ASPA y Nicaragua

ASPA fue la primera ONG de cooperación que nace en Andalucía en el año 1987, queríamos ser un lugar de encuentro, teníamos el deseo de apoyar los proyectos sociales y políticos emprendidos en las diversas revoluciones de Centroamérica.

Se soñaba un mundo ms justo, es la época en que se sienten “las venas abiertas de América Latina” y es en este contexto donde se organizan brigadas a Nicaragua, participando en campañas de alfabetización, de salud o de cooperación.

En una Andalucía que buscaba salir de su secular abandono y reivindicaba sus señas de identidad, se multiplican las propuestas y los gestos solidarios hacia otros pueblos que también quieren tener su propia voz.

En el año 1979 en Nicaragua triunfa la revolución, en el año 1984 se celebran las primeras elecciones donde gana el FSLN.

ASPA colabora con la revolución mandando cooperantes para apoyar en el campo de la salud, la educación, el desarrollo rural…

A partir del año 1989, ASPA comienza a cooperar con el pueblo de Nicaragua a través de la financiación de proyectos de cooperación

Algunos ejemplos: Apoyo a la escuela campesina Donald Guevara (Solentiname), programas de apoyo al desarrollo rural integral de la región de  Rio San Juan, proyecto lechero de San Miguelito, capacitación agraria y educación ambiental en Solentiname, proyecto Si-a-paz (Sistema de áreas protegidas para la paz) etc..

Durante estos años hemos realizado 68 proyectos de cooperación en Nicaragua, desde construir viviendas a proyectos de salud, educación, desarrollo rural, todos ellos ejecutados en armonía con las instituciones nicaragüenses, con el pueblo contento y motivado.

Pero todo ha cambiado, el último proyecto no hemos podido finalizarlo, habiendo devuelto más de 100.000 euros, porque nuestra contraparte no ha querido inscribirse como agente extranjero (ley aprobada recientemente) porque son nicaragüenses y no aceptan esa pérdida de soberanía dentro de su país, a esta ley están sometiendo a todas las organizaciones de la sociedad civil que reciben fondos de la cooperación internacional, una buena excusa para vigilar todas las acciones de cooperación y a quienes las desarrollan, pudiendo en cualquier momento tildar cualquier proyecto como terrorismo y a cualquier persona como terrorista o injerencista.

Nuestra opción hoy como ayer es seguir apoyando al pueblo de Nicaragua.

 

“Mis venas no terminan en mí, sino en la sangre unánime de quienes luchan por la vida, el amor, las cosas, el paisaje y el pan, la poesía de todos”  Roque Dalton (poeta salvadoreño)