Archivo de la categoría: Sensibilización, incidencia politica y participación social

El acuerdo de París sobre cambio climático: más trampas y TIMOs

Hace pocos días, en Hangzhou-China, vísperas de la reunión del G20 (foro intergubernamental de los países más industrializados), los presidentes Barack Obama de Estados Unidos y Jinping Xi de China, anunciaron que ratificarán el Acuerdo de París (AdP) bajo la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático. Por su parte, también el Ministerio del Ambiente del Ecuador anunció que el Ecuador había suscrito el mencionado Acuerdo el 26 de julio pasado. El AdP entraría en vigor cuando lo ratifiquen países que representan al menos 55% del total de las emisiones mundiales de gases con efecto invernadero y al menos el 55% de la población global (1). No obstante estas adhesiones, el Acuerdo de París (2), como lo fue el Protocolo de Kioto, es un nuevo engaño ante un problema tan grave como el cambio climático.

apreton-ksyg-620x349abc¿QUÉ PASÓ REALMENTE EN PARÍS?

En diciembre de 2015 se anunció en la COP21 de Paris que con el Acuerdo se espera mantener el aumento de la temperatura por debajo de 2ºC y que hay que seguir esforzándose por limitar el aumento a 1,5ºC con respecto a los niveles preindustriales (hasta hoy ya ha aumentado 0,85ºC con respecto a 1850). Sin embargo esto resulta retórico si se considera que en el Acuerdo no hay ninguna acción clara frente a la principal causa del cambio climático como es la continua expansión de la extracción y consumo de combustibles fósiles (petróleo, gas o carbón). Razón por la que personalidades de la comunidad científica internacional, incluido James Hansen, conocido científico de la NASA y pionero en temas de cambio climático, ha calificado a esta promesa de “un fraude, un engaño”.

Durante los últimos 20 años de negociaciones internacionales sobre el clima, se han producido cerca de 400 “decisiones”, más de 25 “resoluciones”, varias “hojas de ruta”, numerosos “mandatos”, “planes de acción”, “declaraciones” y muchos “acuerdos”. Ninguno de estos textos ha mencionado jamás que la solución para frenar el cambio climático es dejar el petróleo en el subsuelo. De hecho, si realmente se quisiera alcanzar esas temperaturas habría que llamar a dejar 80-90% de los combustibles fósiles sin explotar.

Es más fácil plantear metas como la de “mantener el aumento de grados de temperatura por debajo de…” que identificar cuántos millones de barriles de petróleo se deben dejar de explotar. Nuevamente, estos aparentes giros del lenguaje no son casuales, se los construye para confundir y evadir el problema real. Seguir leyendo El acuerdo de París sobre cambio climático: más trampas y TIMOs

Una activista ruandesa, supuestamente muerta por torturas de los servicios secretos

Compartimos el comunicado urgente del partido ruandés de oposición en el exilio, FDUInkingi, para dar a conocer otro “supuesto” asesinato de estado, en Ruanda. El motivo más probable de la detención (que es literalmente un secuestro por sorpresa, sin cargos, sin derechos, sin información, sin nada) es la posesión de un ejemplar del libro escrito por Madame Victoire Ingabire desde la cárcel, en francés, y que Umoya ha editado en español para difundir en nuestro país no solo el carácter excepcional de esta mujer, sino también la verdadera situación de reino del terror que se vive en Ruanda.

fullsizerender-2El libro relata en primera persona los acontecimientos que la llevaron a la cárcel en su país, donde pretendía presentarse a las elecciones presidenciales de 2010, y las reflexiones de una mujer valiente y comprometida ante los modos de actuar de las autoridades policiales y judiciales, zafia -y a veces incluso cómicamente- al servicio de un poder político feroz.

Lamentamos la muerte de esta mujer cuya vida estaba dedicada al servicio de los más pobres. Al trabajar en una ONG con vínculos internacionales, tuvo fácil acceso al libro ‘Entre les 4 murs du 1930. Notes de Mme Victoire Ingabire Umuhoza 2010-2013’, que fue editado por los amigos de la autora en Bruselas el año pasado. Este libro ha supuesto un duro golpe, uno más, a la imagen de gobierno progresista y ejemplar del FPR de Paul Kagame en Ruanda.

