¡Dignidad feminista, no nos callarán!

ASPA se solidariza con las compañeras del Colectivo de Mujeres de Matagalpa y de las 55 organizaciones sociales que se han visto afectadas por la decisión arbitraria y antidemocrática de cancelar su personalidad jurídica por parte del gobierno de Ortega-Murillo.

El Colectivo de Mujeres de Matagalpa es una organización hermana, defensora de los Derechos Humanos, de las mujeres y de la naturaleza con quienes hemos compartido espacios de lucha y resistencia durante más de 30 años.

Nos duele especialmente por lo que supone de traición a los ideales y principios de la revolución sandinista.

Compartimos y suscribimos el 100%  de su comunicado.

COMUNICADO

El pasado 26 de agosto la Asamblea Nacional canceló la personería jurídica del Colectivo de Mujeres de Matagalpa.

Condenamos y denunciamos esta arbitrariedad jurídica basada en artimañas y mentiras y la sistemática represión y violencia estatal del gobierno Ortega Murillo, se suma la cancelación de 55 organizaciones nacionales e internacionales para imponer miedo y silencio.

Las acusaciones, prácticamente idénticas para todas las organizaciones, son falsas ya que el Colectivo de Mujeres de Matagalpa ha cumplido con sus responsabilidades financieras, laborales, sociales y éticas a lo largo de sus 31 años de su constitución legal.

Prueba de ello, más allá de los documentos legales, son sobre todo las miles de mujeres y niñez que han recibido atención integral, los diversos proyectos comunitarios sostenidos en la organización de mujeres y jóvenes rurales (casas comunitarias, fondos revolventes, bibliotecas comunitarias, proyectos de agroecología, cosecha de agua, construcción de viviendas, molinos y ventas comunitarias y botiquines comunitarios) las iniciativas creativas de teatro, coro, zancos, el trabajo de educación con la niñez y jóvenes en la ciudad y el campo, materiales informativos y educativos, folletos, manuales, cartillas, y un largo etc.

Los frutos de este trabajo de años, sembrado en las conciencias de las personas no lo puede borrar ninguna asamblea nacional, ningún gobierno, porque pertenece a las mujeres del campo, a la niñez, jóvenes, las usuarias que comparten nuestras producciones en las redes sociales y las organizaciones nacionales e internacionales que reconocen nuestro trabajo.

Como feministas hemos construido nuestra dignidad y desarrollado estrategias milenarias para sobrevivir dictaduras patriarcales.

Denunciamos la violación al derecho de organización, a la justicia, a la libertad de expresión y al derecho a vivir sin violencia.

Denunciamos la violencia y persecución sistemática al movimiento feminista.

Responsabilizamos al gobierno de Daniel Ortega por cualquier daño a la integridad física o psicológica a las integrantes del Colectivo de Mujeres de Matagalpa.

¡No nos callarán!

¡Dignidad feminista!