de Sur a Sur, nº 119: Dale vacaciones al consumo

En la versión digital de El País, ese periódico del capitalismo con aire progre, podemos leer: “La idea de la felicidad se ha convertido en una ciencia y también en un boyante negocio”. Decir que la idea de la felicidad se ha convertido en una ciencia es una muestra clarísima de la miseria intelectual que está detrás de los brillos de la mentalidad capitalista. Lo que sí es muy cierto es que tratan de convertir el ansia de felicidad de los seres humanos en la fuente de boyantes negocios.

Cuando llega la época de vacaciones, ese afán de negocio alcanza uno de sus máximos anuales. Primero nos hacen vivir en una sociedad en la que el trabajo es cada vez es más exigente y menos seguro. La mayoría está atrapada en el estrés de las grandes ciudades con sus prisas y sus atascos, pendientes del cuidado de los hijos y a veces de los abuelos, apremiados por las mil ocupaciones y preocupaciones de cada día.

Así la necesidad de descanso y de ocio se hace más urgente. Ciertamente esta necesidad de descanso es universal, la tenemos todos los seres humanos, lo que pasa es que la forma de satisfacerla varía mucho de unas culturas a otras. Algunos autores hablan de satisfactores. Estos serían las distintas formas que han existido y existen en el mundo para cubrir esas necesidades comunes.

Para la cultura burguesa, capitalista, todos los satisfactores para cualquier aspiración humana están relacionados con el consumo. La satisfacción es alcanzada gracias a la riqueza, al dinero de que dispongamos para conseguir esos satisfactores. Cuando se llega a la necesidad de descanso y de ocio, no podía ser de otra manera, se pretende satisfacerla a base de consumo. Además el consumo de masas es fuente de grandes beneficios para algunos. ¡Qué más se puede pedir!

Y aquí entra la utilización de la idea de felicidad. Una publicidad abrumadora, metiéndote por los ojos imágenes de parajes y situaciones paradisiacas, nos empuja a unas vacaciones febrilmente consumistas: vorágine de viajes, cruceros, diversiones, hoteles… consumo y más consumo. (para seguir leyendo pincha en este enlace)

Además de este artículo puedes encontrar:

  • 30 años 30 poemas de mujeres del mundo: ”Destino de mujer” de Lourdes Espínola
  • Presentación del libro-comic “Gestrudis, la recovera” de nuestro compañero Luis Pernía Ibáñez, el día 26 de julio, miércoles a las 19,30 horas en Málaga.
  • “Zoilo, quo vadis! Artículo de Luis Pernía publicado en La Opinión de Málaga
  • Clases de costura con las personas refugiadas y vecinas que acuden a la sede dentro del programa “Málaga como te quiero!?” de intervención en el barrio de Segalerva-El Molinillo.
  • Comunicado contra nuevos CIEs en Andalucía

Comunicado contra nuevos CIEs en Andalucía

Las entidades Asoc. Pro-Derechos Humanos, Granada Acoge, Accionenred, ASPA  y otras ONGs, nos posicionamos en contra de la construcción de nuevos CIEs  y os invitamos a que os suméis a este comunicado de protesta que será presentado en rueda de prensa y entregado en subdelegación del gobierno la próxima semana.

COMUNICADO CONTRA NUEVOS CIES EN ANDALUCÍA

Expresamos nuestro absoluto rechazo al anuncio de proyecto de construcción de un Centro de Internamiento de Extranjero (CIE) en la provincia de Granada realizado por el delegado de gobierno en Andalucía Antonio Sanz el pasado 10 de Julio de 2017.

Las organizaciones abajo firmantes nos oponemos al anuncio del delegado del gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, de construir Centros de Internamiento de Extranjeros en Granada y Almería. Consideramos que las medidas a tomar ante la llegada de personas migrantes no deben ser represivas, sino solidarias y de acogida.

Los Centros de Internamiento de Extranjeros son espacios que, aunque no tienen carácter penitenciario, funcionan como auténticas cárceles cuyo objetivo es facilitar la expulsión de personas extranjeras en situación administrativa irregular. Dicho objetivo no se cumple ya que, según datos del propio Ministerio del Interior, el 71% de los internos no son expulsados, por lo que estos centros incumplen su finalidad. De hecho, si lo que se persigue es la localización de una persona, podría realizarse de forma respetuosa con los derechos humanos (pisos de localización, retirada del pasaporte, presentaciones periódicas, etc.).

