Impresiones ante las próximas elecciones en Bolivia

A la llegada a Bolivia lo primero que nos llama la atención es que estamos en un país muy polarizado por partidarixs y contrarixs a la reelección de Evo Morales en las próximas elecciones presidenciales que se celebrarán el 20 de octubre de este año.

A 194 años de su fundación, Bolivia nos parece un país soberano e independiente, con significativos avances en la esfera económica, política y social con la conducción del Gobierno del presidente Evo Morales.

Durante todo el mes de agosto, el país ha celebrado la independencia nacional, tras conmemorar el día 6 la declaración del acta que puso fin al dominio español en 1825 y proclamó la República de Bolivia.

¡Que viva Bolivia libre, digna y soberana!, destacó el presidente Evo Morales con motivo de la fecha en su cuenta de Twitter. “Yo no quiero ser el mejor presidente de Bolivia, quiero ser el presidente de la mejor Bolivia de nuestra historia”, aseguró el mandatario.

COMO ERA BOLIVIA ANTES DE 2006

Varios fueron los gobiernos neoliberales que se sucedieron en el país antes de 2006, caracterizados por la privatización de las empresas estratégicas y los recursos naturales entregados a grandes transnacionales, así como la intervención de potencias extranjeras en los asuntos internos.

En los años 90 se llevó a cabo un proceso de capitalización en el territorio boliviano y según los resultados de una reciente investigación realizada por una comisión mixta de la Asamblea Legislativa Plurinacional, ese proceso le ocasionó al Estado boliviano un daño económico superior a los 20.000 millones de dólares.

Entre las consecuencias del pasado neoliberal, especialistas señalan el aumento de la deuda externa y la sumisión en la pobreza de buena parte de la población.

EL GOBIERNO DE EVO MORALES, UN PERIODO DE LUCES

En 2005, lxs bolivianxs cambiaron el rumbo de su historia. Por primera vez fue elegido un presidente indígena, el líder sindical de los cocaleros, Evo Morales, quien ganó las elecciones generales con el 53,72 % del voto popular.

Desde 2006, Morales inició un Proceso de Cambio en el país, con transformaciones en lo económico, político y social para beneficio de los sectores más desprotegidos de la población.

La nacionalización de los hidrocarburos ese año fue una decisión histórica que desde entonces marcó el crecimiento en el país.

Producto de la nacionalización, la inversión pública creció y cesaron las imposiciones externas, chantajes y presiones de organismos financieros internacionales, quienes otorgaban préstamos con la condición de que se privatizara.

Como resultado de las políticas del Estado Plurinacional, se disminuyó 50 por ciento la desnutrición crónica en menores de cinco años, que en 2003 alcanzaba al 32,3 por ciento de los infantes y en 2016 fue de 16 por ciento.

Desde 2009, más de dos millones de madres y de niños bolivianos se beneficiaron con el bono Juana Azurduy, incentivo económico y de productos nutricionales que tiene el objetivo de reducir la mortalidad materno-infantil y la desnutrición crónica en menores de dos años.

Con el programa Mi Salud, entre 2006 y 2018, 2.768 médicos realizaron más de 16,4 millones de atenciones gratuitas, el 50 por ciento domiciliarias en 310 municipios y 24 comunidades indígenas.

Además, se llevaron a cabo más de 700 mil cirugías gratuitas de los ojos en el territorio nacional como parte de la Operación Milagro. Médicxs cubanxs y bolivianxs devolvieron la visión a pacientes de escasos recursos.

A partir de 2006, más de ocho mil profesionales de la salud cubanos tienen presencia en este país, como parte de una misión internacionalista donde realizaron más de 70 millones de atenciones médicas y se salvaron unas 100 mil vidas.

El primero de marzo de este año se implementó el Sistema Único de Salud, iniciativa del Gobierno de carácter universal, gratuito y de calidad, que beneficia a más de la mitad de la población sin seguro médico ni condiciones económicas para atenderse por la vía privada.

Entre 2007 y julio de 2018, sólo a través del programa Bolivia Cambia Evo Cumple se ejecutaron un total de ocho mil 797 obras en las áreas de educación, deportes, vial, productiva, saneamiento básico y riego, así como en infraestructuras sociales y de salud.

