Minientradas

El naufragio de Europa, nuestro naufragio

Cuando el 20 de junio celebramos el día del refugiado, bajo el impacto del reciente acuerdo UE-Turquía, cuyo objetivo, sin tapujos, ha sido ‘que no lleguen’, viene a la memoria el regusto amargo del viejo poema: primero vinieron a buscar a los comunistas y no dije nada porque yo no era comunista. Luego vinieron por los judíos y no dije nada porque yo no era judío. Luego vinieron por los sindicalistas y no dije nada porque yo no era sindicalista. Luego vinieron por los católicos y no dije nada porque yo era protestante. Luego vinieron por mí pero, para entonces, ya no quedaba nadie que dijera nada.

Sin títuloNadie que dijera nada. Es como si a los numerosos naufragios de personas en el Mediterráneo se añadiría el naufragio de los valores éticos y los compromisos internacionales trabajados durante años. El punto final de un largo proceso de desencuentro de las políticas europeas con la realidad migratoria. Como el que ocurrió en los años 90 cuando España impetró ayuda y cooperación a la UE cuando nuestras costas recibían pateras y cayucos cargados de personas que huían del hambre y la desolación en África, pero también de la privación de sus derechos fundamentales o de las múltiples guerras que asolaban y asolan el continente. La UE dijo que era una cuestión de índole nacional y nos concedieron algunas migajas presupuestarias y cierta colaboración simbólica de la agencia Frontex.

Nadie que dijera nada, como cuando hace unos años, con el hundimiento, inducido, en gran parte, por intereses geoestratégicos, del estado en Libia y la inestabilidad en Egipto y Túnez, lanchas y barcos llenos de seres humanos que huían de la guerra y la miseria intentaban llegar a las costas de Malta y principalmente Italia, muriendo muchas veces en el intento. Ya se nos ha olvidado en nuestra sociedad líquida (Bauman) la masacre de Lampedusa. La UE, con especial énfasis alguno de sus miembros, dijeron que era una cuestión básicamente nacional.

Es como si volviéramos a 1938, cuando representantes de 32 Estados occidentales se reunieron en un bonito hotel de la ciudad de Evian, al sur de Francia, para discutir sobre el problema de los refugiados judíos víctimas de las políticas discriminatorias del régimen nazi. Evian es ahora famosa por sus aguas, pero en aquel momento, los portavoces se encontraron para deliberar si aceptar un mayor o menor número de refugiados judíos, que escapaban de persecuciones en Alemania y Austria. Después de varios días de negociación, la mayoría de países, incluido Gran Bretaña, decidieron no hacer nada. El acuerdo UE-Turquía ha sido como un eco del fracaso de Evian.

En toda Europa, los líderes se han saltado la convención de los refugiados de 1951, un documento histórico, en parte inspirado por los fallos de Evian, para justificar la devolución de refugiados sirios a Turquía, país donde la mayoría no puede trabajar legalmente, a pesar de los cambios legislativos recientes. Un país que también deporta refugiados de vuelta a Siria, y donde permanentemente se les empuja hacia la frontera. Seguir leyendo El naufragio de Europa, nuestro naufragio

Documental “Hijas de la Tierra”

Compartimos nuestra alegría porque nuestro trabajo “Hijas de la Tierra” ha sido seleccionado para proyectarse en la XIII Muestra de Cine Mujer en Escena y optar al premio Biznaga de Plata Mujer en Escena que se entregará en el Festival de Málaga Cine Español.

La edición de este documental está enmarcado dentro de las actividades del proyecto con título “Una mirada andaluza a los pueblos del Sur” el cual pertenece a la convocatoria de proyectos de cooperación internacional al desarrollo del Ayuntamiento de Málaga de 2012 y ha sido realizado por La Mirada Invertida.

El documental nos muestra la experiencia vital de tres mujeres, Beatriz Ifrán Perciballe (uruguaya), Jeanne D’Arc (palestina) y AgathaMichael (nigeriana) que han acabado viviendo en Málaga.

 

Memoria de ASPA 2014

portadamemoria
Pincha en el dibujo para ver la memoria completa

Lo que envías, regresa. Todo está relacionado.

