La literatura africana también tiene nombre de mujer (XVII)

Malika Belmehdi al-Fassi, más conocida como Malika al-Fassi, (Fez, 19 de junio de 1919 – 12 de mayo de 2007) fue una activista, feminista, escritora y periodista marroquí. Fue la única mujer entre los 66 signatarios en firmar el Tratado de Independencia el 11 de enero de 1944. Dedicó su vida a la edificación del Marruecos moderno a través de la lucha anticolonial y la mejora de los derechos y el empoderamiento de la mujer.

Nació siete años después del establecimiento del Protectorado de 1912 en el seno de una familia acomodada y de intelectuales defensores de la causa nacional, siendo la única niña de tres hermanos. Su padre, concienciado con la importancia de la educación, aseguró los medios necesarios para educar, en una sociedad donde no se permitía a las mujeres ir a la escuela, a sus hijos por igual, para ello acondicionó una parte de la casa familiar y contrató profesores qaraouiyines. Este hecho será muy relevante en la vida de Malika al-Fassi, ya que fue el entorno familiar el que contribuyó a moldear su personalidad. No entendía por qué la Universidad de Qaraouiyine creada por una mujer estaba prohibida para las mujeres. “¿Por qué mis hermanos y primos podían ir a la escuela y yo no? ¿Por qué las mujeres de mi familia pensaban que la educación era un lujo? ¿Por qué las mujeres no deberían tener la oportunidad de acceder al conocimiento, tomar la iniciativa y hacer oír sus voces y participar activamente en el desarrollo de su propia sociedad? No me quedó más remedio que trabajar para la liberación y emancipación de la mujer marroquí.”

Se casó con su primo Muhammad El-Fassi, con el que tuvo dos hijos, una faceta, la de madre, que compaginó con la de agente activo en la sociedad.

Fue pionera en la lucha de los derechos de la mujer en Marruecos, un país donde, a diferencia de otros, la mujer siempre ha tenido un papel relevante en la vida pública. Ejemplos de ello fueron Fátima Fihriyia, quien fundó la primera institución de educación del mundo, la Universidad de Qaraouyine en Fez alrededor del siglo IX d.C.; Sayyida al-Hurra, gobernante de la ciudad de Chauen, cerca de Tetuán; o Khnata Bent Bakkar, con un papel relevante en la vida política de mediados del siglo XVIII. Todas ellas, de alguna manera, fueron influencias y tuvieron un vínculo muy presente en la vida de Malika al-Fassi. “Grandes mujeres en la historia de Marruecos inspiraron mi viaje, así que fui más allá de las murallas de mi ciudad, luché por la independencia de mi país y por la emancipación de las mujeres en Marruecos”.

Utilizó la escritura como herramienta reivindicativa para reclamar públicamente el derecho de la mujer a la educación, convirtiéndose así en la primera periodista marroquí conocida. Escribió su primer artículo a la temprana edad de 15 años en el periódico Al Maghrib bajo el seudónimo de ‘el Fatate’ para después utilizar el de ‘Bahitate al Hadira’.  Su argumento sobre la educación de las niñas está basado en su futuro como madres y esposas y su influencia en las generaciones venideras. Según palabras de la escritora e investigadora en Historia, Osire Glacier Hadouche, aunque hoy en día pueda parecer conservador acotar la imagen de la mujer a tener y educar a los hijos, tiene que verse como un hecho revolucionario en su momento. “El nacimiento del feminismo moderno en Marruecos no es disociar de su tiempo lo que podía parecer revolucionario de lo que hoy nos parece conservador. Le debemos mucho a esta gran dama porque es una de las primeras en hacer campaña por la educación de las mujeres. Malika al-Fassi ha contribuido realmente a debates sustanciales sobre la sociedad”. También publicó otros artículos, incluyendo ‘Hawl tahafut al-fatayat ‘ala-l-lisseh’ (Sobre mujeres jóvenes que acuden en masa a la Lvcée, 1938); ‘Ta´lim al-mar´a’ (La educación de las niñas, 1938); ‘Sawt al-fatah’ (La voz de las mujeres jóvenes, 1938); ‘al-Fatah al Maghribiya bayn marahil al-ta´lim’ (Mujeres marroquíes entre fases de educación, 1952); y ‘Ta´lim al-mar´a’ (La educación de las mujeres, 1952). Escribió el libro ‘Dhikrayat bi-mathabat sira dhatiya’ (Recuerdos como autobiografía) que también se publicó en una serie de artículos en el periódico Al Maghrib en mayo-junio de 1938. Incluso se atrevió con algunas obras de teatro.