REfugiadas

de Sur a Sur, nº 118: de criminalizar a los inmigrantes a criminalizar a las ONG. La indignidad de un Ministro del Interior

Traemos a este boletín la entrevista que ha hecho Olivia Carballar, para La Marea, al fotoperiodista Gervasio Sánchez, que ha pasado dos semanas a bordo del barco de Proactiva Open Arms. En la misma reflexiona sobre las declaraciones del ministro Juan Ignacio Zoilo contra las ONG que rescatan personas en el Mediterráneo.

El fotoperiodista Gervasio Sánchez, testigo de varias guerras alrededor del mundo, ha visto hace solo unos días, en mitad de la espesura del Mar Mediterráneo, las consecuencias de otras guerras que se siguen librando día a día. “He visto miles y miles de personas desesperadas a las que les han arrancado todo lo que tenían. Algunos suben al barco con ropas mojadas que se tienen que quitar y cambiarlas por otras prestadas. Hasta los bebés de países en guerra vienen al mundo con más pertenencias. He visto la frustración en los voluntarios cuando no se ha podido encontrar el bote de goma en medio del mar que indicaba el radar del barco. Saben que la alternativa al rescate es la muerte. He visto guardacostas libios (financiados por la Unión Europea) recoger los motores de las pateras para revenderlos en Libia. He visto la indecencia personificada en forma de organismo europeo que mira a otra parte sin ser consciente de que su pasividad podría ser un crimen de lesa humanidad”. Todas esas cosas ha visto Gervasio Sánchez durante dos semanas a bordo del barco de la ONG Proactiva Open Arms. En este tiempo, en el que fueron rescatadas miles de personas, solo ha visto, sin embargo, dos guardacostas italianas y un helicóptero.

¿Cómo explicaría al ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, todo esto que ha visto tras las declaraciones que ha realizado contra las ONG?

Le explicaría que sin el trabajo de media docena de ONG, incluida Proactiva Open Arms, el Mediterráneo sería aún más rojo con la sangre de un mayor número de muertos. Sus declaraciones son lamentables y demuestran una falta de empatía con personas que huyen de tragedias bélicas o económicas y arriesgan sus vidas por las rutas más peligrosas controladas por traficantes de seres humanos. Y ya que la Unión Europea es incapaz de cumplir con sus obligaciones como institución, por mucho premio Princesa de Asturias de la Concordia que reciba, que al menos no insulte a los trabajadores humanitarios que intentan evitar más muertes … “ (para seguir leyendo el artículo pincha en este enlace)

Además de este artículo puedes encontrar:

  • ASPA 30 años, 30 poemas de mujeres del mundo: ”Hogar” de Warsan Shire
  • Presentación del libro-comic “Gestrudis, la recovera” de nuestro compañero Luis Pernía Ibáñez, el día 26 de julio, miércoles a las 19,30 horas en Málaga.

Rapport d’activités / Appui financier pour l’aide aux personnes déplacées par l’ASPA

Compartimos el informe que hemos recibido del Instituto de las Hermanas de San Francisco de Asís en Bangui (República Centroafricana) como justificación de la ayuda que, mediante Solidaridad Popular, le hemos enviado durante el año 2016 para apoyar a las personas desplazadas por la guerra en Bangui.

(FRANCES)

A travers ce rapport, nous venons présenter ici les activités réalisées par l’Institut des Sœurs de St François d’Assise à Bangui (République Centrafricaine) pour l’aide aux personnes déplacées par la guerre.

En effet, nous avons obtenu, de la part de l’Association Andalouse pour la solidarité et la Paix (ASPA) une somme de 2000 euros pour porter assistance aux personnes déplacées par la guerre à Bangui.

Cette somme a permis d’aider quelques familles à prendre une maison en location pendant six mois en attendant de trouver une solution de relogement plus stable. Nous soulignons que la situation, dans les camps de réfugiés est très précaire, à la limite de l’acceptable en matière de dignité humaine, nous avons pris l’option d’aider les personnes à se reloger plutôt hors des camps. La vie étant devenue plus chère avec la guerre, le prix des logements ont grimpé et il devient difficile aux familles de trouver où habiter.

Actuellement nous sommes en train d’étudier la possibilité, avec le reste de  l’argent, d’aider une famille à reconstruire sa maison car tout a été détruit par la guerre.

