Archivo de la categoría: Petroleras

Gratitud del pueblo A’i Cofán de Sinangoe

Compartimos las buenas noticias y la alegría que nos trasmite el pueblo A’i Cofán de Sinangoe (Ecuador).

“Estimadxs amigxs y aliadxs,

Gracias por unirse a nosotros en la campaña que emprendimos en apoyo al pueblo A’i Cofán de Sinangoe y por haber firmado la carta en la que se exige al estado ecuatoriano respeto por la sentencia que la corte de primera instancia dictaminó en el mes de agosto; en ella se reconoce que varios ministerios del estado violaron el derecho a la consulta previa, libre e informada al licitar 52 concesiones mineras, que afectan de manera directa su modo de vida, sus principales fuentes hídricas y su territorio ubicado en la provincia de Sucumbíos, Ecuador; sin embargo los Ministerios determinaron apelar la decisión del juez y el caso subió a una corte superior. Seguir leyendo Gratitud del pueblo A’i Cofán de Sinangoe

Explotaciones de Chevron-Texaco en las provincia de Sucumbíos y Orellana (Ecuador), y sus consecuencias en lo referente a la salud.

Hoy en día, la diversidad cultural y la biodiversidad de las provincias de Sucumbíos y Orellana es enorme. Las comunidades de las nacionalidades Kichwa, Shuar, Cofan, Secuoya, Huaorani o Siona que viven en estas regiones, cada una con sus lenguas, sus tradiciones y sus saberes, se encuentran rodeadas por explotaciones petrolíferas, que afectan a sus aguas, sus suelos, sus cultivos… en definitiva, a su salud.

Además, en la provincia de Sucumbíos, se sitúa la Reserva del Cuyabeno, uno de los lugares con mayor biodiversidad del planeta junto con el Yasuní, situado en la provincia de Orellana. Entre ambas reservas se encuentra más del 50% de la biodiversidad del planeta. Ambos lugares, tanto Sucumbios como el Yasuní, llevan siendo explotadas por las compañías petroleras a lo largo de estos últimos años; antes extranjeras y hoy algunas estatales. Esto quiere decir que la salud de la gente se está viendo afectada por este extractivismo, por lo que con diferencia, estas son las provincias con mayor número de casos de cáncer del país. Cuanto más nos acercamos a los pozos petrolíferos, piscinas, derrames o estaciones, más aumentan los casos, no solo de cáncer, sino también problemas en la piel por el contacto con el crudo; digestivos por la ingestión de aguas contaminadas o cultivos; o pulmonares, por vivir al lado de un “mechero”, encendido prácticamente 24 horas al día los 7 días a la semana Seguir leyendo Explotaciones de Chevron-Texaco en las provincia de Sucumbíos y Orellana (Ecuador), y sus consecuencias en lo referente a la salud.

No al laudo arbitral de La Haya en el caso Chevron/Texaco

Unimos nuestra voz a la denuncia de Acción Ecológica al laudo arbitral de La Haya en el caso Chevron/Texaco que ordena a Ecuador violar los Derechos Humanos.

El 30 de agosto de 2018, el Tribunal de la Corte Permanente de Arbitraje de La Haya falló en contra del Estado ecuatoriano en el caso Chevron/Texaco, perjudicando a decenas de miles de personas afectadas por las operaciones de esta empresa en la Amazonía ecuatoriana. Ante ello:

1. Rechazamos el laudo arbitral pues burla 25 años de lucha en demanda de justicia y reparación integral para miles de personas afectadas por la contaminación petrolera en el norte de la Amazonía. El Estado ecuatoriano nunca debió haber aceptado ir a un tribunal de arbitraje. Recordemos que fue aceptado en 2011, cuando ya teníamos una Constitución que prohíbe ceder soberanía a instancias de arbitraje internacional en controversias contractuales o de índole comercial, entre el Estado y personas naturales o jurídicas privadas (Art. 422). El de La Haya es un tribunal que garantiza inversiones, no puede pretender decidir sobre derechos humanos y de la naturaleza. Los tribunales de arbitraje sirven, como lo dice su nombre, para proteger inversiones, empresas, no a los pueblos. Seguir leyendo No al laudo arbitral de La Haya en el caso Chevron/Texaco

El “blues” de Llanchama o como las petroleras destruyen la Amazonía

“La codicia del hombre separa el paraíso del infierno”

Octubre de 2013. El puerto de Francisco de Orellana (Coca para los nativos) es el sitio de partida. Tenemos por delante doce horas de navegación en canoa por los ríos Napo y Tiputini hasta llegar a la comunidad Llanchama, última comunidad kichwa antes del territorio waorani.

Llanchama se ubica dentro del Parque Nacional Yasuní, un territorio declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO en 1989. Las riquezas de este paraje selvático no se reducen a los combustibles fósiles que yacen bajo su suelo. El Yasuní, la mayor reserva natural de Ecuador con más de 900.000 hectáreas, es considerada una de las regiones  con más biodiversidad del mundo, tanto en flora como en fauna. Es además el hogar de dos de los últimos pueblos indígenas que se mantienen en aislamiento voluntario. Todo ello hace que la explotación petrolera en este territorio sea muy sensible.

A lo largo del Napo nos vamos cruzando con enormes barcazas que trasladan trailers llenos de crudo y maquinaria pesada de unos campamentos petroleros a otros y hasta Coca. Un triste presagio de lo que puede ser el Yasuni si no paramos la entrada de las petroleras.

Tras dejar el Napo y remontar durante una hora el río Tiputini nuestra canoa llega a la comunidad de Llanchama. En este momento la comunidad está viviendo en una situación de resistencia frente a las presiones y engaños que están ejerciendo Petroamazonas y el Gobierno ecuatoriano para que firmen los acuerdos que permitirían la explotación petrolera en su territorio. Según nos relatan, como la comunidad no quiere firmar con Petroamazonas, su estrategia ha sido llevar a las asambleas a los médicos de la compañía, ofrecer dinero a los pobladores, o decirles que todas las otras comunidades ya habían firmado, cosa totalmente falsa. Seguir leyendo El “blues” de Llanchama o como las petroleras destruyen la Amazonía

Caso Texaco – Chevron, ganamos otra batalla

La Corte Constitucional de Ecuador ha denegado la acción extraordinaria de protección presentada por la petrolera Texaco – Chevron en su último intento por revertir la sentencia que la obliga a pagar 9.500 millones de dólares por daño ambiental.

El litigio entre la petrolera estadounidense y comunidades de la Amazonía se inició el 3 de noviembre de 1993 con la denuncia presentada por indígenas y campesinos que acusaron a la transnacional de daño ambiental y contra la salud. Ha sido un proceso judicial largo y tortuoso que ha durado cerca de 25 años.

En 2013, la Corte Nacional de Justicia del Ecuador condenó a la petrolera a pagar 9.500 millones de dólares y enseguida la compañía acudió, como última instancia en Ecuador, a la Corte Constitucional. Sus abogados presentaron una acción extraordinaria de protección que ha sido resulta el pasado miércoles,  27 de junio. Seguir leyendo Caso Texaco – Chevron, ganamos otra batalla