Visita al centro de la Fundación CEPAIM en San Isidro (Níjar)

Miércoles 29 de marzo de 2017. Llegados a un mar de plástico, como es San Isidro de Níjar y su entorno, sin casi referencias para orientarnos, pudimos finalmente conectar telefónicamente con Abdoulaye Bambara a la entrada del núcleo urbano, que posteriormente nos llevó al centro de CEPAIN.

El centro está ubicado en medio de invernaderos en una trama de caminos y carreteras. Nos induce a pensar que las viviendas de planta baja que utiliza Cepaim, hayan sido readaptadas a partir de casas para labranza; y son tres las destinadas a viviendas para personas migrantes además de un módulo de oficinas y otros usos.

Visitamos la casa donde vive Bambara con otras cuatro personas, posteriormente fuimos a las oficinas, luego estuvimos comiendo en el pueblo, y finalmente nos entrevistamos con Eva.

Encuentro con Bambara

En la casa vivían 8 chicos, tres marcharon a Francia, cinco tienen asilo, a uno le trasladaron a Málaga hace un mes y su nombre es: Issau F Konate. También nos dice que en otra casa de al lado hay una persona con carta de refugiado.

Actualmente hay tres casas: una con cinco personas, otra con seis y otra con ocho.

Nos enseña la casa: consta de un salón como cocina comedor, dos habitaciones dormitorios con literas, un cuarto de baño y un espacio con lavadora.

Nos dice la comida que le dan para la semana: 1 kg de arroz, 3 huevos, 3 barras de pan, 3 latas de sardinas, 4 yogurt, una bolsa de carne congelada y una bolsa de pescado congelado

Nos muestra el último suministro en el frigorífico, un congelador y un mueble bajo. Expresa que la alimentación no es buena

Nos dice:

  • La ropa que le dieron cuando llegó (Se adjuntan fotos)
  • El viernes pasado tuvo un dolor e intentó contactar con el centro de salud, pero no le cogían y tuvo que esperar hasta el lunes.
  • Que es importante para él aprender la lengua y que una vez a la semana vienen a darles clase de 6 a 8
  • Cepain no le da dinero para poder llamar por teléfono.
  • Las oficinas están abiertas todos los días excepto el martes.
  • Que aquí no tiene que hacer, salvo pequeños trabajos para Cáritas, caminando hacia el pueblo de San Isidro, cuatro días a la semana durante tres horas.

Bambara era militar en su país, llegó aquí el 1º de Diciembre y le dijeron que le cambiarían en dos semanas.

Tendría que estar en un centro de asilo. El motivo de su estancia aquí se debe a que -según le dijeron- era porque no había sitio en otro lugar y porque hay problemas con su nombre

En resumen:

1º Expresa deficiencias en la atención que recibe en este Centro, como se ha indicado antes.

2º Debería estar en un centro de refugiados, pero la demora se ha alargado cuatro meses sin una razón clara. Por lo que nos dijeron desde Cepain se había hecho todo lo posible por resolver su caso. Últimamente se argumentaba que por las deficiencias en la documentación, por una letra mal puesta.

Encuentro con Eva

Es la persona responsable, cuando llegamos nos dijeron que estaba en el Ayuntamiento, dijimos a las tres personas que trabajan allí en ese momento que deseábamos contactar con ella, no nos facilitaron su teléfono, le dimos el nuestro, ella nos llamó más tarde y nos recibió en una sala de las oficinas donde charlamos.

Impresiones e información:

Observamos que se manifiesta en términos de defensa y justificación de las actuaciones en el Centro. En ese sentido y sin ninguna observación previa nos dijo que cumplen controles de calidad o eficiencia y que cualquiera puede visitar el centro como hicieron personas de Médicos del Mundo recientemente.

Nos da a entender que se está poniendo en cuestión su trabajo, que hemos venido sin avisarles.

Hace una crítica a la actitud de Bambara, que no coopera, no asiste a las clases…, no llega a decir incluso que con dicha actitud le podía echar de allí.

Una técnica encargada del caso nos informa que la tramitación se hizo  a su debido tiempo y que están esperando respuesta, por el error en la documentación

Insistimos a Eva sobre el origen del error y ella explica que se debe a que en Melilla pusieron en su nombre, en vez de Abdoulaye Bambara, Abdulaye Bambara, omitieron una o. La documentación que vino aquí desde la policía se puso tal cual, puesto que ellos no pueden hacer ningún cambio.

Se les dice que nuestra presencia solo pretende ofrecer una cara humanitaria y de apoyo a Bambara, pues nos han informado sobre dicha situación desde Melilla y nuestra intención es verle in situ, sobre el terreno, intentando también acercarnos a recabar información de todas las personas intervinientes.

Se le mencionan de forma sucinta las quejas de Bambara y en tono cordial y dialogante se le insiste en que queda por hacer la adecuada presión desde ellos, pues son  sus tutores, para que se cumpla la legalidad. Insistimos que la situación de Bambara no se ajusta a derecho y por tanto hay que intentar resolverla, aunque sea vía judicial.

Nos despedimos de Eva y de Bambara y regresamos a Málaga.

Al viaje, cuyo objetivo era, a requerimiento de Melilla, una visita humanitaria a Bambara y demandar, dentro de lo posible, su traslado a un centro idóneo de refugiados, fuimos Rafael Muñoz, Amparo Sangama, Lulú y Luis Pernía, miembros de ASPA.

PD. A las 11 horas del día siguiente se nos comunica, desde Melilla, que Bambara ha sido traslado a un centro de Sevilla. Él nos llama sobre las 20 horas para confirmar la noticia y agradecer la visita.

Deja un comentario