Archivo de la categoría: Soberanía alimentaria

Donde está hoy el poder en el mundo

Hay un hecho que debe preocupar a todos los ciudadanos del mundo: el desplazamiento del poder de los estados-nación hacia el de unos pocos conglomerados financieros que operan a nivel global, cuyo poder es mayor que el de cualquiera de los Estados tomados individualmente. Estos realmente detentan el poder real en todas sus ramas: financiera, política, tecnológica, comercial, medios de comunicación y militar.

leonardo-boffEste hecho ha sido estudiado y seguido por uno de nuestros mejores economistas, profesor del posgrado de la PUC-SP con amplia experiencia internacional: Ladislau Dowbor. Dos estudios de su autoría resumen la vasta literatura sobre el tema: “La red de poder corporativo mundial” del 04.01.2012 (http://www.dowbor.org/) y el más reciente de septiembre de 2016: “Gobierno corporativo: el poder caótico de los gigantes financieros”.

Es difícil condensar el cúmulo de informaciones que parece aterrador. Dowbor sintetiza:

“El poder mundial realmente existente está en gran parte en manos de gigantes que nadie eligió, y sobre los cuales cada vez hay menos control. Son billones de dólares en manos de grupos privados cuyo campo de acción es el planeta, mientras que las capacidades de regulación global van a gatas. Investigaciones recientes muestran que 147 grupos controlan el 40% del sistema corporativo mundial, siendo el 75% de ellos, bancos. Cada uno de los 29 gigantes financieros genera un promedio de 1,8 billones de dólares, más que el PIB de Brasil, octava potencia económica mundial. El poder ahora se ha desplazado radicalmente” (cf. Gobierno corporativo, op. cit).

Además de la literatura específica, Dowbor refiere los datos de dos grandes instituciones que sistemáticamente a lo largo de los años se ocupan de los mecanismos de los gigantes corporativos: el Instituto Federal Suizo de Investigación Tecnológica (rivaliza con el famoso MIT de EE.UU.) y el Credit Suisse, el banco que dirige las grandes fortunas del mundo y, por lo tanto, sabe de estas cosas.

Los datos presentados por estas fuentes son sorprendentes: el 1% más rico controla más de la mitad de la riqueza del mundo. 62 familias tienen un patrimonio igual al de la mitad más pobre de la población de la Tierra. 16 grupos controlan casi todo el comercio de materias primas (cereales, minerales, energía, tierra y agua). Debido a que toda la comida obedece las leyes del mercado, sus precios suben y bajan a merced de la especulación, quitando a vastas poblaciones pobres el derecho a tener acceso a una alimentación suficiente y saludable.

Los 29 gigantes planetarios, de los cuales el 75% son bancos, empezando por el Bank of America y terminando con el Deutsche Bank, son considerados “sistémicamente importantes”, pues su eventual quiebra (no olvidemos que el más grande, los Lehamn Brothers de América del Norte, se declaró en quiebra) llevaría a todo el sistema al abismo o muy cerca, con consecuencias nefastas para toda la humanidad. Lo más grave es que no hay regulación para su funcionamiento, ni puede haberla, porque las regulaciones son siempre nacionales y ellos actúan planetariamente. No hay todavía una gobernanza mundial que cuide no sólo de las finanzas sino del destino social y ecológico de la vida y del propio sistema-Tierra.

Nuestros conceptos se evaporan cuando, nos recuerda Dowbor, se lee en la portada de The Economist que la facturación de la empresa BlackRock es de 14 billones de dólares, mientras que el PIB de los EE.UU. es de 15 billones de dólares y el del pobre Brasil escasamente llega a 1,6 billones de dólares. Estos gigantes planetarios manejan alrededor de 50 billones de dólares, el equivalente a la deuda pública total del planeta. Seguir leyendo Donde está hoy el poder en el mundo

de Sur a Sur, nº 92: Erradicar el hambre y soberanía alimentaria

El hambre, la escasez de los alimentos necesarios para la supervivencia en una sociedad de forma prolongada y generalizada, es un mal que ha acompañado al desarrollo de la humanidad desde tiempos inmemoriales. Las causas son diversas y se les ha prestado mayor o menor atención en función del momento histórico y del paradigma dominante. Algunas de las explicaciones más ligadas a la propia naturaleza atribuyen la cuestión a factores demográficos, catástrofes naturales o al propio clima. Una explicación más economicista se centraría sobre todo en las desigualdades generadas por la economía de mercado. Otro factor a considerar sería la falta de voluntad política real para atajar la cuestión, tanto por parte de los dirigentes de los países más afectados por el hambre como de los países desarrollados en general.

Sin títuloPor otro lado, las consecuencias del hambre trascienden el coste humano que suponen. El hambre y la pobreza son conceptos interrelacionados que ejercen como catalizadores de la inestabilidad política, la propagación de enfermedades, la destrucción del medioambiente y los conflictos armados. Frente a esta lacra, y como elemento subyacente a los diferentes paradigmas que abanderan la lucha contra el hambre, se ha consolidado el derecho a la alimentación como una máxima incuestionable en el marco de la cooperación para el desarrollo de los pueblos. En la actualidad se producen alimentos suficientes como para alimentar a toda la humanidad, por lo que cabe preguntarse cómo es posible que aún no hayamos solucionado esta situación. La paradoja se agrava si consideramos no solo a quienes pasan hambre, sino a quienes sufren malnutrición.

En 2015 más de 800 millones de personas carecieron de alimentos suficientes, es decir, más de 800 millones de personas en el mundo pasaron hambre. Esta cifra representa aproximadamente a 1 de cada 8 personas, la mayoría de ellas en países en vías de desarrollo según datos del Programa Mundial de Alimentos (PMA). Si bien Asia es donde encontramos más individuos en términos absolutos, con dos tercios del total, en términos relativos es África el continente que ostenta el mayor porcentaje de la población con hambre con 1 de cada 4 individuos. La triste realidad es que a pesar de los esfuerzos que diversas organizaciones, empezando por Naciones Unidas, vienen realizando, la solución no parece estar cerca. ¿Cuál es el origen y cuál es la solución del hambre en el siglo actual?

Para leer el artículo completo pincha en este enlace

Además de este artículo puedes encontrar información del: