Todas las entradas de: aspa

La Asociación Andaluza por la Solidaridad y la Paz (ASPA), fundada en 1987, fue la primera ONGD que se creó en Andalucía. Nacía así una Asociación, que partía de la sensibilidad andaluza y quería llegar a la Solidaridad Internacional. logo aspa1ASPA, hunde su raíces en los procesos revolucionarios centroamericanos de los años ochenta, en el entorno de una Andalucía que buscaba salir de su secular abandono y reivindica sus señas de identidad. Así, se multiplican las propuestas y los gestos solidarios hacia otros pueblos también marginados y que también quieren tener su propia voz. En estos 27 años hemos acompañado y apoyado, mediante proyectos de Cooperación Solidaria Internacional y/o campañas de sensibilización en Andalucía a comunidades y colectivos sociales de Bolivia, El Salvador, Sahara Occidental, México, Cuba, Brasil, Perú, Uruguay, Paraguay, Honduras, Afganistán, Palestina, Panamá, Marruecos, Guatemala, Chile, Argentina, Benín, Burkina Faso, Togo, … y por supuesto de Andalucía. ASPA siempre ha considerado la Educación Global como la piedra angular de su proyecto, en otras palabras, “No podemos cambiar el mundo si no cambiamos antes nosotras/os y nuestra realidad más cercana (Andalucía)” Para más información visita la web: www.aspa-andalucia.org

La Literatura africana también tiene nombre de mujer (VIII)

En este momento de desconcierto que vivimos a causa de la pandemia del COVID19, en el que Occidente siente una vulnerabilidad insólita para nuestras generaciones, siendo además una situación completamente inédita, tenemos mucho que aprender de la experiencia africana de las grandes catastrofes a lo largo de los últimos siglos. En el caso de los lectores occidentales es un deber acercarnos a esas terribles vivencias ligadas al hecho colonial. Nuestra habitual posición dificulta comprenderlo. Pero puede que esta nueva condición, más conscientes de nuestra propia fragilidad, nos facilite una mayor comprensión; empática, emocional, definitivamente más profunda. El filósofo Achille Mbembe decía que esta pandemia revela que nuestra permanencia en la Tierra no está asegurada ni a medio plazo.

Para ello nos acercamos a la escritora camerunesa Léonora Miano y más concretamente en su obra “La estación de la sombra” donde por encima de la hecatombe, palpita la vida. Tal vez leerla nos permita pensar cómo queremos vivir y luchar por lo que nos queda por delante en este planeta. Seguir leyendo La Literatura africana también tiene nombre de mujer (VIII)

La sanidad secuestrada

Tres médicos residentes se ven obligados a hacerse cargo del ala de un hospital ante la cuarentena obligatoria impuesta a los titulares por culpa de un virus. Podría tratarse de una frase extraída de cualquier noticia publicada durante los últimos meses y ocurrida en cualquier lugar del mundo. Sin embargo, es la sinopsis de “Hipócrates”, serie francesa de 2018, incluida hace unos días en el catálogo de Filmin en España que está en boca de muchos por su forma de asomarse a la sanidad pública y plasmar cómo afectan los recortes a dicha sanidad.  Porque basta abrir los ojos para ver el aumento de las reclamaciones de pacientes, las listas de espera, la reducción del gasto, el copago, el despido del personal o las peculiaridades de la gestión privada. Seguir leyendo La sanidad secuestrada

Día de la Pachamama en tiempos de pandemia

Pueblos indígenas celebran el Día de la Madre Tierra, agradecen, piden buenas cosechas y enmarcan la pandemia en un modelo que destruye la naturaleza. Exigen un cambio de rumbo, que abandone el extractivismo.

Las comunidades indígenas agradecen a la Pachamama siempre, pero el Día de la Pachamama (1 de agosto, y por extensión todo el mes de agosto) es especial para los pueblos originarios andinos. Renuevan el vínculo con la Madre Tierra, cuando también se le pide mejores cosechas y buena salud. Este año, pandemia mediante, los pueblos indígenas recuerdan que el desastre actual tiene directa relación con el maltrato a la naturaleza.. “La savia de la vida se renueva y nos preparamos para ofrendarle a la tierra. También nos mantenemos alerta ante los avances extractivistas que ponen en peligro el equilibrio que debemos mantener con ella”, afirmó el Parlamento Plurinacional Indígena. Seguir leyendo Día de la Pachamama en tiempos de pandemia

La inmigración como negocio

Recientemente leía un artículo de Miguel-Amxo Murado publicado en revista Luzes y replicado en el Diario Público el 28-7-20, titulado Las ruinas de Sabratha,  donde desde ese mirador excepcional de las ruinas  construidas por los romanos hace 2.000 años analiza el devenir de Libia, que desde la caída de Gadafi en 2011 vive una situación convulsa y los turistas ya no las visitan. El lugar es demasiado peligroso para una excursión. Hace unos años, una pareja de extranjeros apareció degollada en sus cercanías sobre las toallas que habían llevado para hacer un picnic. Como en casi toda Libia, la inseguridad es total. Las milicias islamistas, las de las tribus, o los simples criminales, se mueven por la zona con entera libertad. Durante un tiempo,  el Estado Islámico logró hacerse fuerte en esta zona. En estos tiempos, más que el impresionante teatro romano de las ruinas de Sabratha, el espectáculo es lo que se ve desde él: todas las noches el horizonte se ilumina con las luces de docenas de embarcaciones que cargan gasolina y diésel de contrabando. Luego zarpan camino de Grecia, de Malta o de Italia, donde la mafia siciliana se encarga de la distribución. Es un negocio que mueve unos 10 millones de euros, diariamente. Seguir leyendo La inmigración como negocio

La literatura africana también tiene nombre de mujer (VII)

Scholastique Mukasonga nació en 1956 en el suroeste de Ruanda junto al río Rukarara. En 1959, los primeros progromos estallaron contra los tutsis. En 1960, su familia fue deportada, junto con muchos otros tutsis, a un campo de refugiados en Nyamata (Bugesera), una región inhóspita. Logró sobrevivir a pesar de repetidas persecuciones y masacres. A pesar de la cuota, que permitía sólo al 10% de los tutsis acceder a las escuelas secundarias, fue a la Escuela Secundaria Notre-Dame en Citeaux en Kigali y luego a una escuela de Trabajadores Sociales en Butare. Explica que “Fue la única escuela de niñas que me permitió regresar a los pueblos para ejercer mi profesión con mujeres campesinas que no habían tenido la oportunidad de ir a la escuela”. En 1973, los estudiantes tutsis fueron expulsados de las escuelas y los funcionarios de sus trabajos. Se exilió en Burundi para escapar de la muerte. Completó sus estudios como trabajadora social en Burundi y luego trabajó para UNICEF. Llegó a Francia en 1992. De 1996 a 1997, fue trabajadora social con estudiantes en la Universidad de Caen. Desde 1998 hasta la actualidad, trabaja como agente judicial  (legal) en l’Union départementale des associations familiales de Calvados. Seguir leyendo La literatura africana también tiene nombre de mujer (VII)