Explotaciones de Chevron-Texaco en las provincia de Sucumbíos y Orellana (Ecuador), y sus consecuencias en lo referente a la salud.

Hoy en día, la diversidad cultural y la biodiversidad de las provincias de Sucumbíos y Orellana es enorme. Las comunidades de las nacionalidades Kichwa, Shuar, Cofan, Secuoya, Huaorani o Siona que viven en estas regiones, cada una con sus lenguas, sus tradiciones y sus saberes, se encuentran rodeadas por explotaciones petrolíferas, que afectan a sus aguas, sus suelos, sus cultivos… en definitiva, a su salud.

Además, en la provincia de Sucumbíos, se sitúa la Reserva del Cuyabeno, uno de los lugares con mayor biodiversidad del planeta junto con el Yasuní, situado en la provincia de Orellana. Entre ambas reservas se encuentra más del 50% de la biodiversidad del planeta. Ambos lugares, tanto Sucumbios como el Yasuní, llevan siendo explotadas por las compañías petroleras a lo largo de estos últimos años; antes extranjeras y hoy algunas estatales. Esto quiere decir que la salud de la gente se está viendo afectada por este extractivismo, por lo que con diferencia, estas son las provincias con mayor número de casos de cáncer del país. Cuanto más nos acercamos a los pozos petrolíferos, piscinas, derrames o estaciones, más aumentan los casos, no solo de cáncer, sino también problemas en la piel por el contacto con el crudo; digestivos por la ingestión de aguas contaminadas o cultivos; o pulmonares, por vivir al lado de un “mechero”, encendido prácticamente 24 horas al día los 7 días a la semana

Los últimos 25 años, las comunidades han acudido a los tribunales internacionales para hacer pagar a la Chevron-Texaco por los daños ambientales en la zona. Después de una ardua lucha, y tras verse alargado el juicio todo este tiempo, la sentencia dictaminó que las comunidades serían remuneradas con una cuantía considerable, como compensación por todos los daños y perjuicios que sus gentes llevan padeciendo desde hace mucho tiempo. Este caso tan particular, y tan conocido a nivel internacional, crearía jurisprudencia al obligar a una multinacional a pagar por todos los daños causados. Asimismo, el Estado de Ecuador emprendía un juicio contra la compañía estadounidense de forma paralela, que también perdió Chevron-Texaco.

En Agosto de 2018 la Corte Penal Internacional de la Haya, invalida el juicio entre el Estado ecuatoriano contra Chevron, condenando a Ecuador a pagar una multa millonaria a la compañía. Actualmente, esta sentencia pone en peligro la compensación que iban a recibir las comunidades tras el juicio que vencieron por su cuenta. Mientras tanto, en el terreno, los actores sociales realizan proyectos, para que la propia ciudadanía reivindique sus derechos y aporte soluciones. La Clínica Ambiental y la UDAPT (Unión de Afectados por Texaco), están formando “comités de reparación” en las comunidades.

En ellos se eligen a 5 portavoces encargados de: Contaminación del Agua, contaminación del suelo, recuperación cultural, atención primaria y atención a enfermos de cáncer. Con esto, intentan que las propias comunidades se impliquen en la reparación ambiental de sus zonas,  detectando derrames de crudo en el agua o en los suelos, que les afecta; atendiendo a las personas con cáncer o con enfermedades relacionadas con la contaminación; o casos de atropello de la cultura, especialmente en las comunidades indígenas.

El caso Chevron no se ha cerrado, la lucha de los colectivos en las regiones afectadas continúa. Siguen mostrando a todo el país y a la comunidad internacional, las consecuencias del extractivismo petrolero. Los colectivos se siguen organizando para defender las zonas con mayor biodiversidad del planeta, con una visión holística del entorno respecto a la salud. No solo hablando de las enfermedades que padecen por la contaminación, sino incluyendo a la salud, lo que comemos, bebemos o respiramos.

Jorge A. González Sánchez  ha estado durante tres meses realizando su formación técnica en terreno del Master Oficial en Cooperación al Desarrollo, Gestión Pública y de las ONGD de la Universidad de Granada en el Proyecto de Reparación Socioambiental Clínica Ambiental en Ecuador

 

 

 

Deja un comentario