La solidaridad es una gran marcha por la dignidad (Ed. de Sur a Sur nº 150)

La Memoria 2017 de Cáritas, elaborada a partir de encuestas de la Fundación FOESSA, reveló, el 27 de septiembre, que el 18 % de la población española se encuentra en situación de exclusión social, lo que supone un total de 8,6 millones de personas, de las que la mitad, está en exclusión severa, lo que es un 40% más que hace 10 años, cuando comenzó la crisis. Asimismo, advierte de que existen 6 millones de personas en situación de integración social muy débil que podrían caer en la exclusión si empeorase la situación económica.

En resumen, que ocho millones de españoles sufren exclusión social,  y la mitad está en riesgo severo, lo que supone un 40% más que hace diez años, antes de la crisis.

Al cumplirse los primeros 150 números del Boletín de Sur a Sur nos preguntamos ¿Por qué una sociedad mundial cada vez más desigual? ¿Por qué la sociedad española es cada vez más desigual? Y en  esos 150 números hemos puesto el dedo en la llaga haciendo hincapié en la mercantilización y monetarización de la vida, en privatizar y especular con los bienes y servicios básicos, en la militarización del mundo y en la privatización del poder político. En síntesis, en la ilegalidad de la pobreza.

Por eso, haciendo  memoria del recorrido de esos 150 números De Sur a Sur podemos hacer  como un decálogo de los principios de la ilegalidad de la pobreza:

1.       Nadie nace pobre ni elige serlo

2.       La pobreza es una construcción social

3.       La exclusión social provoca empobrecimiento

4.       El empobrecimiento es fruto de una sociedad que no cree en los derechos civiles para todos, ni en la responsabilidad política colectiva que garantiza dichos derechos a todos los habitantes de la Tierra.

5.       Los procesos de empobrecimiento se desarrollan en sociedades injustas.

6.       La lucha contra la pobreza (el empobrecimiento) es sobre todo una lucha contra la riqueza desigual, injusta y depredadora (el enriquecimiento).

7.       “El planeta de los empobrecidos” se ha vuelto cada vez más poblado a raíz de la erosión y mercantilización de los bienes comunes a partir de los años 70.

8.       Las políticas de reducción  y erradicación de la pobreza de los últimos cuarenta años han fracasado porque han incidido en los síntomas (medidas curativas) y no en las causas (medidas resolutivas).

9.       La pobreza es hoy una de las formas más evolucionadas de esclavitud ya que se basa en el robo de “humanidad y de futuro”.

10.   Para liberar a la sociedad del empobrecimiento necesitamos “ilegalizar” aquellas leyes, instituciones y prácticas sociales colectivas que generan y fomentan los procesos de empobrecimiento.

La lucha contra la desigualdad es una gran marcha por la dignidad y por el futuro. Si es ilegal la pobreza, porque “esta economía mata” ¿Qué podemos hacer? A modo de sugerencia, a pequeña escala necesitamos la participación ciudadana, la sensibilización social y educación para el bien común, la ayuda al desarrollo cumpliendo los objetivos del milenio, buscar la ciudadanía y la inclusión social con especial énfasis para las personas inmigrantes, cuidar nuestra casa común (la Tierra), el trabajo en red, o la cooperación entendida como una oportunidad para que nuestro mundo recupere el sentido de la solidaridad, la sencillez y la austeridad. A gran escala prohibir la venta armas, derogar el derecho privado a patentar al ser vivo (hacerse propietario de la vida) y crear un consejo de seguridad de bienes comunes públicos mundiales.

Evitar que se instale una sociedad cada vez más desigual nos incumbe a todos. La solidaridad es una gran marcha por la dignidad.

Tal como están las cosas, podemos decir que los que viajamos en este navío espacial, llamado Tierra, a 200.000 km. por el infinito espacio, o nos salvamos todos o no se salva nadie.

Luis Pernía Ibáñez (ASPA)

Un comentario sobre “La solidaridad es una gran marcha por la dignidad (Ed. de Sur a Sur nº 150)”

Deja un comentario