Tarajal, no olvidamos

Tal y como indica el lema de la Marcha por la Dignidad al Tarajal de este año “Frente a las políticas de muerte: MEMORIA, VIDA Y DERECHOS”, además de exigir justicia y mantener viva la llama de la memoria, queremos visibilizar que somos miles de personas las que seguimos defendiendo la democracia, la justicia, la igualdad, la diversidad, la solidaridad, la convivencia, el respeto, la pluralidad, … y que no podemos ni queremos olvidar lo sucedido el 6 de febrero de 2014 en la playa del Tarajal en Ceuta.

Desde ASPA exigimos justicia para Yves, Samba, Daouda, Armand, Luc, Roger Chimie, Larios, Youssouf, Ousmane, Keita, Jeannot, Oumarou, Blaise y por otro compañero cuyo nombre desconocemos. Pero también, por todas las que yacen en el fondo del mar, por todos los enterrados sin nombre, por los que no salieron del desierto y por los que siguen sufriendo la crueldad de la frontera.

Eran las 5:45 de la mañana. Hacía frío. Aproximadamente 200 personas iban a la carrera acercándose a la frontera. La policía marroquí intentó frenar al grupo.

7:40. Un grupo llegó a la playa. Intentaron cruzar el espigón de la playa del Tarajal. Unos cuantos entraron al mar, querían alcanzar la costa española. Gritos de socorro. Disparos de pelotas de goma.

Aquel día, al menos, quince personas murieron en la playa del Tarajal. Intentaban llegar a Europa y lo que recibieron fueron pelotazos de goma y gases lacrimógenos cuando luchaban por no ahogarse en el mar. Buscaban otra vida y encontraron la muerte.

Continuamos manteniendo viva la llama de la memoria. Por eso:

  • Denunciamos la injusticia de la maquinaria política, administrativa y judicial que no hace más que poner trabas al derecho a un juicio justo porque las familias no pueden acudir como denunciantes ya que no se les concede un visado.
  • Denunciamos que estas muertes siguen impunes.
  • Denunciamos a esta Europa que nos avergüenza; que mira hacia otro lado ante la tragedia insoportable en el Mediterráneo, que se ha convertido en la mayor fosa común del mundo. Y es, en este proceso de frenar la migración en el que, además de ser testigos de maltrato y vulneración de los derechos fundamentales, somos también corresponsables y financiadores de dicho maltrato y fuerza ejercida sobre las personas migrantes en países terceros, como Marruecos
  • Denunciamos las devoluciones en caliente y las devoluciones exprés, prácticas inhumanas que no respetan la dignidad de las personas y les niegan derechos reconocidos en nuestra legislación entre los que se encuentra la posibilidad de solicitar asilo, la asistencia jurídica y traducción y la protección a menores y víctimas de trata entre otros.
  • Denunciamos el aumento de mensajes en contra de las personas migrantes que suponen una importante victoria para aquellos que vienen escondiendo el racismo y la xenofobia detrás de la incorrección política. Continuamente vemos como, con la complicidad de políticos irresponsables, hoy se difunden bulos sobre quienes salvan a gente de morir en el mar; se ha conseguido que el acrónimo de “menor extranjero no acompañado”, que no es más que un niño que vaga solo por el mapa, sea casi un sinónimo de delincuente. ¿En qué momento dejamos de tener humanidad? No permitamos que esto envenene de odio y discriminación a la sociedad.

Tenemos la firme convicción de que otra política migratoria es posible. Lucharemos por:

  • Que se respete la dignidad de todas las personas.
  • Que se creen vías legales y seguras por las que se pueda ejercer el derecho a la libre circulación.
  • Que la acogida y la hospitalidad sean la base de unas relaciones de igualdad.
  • Y que haya justicia para todas las víctimas de las fronteras.

¡NINGUNA PERSONA ES ILEGAL!

Frente a sus muros, construimos puentes. TARAJAL, NO OLVIDAMOS