Avec les familles bénéficiaires et en leur nom, nous voulons remercier de tout cœur ASPA pour l’attention qu’elle porte à la situation de notre pays. Les besoins sont immenses, et avec vous et chacun de nos partenaires et bienfaiteurs, nous arrivons quelquefois à redonner du sourire et de la joie de vivre à des familles, à des enfants qui sont obligés de grandir trop vite dans leur tête. Que dieu vous bénisse ainsi que tous ceux qui vous permettent de nous aider, d’aider les personnes les plus démunies.

                                                                                                                             Sr  Léontine TANOU

 (CASTELLANO)

A través de este informe, hemos presentado aquí las actividades llevadas a cabo por el Instituto de las Hermanas de San Francisco de Asís en Bangui (República Centroafricana) para ayudar a las personas desplazadas por la guerra.

De hecho, hemos obtenido de la Asociación Andaluza para la Solidaridad y la Paz (ASPA), una suma de 2000 euros para ayudar a los desplazados por la guerra en Bangui.

Este dinero ha ayudado a varias familias para una casa en alquiler durante seis meses, mientras encuentran un alojamiento alternativo más estable. Hacemos hincapié en que la situación en los campos de refugiados es muy precaria, al límite de lo aceptable para la dignidad humana, tomamos la opción de ayudar a las personas a trasladarse a un lugar fuera de los campos. La vida se ha vuelto más cara con la guerra, los precios de la vivienda se dispararon y se hace difícil para las familias encontrar donde vivir.

Actualmente estamos estudiando la posibilidad, con el resto del dinero, de ayudar a una familia a reconstruir su casa, porque todo fue destruido por la guerra.

Con las familias beneficiarias y en nuestro nombre queremos dar las gracias de todo corazón a ASPA por su atención a la situación de nuestro país. Las necesidades son inmensas, y con usted y cada uno de nuestros socios y benefactores, a veces se logra restaurar la sonrisa y la alegría de vivir a las familias con niños, que se ven obligados a crecer demasiado rápido. Dios los bendiga y a todos aquellos que permiten que nos ayude, para ayudar a las personas más pobres.

Sor Leontine Tanou

PARA SABER MÁS DEL APOYO DE ASPA A LXS REFUGIADXS DE LA REPUBLICA CENTROAFRICANA PINCHA EN ESTE ENLACE

 

El naufragio de Europa, nuestro naufragio

Cuando el 20 de junio celebramos el día del refugiado, bajo el impacto del reciente acuerdo UE-Turquía, cuyo objetivo, sin tapujos, ha sido ‘que no lleguen’, viene a la memoria el regusto amargo del viejo poema: primero vinieron a buscar a los comunistas y no dije nada porque yo no era comunista. Luego vinieron por los judíos y no dije nada porque yo no era judío. Luego vinieron por los sindicalistas y no dije nada porque yo no era sindicalista. Luego vinieron por los católicos y no dije nada porque yo era protestante. Luego vinieron por mí pero, para entonces, ya no quedaba nadie que dijera nada.

Sin títuloNadie que dijera nada. Es como si a los numerosos naufragios de personas en el Mediterráneo se añadiría el naufragio de los valores éticos y los compromisos internacionales trabajados durante años. El punto final de un largo proceso de desencuentro de las políticas europeas con la realidad migratoria. Como el que ocurrió en los años 90 cuando España impetró ayuda y cooperación a la UE cuando nuestras costas recibían pateras y cayucos cargados de personas que huían del hambre y la desolación en África, pero también de la privación de sus derechos fundamentales o de las múltiples guerras que asolaban y asolan el continente. La UE dijo que era una cuestión de índole nacional y nos concedieron algunas migajas presupuestarias y cierta colaboración simbólica de la agencia Frontex.

Nadie que dijera nada, como cuando hace unos años, con el hundimiento, inducido, en gran parte, por intereses geoestratégicos, del estado en Libia y la inestabilidad en Egipto y Túnez, lanchas y barcos llenos de seres humanos que huían de la guerra y la miseria intentaban llegar a las costas de Malta y principalmente Italia, muriendo muchas veces en el intento. Ya se nos ha olvidado en nuestra sociedad líquida (Bauman) la masacre de Lampedusa. La UE, con especial énfasis alguno de sus miembros, dijeron que era una cuestión básicamente nacional.

