despenalización del aborto

de Sur a Sur, nº 124: Un grito latinoamericano por un aborto legal

Con motivo de la conmemoración el 28 de septiembre del “Día de Acción Global por un Aborto Legal, Seguro y Gratuito” hemos querido aproximarnos a la realidad que se vive en los países latinoamericanos.

En América Latina y El Caribe, el aborto únicamente está permitido en Cuba, Uruguay, Puerto Rico y en la Ciudad de México. En Honduras, El Salvador, Nicaragua y República Dominicana se prohíbe en todas sus formas y en el resto de países se permite únicamente por tres causales: violación sexual, inviabilidad fetal y cuando se encuentra en riesgo la vida y la salud de la mujer embarazada. Sin embargo, las prohibiciones nunca han impedido que las mujeres abortemos, sino que empeora nuestra situación, al vernos obligadas a abortar en la clandestinidad; muchas veces en condiciones inseguras, provocando graves complicaciones en nuestra salud y, en muchos casos, la muerte. Según estudios realizados por el Guttmacher Institute, miles de mujeres en la región somos hospitalizadas cada año, debido a complicaciones por abortos inducidos en condiciones de riesgo y de forma insegura, por lo que el aborto continúa siendo una de las principales causas de mortalidad materna en la región.

Sabemos que enfrentarnos a un embarazo no deseado o no planificado no es fácil para ninguna mujer, especialmente cuando convertirnos en madres no es uno de nuestros planes inmediatos; no tenemos las condiciones económicas; no es algo que queramos para nuestra vida; o, peor aún, cuando hemos sido víctimas de violencia sexual. Sin embargo, muchas niñas, adolescentes y mujeres jóvenes en América Latina y El Caribe somos obligadas a llevar a término embarazos que nunca deseamos, negándonos la posibilidad de decidir sobre nuestros cuerpos. Esto lo evidencian los altos índices de embarazos no planificados a nivel regional. (para seguir leyendo pincha en este enlace)

30 años 30 poemas: “Por eso el Estado se encarga de decidir por ella” de Coral Bracho

El 28 de septiembre es el Día Internacional de los Derechos Sexuales y reproductivos de las mujeres.

Los derechos sexuales son Derechos Humanos. La negativa de los estados a posibilitar a las mujeres el acceso a la interrupción voluntaria del embarazo en condiciones de seguridad, gratuidad, respeto a su intimidad y capacidad de decisión es una brutal ofensa a sus Derechos Humanos.

Nos solidarizamos con todas las mujeres que, en todos los países del mundo, están luchando para que la interrupción libre del embarazo sea reconocida como un derecho de todas las mujeres. Y, muy especialmente, con aquellas que viven en países donde el aborto está totalmente penado, como es el caso de El Salvador, donde hay mujeres encarceladas enfrentando penas de hasta 40 años de cárcel por delitos relacionados con el aborto.

Para celebrar este día de acción global por la despenalización del aborto traemos a la colección “ASPA 30 años, 30 poemas de mujeres del mundo” el poema “Por eso el Estado se encarga de decidir por ella” de Coral Bracho.

Coral Bracho nació en Ciudad de México el 22 de mayo de 1951; es escritora, licenciada en Lengua y Literatura y dicta clases en la Universidad Nacional Autónoma de México. Además ha colaborado con la edición del diccionario español de su tierra y trabajado en la revista La Mesa Llena.

En lo que respecta a su lírica, se caracteriza por fusionar elementos de los diferentes reinos (animal, vegetal y mineral) y crear metáforas con transfiguración erótica. Muchos críticos la ubican entre uno de los estilos más identitarios de la poesía latinoamericana del neobarroco y esto le ha valido reiteradas menciones.

POR ESO EL ESTADO SE ENCARGA DE DECIDIR POR ELLA.

La mujer no está capacitada

-a partir de los doce, los trece años-

para tomar la decisión

que más afectará su vida;

por eso el Estado se encarga de decidir por ella;

por eso orquesta el escarmiento;

por eso la encarcela.

Pero siempre es capaz,

no importa su situación, su edad,

sus deseos, sus ansiedades,

sus carencias,

de hacerse responsable de otra vida,

a la que habrá de cuidar,

mantener,

y dedicar la suya.

Otra vida que, cuando ella se ve orillada a decidir,

y el Estado se interesa en ella, es aún un proyecto;

un proyecto embrionario;

un proyecto del Estado,

y de todos aquellos que lo apoyan

porque, como él, aman la vida.

-o la vida de la mujer, eso está claro

-sino la vida que aún no es, y que ellos protegerán

sólo unos meses-,

porque cuando ella deba decidir

-que es siempre-

a pesar del Estado, a pesar de ellos,

su vida ya estará en riesgo

Una mujer muere cada 8 minutos en el mundo a causa de un aborto clandestino. Realizado en un marco de legalidad es el evento obstétrico más seguro en la vida reproductiva de las mujeres.