El peaje de las rutas de pateras en la Frontera Sur

Desde ASPA no estamos ajenos al goteo de muertes en la llamada “Frontera Sur” que durante 2021 han venido sucediendo. Más de 4000 inmigrantes perdieron la vida en 2021, pero sólo el 5% de los cuerpos aparecieron. La dinámica no para y las noticias que nos llegan es que en los primeros días del año 2022  es que hay  17 desaparecidos de cinco naufragios en solo los tres días de enero en las costas de Almería.

Ofrecemos a continuación un retazo de un artículo de Chema Rodríguez publicado en EL Mundo el cuatro de enero de  2022 que subraya este duro peaje de las personas migrantes.

Salvamento Marítimo lleva días peinando las aguas entre Almería el norte de África. Por mar y desde el aire, se busca a 17 inmigrantes a los que el mar Mediterráneo se ha tragado cuando intentaban poner distancia con la miseria de sus países y un futuro incierto. En apenas cuatro días, entre el 31 de diciembre y el 3 de enero, se han producido cinco naufragios de pateras en las rutas del mar de Alborán.

El último de ellos tuvo lugar en torno a las 1.46 horas del lunes, cuando se recibió el aviso de tres pateras que se estaban hundiendo y en las que habían viajado cerca de un treintena de personas, de las que sólo 16 lograron sobrevivir. Tres cuerpos sin vida fueron encontrados en los alrededores y del resto del pasaje, otros diez inmigrantes, no hay, por el momento, ni rastro.

Apenas unas horas antes, la Guardia Civil llevó a cabo otro rescate y 29 personas fueron puestas a salvo y trasladadas a Carboneras, pero según los supervivientes cuatro de ellos habrían fallecido. Y el día de Nochevieja, a mediodía y a 36 millas a sureste del Cabo de Gata, Salvamento Marítimo acudió en ayuda de otra patera naufragada que había salido de las costas africanas con doce inmigrantes a bordo, aunque sólo la mitad sobrevivió a la travesía.

En total, en apenas cuatro días y frente a las costas de Almería se han contabilizado 17 desaparecidos y seis fallecidos cuyos cadáveres han sido hallados flotando en el Mediterráneo. Pero esta cadena de naufragios es solamente una gota en un océano de tragedias.

Según los datos recopilados por la ONG Caminando Fronteras, de la activista Helena Maleno, cada día del año pasado murió, al menos, un inmigrante cuando intentaba llegar a España usando alguna de las rutas del sur. En total, entre el norte de África y el sur del país perdieron la vida 388 personas, la mayoría de ellas en la ruta que parte de Argelia. En el Estrecho de Gibraltar murieron 102 personas y en la de Alborán, 95.

En total, en todas las rutas de la inmigración irregular a España, esta organización no gubernamental estima que se han producido 4.404 víctimas mortales, lo que supone un incremento del 102,95% respecto a 2020. El mes más negro fue agosto, con 657 muertes y, con diferencia, la ruta más letal es la de Canarias: en ella han fallecido 4.106 inmigrantes a lo largo del año pasado.

El drama se acrecienta si se tiene en cuenta que casi el 95% de las víctimas mortales desaparece en el mar sin que sus cuerpos sean nunca rescatados.

Por otro lado, y de acuerdo con las estadísticas oficiales del Ministerio del Interior, a lo largo de 2021 casi 17.000 inmigrantes han llegado a la Península Ibérica por vía marítima, la mayoría de ellos a las costas andaluzas. Esta cifra supone un incremento de, 2,6% respecto al año 2020, cuando se contabilizaron 16.560 entradas de inmigrantes.

Estos casi 17.000 extranjeros llegaron a las costas del sur de España a bordo, de acuerdo con la estadística oficial, de 1.476 embarcaciones de todo tipo, un 13,4% más de las detectadas en el año 2020.

Las rutas del sur concentran aproximadamente el 42% de toda la inmigración irregular con destino en España. En los doce meses del año pasado, Interior tiene registradas 39.835 llegadas de inmigrantes irregulares por vía marítima, prácticamente la misma cifra que en 2020, y seis de cada diez de ellos arribaron a las costas canarias.

De hecho, el archipiélago canario se ha convertido de un tiempo a esta parte en la principal vía de entrada de inmigrantes irregulares en el país.

No sólo eso, sino que, además y según Carlos Arce, del área de Inmigración de la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía, es “la ruta más peligrosa”.

Aunque aún no ha culminado la elaboración de su informe anual, Frontera Sur, Pro Derechos Humanos también ha constatado un incremento de los fallecimientos en las rutas de pateras. En general, adelanta Arce, si en 2020 se registraron según sus datos algo más de 1.717 muertes, en 2021 ese número se supera “con creces”.

Las rutas del sur, en ese sentido, experimentan cierta estabilización en contraste con el auge de las que tiene como destino las costas canarias.

El informe FronteraSur2021, elaborado por la Apdha, refleja que en 2020 entraron de forma irregular por la costa peninsular, Baleares, Canarias, Ceuta y Melilla 41.961 personas, una cifra que contrasta con las 32.513 del año anterior, aunque está aún lejos del pico registrado en 2018, con 64.298.

A Andalucía llegaron, del total de 2020, 10.206 inmigrantes y la mayoría, 23.023 arribaron a las costas de Canarias.

En total y siempre según esta ONG, durante 2020 aparecieron 637 cadáveres de inmigrantes que perdieron la vida cuando trataban de alcanzar la frontera sur de Europa, a los que hay que sumar otros 1.080 desaparecidos, de los que no se supo nada tras abandonar sus países de origen con el mismo destino.

La cifra total de fallecidos, 1.717, es la más con diferencia desde el año 2006, cuando se comenzaron a elaborar estas estadísticas y supone casi el triple de los muertos en 2019. Por cada cien personas que llegaron, cuatro perdieron la vida en el camino.