Nuestra solidaridad con el pueblo saharaui

Desde ASPA (Asociación Andaluza por la Solidaridad y la Paz) manifestamos nuestra solidaridad con el pueblo saharaui ante los graves incidentes en la ilegal aduana marroquí, en el cruce de Guerguerat, al sur del Sáhara, un paso clave por donde transitan a diario unos 150 camiones que transportan mercancías, frutas y hortalizas, ganado y pescado, entre Marruecos y Mauritania.

El pasado 13 de noviembre Marruecos envió efectivos de sus Fuerzas Armadas a través de tres brechas al este de Guerguerat, abiertas ilegalmente en el muro fronterizo, para atacar a civiles saharauis que se manifestaban pacíficamente desde hace cuatro semanas en la zona. Esta actuación marroquí violaba el Acuerdo de Alto el Fuego, vigente entre las dos partes en conflicto desde 1991.

Precisamente la población saharaui estaba movilizada para denunciar la apertura del paso ilegal del Guerguerat, abierta por Marruecos en el año 2001. Está maniobra está expresamente prohibida en el Acuerdo de Paz de 1988 y en los acuerdos militares entre Marruecos y el Frente Polisario.

Como respuesta a la agresión marroquí, el Frente Polisario respondió a la ruptura del alto el fuego con una serie de enfrentamientos a lo largo del muro fronterizo para defender a la población civil, reactivando así un conflicto bélico latente desde hace 29 años.

La ciudadanía andaluza ha podido comprobar año tras año como el pueblo saharaui apuesta por el diálogo y la negociación para alcanzar una solución pacífica a su aspiración de conformar la República Árabe Saharaui Democrática. El proceso se ha dilatado desde los acuerdos de Madrid con promesas incumplidas y la indiferencia de la comunidad internacional ante las reiteradas vulneraciones de Marruecos de los acuerdos adoptados y del derecho internacional.

Es por lo anterior por lo que desde ASPA nos sumamos a las diferentes voces de la sociedad civil que están denunciando el aumento de la tensión y responsabilizando al Reino de Marruecos de la inestabilidad que se puede extender por todo el Magreb.

Pedimos al Gobierno de España, potencia administradora del Sáhara Occidental, que cumpla con su responsabilidad

Instamos a la MINURSO a retomar, sin más dilaciones, el proceso negociador que desemboque en la celebración del postergado referéndum de autodeterminación del pueblo saharaui.