Es como si volviéramos a 1938, cuando representantes de 32 Estados occidentales se reunieron en un bonito hotel de la ciudad de Evian, al sur de Francia, para discutir sobre el problema de los refugiados judíos víctimas de las políticas discriminatorias del régimen nazi. Evian es ahora famosa por sus aguas, pero en aquel momento, los portavoces se encontraron para deliberar si aceptar un mayor o menor número de refugiados judíos, que escapaban de persecuciones en Alemania y Austria. Después de varios días de negociación, la mayoría de países, incluido Gran Bretaña, decidieron no hacer nada. El acuerdo UE-Turquía ha sido como un eco del fracaso de Evian.

En toda Europa, los líderes se han saltado la convención de los refugiados de 1951, un documento histórico, en parte inspirado por los fallos de Evian, para justificar la devolución de refugiados sirios a Turquía, país donde la mayoría no puede trabajar legalmente, a pesar de los cambios legislativos recientes. Un país que también deporta refugiados de vuelta a Siria, y donde permanentemente se les empuja hacia la frontera. Continuar leyendo

de Sur a Sur, nº 82: Xenofobia y solidaridad rivalizan en la Jungla de Calais

En una Europa a la deriva en relación a las personas refugiadas, las ONGs y organizaciones proinmigrantes venimos denunciando las medidas que están asumiendo algunos países europeos. Medidas que pasarán a la historia de la infamia por la terrible violación de derechos humanos que suponen. Dinamarca ha comenzado a confiscar el dinero en efectivo de las personas refugiadas que supere los 1.340 euros. Países como Suecia, Holanda y Finlandia han anunciado deportaciones masivas. Mientras el periódico británico The Independent denuncia que miembros, algunos de ellos uniformados, de una milicia armada de extrema derecha llevan a cabo una campaña de violencia sin precedentes contra los inmigrantes que están en  el llamado campo de la Jungla, en la localidad francesa de Calais. Y en muchas de nuestras fronteras se construyen muros y alambradas que impiden la entrada de quienes tienen pleno derecho a la circulación por vías legales y seguras, y a una adecuada acogida.

calais1Hemos escogido este botón de muestra de la situación en Calais a través del artículo “Xenofobia y solidaridad rivalizan en la Jungla de Calais” de Andrea Olea publicado recientemente en Diario Público.

Los actos racistas y las muestras de solidaridad se multiplican al mismo tiempo en Calais, la ciudad del norte de Francia convertida en última etapa para miles de refugiados que sueñan con llegar a Reino Unido. La manifestación que este fin de semana recorrió sus calles en apoyo a los emigrantes, terminó en altercados con la policía y varias detenciones, escenificando la tensión creciente que vive la localidad.

Vista desde el aire, la Jungla se asemeja a un inmenso mar de plástico azul y blanco. Situado a apenas cinco kilómetros de la ciudad francesa de Calais, frente al Canal de la Mancha, este asentamiento acoge a más de 7.000 emigrantes de una quincena de nacionalidades que esperan dar el salto definitivo a Inglaterra: afganos, sudaneses, sirios, etíopes, eritreos… un paseo entre sus calles enlodadas se convierte en un recorrido por un mapa de conflictos.

En este gigantesco poblado, formado por chabolas y precarias estructuras de madera, todo es extremo: el frío, el viento, el barro. La Jungla es como un ser vivo que respira, inspira y expira, engulle y escupe a personas de muy distintos orígenes con dos cosas en común: una odisea a sus espaldas hasta su llegada a Calais y el sueño de alcanzar Reino Unido, considerado la verdadera Tierra Prometida.

Las cifras oscilan, pero en los últimos meses el número de habitantes de la Jungla ha explotado: de 3.000 personas pasó a 10.000, y en la actualidad se estima que malviven en ella entre 7.000 y 8.000 habitantes.

PARA SEGUIR LEYENDO EL ARTÍCULO PINCHA EN ESTE ENLACE Continuar leyendo

de Sur a Sur, nº 81: Solidaridad con las/os refugiados/das de la República Centroafricana

Os presentamos el proyecto “Solidaridad con las/os refugiadas/os de la República Centroafricana” que con ilusión estamos empezando y que responde a la petición de ayuda que las Soeurs de Saint François de Assise, algunas de ellas voluntarias en uno de los campos de refugiados de Bangui (capital de la Republica Centroafricana), hicieron a ASPA en el viaje que hicimos a Togo en agosto de 2014.

