Denuncia urgente del golpe de estado en Bolivia

Las organizaciones del estado español abajo firmantes expresamos nuestra más radical denuncia del Golpe de Estado que se ha producido en Bolivia.

Resulta altamente significativo, entre otras circunstancias, que el estado latinoamericano que más ha disminuido en la última década los índices de pobreza y extrema pobreza de su población, el estado que todos los indicadores colocan como el de mayor estabilidad y crecimiento económico del continente latinoamericano, el estado que había recuperado su presencia y poder en la definición de las directrices económicas rompiendo así la dependencia de las grandes empresas trasnacionales y mercados, en suma, el estado que había mostrado que hay alternativas al neoliberalismo, es frustrado en su desarrollo por un golpe de estado.

Así, lo que la derecha no pudo ganar en las urnas lo pretende ganar mediante métodos propios de las dictaduras del pasado siglo XX. Hoy se entiende que todo seguía un guión perfectamente definido, posiblemente desde despachos propios y extranjeros, desmintiendo apariencias pretendidas y así “vendidas” por algunas cancillerías y medios de comunicación, de ser un levantamiento popular espontaneo.

Inicialmente, todas las fuerzas políticas entran a la carrera electoral aceptando las reglas de todo proceso de estas características y cuando ésta se pierde se pasa a la acusación fácil y sin pruebas del fraude. Rápidamente esta acusación pierde importancia y la demanda será la exigencia de nuevas elecciones y cuando el gobierno las convoca el golpe de estado se lleva al límite obligando al presidente Evo Morales a presentar su renuncia. Entre medias se ha contado con la implicación de la OEA recomendando la celebración de una segunda vuelta y el silencio revelador de muchos gobiernos ante ataques, saqueos y presiones al gobierno legítimo. A partir de ahí la violencia golpista se instala plenamente y se multiplican las agresiones racistas y se ejerce una insoportable presión sobre dirigencias sociales, ministros o diputadas amenazando con el saqueo y quema de sus casas o con el secuestro directo de sus familiares si no presentan su dimisión y “animan” al presidente a hacer lo mismo. Se cuenta para toda esta violencia con el amotinamiento de la policía que dejará las ciudades en manos de los grupos de choque golpistas y la curiosa inicial neutralidad del ejército que, rápidamente también, pasará a pedir la renuncia del presidente. Es decir, se quiebra el orden constitucional y el sistema democrático deja de ser útil precisamente para aquellos que se proclaman defensores de la democracia.

Ante esta situación:

  • Saludamos y reconocemos la determinación del gobierno legítimo de Bolivia por haber tomado todas las decisiones bajo el horizonte irrenunciable de evitar un enfrentamiento civil que hubiera causado muerte y destrucción.
  • Expresamos nuestro cariño y solidaridad con todas las organizaciones indígenas originarias y campesinas, con las organizaciones de mujeres y feministas, con las sindicales y barriales y exigimos el respeto máximo con sus dirigencias, comunarios e infraestructuras. Ellas son las verdaderas constructoras de los grandes cambios habidos en Bolivia, que han quebrado al racismo, al machismo y al colonialismo mejorando así las condiciones de vida de las mayorías sociales así como avanzando en el reconocimiento y, sobre todo, ejercicio de los derechos que como personas y como pueblos les corresponden. Solo así se construyen sociedades verdaderamente democráticas y con justicia social.
  • Exigimos a la comunidad internacional, y a los gobiernos europeos de forma especial, que rompan el silencio cómplice, denuncien y tomen las medidas adecuadas para restablecer la democracia en Bolivia, la cual nunca podrá pasar por la legitimación o aquiescencia con el golpe de estado.

12/11/2019

Almáciga

ASPA – Andalucía

AlterNativa – Catalunya

Bizilur – País Vasco

Euskadi-Kuba – País Vasco

Mundubat – País Vasco

Lumaltik – País Vasco

Mugarik Gabe – País Vasco

Deja una respuesta