La vida es un eco. Lo que siembras, cosechas.

Lo que das, obtienes. Lo que ves en los demás, existe en ti.

La vida es un eco, siempre regresa a ti.

A mediados de abril 800 inmigrantes perecían ahogados en el mar Mediterráneo. Eso  no era una casualidad, ni una fatalidad. Sabemos por qué ocurre y sabemos que tiene que ver con la forma de vida de los habitantes de los países ricos y con la forma de vida  de los países empobrecidos. No solo con nuestra forma de vida, pero sí de una manera importante. Todo está relacionado. La babosa del camino tiene que ver con la galaxia más distante. La flor con la gran explosión ocurrida hace billones de años. La descarga de dióxido de carbono de una antigua fábrica con nuestra Vía Láctea. Mi conciencia con las partículas elementales subatómicas. La manera que tenemos de desplazarnos, de divertirnos, de construir nuestras casas. La forma de producción de los alimentos que comemos. La ropa que vestimos. El agotamiento de suelos, acuíferos y océanos. El cambio climático. La pérdida acelerada de biodiversidad.

Por el aire que respiramos estamos unidos a todos los animales, plantas, también con los motores, fábricas y chimeneas de nuestra industria. Todo está relacionado. El uso que hacemos del ordenador. El teléfono móvil. El dinero que pasa por nuestra cuenta corriente. El partido político al que votamos. La industria cosmética y farmacéutica. El aumento de enfermedades alérgicas y cancerígenas. La corrupción de los gobiernos. La contaminación de los ríos en China. La violencia callejera en las ciudades de Centroamérica. Las violaciones de mujeres en la R. D. Congo.

Todo está relacionado. El fracaso escolar. Las bajas por depresión. El cinismo de los  gobernantes y la pasividad de los gobernados. La pérdida de derechos civiles largamente conquistados. El auge de la información deportiva y la exaltación del fútbol.  La creciente concentración de riqueza cada vez en menos manos.

El universo constituye un desbordamiento de la diversidad y de la unión. Todo está  relacionado. La vida de unos y la no-vida de otros. La desgracia de unos y la indiferencia de otros. El mundo que estamos dejando a nuestros sucesores y el mundo que ellos recibirán. Todo incluye todo, y todo se concatena. Y ahora que ya lo sabemos. Seguir leyendo Memoria de ASPA 2014

Se voluntaria/o en la caseta de ASPA en la Feria de Córdoba

Un saludo para todas y todos de nuevo desde ASPA. Un año más estamos en la brecha; un año más queremos, con nuestra presencia en la Feria de Mayo; luchar por un mundo más justo y por una Feria abierta a todo el mundo. Nos damos cuenta, mientras que empezamos a escribir esta carta, de que lo que en principio era una petición de ayuda y colaboración; en realidad es una carta para daros las gracias.

Montando la caseta
Montando la caseta

Como bien sabéis, nuestra caseta es una de las últimas que quedan en nuestra Feria llevadas, exclusivamente, por el trabajo de voluntarias y voluntarios; del mismo modo, las ganancias de la caseta sirven tanto a la financiación de proyectos de nuestra asociación como al mantenimiento de nuestra sede y trabajadores, sin ningún ánimo de lucro.

Vuestro apoyo es nuestra fuerza. Sin él no podremos seguir adelante.

Nuestra propuesta de una Feria alternativa y abierta a todas y todos sólo es posible con la ayuda prestada, de manera desinteresada, por las voluntarias y voluntarios que, creemos sinceramente, piensan que, en nuestra Feria, hay tiempo para todo: para divertirse y, también, para echar una mano en nuestra caseta, con un fin solidario.

Como todos los años también, esto ya está empezando a ser un clásico, nos encontramos con más problemas por parte de las autoridades (¿competentes?) para mantener nuestra voz, distinta y que nos distingue, sonando un año más. Sin embargo, consideramos que cualquier impedimento puede ser superado con vuestra ayuda, creemos que podemos contar con ella, confiamos en la sociedad cordobesa que nos ha apoyado tantas veces y que, estamos seguras, volverá a hacerlo. Seguir leyendo Se voluntaria/o en la caseta de ASPA en la Feria de Córdoba