Declaración de los actores de la Cooperación Andaluza ante los presupuestos autonómicos 2021

Siete meses después del inicio de la pandemia, comprobamos cómo las consecuencias de esta crisis sanitaria, social y económica están haciendo impacto en las personas y entornos más vulnerables. Los y las abajo firmantes queremos, en primer lugar, mostrar nuestra solidaridad con todas las personas que están sufriendo los efectos de la misma y con las que están en primera línea de cuidados sanitarios y sociales en todo el planeta.

La pandemia de la COVID-19 ha supuesto un doloroso recordatorio de nuestra vulnerabilidad. Nos ha mostrado que las fronteras no sirven para detener un virus que amenaza globalmente y que la única solución pasa por el cumplimiento de los derechos humanos en todo lugar, la solidaridad y el acceso universal a sistemas robustos de salud y protección social. En todo el mundo, la crisis está exacerbando las vulnerabilidades preexistentes. Las personas en situación de pobreza, aquellas que carecen de acceso a la protección social básica, que dependen del empleo informal o que viven en áreas densamente pobladas, están particularmente en riesgo, al igual que las personas refugiadas, las personas desplazadas y las que viven en estados frágiles y afectados por conflictos y ofensivas militares.

En este contexto, la cooperación al desarrollo tiene un papel clave como catalizador de respuestas globales, multilaterales y dirigidas a quienes más lo necesitan, y como vía para canalizar la solidaridad de nuestra sociedad, no solo para abordar los impactos económicos o sociales de la crisis, sino también para la planificación de la recuperación y la estabilización que serán imprescindibles e ineludibles a más largo plazo. En este momento, la Agenda 2030 se reafirma como la mejor hoja de ruta posible para la necesaria respuesta global económica, social y medioambiental para no dejar a nadie atrás.

Queremos recordar que en Andalucía, la cooperación para el desarrollo, además de un compromiso ético, es un mandato estatutario recogido expresamente en el artículo 10.3.23º del Estatuto de Autonomía, donde se incluyen los objetivos básicos de la Comunidad Autónoma, y en el Capítulo V, dedicado a la cooperación al desarrollo, en el que se menciona expresamente que “El pueblo andaluz participa de la solidaridad internacional con los países menos desarrollados, promoviendo un orden internacional basado en una más justa redistribución de la riqueza”.

Además, el recientemente aprobado PACODE 2020-2023 marca una “recuperación paulatina de las dotaciones presupuestarias para esta política pública, que permitan, a medio plazo, avanzar hacia el objetivo, no logrado con los Planes de Cooperación anteriores, de alcanzar el 0,7% de los Presupuestos de la Junta de Andalucía, en cumplimiento de la Meta 17.2. de la Agenda 2030”.

En este sentido, las personas y entidades firmantes, como actores o defensores estratégicos en la definición y ejecución de políticas de cooperación y solidaridad en Andalucía, compartimos las siguientes consideraciones ante la elaboración de los presupuestos autonómicos 2021, así como la negociación y gestión del Fondo Europeo de Reconstrucción y Fondos estatales extraordinarios para el Covid-19:

  1. La Junta de Andalucía debe seguir trabajando por el fortalecimiento de la cooperación internacional como seña de identidad propia recogida en su Estatuto de Autonomía, considerándola una política pública necesaria para promover soluciones globales para problemas globales. En concreto, la Junta de Andalucía debe mantener su compromiso con la implementación de la Agenda 2030, como hoja de ruta para erradicar la pobreza y promover un desarrollo sostenible e igualitario.
  2. En este sentido, demandamos que los presupuestos para 2021 hagan suyo el principio de solidaridad del Fondo Europeo de Reconstrucción a través de una vigorosa política andaluza de Cooperación Internacional, en la línea de lo recogido en el recién aprobado PACODE 2020-2023: en la senda para alcanzar el 0,7%, el objetivo es que el presupuesto aumente al menos proporcionalmente a lo que lo haga el presupuesto de la Junta de Andalucía.
  3. Todos los agentes que realizamos cooperación desde Andalucía en nuestra variada naturaleza, así como nuestras socias en otros países, somos agentes especializados en la intervención en entornos complejos y humanitarios con amplio bagaje en herramientas y experiencias en proyectos integrales y escenarios de crisis complejas. Además, como entidades educadoras, podemos contribuir a que las “nuevas normalidades” se construyan sin dejar a nadie atrás, aportando metodologías innovadoras y visibilizando diferentes alternativas desde otros lugares del mundo.
  4. La educación para la transformación social y la comunicación para el cambio social son instrumentos imprescindibles para frenar la polarización de la sociedad y para enfrentar la desinformación y divulgación de noticias falsas, promoviendo una visión crítica que nos permita profundizar en las causas y combatir los discursos de odio, en aras de un mundo más solidario y justo.
  5. Ante la negociación presupuestaria para 2021, que vendrá marcada por el impulso que supondrá el Fondo Europeo de Reconstrucción para hacer frente a la crisis, entendemos que es fundamental que la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación, competente en la atención a las personas en situación de especial vulnerabilidad, tenga una dotación presupuestaria acorde al peso de sus competencias para atender los efectos sociales de la COVID-19.

La cooperación andaluza ha conseguido logros históricos en los últimos años, mejorando la vida de millones de personas en todo el mundo, en especial entre la población más vulnerable. No debemos dejar que la pandemia se convierta en un desacelerador de derechos y de progreso. La solidaridad debe ser la fuerza guía de la Junta de Andalucía en todas las etapas, no solo dentro de Andalucía, sino también en el exterior, a medida que se desarrollan los planes de recuperación. Este es el momento de intensificar nuestra solidaridad y ayudar a contener y mitigar el impacto de la COVID-19 aquí y en todo el mundo.

ORGANIZACIONES FIRMANTES Coordinadora Andaluza de ONGD (CAONGD) Fondo Andaluz de Municipios para la Solidaridad Internacional (FAMSI) CCOO Andalucía UGT Andalucía Personal de las estructuras de cooperación de las Universidades Andaluzas