Nos interesa la cooperación

Los días 12 y 13 de marzo de 2011 se reunían en el Aula de la Naturaleza, de la Vieja Ermita de Dilar (Granada), las socias y socios de ASPA, en su asamblea general anual, y uno de los aspectos que llamaba la atención, en el balance del año 2010, era la disminución en un 70% de los envíos económicos para los proyectos de cooperación a los países del sur. El dato podría ser anecdótico si no fuera porque, en esos mismos días, llegaba la noticia del recorte de 1.031 millones de euros a la cooperación. Efectivamente, al regreso a nuestros lugares, sentimos preocupación por el tijeretazo a la cooperación, cuando el Consejo de Ministros aprobó el Plan Anual de Cooperación Internacional para 2011, con 1.031 millones de euros menos con respecto a la partida anterior. Para ASPA el recorte sitúa el dinero que destinaba este año España a cooperación en un 0,4% de la Renta Nacional Bruta (RNB), lo que convertía en una utopía, el compromiso de alcanzar el 0,7% en el año 2015.

Al hacer memoria, y en el caso andaluz, todas las administraciones se comprometieron a aportar el 0,7% de sus presupuestos allá por las acampadas en las plazas de nuestros pueblos en 1994.

Pero no ha sido así. Once años después, ya en 2022, nos encontramos que los recortes a la cooperación han aumentado. En el caso de AACID (Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo) de manera preocupante a donde asistimos a una minimización del papel de las ONGD por parte de esta entidad a pesar de seguir siendo, con gran diferencia, el primer actor de la cooperación andaluza.

Y hay dos consideraciones al respecto. La primera  y ante el silencio y opacidad que rodea la gestación de los presupuestos en esta materia que vaticinan una rebaja por debajo de 20 millones nos preguntamos ¿Este disminuir los fondos a la cooperación responde a un matiz ideológico o una razón política? ¿Por qué no se nos comunica e informa? Y una segunda consideración, ésta mirándonos a nosotros mismos, ¿Hemos perdido nuestra capacidad de movilización y de exigencia al compromiso público que hicieron hace años las instituciones de llegar al 0,7?

Nosotras y nosotros seguiremos luchando por la cooperación entre los pueblos, convencidos de aquello que decía Lynn Margulis “la cooperación es lo que ha hecho posible la vida”.