Bangui

Aeropuerto de Bangui donde está ubicado uno de los campamentos de refugiados

Los Objetivos que perseguimos son:

  • Dar a conocer que también existen refugiados/das en el continente africano
  • Romper el estereotipo de que solo se da la realidad de refugiados/das mirando a Europa, pues las migraciones interafricanas son mayores y más permanentes que las que se dirigen a la UE.

El conflicto centroafricano:

Desde que alcanzara la independencia en 1960, la República Centroafricana (que cuenta con unos cinco millones de habitantes y es el séptimo país más pobre del mundo) fue durante años una pieza más en el juego de los intereses franceses en la región, lo que unido a la intensa pugna entre grupos rivales por el control del poder y los recursos naturales que abundan en su suelo, sobre todo diamantes pero también oro, uranio y petróleo, se tradujo en una sucesión de rebeliones y golpes de Estado que solían triunfar cuando eran apoyados o tolerados por la exmetrópoli. Un dato: de los siete presidentes que ha tenido el país, solo uno ha sido elegido en las urnas.

El penúltimo capítulo de esta agitada historia comenzó el 10 de diciembre de 2012, cuando los rebeldes del norte agrupados en torno al movimiento Seleka, hartos de esperar que se cumplieran las condiciones del último acuerdo firmado con el Gobierno en 2007, inician un imparable avance hacia la capital a donde llegan en marzo de 2013 derrocando al presidente François Bozizé y tomando el poder. (…) Continuar leyendo

Declaración Córdoba ciudad refugio

“A finales de 2013, más de 51 millones de personas tuvieron que abandonar sus hogares como consecuencia de las guerras, la violencia y la vulneración de derechos humanos en diferentes lugares del mundo, según datos de ACNUR.

En 2014, Siria se convirtió en el principal país emisor de personas refugiadas (3,5 millones) y con más desplazadas internas (6,5 millones) como consecuencia del conflicto bélico que comenzó en 2011. Sin embargo, este drama no debe hacer invisibles a las millones de personas desplazadas y refugiadas como consecuencia de otras guerras, así como de situaciones de violencia generalizada, torturas, etc. existentes en diferentes zonas del planeta: Kosovo, Afganistán, Eritrea, Serbia, Somalia, Sudán, R.D. Congo… A las que habría que sumar todas aquellas que huyen de la desigualdad y la miseria.

Cordobaciudadrefugio1Los países vecinos a los conflictos y las situaciones descritas son los que acogen a la mayor parte de las personas refugiadas. Según CEAR, el 86% de éstas se encuentra acogida en países considerados en vías de desarrollo y un 25% en los países más empobrecidos del mundo. Las personas refugiadas que intentan entrar en Europa son sólo una mínima parte todas ellas y la mayoría lo hacen en condiciones muy precarias, tal y como hemos podido comprobar últimamente en los medios de comunicación. Sólo en 2014 murieron ahogadas más de 3.400 personas migrantes y refugiadas al intentar llegar a territorio europeo.

Ante este drama humanitario, las autoridades europeas se enfrentan a la que ha sido calificada como la peor crisis de refugiados en Europa desde la Segunda Guerra Mundial y, en consecuencia, ante el mayor reto para encontrar soluciones urgentes. Así, resulta imprescindible adoptar medidas estables, no improvisadas, que impliquen el análisis de los problemas sociales en los países receptores, principalmente en materia de vivienda, salud, educación, empleo y seguridad, y garanticen los recursos para dar cobertura a las necesidades básicas de las personas acogidas y ofrecerles unas condiciones de vida dignas. Asimismo, es fundamental aportar respuestas en el ámbito de la política internacional, que favorezcan la paz y no alimenten los conflictos en sus zonas de origen, teniendo en cuenta para ello, que España está en el puesto número 6 a nivel mundial como uno de los principales países exportadores de armas, lo cual contribuye en buena medida a alimentar los conflictos en Oriente Medio.