Esta situación de privatización de la libertad de personas que no han cometido delito alguno por una falta administrativa vulnera la legislación nacional, internacional y los derechos humanos. Ha sido denunciada en multitud de ocasiones por el movimiento asociativo, entidades europeas, comisiones del Parlamento Europeo e instituciones españolas, así como por el Defensor del Pueblo y sus equivalentes autonómicos y por la propia Fiscalía General del Estado.

Las organizaciones firmantes nos mostramos en contra de la propia existencia de estos Centros de Internamientos de Extranjeros por ser un instrumento represivo de las políticas migratorias, innecesarias, inútiles y criminalizadas, que priva de libertad a aquellas personas que no han podido obtener o renovar su permiso de residencia.

Es por ello que, mientras seguimos trabajando para que los CIEs actualmente en funcionamiento se cierren, nos negamos a la construcción de nuevos centros de este tipo en el resto del estado. Anunciamos que nos opondremos con todas nuestras fuerzas a la construcción de dichos centros en Andalucía oriental y que exigiremos a todos los actores políticos que se posicionen ante este anuncio. También continuaremos el trabajo con la sociedad civil informando de las intenciones de las administraciones responsables.

Se admiten apoyos vía internet aquí: https://goo.gl/forms/68LKSN7ksVnnZjsy2

30 años 30 poemas: “Hogar”, Warsan Shire

Warsan Shire nació en 1988 en Kenia. De padres somalíes, a la de edad de un año emigró a Gran Bretaña donde sigue viviendo. En 2013 ganó el African Poetry Prize y en 2014 fue además elegida como primera poeta joven laureada de Londres.

Su poesía está escrita desde la vulnerabilidad, desde un desnudo total. Narra la experiencia de aquel que no tiene raíces, del inmigrante, de la barbarie, de qué significa ser mujer, del dolor y la nostalgia. Son poemas sencillos que despacio, despacio, se te meten hasta el tuétano.

Puedes leer un artículo en el The New Yorker sobre su vida y obra aquí.

HOGAR

Nadie abandona su hogar a menos que su hogar sea la boca de un tiburón.

Sólo corres hacia la frontera cuando ves que toda la ciudad también lo hace.

Tus vecinos corriendo más deprisa que tú. Con aliento de sangre en sus gargantas.

El niño con el que fuiste a la escuela, que te besó hasta el vértigo detrás de la fábrica, sostiene un arma más grande que su cuerpo.

Sólo abandonas tu hogar cuando tu hogar no te permite quedarte.

Nadie deja su hogar a menos que su hogar le persiga.

Fuego bajo los pies, sangre hirviendo en el vientre.

Jamás pensaste en hacer algo así, hasta que sentiste el hierro ardiente amenazar tu cuello.

Pero incluso entonces cargaste con el himno bajo tu aliento,

rompiste tu pasaporte en los lavabos del aeropuerto,

sollozando mientras cada pedazo de papel te hacía ver que jamás volverías.

Tienes que entender que nadie sube a sus hijos a una patera

a menos que el agua sea más segura que la tierra.

Nadie abrasa las palmas de sus manos bajo los trenes, bajo los vagones.

Nadie pasa días y noches enteras en el estómago de un camión

alimentándose de hojas de periódico,

a menos que los kilómetros recorridos signifiquen algo más que un simple viaje.

Nadie se arrastra bajo las vallas, nadie quiere recibir los golpes ni dar lástima.

Nadie escoge los campos de refugiados o el dolor de que revisten tu cuerpo desnudo.

Nadie elige la prisión, pero la prisión es más segura que una ciudad en llamas.

Y un carcelero en la noche es preferible a un camión cargado de hombres.

Nadie podría soportarlo, nadie tendría agallas, nadie tendría la piel suficientemente dura.

Los “váyanse a casa, negros”, “refugiados”, “sucios inmigrantes”,

“buscadores de asilo”, “quieren robarnos lo que es nuestro”, “negros pedigüeños”,

“huelen raro”, “salvajes”, “destrozaron su país y ahora quieren destrozar el nuestro”…

¿Cómo puedes soportar las palabras, las miradas sucias?

