Memoria Histórica

de Sur a Sur, nº 119: Dale vacaciones al consumo

En la versión digital de El País, ese periódico del capitalismo con aire progre, podemos leer: “La idea de la felicidad se ha convertido en una ciencia y también en un boyante negocio”. Decir que la idea de la felicidad se ha convertido en una ciencia es una muestra clarísima de la miseria intelectual que está detrás de los brillos de la mentalidad capitalista. Lo que sí es muy cierto es que tratan de convertir el ansia de felicidad de los seres humanos en la fuente de boyantes negocios.

Cuando llega la época de vacaciones, ese afán de negocio alcanza uno de sus máximos anuales. Primero nos hacen vivir en una sociedad en la que el trabajo es cada vez es más exigente y menos seguro. La mayoría está atrapada en el estrés de las grandes ciudades con sus prisas y sus atascos, pendientes del cuidado de los hijos y a veces de los abuelos, apremiados por las mil ocupaciones y preocupaciones de cada día.

Así la necesidad de descanso y de ocio se hace más urgente. Ciertamente esta necesidad de descanso es universal, la tenemos todos los seres humanos, lo que pasa es que la forma de satisfacerla varía mucho de unas culturas a otras. Algunos autores hablan de satisfactores. Estos serían las distintas formas que han existido y existen en el mundo para cubrir esas necesidades comunes.

Para la cultura burguesa, capitalista, todos los satisfactores para cualquier aspiración humana están relacionados con el consumo. La satisfacción es alcanzada gracias a la riqueza, al dinero de que dispongamos para conseguir esos satisfactores. Cuando se llega a la necesidad de descanso y de ocio, no podía ser de otra manera, se pretende satisfacerla a base de consumo. Además el consumo de masas es fuente de grandes beneficios para algunos. ¡Qué más se puede pedir!

Y aquí entra la utilización de la idea de felicidad. Una publicidad abrumadora, metiéndote por los ojos imágenes de parajes y situaciones paradisiacas, nos empuja a unas vacaciones febrilmente consumistas: vorágine de viajes, cruceros, diversiones, hoteles… consumo y más consumo. (para seguir leyendo pincha en este enlace)

Además de este artículo puedes encontrar:

  • 30 años 30 poemas de mujeres del mundo: ”Destino de mujer” de Lourdes Espínola
  • Presentación del libro-comic “Gestrudis, la recovera” de nuestro compañero Luis Pernía Ibáñez, el día 26 de julio, miércoles a las 19,30 horas en Málaga.
  • “Zoilo, quo vadis! Artículo de Luis Pernía publicado en La Opinión de Málaga
  • Clases de costura con las personas refugiadas y vecinas que acuden a la sede dentro del programa “Málaga como te quiero!?” de intervención en el barrio de Segalerva-El Molinillo.
  • Comunicado contra nuevos CIEs en Andalucía

Gertrudis la recovera. Libro-comic sobre la memoria histórica

Con motivo de los 30 años del nacimiento de ASPA y como modesta aportación de la asociación a la historia de la memoria histórica queremos presentar en la sala de la Biblioteca “Cristóbal Cuevas” el libro en formato de cómic “Gertrudis, la recovera” de nuestro compañero Luis Pernía Ibáñez, el día 26 de julio, miércoles a las 19,30horas.

“Gertrudis, la recovera” intenta responder a una pregunta capital ¿Cómo integrar en el discurso colectivo a los que la memoria oficial silenció como parte de nuestra historia? Intentando integrar a los vencidos, a los excluidos de la historia, en la comunidad nacional. Particularmente las mujeres. La visibilidad de las mujeres en los años que siguieron a la guerra civil es prácticamente nula y la Ley de Memoria Histórica se ha rebelado insuficiente para restituir la memoria de tantas heroínas anónimas que vivieron la “desbandá”, que sufrieron la prisión o la muerte de sus maridos y en el filo de la supervivencia no les quedó otra cosa que coger el oficio de recovera. El caso de nuestra protagonista como el otras muchas mujeres de Casares bajaran productos del pueblo a La Línea y subían con tabaco, chocolate, queso y otros artículos que escaseaban. Lo hacían en una caminata de casi 50 kilómetros agotadas por el cansancio y atenazadas por el miedo.

Cuando Luis Pernía plantea el estudio de Gertrudis se enfrenta al estudio de una memoria traumática y oprimida, invisibilizada socialmente por más de siete décadas. El sufrimiento, horror y pánico bloquean cualquier narración ¿Cómo se ha de expresar lo inexpresable? Pero hay que recordar.

El autor pretende también poner en valor la ruta de las recoveras de Casares a la Línea abundando en su valor de memoria histórica, paisajístico y educativo. Ya algunos grupos de educadores y medioambientalistas han comenzado a recorrer esa ruta.

Del autor solo decir que su trabajo en el mundo de la solidaridad desde hace muchos años, ha puesto siempre el énfasis en la sensibilización o concienciación, así ha publicado algunos libros en esta línea de solidaridad; es preciso recordar “Málaga 29 años de inmigración e Inmigrantes en la frontera de la ciudadanía”. En el mismo sentido cabe destacar “Un mundo haciendo puenting” sobre el fenómeno de la globalización “El derecho a la vida y la libertad” sobre la deuda externa de los países empobrecidos y recientemente “El SOS de la Tierra” sobre la intervención humana en el cambio climático.