En atención a lo expuesto, las entidades presentes en esta asamblea compuesta por administraciones públicas de Córdoba, así como por entidades sociales y personas a nivel particular, EXPONEMOS: Continuar leyendo

Granada con los refugiados

Estamos asistiendo en este año a la llegada de miles de personas procedentes de diversos países con conflictos diversos. Este aumento de refugiados y solicitantes de asilo, es el mayor que se produce desde la II GUERRA MUNDIAL. Esta situación dramática que pone a prueba a un continente rico como es Europa, no está obteniendo la respuesta adecuada, más bien la contraria, donde se necesita solidaridad hay rechazo, donde se pide acogida hay expulsión, y desde la ciudadanía granadina creemos importante poner de manifiesto lo que nuestros gobernantes europeos no están siendo capaces de hacer.

10429468_940774715982226_4036226453371719831_nComo ciudadanos queremos:

  1. Mostrar nuestra solidaridad con las víctimas y familiares de todas aquellas personas que están padeciendo en este éxodo y dejarles claro a todas aquellas que están llegando, o en el camino, que son bienvenidos/as en nuestras ciudades.
  2. Denunciar la falta, una vez más, de voluntad política para resolver crisis humanitarias como la que se está produciendo. La falta de una política clara europea en las fronteras que priorice la solidaridad y el respeto a la legalidad internacional y por supuesto, los derechos humanos.
  3. Exigir a Europa ampliar la respuesta humanitaria, que se dedique la financiación necesaria para dar respuesta y garantizar que los refugiados encuentren asilo, incluyendo un mayor número de reasentamientos de las personas más vulnerables y un reparto justo y equitativo entre los países de la Unión Europea. Hay sitio para todos!!!
  4. Exigir al Gobierno de España más implicación en la acogida de refugiados, se pueden acoger muchos más refugiados de los que el gobierno dice, que actualmente los ha establecido en el reparto de cuotas, la cual no ha sido aceptada por nuestro gobierno, dando un bochornoso ejemplo de insolidaridad.
  5. Pedir al ayuntamiento de Granada que se sume a la Red de Ciudades Refugio, y poder dar apoyo y cobertura al deber del gobierno en la acogida.
  6. Por último animar a la ciudadanía a que se solidarice, denuncie y exija el cumplimento de estas medidas.

CONVOCAN: Accionenred, Asoc. Pro Derechos Humanos, Asociación Andaluza por la Solidaridad y la Paz (ASPA), Comunidades Cristianas Populares, CONGRA (Coordinadora de ONGD Granada), Granada Laica.

Boletín de Sur a Sur, nº 70: Europa cerrada

No vale decir que es una inmigración ilegal, irregular, económica, para deslegitimar sus derechos de asilo. No vale acusar a las “mafias” del tráfico de seres humanos. No vale culpar a sus países de origen por la pobreza y el hambre de que huyen. El Frontex y Acnur, dos organismos internacionales que están ahí, sobre el terreno, lo han dicho muy claro: la inmensa mayoría de los más de doscientos cincuenta mil inmigrantes llegados a las costas europeas, tienen derecho de CN_9QfYXAAEEv6oasilo porque huyen de conflictos como el de Siria, Afganistán, Irak o Eritrea. Grecia, el país quebrado de la UE, ha recibido en sus costas a más de la mitad de estos ciudadanos sin patria. Precisamente poniendo el énfasis en este país, conviene poner sobre el papel que la aceleración de los desembarcos en Grecia aumentó en un 750% entre el 1 de enero al 31 de julio con respecto al año pasado. Solamente en julio llegaron 50.000, sobre todo de Afganistán, Irak y Siria. Los habitantes de las pequeñas islas griegas de Lesbos, Quios, Kos, Samos o Leros, no tienen capacidad para acoger a tantas personas, les falta comida, techo, y unas mínimas condiciones higiénicas para acoger a tantas personas. Ciertamente llevan clamando a sus socios de la UE una solución compartida ante ese drama humanitario. Pero Europa se hace la sorda, mira a otro lado.