Quizás puedas, porque esos golpes son más suaves que el dolor de un miembro arrancado.

Quizás puedas porque estas palabras son más delicadas que catorce hombres entre tus piernas.

Quizás porque los insultos son más fáciles de tragar que el escombro,

que los huesos, que tu cuerpo de niña despedazado.

Quiero irme a casa, pero mi casa es la boca de un tiburón. Mi casa es un barril de pólvora.

Y nadie dejaría su casa a menos que su casa te dijera que aprietes el paso,

que dejes atrás tus ropas, que te arrastres por el desierto, que navegues por los océanos.

“Naufraga, sálvate, pasa hambre, suplica, olvida tu orgullo, tu vida es más importante”.

Nadie deja su hogar hasta que su hogar se convierta

en una voz susurrando en tu oído diciendo: “Vete, corre lejos de mí ahora.

No sé en qué me he convertido, pero sé que cualquier lugar es más seguro que éste”

Duro castigo marroquí a la resistencia saharaui

Salé. (Equipe Media)- El Tribunal marroquí sin pruebas contra los presos saharauis y bajo la mirada de distintos observadores internacionales, dictaminó en la madrugada de hoy miércoles 19 de julio de 2017 sentencias extremas contra 20 de los 24 activistas saharauis de derechos humanos y periodistas del grupo de Gdiem Izik.

Hoy es un día negro para la justicia universal, tras varias sesiones del juicio llevado adelante contra los presos políticos saharauis el cual dio inicio el 26 de diciembre de 2016 y considerado uno de los juicios más largos de la historia; aplazado demasiadas veces sin justificación alguna, quedando en la ante última sesión aplazada el retiro de los presos saharauis y su defensa debido a la cantidad de  irregularidades  sumándole la falta de garantías procesales para llevar un juicio justo y transparente; y tras permanecer siente años en prisión los presos de Gdiem Izik han sabido esta madrugada las sentencias dictaminada por el Tribunal de Apelación en Salé, Reino de Marruecos.

 ¿Pero cuál es su verdadero delito?

El único delito que han cometido los presos políticos saharauis, es la lucha pacífica por la defensa de los derechos humanos y la independencia del Sáhara Occidental. Estos activistas y periodistas defensores de los derechos humanos, en el año 2010 participaron en el campamento de Gdiem Izik organizado a las afueras de El Aaiún ocupado- unos 16 km de la capital- donde se concentraron más de 20.000 saharauis para denunciar las faltas de los derechos sociales, políticos y económicos a los cuales son sometidos desde el año 1975 cuando el Reino de Marruecos ocupo ilegalmente el territorio saharaui. El campamento de la Dignidad fue desmantelado brutalmente por la Gendarmería y el Ejército de ocupación marroquí, en la madrugada del 8 y 9 de noviembre de 2010. En ese mismo momento no solo se impuso un bloqueo informativo para que nadie se enterara de lo que realmente sucedía, sino que se militarizo todo el territorio ocupado, y comenzó la persecución hacia los activistas y defensores de los derechos humanos en el Sáhara Occidental. Lo que termino primero con condenas elevadas impuestas por un Tribunal Militar, y luego de 7 años presos, y gracias a la presión de algunas organizaciones internacionales en el año 2016 se comenzó el juicio en el Tribunal de Apelaciones en Salé.

Pero aquellas advertencias sobre la violación sistemática a los derechos humanos que sufrieron todos estos años los presos saharauis, fueron reavivadas, cuando dio comienzo en el 2017 la continuación de este juicio farsa. Comprobándose a través de los observadores internacionales que participaron en el juicio que todas las acusaciones basadas en supuestas “confesiones y declaraciones” se han obtenido bajo terribles torturas y otros tratos crueles e inhumanos por parte de las fuerzas policiales marroquíes, durante los interrogatorios. Ni siquiera los presos saben los contenidos de los sumarios. Esas violaciones contra los presos saharauis, fueron denunciadas por organizaciones internacionales como: Human Rights Watch (HRW), Amnistía Internacional (AI), Centro Robert F. Kennedy (RFK) y Acción de los Cristianos para la Abolición de la Tortura (ACAT) entre otras. Continuar leyendo

de Sur a Sur, nº 118: de criminalizar a los inmigrantes a criminalizar a las ONG. La indignidad de un Ministro del Interior

Traemos a este boletín la entrevista que ha hecho Olivia Carballar, para La Marea, al fotoperiodista Gervasio Sánchez, que ha pasado dos semanas a bordo del barco de Proactiva Open Arms. En la misma reflexiona sobre las declaraciones del ministro Juan Ignacio Zoilo contra las ONG que rescatan personas en el Mediterráneo.

