De Sur a Sur, nº 107: A los tres años de la tragedia del Tarajal

Porque las expulsiones se han seguido produciendo tras la tragedia del Tarajal, símbolo de la política migratoria y de fronteras del Gobierno, con un lamentable menosprecio hacia la vida humana, y porque las víctimas y las familias de los fallecidos siguen esperando una reparación, las ONG nos volvimos reunir el 4 de febrero en la playa del Tarajal de Ceuta para informar, denunciar y manifestar nuestra indignación.

Efectivamente, después de la tragedia de la playa del Tarajal, en la que murieron ahogados quince subsaharianos, las ONG denunciamos que todavía no se ha hecho justicia, a pesar que se haya reabierto el caso en un juzgado de Ceuta.

Todas las personas que acudimos al Tarajal recordamos aquella mañana del 6 de febrero de 2014, tras haber intentado previamente burlar a pie el perímetro fronterizo de Ceuta, las aguas se tragaban a casi un tercio de los inmigrantes que trataron de alcanzar a nado la costa española vadeando el espigón, mientras los agentes de la Guardia Civil les disparaban pelotas de goma y botes de humo.

Los 23 supervivientes que llegaron a la frontera fueron entregados inmediatamente a los agentes marroquíes de manera irregular a través de la valla, sin tener en cuenta si se trataban de potenciales asilados, lo que popularmente se conoce como devoluciones en caliente. La práctica, ya por entonces, fue criticada por organizaciones como la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), que considera que la mitad de los recluidos en los Centros de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) son susceptibles de ser refugiados políticos, mientras que una quincena de juristas españoles elaboraron un documento en el que acusaron al Gobierno de actuar de forma ilegal.

Conviene recordar también que Soledad Becerril, la Defensora del Pueblo, que calificó de imprudente el lanzamiento de material antidisturbios, también enmendó la plana al ministro de Interior. Jorge Fernández Díaz llegó a inventarse el concepto de frontera elástica o retráctil, es decir, que el territorio español no comenzaba tras la primera valla, sino tras la segunda; y, en el caso de la playa del Tarajal, la línea de los guardias civiles que esperaban a los subsaharianos en la orilla. Soledad Becerril había estipulado que el corredor entre ambas verjas sí es España, pero las fuerzas de seguridad españolas y marroquíes han hecho caso omiso a sus advertencias, reforzadas por diversos organismos europeos.

Para seguir leyendo el artículo pincha en este enlace

Además de dicho artículo en el boletín puedes encontrar:

·         ASPA, 30 años 30 poemas: con motivo de “celebrarse” el 14 de febrero el día de San Valentín compartimos esta semana el poema TÚ ME QUIERES BLANCA de Alfonsina Storni.

·         La enfermedad del Chagas

·         El Observatorio de la Frontera Sur

Mapeo de los pueblos palestinos borrados y reemplazados por ciudades judías

Es probable que los inmigrantes que vienen a Israel ignoren el nombre de “Mlabes”, pero los israelíes están más familiarizados con él. Después de todo es el nombre de un periódico local, un joven cantante, un shawarma mixto y una división del movimiento de los exploradores israelíes.

Sin embargo todo esto tiene algo en común: los distintos significados están asociados con la ciudad de Petah Tikva, al noreste de Tel Aviv. De acuerdo con la página web del archivo de la ciudad de Petah Tikva, Mlabes era el nombre de un pueblo que existía mucho antes del establecimiento de la ciudad. Aparece en un mapa elaborado por el ejército invasor de Napoleón alrededor de 1799. Hay evidencia arqueológica de colonización en el mismo lugar durante la época bizantina, así como por los cruzados. Una canción famosa del icónico cantante israelí Arik Einstein menciona que el pueblo fue visitado por los pioneros sionistas en 1878.

De acuerdo con la canción no había pájaros que cantaban en este pantano, pero los pioneros perseveraron y fundaron Petah Tikva, la primera moshava (en hebreo “colonia”) sionista. ¿Y Mlabes? El citado archivo dice que los propietarios querían deshacerse del lugar debido a las malas condiciones climáticas, inundaciones y pantanos. Lo vendieron, dice el sitio, y luego Mlabes desaparece de la narración.

Un avance rápido hasta enero de 2017. En 1956 se estableció el pueblo beduino de Um el-Hiran, al este de Beer Sheva, después de que sus habitantes fueran desplazados de sus tierras originales por el Gobierno militar israelí. Ahora Israel está una vez más tratando de desplazarlos con el fin de reemplazar a su pueblo por una población judía. La policía llegó al pueblo totalmente armada, disparó al amado profesor de matemáticas del pueblo Yacoub Abu al-Qi’an porque, según los informes, trató de rescatar sus pertenencias personales de su casa a punto de ser demolida. Al-Qi’an, aparentemente, perdió el control del coche después de que le llegaron los disparos, golpeando a un policía. Tanto el agente de policía como al-Qi’an murieron, este último después de que le negasen tratamiento médico.