Inocentemente, Illuminée hizo algo que muchos hacemos cotidianamente, escribir nuestro nombre en alguna parte del libro, para prestarlo y que la gente que lo tiene recuerde a quién pertenece y a quien ha de devolverse el ejemplar. ¿cómo iba a imaginar que algo tan sencillo iba a ocasionar su secuestro, tortura y asesinato?

Comunicado:

Seguir leyendo Una activista ruandesa, supuestamente muerta por torturas de los servicios secretos

de Sur a Sur, nº 96: El futuro de África tiene nombre de mujer

En estos días ha coincidido la publicación del Informe sobre Desarrollo Humano en África 2016 con la visita a Togo de varias voluntarias de ASPA para conocer este pequeño país destinatario de nuestro sueño solidario a través del programa de becas para que un grupo de jóvenes mujeres terminen sus estudios en el Foyer de Saint François d’Assise de Niamtougou.

Sin título (2)En ASPA creemos que en el proceso de construcción africana la dignificación del rol de la mujer es un sentir generalizado, y aunque lento, es preciso seguir trabajando y dedicar mayores recursos. Decimos que el futuro de África tiene nombre de mujer porque ella es la célula básica de la familia, la sociedad y la economía, ella es quién vertebra a la familia, da consistencia a la sociedad y es el elemento catalizador de la llamada economía informal con la que sobrevive buena parte de la población africana.

Un factor a tener en cuanta en el complejo proceso de construcción de identidad de la mujer es el peso de la maternidad. Hasta el momento el valor de una mujer es directamente proporcional al número de hijos que tenga, especialmente si son varones, pese a que muchas mujeres siguen luchando por ser reconocidas por sus aportaciones en otros aspectos como la política, la economía o la vida comunitaria.

Desde ASPA creemos que apoyando los procesos educativos de las mujeres garantizamos no solo su futuro sino el del continente africano.

África no cumplirá sus aspiraciones de desarrollo si no cierra la brecha de género, causante de que más de la mitad de la población del continente —las mujeres— esté marginada social, económica y políticamente, según afirma el nuevo Informe sobre Desarrollo Humano en África 2016, titulado “Acelerando la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres en África”. En él se explicita que solo en 2014 África subsahariana perdió unos 95.000 millones de dólares, lo que equivale a un 6% de su PIB, debido a la desigualdad de género en el mundo laboral. También que las mujeres no alcanzan los mismos niveles de desarrollo humano que los hombres, lo que pone en peligro la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenibles (ODS), de Naciones Unidas, y de la Agenda África 2063, de la Unión Africana. El documento, elaborado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) fue presentado el domingo 28 de agosto en el curso de la conferencia internacional sobre el desarrollo del continente, celebrada en la capital de Kenia, Nairobi. Su tesis principal es que reduciendo la brecha de género, África no solo conseguiría un gran desarrollo económico, sino que también contribuiría de manera significativa a alcanzar los objetivos de desarrollo nacionales e internacionales. Por eso la igualdad de género beneficia tanto a hombres como a mujeres.

Para seguir leyendo el artículo pincha en este enlace

Además de este artículo puedes encontrar los enlaces a los cortos que han realizado lxs participantxs del proyecto “Jóvenes andaluces, nuevas tecnologías y educación global”:

“Brasil, decime qué se siente”

Es parte de la letra de una canción creada por hinchas argentinos durante el mundial Brasil 2014. La melodía de la canción está adaptada  del tema “Bad Moon Rising”, de Creedence Clearwater Revival. Esta letra fue coreada antes, durante y después de los partidos en los que se enfrentaba la selección argentina.

Esa misma pregunta, “dime cómo te sientes Brasil” puede hacerse ahora ante la especial situación que vive el país. Hace siete años miles de brasileños celebraban en Copacabana que Río de Janeiro se convertía en la primera ciudad suramericana en celebrar unos Juegos Olímpicos. “Es una victoria de América Latina”, decía el expresidente Lula, a punto de finalizar su segundo mandato con un 85% de popularidad sobre sus hombros.