El fotoperiodista Gervasio Sánchez, testigo de varias guerras alrededor del mundo, ha visto hace solo unos días, en mitad de la espesura del Mar Mediterráneo, las consecuencias de otras guerras que se siguen librando día a día. “He visto miles y miles de personas desesperadas a las que les han arrancado todo lo que tenían. Algunos suben al barco con ropas mojadas que se tienen que quitar y cambiarlas por otras prestadas. Hasta los bebés de países en guerra vienen al mundo con más pertenencias. He visto la frustración en los voluntarios cuando no se ha podido encontrar el bote de goma en medio del mar que indicaba el radar del barco. Saben que la alternativa al rescate es la muerte. He visto guardacostas libios (financiados por la Unión Europea) recoger los motores de las pateras para revenderlos en Libia. He visto la indecencia personificada en forma de organismo europeo que mira a otra parte sin ser consciente de que su pasividad podría ser un crimen de lesa humanidad”. Todas esas cosas ha visto Gervasio Sánchez durante dos semanas a bordo del barco de la ONG Proactiva Open Arms. En este tiempo, en el que fueron rescatadas miles de personas, solo ha visto, sin embargo, dos guardacostas italianas y un helicóptero.

¿Cómo explicaría al ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, todo esto que ha visto tras las declaraciones que ha realizado contra las ONG?

Le explicaría que sin el trabajo de media docena de ONG, incluida Proactiva Open Arms, el Mediterráneo sería aún más rojo con la sangre de un mayor número de muertos. Sus declaraciones son lamentables y demuestran una falta de empatía con personas que huyen de tragedias bélicas o económicas y arriesgan sus vidas por las rutas más peligrosas controladas por traficantes de seres humanos. Y ya que la Unión Europea es incapaz de cumplir con sus obligaciones como institución, por mucho premio Princesa de Asturias de la Concordia que reciba, que al menos no insulte a los trabajadores humanitarios que intentan evitar más muertes … “ (para seguir leyendo el artículo pincha en este enlace)

Además de este artículo puedes encontrar:

  • ASPA 30 años, 30 poemas de mujeres del mundo: ”Hogar” de Warsan Shire
  • Presentación del libro-comic “Gestrudis, la recovera” de nuestro compañero Luis Pernía Ibáñez, el día 26 de julio, miércoles a las 19,30 horas en Málaga.

30 años 30 poemas: “Ítaca del Sáhara”, Salka Embarek

Salka Embarek es una escritora, poetisa y activista hispano-saharaui que vive actualmente en Tenerife, las Islas Canarias. De padre saharaui y madre canaria, Embarek nació en El Aaiún, Sáhara Occidental, poco antes de la ocupación marroquí. Embarek y su familia lograron escapar de la zona ocupada. Posteriormente, Embarek cursó estudios en filología, filosofía y periodismo y es miembro activo de la Generación de la Amistad. Casi la totalidad de su obra está dedicada a la defensa del derecho a la autodeterminación de los saharauis y a la defensa de los derechos humanos de su pueblo.

La fuerza de los poemas de Salka Embarek reside en la combinación de temas e imágenes enlazados directamente a la lucha del pueblo saharaui desde la ocupación marroquí hasta la actualidad. En cada poema se entremezclan emociones correspondientes tanto al dolor físico como al sacrificio patriótico, desconocidos o ignorados por la comunidad internacional. Embarek dialoga con el lector, se identifica con el paisaje del Sáhara, reconforta y apoya a sus compatriotas y exige acción por parte de la comunidad internacional. Embarek se enfrenta directamente al invasor, lo señala como culpable y lo reta mientras reitera la legitimidad de su mensaje.

ÍTACA DEL SAHARA.

Volveré a la tierra.
a pesar de los desgarros
que el silencio ha dejado en mi pecho,
volveré a la tierra.
Sin el padre y la madre
que aquel día me tuvieron,
porque ellos ya volvieron
y me esperan.

