Gdeim Izik

de Sur a Sur, nº 117: Por la liberación de los presos políticos saharauis

Desde ASPA nos hemos unido a las organizaciones solidarias con el pueblo saharaui denunciando la ilegalidad del juicio iniciado por Marruecos contra los presos políticos saharauis de Gdeim Izik que fueron detenidos durante el campamento de Gdeim Izik, así como después de su desmantelamiento por parte de Marruecos el 8 de noviembre de 2010. Este campamento se levantó a las afueras de El Aaiún ocupado, capital del Sahara Occidental, por más de 20.000 saharauis para reclamar sus derechos sociales, civiles y políticos y tras 2 meses fue brutal y violentamente desmantelado por las fuerzas de ocupación marroquí. Tras décadas de brutal ocupación por parte de Marruecos, el Pueblo Saharaui sigue viendo vulnerados sus más elementales derechos y este juicio es una prueba más de ello.

En este juicio, se solicitan penas de hasta 30 años para estos 24 saharauis que llevan ya 6 años en prisión y que fueron juzgados por un tribunal militar marroquí en 2013, tras 3 aplazamientos anteriores. Este juicio militar fue denunciado por observadores internacionales y organizaciones de defensa de los Derechos Humanos por irregularidades en el proceso y falta de garantías procesales para los acusados, denunciando la ausencia de pruebas incriminatorias y que la obtención de las confesiones se produjo bajo tortura. Pidiendo la liberación de los presos saharauis traemos a colación el artículo “Por la liberación de los presos políticos saharuis” de la eurodiputada de Izquierda Unida, Paloma López Bermejo, publicado el 17 de mayo en Diario Público.

“En el momento de escribir estas líneas, tiene lugar en Salé (Marruecos) el juicio civil a los presos políticos saharauis de Gdeim Izik. Y si alguien albergaba alguna esperanza de un juicio justo, la realidad no ha tardado en desmentirlo.

Ayer, martes 16 de mayo, cansados del desfile de testigos falsos y la imposibilidad de confrontar sus declaraciones, los presos optaron por retirarse de la sala del juicio junto a su defensa y sus familias. Este hecho no fue un obstáculo para que el juez nombrara a dedo a otros cuatro abogados del público como defensores, sin consultar a los acusados, y pretendiera continuar el juicio como si nada sucediera. Ante las protestas de dos letradas que permanecían en la sala, el Tribunal optó por desalojarlas con violencia, mostrando a las claras su falta de respeto por las convenciones elementales del Estado de derecho.

Marruecos demuestra con ello que no pretende un juicio justo, sino un juicio político contra la rebeldía del pueblo saharaui, reunido en 2010 en Gdeim Izik para reivindicar sus derechos y su dignidad. … “ (para seguir leyendo el artículo pincha en este enlace)

Además de este artículo puedes encontrar:

  • 30 años 30 poemas de mujeres del mundo: Salka Embarek “Itaca del Sahara”
  • Presentación del libro-comic “Gestrudis, la recovera” de nuestro compañero Luis Pernía Ibáñez, el día 26 de julio, miércoles a las 19,30 horas en Málaga.
  • Jornada de trabajo: ‘Estrategia de Educación para el Desarrollo de la CAONGD 2017-2019’

Comerciantes de Derechos Humanos

Somos estúpidos por naturaleza. El hecho de que el hombre sea un animal racional no nos convierte automáticamente en inteligentes, sino que nos facilita el potencial; en nuestra mano está aprovecharlo o no y, a la luz de los acontecimientos, diría que no lo aprovechamos todo lo que debiéramos.

arton1314-5b3e7Son muchos los españoles a los que el conflicto del Sáhara Occidental les resulta indiferente. Ninguno puede decir que le resulte lejano, pues cuando secuestran a 200 niñas en Nigeria rápidamente colgamos en Twitter el hashtag de turno. ¿Por qué no lo hacemos con una causa que implica a quienes fueron un día nuestros compatriotas del mismo modo que los son los de la provincia de al lado? No nos resulta lejano, no, sencillamente lo alejamos.

Si echamos la vista atrás, vemos cómo comenzando por Juan Carlos I y siguiendo con todos y cada uno de los presidentes de los sucesivos Gobiernos democráticos se ha traicionado a los que un día fueron españoles de pleno derecho. No se salva ni uno. Todos y cada uno de ellos -ahora sumamos a la relación a Felipe VI- prefieren mirar en dirección opuesta a los campamentos de refugiados saharauis y sentarse a la mesa de Mohamed VI, al que perdonan una ocupación ilegal y una larga lista de asesinatos, torturas y violaciones de libertades. Dicho de otro modo, todos los mencionados anteriormente, comercian con Derechos Humanos, los de los saharauis, a cambio de mantener unas buenas relaciones comerciales/diplomáticas.

Hoy mismo, el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero viaja nada menos que hasta Dajla, la antigua Villa Cisneros, que se encuentra en los territorios ocupados del Sáhara Occidental, donde viven miles de saharauis separados de sus familias por el Muro de la Vergüenza y que son violentamente reprimidos cada vez que intentan manifestarte. La misma ciudad a la que en reiteradas ocasiones se ha prohibido la entrada de numerosos activistas así como de políticos españoles con cargo electo (muchos de ellos de Izquierda Unida). Continuar leyendo