Y, para vergüenza y oprobio, entre los más insolidarios, el que más excusas ha puesto para no admitir ni siquiera un cupo mínimo, es el Gobierno español. Alega que aquí ya no se cabe, que el paro nos desborda, y hacen declaraciones tan sonrojantes como la del ministro Fernández, responsable de Interior, que pidió a los europeos indignados que facilitaran sus domicilios para enviarles inmigrantes a sus casas. Y eso sabiendo de primera mano que España es el país que más recortes ha hecho en ayuda al subdesarrollo de toda la OCDE.

La europea es una sociedad envejecida, sin el suficiente relevo generacional. La emigración no ha hecho más que aportar riqueza, fuerza de trabajo, precisamente en aquellos cometidos que ya no realicen los nacionales. El cuidado de los niños y los ancianos está en manos de jóvenes venidos de otros países que con sus aportaciones a las arcas de la Seguridad Social contribuyen, también, al pago de las pensiones. Y, además, son fundamentales en el rejuvenecimiento de los países … (PARA LEER EL BOLETIN COMPLETO PINCHA EN ESTE ENLACE)

Además del artículo “Europa Cerrada” hemos incluido dentro del apartado “Actividades de ASPA”:

  •  ASPA con las personas refugiadas
  •  Proyecto de cooperación internacional: “Mujeres, campesinos e indígenas productivas/es agroecológicos, comercializando en la Amazonía norte ecuatoriana”

Córdoba con las personas refugiadas

unnamedLos colectivos y organizaciones abajo firmantes convocamos a las cordobesas y cordobeses a expresar nuestra solidaridad con las cientos de miles de personas que tratan de encontrar en el continente europeo refugio y protección, huyendo de las situaciones de guerra, caos o miseria que sufren en sus países de origen. Se ven forzadas a abandonar su hogar, su vida y sus raíces para sobrevivir, por lo que todas han de ser consideradas refugiadas, sin distinción de que la causa sea bélica, política, religiosa, económica o de cualquier otra naturaleza. Son seres humanos y deben ser tratados como tales siempre y en todo lugar.

Como ciudadanas y ciudadanos no queremos permanecer impasibles ante el horror de muerte y sufrimiento que diariamente contemplamos en las imágenes y conocemos en las noticias. No queremos vivir en una Europa blindada, hostil e insolidaria con el resto de pueblos del mundo. Máxime cuando los países desarrollados hemos sido y seguimos siendo quienes hemos provocado las situaciones de expolio de recursos que mantienen empobrecida a buena parte de África y Asia, quienes les vendemos armas e incluso exportamos guerras.

Desde Córdoba queremos tender la mano fraternal a las mujeres y hombres de todo el mundo que se ven abocados a sufrir destierro, persecución y migración. Queremos que se oiga clara y fuerte nuestra voz reclamando a la Unión Europea y a todos los países desarrollados un plan de acción inmediata de acogida humanitaria a todas esas personas, garantizando rutas seguras de tránsito y respeto a sus derechos fundamentales. Pero, sobre todo, exigimos un cambio drástico y urgente de las políticas internacionales que aborde decidida y eficazmente las raíces de los problemas que obligan a la huida y éxodo masivo de tantas poblaciones. Políticas encaminadas a erradicar la pobreza y la desigualdad, condonar la injusta deuda, preservar los recursos naturales de cada país, combatir el cambio climático y sustituir el gasto militar por la cooperación al desarrollo y la resolución pacífica de los conflictos.

Hacemos un llamamiento a la ciudadanía, asociaciones, colectivos y organizaciones para difundir esta convocatoria y acudir a este acto de justicia solidaria el próximo jueves 3 de septiembre a las 20:30 horas en el Bulevar Gran Capitán de Córdoba.

 

  •                 ASOCIACIÓN ANDALUZA POR LA SOLIDARIDAD Y LA PAZ (ASPA).
  •                 CENTRO DE INICIATIVAS PARA LA COOPERACIÓN (CIC BATÁ).
  •                 CÍRCULO CULTURAL JUAN XXIII.
  •                 COORDINADORA DE COLECTIVOS SOCIALES CÓRDOBA SOLIDARIA.
  •                 EQUO.
  •                 FRENTE CÍVICO SOMOS MAYORÍA.
  •                 GANEMOS CÓRDOBA.
  •                 IZQUIERDA UNIDA-LOS VERDES- CONVOCATORIA POR ANDALUCÍA.
  •                 PARTIDO COMUNISTA DE ANDALUCÍA.
  •                 PODEMOS.