Volveré a tierra,
y al que frene mi delirio
lo volveré locura.
La esperanza es tan terrible
tan intenso el deseo,
incontenible el anhelo,
que volveré a la tierra
por el único camino perseguible.

Y si me asaltan los ladrones,
los que roban el pan
de la boca de mis niños,
abusadores de melhfas,
forjadores de mentiras,
les mostraré mis heridas,
que aun sangrando,
no me frenan.

Gestrudis la recovera. Libro-comic sobre la memoria histórica

Con motivo de los 30 años del nacimiento de ASPA y como modesta aportación de la asociación a la historia de la memoria histórica queremos presentar en la sala de la Biblioteca “Cristóbal Cuevas” el libro en formato de cómic “Gertrudis, la recovera” de nuestro compañero Luis Pernía Ibáñez, el día 26 de julio, miércoles a las 19,30horas.

“Gertrudis, la recovera” intenta responder a una pregunta capital ¿Cómo integrar en el discurso colectivo a los que la memoria oficial silenció como parte de nuestra historia? Intentando integrar a los vencidos, a los excluidos de la historia, en la comunidad nacional. Particularmente las mujeres. La visibilidad de las mujeres en los años que siguieron a la guerra civil es prácticamente nula y la Ley de Memoria Histórica se ha rebelado insuficiente para restituir la memoria de tantas heroínas anónimas que vivieron la “desbandá”, que sufrieron la prisión o la muerte de sus maridos y en el filo de la supervivencia no les quedó otra cosa que coger el oficio de recovera. El caso de nuestra protagonista como el otras muchas mujeres de Casares bajaran productos del pueblo a La Línea y subían con tabaco, chocolate, queso y otros artículos que escaseaban. Lo hacían en una caminata de casi 50 kilómetros agotadas por el cansancio y atenazadas por el miedo.

Cuando Luis Pernía plantea el estudio de Gertrudis se enfrenta al estudio de una memoria traumática y oprimida, invisibilizada socialmente por más de siete décadas. El sufrimiento, horror y pánico bloquean cualquier narración ¿Cómo se ha de expresar lo inexpresable? Pero hay que recordar.

El autor pretende también poner en valor la ruta de las recoveras de Casares a la Línea abundando en su valor de memoria histórica, paisajístico y educativo. Ya algunos grupos de educadores y medioambientalistas han comenzado a recorrer esa ruta.

Del autor solo decir que su trabajo en el mundo de la solidaridad desde hace muchos años, ha puesto siempre el énfasis en la sensibilización o concienciación, así ha publicado algunos libros en esta línea de solidaridad; es preciso recordar “Málaga 29 años de inmigración e Inmigrantes en la frontera de la ciudadanía”. En el mismo sentido cabe destacar “Un mundo haciendo puenting” sobre el fenómeno de la globalización “El derecho a la vida y la libertad” sobre la deuda externa de los países empobrecidos y recientemente “El SOS de la Tierra” sobre la intervención humana en el cambio climático.

de Sur a Sur, nº 117: Por la liberación de los presos políticos saharauis

Desde ASPA nos hemos unido a las organizaciones solidarias con el pueblo saharaui denunciando la ilegalidad del juicio iniciado por Marruecos contra los presos políticos saharauis de Gdeim Izik que fueron detenidos durante el campamento de Gdeim Izik, así como después de su desmantelamiento por parte de Marruecos el 8 de noviembre de 2010. Este campamento se levantó a las afueras de El Aaiún ocupado, capital del Sahara Occidental, por más de 20.000 saharauis para reclamar sus derechos sociales, civiles y políticos y tras 2 meses fue brutal y violentamente desmantelado por las fuerzas de ocupación marroquí. Tras décadas de brutal ocupación por parte de Marruecos, el Pueblo Saharaui sigue viendo vulnerados sus más elementales derechos y este juicio es una prueba más de ello.

En este juicio, se solicitan penas de hasta 30 años para estos 24 saharauis que llevan ya 6 años en prisión y que fueron juzgados por un tribunal militar marroquí en 2013, tras 3 aplazamientos anteriores. Este juicio militar fue denunciado por observadores internacionales y organizaciones de defensa de los Derechos Humanos por irregularidades en el proceso y falta de garantías procesales para los acusados, denunciando la ausencia de pruebas incriminatorias y que la obtención de las confesiones se produjo bajo tortura. Pidiendo la liberación de los presos saharauis traemos a colación el artículo “Por la liberación de los presos políticos saharuis” de la eurodiputada de Izquierda Unida, Paloma López Bermejo, publicado el 17 de mayo en Diario Público.

