La literatura africana también tiene nombre de mujer (VII)

Scholastique Mukasonga nació en 1956 en el suroeste de Ruanda junto al río Rukarara. En 1959, los primeros progromos estallaron contra los tutsis. En 1960, su familia fue deportada, junto con muchos otros tutsis, a un campo de refugiados en Nyamata (Bugesera), una región inhóspita. Logró sobrevivir a pesar de repetidas persecuciones y masacres. A pesar de la cuota, que permitía sólo al 10% de los tutsis acceder a las escuelas secundarias, fue a la Escuela Secundaria Notre-Dame en Citeaux en Kigali y luego a una escuela de Trabajadores Sociales en Butare. Explica que “Fue la única escuela de niñas que me permitió regresar a los pueblos para ejercer mi profesión con mujeres campesinas que no habían tenido la oportunidad de ir a la escuela”. En 1973, los estudiantes tutsis fueron expulsados de las escuelas y los funcionarios de sus trabajos. Se exilió en Burundi para escapar de la muerte. Completó sus estudios como trabajadora social en Burundi y luego trabajó para UNICEF. Llegó a Francia en 1992. De 1996 a 1997, fue trabajadora social con estudiantes en la Universidad de Caen. Desde 1998 hasta la actualidad, trabaja como agente judicial  (legal) en l’Union départementale des associations familiales de Calvados.

En 1994, 37 miembros de su familia fueron asesinados durante el genocidio tutsi. Le toma diez años tener el valor de regresar a Ruanda en 2004.

Fue después de esta estancia que sintió la fuerza para escribir su primer libro Inyenzi ou les Cafards (Cucarachas) que publicó en 2006. Es una representación de su madre y una descripción de su infancia, en el pueblo de Nyamata, donde su familia fue deportada en 1960. El libro describe las persecuciones, pero también los días felices con su familia a pesar de todo. Su segundo libro, La femme aux pieds nus (La mujer descalza), es un homenaje a su madre, Stefania, y a todas las mujeres de Nyamata que se dedicaron a la supervivencia de sus hijos de una muerte segura. Ofrece un retrato de la tradición y la vida cotidiana en Ruanda. Mukasonga considera estos dos primeros libros como un monumento y una tumba a sus seres queridos y a todos los habitantes anónimos de Nyamata que se encuentran en osarios o fosas comunes. “L’Iguifou” es una recopilación de cuentos que marcan el paso de la autobiografía a la ficción.

En su novela Notre-Dame du Nil (Nuestra Señora del Nilo), recrea una escuela secundaria encaramada en una montaña de 2.800 metros, no muy lejos de la supuesta fuente del Nilo. Aquí, las hijas de dignatarios se encuentran, y el número de tutsis está limitado al 10% de los estudiantes. A puerta cerrada, las llamadas rivalidades étnicas son continuamente provocadas y reforzadas por lo aislado del lugar y la temporada de lluvias. Esta novela ficticia se basa evidentemente en elementos autobiográficos: la escuela secundaria de Notre-Dame del libro se asemeja a la Escuela Secundaria Notre-Dame de Citeaux en Kigali, donde era estudiante, y la purga de los estudiantes tutsis es claramente la que experimentó en 1973 cuando fue exiliada a Burundi.

Ce que murmurent les collines (Lo que los susurros de las colinas) es una colección de cuentos, algunos de los cuales se basan en la historia de Ruanda y las tradiciones orales, mientras que otros pintan cuadros de la vida cotidiana tradicional ruandesa. Este fue su primer trabajo que no se centró en el genocidio.

Un Pygmée a l’école es un cuento de Mukasonga, escrito en 2017 e incluido en una colección titulada La rencontre avec l’autre (El encuentro con el otro).

Con su novela “Coeur Tambour” Scholastique Mukasonga amplió su horizonte de Ruanda a las Antillas, los Estados Unidos y a Brasil. El libro traza a Kitami, una chica que se convierte en una famosa cantante inspirada en un espíritu africano, Nyabingi, que se asienta con los rastafaris de Jamaica (Nyabingi también inspiró a este grupo) y finalmente muere en circunstancias misteriosas que involucran un tambor sagrado.

Volviendo a la autobiografía con la publicación de Un si beau diplome !, Mukasonga relata cómo su padre la empujó a obtener un diploma para salvarla de la amenaza de muerte. En el exilio en Burundi, Djibouti, y finalmente en Francia, el “hermoso diploma” fue un talismán de la energía que la ayudó a superar la exclusión y la desesperación.

Su trabajo más reciente salió en marzo de 2020, una novela titulada Kibogo est monté au ciel. Satiriza el tema de la religión, la evangelización y el alcance de su vínculo con el período de colonización.