La Renta Dignidad o Renta Universal de Vejez es un incentivo económico que desde 2008 beneficia a más de un millón de personas mayores de 60 años.

Por su parte, el bono Juancito Pinto es una política pública de transferencia financiera a los estudiantes para incrementar la matrícula y reducir la deserción en las escuelas.

Entre los avances históricos en ese sector se encuentra la declaración de Bolivia como Territorio Libre de Analfabetismo por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), el 20 de diciembre de 2008.

Recientemente, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) pronosticó para Bolivia un crecimiento económico en 2019 de cuatro por ciento, el mayor de Sudamérica por sexto año consecutivo.

En julio de 2018, el Fondo Monetario Internacional reconoció el éxito de las políticas económicas aplicadas por el Gobierno de Evo Morales, mientras un informe del Banco Mundial, titulado Perspectivas económicas mundiales enero de 2019, resaltó que este país mantendría el crecimiento alcanzado en el año anterior.

Pero lo más importante, a juicio de muchxs, es la recuperación de la dignidad y el orgullo de ser bolivianx en un mundo que reconoce estas conquistas llevadas de la mano por el presidente Evo Morales.

PERO TAMBIÉN DE SOMBRAS

Si bien, muchas luces iluminaron estos 13 años de gobierno del presidente Morales, también hay sombras que han oscurecido su gestión, comenzando por los casos de corrupción en la estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos y en el Fondo de Desarrollo Indígena Originario Campesino.

La impunidad por delitos violentos y violaciones de Derechos Humanos sigue siendo un problema en Bolivia. El Gobierno ha generado un clima hostil para lxs defensorxs de los Derechos Humanos y de la Naturaleza, a modo de ejemplo en junio de 2016, Morales indicó que cualquier ONG internacional que “perjudique la exploración de los recursos naturales, se va de Bolivia”.

A pesar a las medidas tomadas por el gobierno sigue siendo preocupante la violencia contra la mujer y el trabajo infantil.

El exceso de identificación del Movimiento Al Socialismo con la imagen de Evo Morales ha hecho que no haya líderes/as dentro del partido capaces de sustituir al presidente.

El gobierno de Morales tampoco ha tenido la capacidad de atender las necesidades de salud de la población, como también ha sucedido con la justicia, sectores que atraviesan momentos conflictivos.

El caso “Zapata”, en torno a una relación sentimental del presidente Morales con Gabriela Zapata, ahora en prisión, desembocó en la pérdida del Referéndum del 21 de Febrero de 2016 (1), en la actualidad la principal bandera de lucha de la oposición que intenta quitar a Evo del camino a su 4º mandato, desde el 2006.

Y ¿MAÑANA?

Evo Morales, candidato a la presidencia por el Movimiento al Socialismo-Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos (MAS-IPSP), reiteró recientemente su confianza en el apoyo del pueblo para ganar las elecciones generales el 20 de octubre y continuar con el Proceso de Cambio, pero los resultados no están claros.

Las Encuestas al día de hoy pronostican que obtendría el 43,4 % de la preferencia electoral; mientras que Carlos Mesa, de Comunidad Ciudadana (CC), lograría el 25,1 %, y Óscar Ortiz, de Bolivia Dice No, el 12,8%. El resto de candidatos no tendrían opciones.

Según la Ley Electoral de Bolivia será elegido presidente quien en la primera vuelta obtenga el 50% más uno de los votos o quién obtenga el 40% siempre que saque más del 10 puntos de diferencia al segundo.

Por primera vez en 13 años lxs bolivianxs irán a votar con la incertidumbre de la reelección del primer presidente indígena del país. Evo tiene posibilidades de ganar en la primera vuelta, pero si se llega a la segunda vuelta las probabilidades de reelección disminuyen por la previsible unión de la oposición.

 

(1) El objetivo de este referéndum fue la aprobación o rechazo del proyecto constitucional para permitir al presidente o vicepresidente presentarse a una nueva elección. El “No” ganó con algo más del 51% de los votos, mientras el “Sí” obtuvo algo menos del 49% de votos restantes, rechazándose el proyecto constitucional.

Deja un comentario