Eran años dulces para Brasil. El gigante latinoamericano era reconocido mundialmente como un líder regional, a punto de ser la quinta economía del mundo. Más de treinta millones de brasileños salían de la miseria y demostraban el éxito de las políticas sociales. Los hallazgos petrolíferos auguraban un futuro económico prometedor.

Hoy la situación no podía ser más distinta. Brasil ha celebrado sus JJOO en plena crisis política, económica y social. La presidenta Dilma Rousseff está apartada de sus funciones desde el pasado 12 de mayo por un polémico impeachment del que se sabrá su resultado definitivo en apenas un par de días. Para la gente el panorama se ha teñido de negro con el aumento de la deuda, el aumento también de del paro y las amenazas de más recortes sociales del Michel Temer, rechazado por el 86% de la población.

Las noticias que no hacen llegar nuestros amigos, especialmente Javier García, desde Fortaleza, no nada halagüeñas y ahora parecen girar en “la condena de una gobernante digna e inocente por una banda de corruptos” como dice Leonardo Boff en el artículo que seguidamente adjuntamos. Seguir leyendo “Brasil, decime qué se siente”

Por qué el “desarrollo” tiene un significado negativo en América Latina

Para muchos de nosotros en América Latina el “desarrollo” se asocia con –entre otras cosas– pobreza, explotación de los recursos naturales, desastres ambientales, discriminación social, dependencia económica y criminalización de la protesta.

América Latina es una de las regiones más desiguales del mundo, donde el 10% de la población concentra el 71% de la riqueza. Los desastres ambientales y la crisis climática se exacerban y, como consecuencia, también la tasa de migración dentro y fuera del país. Evidentemente son los países en Latino América –denominados “subdesarrollados”– quienes se encuentran entre los más afectados por esta crisis, hecho que no es casual ya que fueron estos países los que históricamente han sido colonizados, saqueados y como consecuencia de ello empobrecidos, es el caso de Bolivia.

4621514246_d02b414f42_bEn teoría, la idea de desarrollo –creado como algo positivo en el imaginario social y promovido por nuestros gobiernos y los sectores privilegiados– debería traer beneficios en términos de inversión económica y avances tecnológicos. Proyectos agrícolas, hidrocarburíferos, monocultivos, proyectos mineros e hidroeléctricos se presentan como iniciativas que generarán ingresos regionales, empleo local e innovación tecnológica. La realidad es que muchas economías de la región siguen dependiendo de la exportación de materias primas (cada vez más a China), que en última instancia, están destinadas a satisfacer el apetito de consumidores en los países denominados desarrollados. En Bolivia, por ejemplo, las áreas protegidas están siendo abiertas a la perforación de pozos para extraer petróleo y gas, poniendo en peligro la existencia de las comunidades indígenas, sus derechos y la biodiversidad.

Las consecuencias de este tipo de proyectos son devastadores, el año pasado en Brasil el colapso del dique de contención de la minera Samarco, que formó una riada de 62 millones de metros cúbicos de lodos tóxicos alcanzando áreas pobladas. Grandes extensiones de bosques vírgenes de América del Sur han sido devastadas para sembrar cultivos transgénicos de soja para el mercado mundial de carne. Y existen muchos ejemplos más al respecto.

América Latina encabeza la lista global en explotación minera, y es la segunda región en el mundo con reservas de petróleo. Creemos que no es coincidencia que los gobiernos que han tratado de resistir a la extracción de recursos naturales para el beneficio de los intereses extranjeros han sufrido algún tipo de intervención militar, y han sido sustituidos por gobiernos dispuestos a permitir el acceso a recursos y mano de obra barata.

Naomi Klein ha escrito sobre la forma en que el golpe de Estado que derrocó a Salvador Allende fue rápidamente seguido por una dosis masiva de “doctrina del shock”, con la privatización de las empresas estatales, el recorte del gasto público y la apertura de las barreras comerciales. A lo largo de los años 80 y 90, regímenes flexibles acompañaron las políticas de ajuste estructural del Consenso de Washington, que fueron diseñadas para liberalizar el comercio y la inversión. Seguir leyendo Por qué el “desarrollo” tiene un significado negativo en América Latina