La literatura africana también tiene nombre de mujer (XVI)

Najat El Hachmi nació en la ciudad marroquí de Nador y a los ocho años se trasladó a Vich donde residía su padre, que emigró antes de que ella naciera a Cataluña. En Vich creció y realizó su formación académica hasta llegar a la Universidad de Barcelona donde estudió filología árabe.

También tuvo diversas ocupaciones: empleada de la limpieza, cocinera, monitora de deportes y mediadora de la Delegación de Enseñanza de Vich donde trabajaba cuando presentó en 2004 su primer libro: “Yo también soy catalana. Escrito en catalán y posteriormente traducido al castellano, se trata de un texto autobiográfico en el que abordó en profundidad su experiencia como inmigrante, la cuestión de la identidad y su proceso de arraigo en Cataluña, la lengua, la religión, las mujeres, el sentimiento de pérdida hacia Marruecos y su relación con el país de adopción.

Escribe desde los once años, al principio como entretenimiento, pero poco a poco la escritura se fue convirtiendo en una vía para canalizar la inquietud de sentirse de dos sitios a la vez y en una manera de acercar estos dos mundos a los que pertenece.

El éxito le llegó en 2008 con “El último patriarca” que recibió el Premio Ramon Llull, el Prix Ulysse a la primera novela 2009 y fue finalista del Prix Méditerranée Étranger 2009. En el libro la autora ajusta cuentas con el machismo y la violencia de los “jefes de familia” anclados en el conservadurismo y la tradición por encima de todo, en contraposición con la historia de su hija, joven que busca la libertad desprendiéndose de un legado social que no ha elegido. El libro ha sido traducido a numerosas lenguas, entre ellas el inglés, francés, italiano, portugués, turco, rumano y árabe.

En 2011 publica “La cazadora de cuerpos” en el que la escritora da un giro a su obra con una novela erótica en la que relata la historia de una mujer que necesita cazar todo tipo de cuerpos –inmigrantes, compañeros de trabajo, ligues de discoteca o un revisor del tren, entre otros– para liberarse.

El octubre de 2012 firmó, junto con un centenar de profesionales, un manifiesto a favor del federalismo en Cataluña y en 2015 apoyó a la confluencia de izquierdas Cataluña Sí se Puede.

En 2015 publicó “La hija extranjera con la que logró el Premio Sant Joan de novela, el tercer galardón literario mejor dotado en catalán y cuyo argumento se centra en el conflicto de identidades entre una madre y una hija.

Actualmente colabora en ”El País”. “El lunes nos querrán” (Premio Nadal 2021) es su nueva novela. En ella cuenta la historia de una joven de diecisiete años que desea encontrar la libertad para descubrir qué es lo que la hará feliz. Pero las condiciones de las que parte son complicadas.

Vive en un entorno opresivo del que no le será fácil salir sin tener que pagar un precio demasiado alto.

Todo empieza el día en que conoce a una chica cuyos padres viven su condición cultural sin las ataduras del resto de su comunidad, y que encarna lo que ella ansía. Su nueva amiga afronta los primeros retos que como mujer le presenta la vida con una vitalidad, ilusión y empeño que la fascinarán y la impulsarán a seguir sus pasos.

Una historia emocionante y reveladora sobre la importancia de que las mujeres sean protagonistas de sus propias vidas aunque tengan que enfrentarse a condicionantes de género, clase social y origen. Este es el relato del arduo camino hacia la libertad.

En palabras de Najat El Hachmi;  «Hay razones de peso que me llevan a escribir sobre nosotras: entonces no lo sabíamos, pero estábamos conquistando territorios nuevos impensables para nuestras madres—, estábamos rasgando todos los velos, escarbando agujeros con endebles cucharitas en murallas impenetrables, y ni siquiera nos dábamos cuenta.»