¿Qué tienen en común Mlabes en 1878 y Umm el-Hiran en 2017? Ambos son parte de un proceso gradual, a largo plazo, de la sustitución de las localidades palestinas por las designadas para judíos, todo ello dentro del marco del sionismo. Gracias a las actividades de la ONG israelí Zochrot -que se esfuerza por aumentar la conciencia de la Nakba- los israelíes son algo más conscientes hoy de una parte clave de este proceso que se produjo durante la guerra de 1948. Sin embargo hay una tendencia a ver la Nakba como una “catástrofe” aislada nacida de la guerra, de modo que el proceso de despojo a largo plazo se oscurece. Incluso Palestine Remembered -un sitio web que ofrece detalles de las ciudades palestinas, pueblos y aldeas que limpiaron de sus habitantes árabes – se centra casi exclusivamente en las localidades destruidas en 1948.

Un nuevo mapa, confeccionado por la ONG israelí “Des-colonizar”, pretende llenar ese vacío. Seguir leyendo Mapeo de los pueblos palestinos borrados y reemplazados por ciudades judías

30 años 30 poemas: “No importa que las guerras tengan nombre” Renée Ferrer

El patriarcado es el sistema de opresión más antiguo y extendido del mundo. Además de las distintas discriminaciones y violencias (por clase, situación económica, etnia, creencias políticas y/o religiosas, situación de migración, etc.), sobre las mujeres recaen unas formas de discriminación, explotación y violencia específicas, por el hecho de ser mujeres. Por ello, ninguna transformación social auténtica puede prescindir de la perspectiva de género ni dejar de incluir en sus objetivos la erradicación del patriarcado. Una de las muchas caras de la discriminación de género es la invisibilización de las mujeres en los distintos campos del conocimiento y la acción humana. Desde ASPA, en este 30 aniversario, queremos dar espacio en nuestros boletines, a algunas de las muchísimas mujeres creadoras, en este caso, a mujeres escritoras, poetas, que alzan su voz contra las injusticias y los atentados a los derechos de todos los pueblos, denuncian las violencias ejercidas sobre las mujeres, reivindican los derechos de las mujeres como derechos humanos, y contribuyen, en fin, a la creación de un mundo más justo y más libre para todas las personas. Tras la nicaragüense Claribel Alegría, traemos en este boletín la voz de la escritora paraguaya Renée Ferrer, quien tan bien supo establecer el paralelismo entre la violencia machista patriarcal y la brutal violencia ejercida durante la dictadura de Stroessner, en su novela Los Nudos del Silencio. Su poema No importa que las guerras tengan nombre es un alegato contra las guerras que, en una y otra época, en uno y otro lugar, destruyen a los pueblos inocentes y favorecen a los poderosos que mueven los hilos en la sombra.

No importa que las guerras tengan nombre. Renée Ferrer

No importa que las guerras tengan nombre,
siempre serán un llanto
y un silencio,
un trágico desvelo
en los acantilados de la muerte.

Las aves agoreras beberán en los huesos
traspasados de viento
un sabor de abandono,
y partirá, aún doliente,
su vuelo fugitivo
hacia el tajo insaciable de la ausencia.

Se volverán los páramos albergue
de un pulso coagulado,
un alboroto en sombras,
y tendrán los crepúsculos
la calcárea tristeza del astro taciturno.

No importa que las guerras tengan nombre,
y un lugar en el tiempo.
El soldado que esparce sus pedazos
en la antesala del silencio
es siempre el mismo

 

de Sur a Sur, nº 106: Los medios al servicio de la oligarquía

Hace unos años, Ignacio Ramonet escribía que “los medios informativos, en general, aparecen como un problema de la democracia”. Y lo son en tanto no reflejan la veracidad, pluralidad y diversidad de la sociedad. Lo cierto es que los medios presuntamente informativos no informan. Para que no la ciudadanía no pueda formarse una opinión pública crítica y rigurosa. Y, por eso siembran temor y miedo con sus noticias. Para socavar la esperanza de la gente. Pues sin esperanza no hay resistencia y sin resistencia no se cambia este mundo.

Con la excepción de algunos medios digitales, que informan con honradez, veracidad y rigor, en el Reino de España gran parte de los medios desinforman. Con avalanchas de noticias negativas fuera de contexto y sin exponer jamás sus causas. Ese aluvión de datos y mensajes, que buscan asustar, que no informan, moldea una opinión pública timorata y resignada. Eso pretenden.

Donde se muestra nítida esa función disolvente que perpetran los grandes medios es cuando informan sobre atentados terroristas. Servido con innegable amarillismo y sensacionalismo, jamás analizan causas y contextos de los actos terroristas. Para sugerir a la postre, directamente o de modo camuflado, que para afrontar al terrorismo no hay más remedio que aceptar el recorte de libertades. Llevan quince años insistiendo, desde el atentado de Nueva York.