“En el momento de escribir estas líneas, tiene lugar en Salé (Marruecos) el juicio civil a los presos políticos saharauis de Gdeim Izik. Y si alguien albergaba alguna esperanza de un juicio justo, la realidad no ha tardado en desmentirlo.

Ayer, martes 16 de mayo, cansados del desfile de testigos falsos y la imposibilidad de confrontar sus declaraciones, los presos optaron por retirarse de la sala del juicio junto a su defensa y sus familias. Este hecho no fue un obstáculo para que el juez nombrara a dedo a otros cuatro abogados del público como defensores, sin consultar a los acusados, y pretendiera continuar el juicio como si nada sucediera. Ante las protestas de dos letradas que permanecían en la sala, el Tribunal optó por desalojarlas con violencia, mostrando a las claras su falta de respeto por las convenciones elementales del Estado de derecho.

Marruecos demuestra con ello que no pretende un juicio justo, sino un juicio político contra la rebeldía del pueblo saharaui, reunido en 2010 en Gdeim Izik para reivindicar sus derechos y su dignidad. … “ (para seguir leyendo el artículo pincha en este enlace)

Además de este artículo puedes encontrar:

  • 30 años 30 poemas de mujeres del mundo: Salka Embarek “Itaca del Sahara”
  • Presentación del libro-comic “Gestrudis, la recovera” de nuestro compañero Luis Pernía Ibáñez, el día 26 de julio, miércoles a las 19,30 horas en Málaga.
  • Jornada de trabajo: ‘Estrategia de Educación para el Desarrollo de la CAONGD 2017-2019’

30 años 30 poemas: “Tonalidades de la ira”. Rafeef Ziadah

Rafeef Ziadah (Beirut, 1979) es periodista, poeta y activista en la defensa de los Derechos Humanos, nacida en el Líbano, de ascendencia palestina (pertenece a la tercera generación de personas refugiadas de su familia). Fue elegida representante de Palestina en las Olimpiadas de 2012 en el Southbank Centre de Londres. Nunca ha podido de visitar Palestina. Estudió y cursó su doctorado en Ciencia Política en la Universidad de York, en Toronto y actualmente reside en Londres. Sin embargo, la mayoría de sus poemas reflejan la opresión que sufre el pueblo palestino. Es activista, entre otras, de la Campaña Boicot, Desinversiones y Sanciones a Israel (BDS).

Reproducimos en este artículo el poema “Tonalidades de la ira”. En palabras de Rafeef: “Escribí este poema mientras estábamos realizando una acción directa en mi universidad y había ciudadanos palestinos y soldados israelís y…un joven… soy muy quisquillosa con estas cosas, así que me dije a mí misma, seré únicamente palestina, rechazando ser colona o soldado, así que estaba sentada en el suelo y este hombre vino y me dio una patada en el estómago y me dijo… “te mereces ser violada antes de que tengas hijos terroristas”. En aquel momento no dije nada, pero entonces escribí este poema para este joven caballero”. (Pilar Iglesias, feminista y socia de ASPA)

