petroleras, monocultivos y agroindustrias.

Objetivos del programa de voluntario:

  • Recuperar la salud personal, comunitaria y ambiental desde la recuperación del suelo, con una visión integral que incorpore a los seres humanos en su ecosistema.
  • Fortalecer la capacidad de autodeterminación de comunidades y organizaciones en la resistencia a proyectos y políticas destructivas en el marco del ecologismo popular y planteamiento de alternativas hacia el Sumak Kawsay (buen vivir).
  • Abordar la promoción de las soberanías alimentaria y energética de las comunidades.
  • Defender las sociedades sustentables y el patrimonio natural.
  • Fomentar el respeto a los derechos colectivos, ambientales y de la naturaleza.
  • Fomentar políticas y prácticas de reparación integral a nivel de comunidades.
  • Impulsar la investigación en temas de salud ambiental.
  • Asistir a organizaciones, comunidades, gobiernos locales y universidades en investigaciones y prácticas de salud ambiental.
  • Acercar a gobiernos locales e instituciones públicas a la realidad de las comunidades, para que estos puedan asumir responsabilidades y compromisos con las zonas desde una mirada integral de gestión (ambiente, participación, etc).

Funciones a desempeñar por el voluntario/a:

El voluntario/a acompañará en el diagnóstico y sistematización de un trabajo de investigación en salud en las comunidades afectadas por las petroleras. Recogerá los testimonios de afectaciones graves y de los familiares de aquellas personas que hayan desaparecido por enfermedades crónicas, con el fin de apoyar a la creación de comités de salud.

Perfil/es preferente/s:

Sociologo, antropólogo, trabajador social, o sanitario (medicina-enfermería-psicología) que sepa manejar el programa SPSS de computación

Duración de la estancia:

6 meses

Fecha preferente de estancia en terreno:

Desde junio del 2016.

Observaciones:

Los trabajos de investigación que se están realizando requieren de un manejo desenvuelto del programa SPSS donde se acumulará la base de datos, por lo que sería de gran ayuda su manejo desenvuelto.

Sería de gran utilidad que aquella persona que se incorpore lo haga con el criterio de profundo respeto a la cultura a la que llega, de ubicar las observaciones en su debido contexto y de un gran esfuerzo por trabajar en un equipo multidisciplinario.

 

La justicia falló en contra de los demandantes por contaminación en la Amazonía ecuatoriana

A los pobladores de Pacayacu, en Sucumbíos, solo les queda la esperanza que la justicia internacional falle a su favor en una demanda por contaminación ambiental contra Petroamazonas. El juicio lo perdieron en su propio país, pero subsisten sus testimonios sobre el absurdo de sobrevivir a la pobreza y a la contaminación. Pacayacu es una de la zonas en las que esta trabajando nuestro socio Clínica Ambiental.

Boletín de Sur a Sur, nº 70: Europa cerrada

No vale decir que es una inmigración ilegal, irregular, económica, para deslegitimar sus derechos de asilo. No vale acusar a las “mafias” del tráfico de seres humanos. No vale culpar a sus países de origen por la pobreza y el hambre de que huyen. El Frontex y Acnur, dos organismos internacionales que están ahí, sobre el terreno, lo han dicho muy claro: la inmensa mayoría de los más de doscientos cincuenta mil inmigrantes llegados a las costas europeas, tienen derecho de CN_9QfYXAAEEv6oasilo porque huyen de conflictos como el de Siria, Afganistán, Irak o Eritrea. Grecia, el país quebrado de la UE, ha recibido en sus costas a más de la mitad de estos ciudadanos sin patria. Precisamente poniendo el énfasis en este país, conviene poner sobre el papel que la aceleración de los desembarcos en Grecia aumentó en un 750% entre el 1 de enero al 31 de julio con respecto al año pasado. Solamente en julio llegaron 50.000, sobre todo de Afganistán, Irak y Siria. Los habitantes de las pequeñas islas griegas de Lesbos, Quios, Kos, Samos o Leros, no tienen capacidad para acoger a tantas personas, les falta comida, techo, y unas mínimas condiciones higiénicas para acoger a tantas personas. Ciertamente llevan clamando a sus socios de la UE una solución compartida ante ese drama humanitario. Pero Europa se hace la sorda, mira a otro lado.

Y, para vergüenza y oprobio, entre los más insolidarios, el que más excusas ha puesto para no admitir ni siquiera un cupo mínimo, es el Gobierno español. Alega que aquí ya no se cabe, que el paro nos desborda, y hacen declaraciones tan sonrojantes como la del ministro Fernández, responsable de Interior, que pidió a los europeos indignados que facilitaran sus domicilios para enviarles inmigrantes a sus casas. Y eso sabiendo de primera mano que España es el país que más recortes ha hecho en ayuda al subdesarrollo de toda la OCDE.

La europea es una sociedad envejecida, sin el suficiente relevo generacional. La emigración no ha hecho más que aportar riqueza, fuerza de trabajo, precisamente en aquellos cometidos que ya no realicen los nacionales. El cuidado de los niños y los ancianos está en manos de jóvenes venidos de otros países que con sus aportaciones a las arcas de la Seguridad Social contribuyen, también, al pago de las pensiones. Y, además, son fundamentales en el rejuvenecimiento de los países … (PARA LEER EL BOLETIN COMPLETO PINCHA EN ESTE ENLACE)

Además del artículo “Europa Cerrada” hemos incluido dentro del apartado “Actividades de ASPA”:

  •  ASPA con las personas refugiadas
  •  Proyecto de cooperación internacional: “Mujeres, campesinos e indígenas productivas/es agroecológicos, comercializando en la Amazonía norte ecuatoriana”