Pero, si se trata de evitar víctimas, resulta que hay víctimas de diferente categoría y, por lo publicado o emitido, las del terrorismo son las que interesan a los medios de persuasión. Así parece al conocer que, según la estadounidense Coalición Nacional pro Personas sin Techo, con sede en Washington, en Estados Unidos mueren de frío cada año unas 700 personas que viven en la calle. Que no es de extrañar pues, desde el inicio de la llamada crisis, ha habido diez mil desahucios semanales lo que significa que miles de personas han sido expulsadas de su hogar y se han quedado en la calle. Y calcula esa Coalición que han muerto de frío desde 2008 más ciudadanos estadounidenses que en todos los ataques terroristas en territorio de Estados Unidos en 20 años, incluido el brutal atentado contra las Torres Gemelas de Nueva York.  Pero esas víctimas mortales no interesan a los medios del sistema. Y así, el despliegue presuntamente informativo por atentados terroristas muestra las intenciones de los grandes medios presuntamente informativos: amedrentar a la gente para desmovilizarla. … (Para leer el artículo completo pincha en este enlace)

Además de dicho artículo en el boletín puedes encontrar:

  • ASPA, 30 AÑOS 30 POEMAS: “No importa que las guerras tengan nombre” de Renée Ferrer
  • Clausura de la Exposición “Migrantes: composiciones y poemas” en Málaga
  • Encuentro “Lxs rebeldes se juntan” en Córdoba
  • Talleres en Granada y Córdoba del programa “Formación de jóvenes en Educación Global con pensamiento crítico y en igualdad de género, detectando formas de acoso y violencia a las mujeres, 1ª fase”
  • Exposición “Lazos horizontales de solidaridad. Del Ecuador al mundo” en Granada
  • XXX Asamblea General de Socias y Socios de ASPA.  Será el fin de semana del 22 y 23 de abril.

30 años 30 poemas: “Credo personal”, Claribel Alegría

Con el poema “Credo Personal” de Claribel Alegría iniciamos una colección de 30 poemas de mujeres del mundo. Queremos, además de celebrar que en el 2017 cumplimos 30 años, revertir mínimamente la invisibilización de las mujeres creadoras (artistas, escritoras, científicas, etc.) Somos conscientes de que las mujeres a lo largo de los siglos no hemos podido acceder, y aún no podemos hacerlo en muchos lugares del mundo, a la educación y a los espacios de creación del conocimiento. Pese a ello, muchísimas mujeres, de todas las épocas, han contribuido a la historia del saber humano, sin que aún se reconozca ni divulgue su obra.

Para iniciar la colección hemos elegido una escritora nicaragüense porque ASPA nació a partir de las brigadas andaluzas de solidaridad con la Revolución Sandinista de los años ochenta. Claribel Alegría nació el 12 de mayo de 1924 en Estelí. Ha cultivado varios géneros literarios, entre los que fundamentalmente se encuentran la poesía, la narrativa y el ensayo. Sus cualidades en el arte de escribir le han valido importantes premios, como el de Poesía Casa de las Américas, y menciones, como la del Festival Internacional de la Poesía de Granada, que en su VII edición le rindió un homenaje exclusivo. Claribel siempre ha afirmado que se sentía, además de nicaragüense, salvadoreña porque desde muy pequeña se fue a vivir con sus padres a El Salvador. En este lugar le ocurrieron posiblemente las cosas que más la marcarían, como el haber presenciado, a los ocho años, una terrible masacre cometida contra mil campesinos en esa tierra; de este hecho hablaría muchos años más tarde en su poesía.

La obra de Claribel se halla impregnada de sentimientos pacíficos y un hondo compromiso con la realidad política y social de todo el mundo; afanosa defensora de la democracia, ha intentado a través de sus letras transmitir actitudes como la tolerancia y el respeto por la libertad y el bien común, denunciando todo aquello que se pusiera en contra de tales principios.

La autora en “Credo Personal” alza la voz contra la colonización, la explotación, la violencia y manifiesta su confianza en la hermandad de los pueblos contra toda forma de dominación.

Creo en mi pueblo

que por quinientos años

ha sido explotado sin descanso

creo en sus hijos

concebidos en la lucha y la miseria

padecieron bajo el poder

de los Poncio Pilatos

fueron martirizados

secuestrados

inmolados

descendieron a los infiernos

de la “Media Luna”

algunos resucitaron

entre los muertos

se incorporaron de nuevo

a la guerrilla

subieron a la montaña

y desde allí

han de venir a juzgar

a sus verdugos.

Creo en la hermandad de los pueblos

en la unión de Centro América

en las vacas azules de Chagall

en los cronopios

no sé si creo

en el perdón

de los escuadrones de la muerte

pero sí en la resurrección

de los oprimidos

en la iglesia del pueblo

en el poder del pueblo

por los siglos

de los siglos

Amén.