Boletin no a la guerra

nº 248 - julio 2022

Las fronteras matan

Lamentamos profundamente la muerte de 37 personas migrantes; nos solidarizamos con sus familias y exigimos una investigación judicial inmediata que esclarezca los hechos. Las personas que han resultado heridas deben recibir atención sanitaria adecuada y de calidad.
Nos unimos a las ONG que trabajan en la frontera con Marruecos en la denuncia de un aumento de la violencia a raíz de la reanudación de la colaboración entre España y Marruecos en materia migratoria. Acuerdos de este tipo contribuyen a aumentar la violación de los derechos humanos.

"Marruecos nos ha matado y nos ha dejado morir"

Compartimos el artículo de Jairo Vargas Martín publicado el 29 de junio en PÚBLICO.
"Los marroquíes no solo han matado a los nuestros, también les han dejado morir. Es como si fuera una venganza por algo que desconocemos", asevera Nasreddin Kenu. Para escuchar lo este joven hay que pegar la oreja a una rendija o al hueco de una cerradura. Hay que guiñar un ojo para poder verle apenas la mitad del cuerpo y comprobar que el que habla va en una silla de ruedas. "Tengo los pies quemados, no puedo sostenerme", explica. Durante el salto a la valla de Melilla del pasado viernes recibió varios impactos de pelotas de goma, pero no está claro cómo se hizo las quemaduras, "tiene que ser de los gases lacrimógenos", dice en el dialecto del árabe que se habla en Sudán.

Ante la escalada belicista, siempre la paz

Las organizaciones de paz, derechos humanos y desarrollo trabajamos para construir relaciones, organizaciones e instituciones diferentes y para construir un mundo distinto. Los Gobiernos apelan al realismo para proponer que la fuerza de las armas es la única vía para afrontar los conflictos; pero esta opción no es la solución. La militarización de las relaciones internacionales no evita las guerras sino que las promueve. Como decía Martínez Guzmán, nosotros los pacifistas somos los realistas, nosotras las pacifistas somos las realistas.

Ningún país quedará intacto si no se detiene la guerra en Ucrania

En palabras de António Guterres, "para quienes están sobre el terreno, el conflicto trae derramamientos de sangre y sufrimiento todos los días, mientras que para el resto del mundo, la guerra junto a las crisis del COVID y el cambio climático, amenaza con desatar una ola de hambre y miseria sin precedentes, dejando a su paso un caos social y económico. Ningún país o comunidad quedará intacto"

Casa de Andaluzia en Fortaleza (Brasil)

Compartimos el informe semestral de los proyectos “Elaboración de mascarillas y reparto en las favelas de Fortaleza” y del proyecto “Atención integral a la comunidad trans y de jóvenes viviendo con VIH/SIDA” apoyados por ASPA mediante solidaridad popular.
“Asociación de solidaridad aos meninos y meninas de rua-Casa de Andaluzia” forma parte de varias redes sociales y políticas de lucha como la participación en el Foro LGBTIQ+, el foro de lucha contra el SAIDA de Ceará y trabaja en red con las asociaciones indígenas, quilombolas, LGBTIQ+ y con la red de jóvenes positivos.
Puedes hacer donaciones a estos proyectos o a nuevos que apoyemos de Casa Andaluzía en la cuenta ES33 3183 1400 5810 0331 7623 poniendo en concepto "Casa de Andaluzía".

Síguenos en las redes sociales

facebook twitter instagram youtube email website 
Estás recibiendo este mensajes porque tu correo forma parte de un fichero de datos, regulado por el Reglamento del Parlamento Europeo (RGPD) 2016/679.
La organización responsable de tus datos y el tratamiento de los mismos es la Asociación Andaluza por la Solidaridad y la Paz (ASPA).
Puedes ejercer los derechos asociados a sus datos tal y como se recoge en nuestra Política de Privacidad y Protección de datos personales.
Email Marketing Powered by MailPoet