TONALIDADES DE LA IRA

¡Permíteme que hable en mi lengua árabe
antes de que también ocupen mi lengua!
¡Permíteme que hable en mi legua materna
antes de que también colonicen su memoria!
Soy una mujer árabe de color,
y venimos de todas las tonalidades de la ira.
Todo lo que mi abuelo quería era
despertarse al alba y ver a mi abuela rezar de rodillas,
en una aldea escondida entra Yaffa y Haifa.
Mi madre nació bajo un olivo,
en una tierra que, como dicen, ya no es mía.
Pero yo atravesaré sus barreras, sus puestos de control,
sus malditos muros de apartheid, y retornaré a mi patria.
Soy una mujer árabe de color, y venimos de todas las tonalidades de la ira.
Tú has oído ayer gritar a mi hermana
al dar a luz en uno de sus puestos de control,
con soldados israelíes buscando entre sus piernas
a su próxima amenaza demográfica,
su hijita llamada Yanín
Tú has oído gritar a Amni Mona
tras los barrotes de su prisión mientras gaseaban su celda:
“Estamos volviendo a Palestina!”.
Soy una mujer árabe de color, y venimos de todas las tonalidades de la ira.
Pero tú me dices que este útero que hay en mi interior
sólo te traerá tu próximo terrorista,
usando barba y blandiendo una pistola, con turbante, y negro como la arena.
Tú me dices que mando a mis hijos a morir,
Pero son vuestros helicópteros y F-16 los que están en nuestro cielo.
¡Vamos a hablar sobre el asunto del terrorismo un segundo!
¿No fue la CIA la que mató a Allende y Lumumba
y quien primero adiestró a Osama?
No fueron mis abuelos quienes corrían como payasos,
con capas y capuchas blancas en la cabeza, linchando a los negros.
Soy una mujer árabe de color, y venimos de todas las tonalidades de la ira.
“¿Quién es esa mujer morena gritando en la manifestación?”.
¡Perdón! ¿Es que yo no debería gritar?

He olvidado ser tú siempre orientalista sueño, genio en una botella,
bailarina del vientre, joven de harén, mujer árabe de voz suave
que dice: Sí, señor, no señor.
¡Gracias por los sándwiches de manteca de cacahuete
que deja caer sobre nosotros tu dueño de los F-16!
Sí, mis libertadores están aquí para matar a mis hijos,
y llamarles “daños colaterales”.
Soy una mujer árabe de color, y venimos de todas las tonalidades de la ira.
¡Así que déjame decirte que este útero que hay en mi interior
sólo os traerá un próximo rebelde.
Tendrá una piedra en una mano y una bandera palestina en la otra.
Soy una mujer árabe de color.
¡Cuidado¡¡Cuidado con mi ira…!

Pincha en este enlace para ver a Rafeet Ziadah recitando el poema

Horror en Kigali (Ruanda): niños de la calle quemados vivos en las alcantarillas

El 28 de abril de 2017, los servicios de higiene y de seguridad de la ciudad de Kigali “sanearon” una de las alcantarillas de la capital rociando gasolina antes de encender y lanzar una cerilla al lugar donde se guarecían niños de la calle. La noticia se ha difundido rápidamente con fotos inconcebibles de lo ocurrido.

Algunos ciudadanos ruandeses residentes en Bélgica, conmocionados y enfurecidos, han tomado la iniciativa para intentar que trasladen al único superviviente de esta barbarie, que sufre graves quemaduras, al país europeo para recibir los cuidados apropiados. Sin embargo, el régimen del Frente Patriótico Ruandés (FPR), que acababa de cometer deliberadamente este crimen despreciable, ha denegado el traslado por medio de su representante en Bélgica, el embajador Olivier Nduhungirehe.

Diferentes versiones de los hechos

Según los testimonios de los niños de la calle que consiguieron sobrevivir y de los habitantes del vecindario donde se encuentra dicha alcantarilla, en el barrio de Muhima, los agentes de seguridad conocidos como DASSO (que es en realidad una milicia del partido que ostenta el poder) quisieron llevarse a una niña, también “de la calle”, para violarla. Pero sus compañeros de infortunio, otros niños de la calle, intentaron impedirlo gritando y persiguiendo a los secuestradores-violadores. Estos últimos, contrariados, intentaron detenerlos, pero los niños se metieron en su escondite, que no era otro que una alcantarilla. Los milicianos del FPR, también llamados DASSO, se marcharon para regresar sobre las tres de la madrugada cargados con bidones de gasolina y cajas de cerillas. Primero, vertieron la gasolina en ambas salidas de la alcantarilla y, a continuación, la prendieron fuego. Nadie sería consciente de las secuelas de este sacrificio humano, si no fuera porque un niño, cuya foto está dando la vuelta al mundo, da testimonio con sus quemaduras del horror de esta “operación” de los agentes de seguridad del régimen ruandés.

El poder de Kigali, como de costumbre, trata de negar o restar importancia a su tremenda responsabilidad en este terrible drama. El portavoz de la policía tuvo la desfachatez de declarar que esta operación la habían llevado a cabo meros vigilantes nocturnos del barrio durante su ronda habitual. ¡Como si patrullaran siempre cargados con bidones de gasolina! Continuar leyendo